La batalla perdida de la comunidad El Espino

Fred Ramos

 
Publicidad

Morena Inglés, de 40 años, nació en la comunidad El Espino, en Antiguo Cuscatlán y este jueves 20 de julio recibió la noticia que ella y otras 80 familias perdieron la batalla legal contra la familia Dueñas y serían desalojados. Inglés sufrió una crisis nerviosa al mediodía cuando terminó la reunión entre la directiva comunal y el juez que ordenó el desalojo.

La orden de desalojo surgió el 22 de julio de 2014 pero gracias a apelaciones nunca se ejecutó. El 9 de junio de 2016 la Sala de lo Constitucional admitió un amparo que presentó la comunidad por presunta violación al derecho de defensa y audiencia pero, finalmente, los magistrados rechazaron la petición en diciembre pasado con el argumento de que los afectados sí habían tenido oportunidad de defenderse. En esa misma resolución, la Sala otorgó un plazo de seis meses para que el Viceministerio de Vivienda “tomara acciones concretas para evaluar la posibilidad de reubicar a los demandantes y a las familias que habitan en el cantón El Espino incluyéndolas en algún problema programa de acceso a una vivienda social u otro de igual índole”. Sin embargo, los seis meses concluyeron en junio de 2017 y la solución habitacional nunca llegó.

El juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán ordenó el desalojo nuevamente y fue por eso que este 20 de julio llegó a la comunidad acompañado del personal judicial y de la Policía.

La Procuraduría para la Defensa de Derechos Humanos intentó mediar para aplazar, una vez más, el desalojo argumentando el derecho a la vivienda digna consignado en la observación 7 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas pero el juez José Antopnio Palma Trejo argumentó que debía cumplir la resolución de la Sala. Foto: Fred Ramos

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad