Antonio Pereira contra el Batallón Atlacatl

Fred Ramos

 
Publicidad

Antonio Pereira, de 78 años de edad, es uno de los salvadoreños que testificó el 6 de octubre en la audiencia del juicio por la masacre de El Mozote, que se desarrolla en el Juzgado Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera, la cabecera departamental de Morazán. Antonio Pereira aseguró que en la mañana del 12 de diciembre de 1981, en el caserío Los Toriles, el Batallón Atlacatl asesinó a sus hijos: Mario de 10 años, y María, de 14; a su esposa, Natalia; a su madre de 85 años, Simeona; a sus hermanos, Juan Ángel y Bertolino, con sus respectivas familias; y a su sobrina Nelly. Antonio Pereira detalló que, escondido en un mezcalar’ (lugar en el que se almacena el henequén), a apenas media cuadra de las dos casas donde vivían sus familiares, vio cómo los soldados los masacraron

—¿Usted sabe de medidas y distancias? –le preguntó uno de los defensores de los militares acusados por la masacre.
—No, pero yo vi lo que hacían –respondió Antonio Pereira.

 CERRAR
Publicidad