Honduras fuera de control

Fred Ramos

 
Publicidad
Una semana después de los comicios, Honduras todavía no tiene claro quién será su presidente. La incertidumbre y los rumores de un fraude electoral en contra del candidato opositor, Salvador Nasralla, han provocado que en las calles se proteste en contra de la sospecha, pero también en contra de la eventual reelección del presidente Juan Orlando Hernández, cuestionado desde antes de la votación, dado que la reelección está prohíbida por la Constitución hondureña. El jueves 30 las protestas pasaron de un reclamo pacífico por la transparencia de los resultados a las piedras, balas e incendios. Los proclamas del presidente Hernández, más ligadas al triunfalismo que a un llamado a la calma, solo caldean más los ánimos de los manifestantes. Honduras ahora es un campo de batalla en la capital, Tegucigalpa, pero las protestas también se registran en San Pedro Sula, la ciudad industrial más importante de país, y en los departamentos de Olancho y Cortés. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad