Publicidad

El trofeo del Mundial brilla más en Milán que en ningún otro lugar

La copa que los campeones del mundo pasearán el 15 de julio por el césped del Estadio Luzhnikí, en Moscú, no es la misma que se llevarán a su país y que conservarán cuatro años. El trofeo original lo custodia la FIFA, y se repara y embellece en un solo sitio: un pequeño taller ubicado en las afueras de Milán. Así se hace desde la década de los setenta. De las 11 veces en disputa ya, esta copa ha sido levantada en siete ocasiones por equipos europeos, y otras cuatro por latinoamericanos.

Stanislas Touchot (AFP) / El Faro

 
 

Paderno Dugnano, ITALIA. El objeto dorado que alzan al cielo los campeones del Mundial –quizá el trofeo más conocido del planeta– ha regresado al taller italiano en el que se forjó hace casi medio siglo. “Cuando el original vuelve a casa, siempre supone un sentimiento especial. Aquí tenemos una réplica, pero el original es el original”, dice Valentina Losa, la actual directora de Bertoni, el nombre del taller. “Es como ver la Gioconda o una copia de la Gioconda. La emoción no es igual”, remata.

La pequeña empresa fundada por el bisabuelo de Valentina –unas oficinas, un taller y 12 empleados en total– está instalada en una zona industrial del municipio de Paderno Dugnano, muy cerca de Milán, la capital industrial italiana.

Fue en este rincón de Lombardía donde el trofeo del Mundial fue diseñado y creado en 1971 por Silvio Gazzaniga, escultor y director artístico de la empresa, ayudado por Giorgio Losa, el padre de Valentina, que le sugirió reemplazar en la parte superior del trofeo un balón por un globo terrestre.

“Brasil acababa de ganar la Copa Jules Rimet (el anterior trofeo del Mundial) por tercera vez, y la FIFA lanzó un concurso para tener un nuevo trofeo”, cuenta Valentina Losa, delante de una foto dedicada de Franz Beckenbauer, primer capitán en haber levantado el cielo la nueva copa, en el Mundial de Alemania 1974. Luego lo emularían Diego Maradona, Dino Zoff, Didier Deschamps, Iker Casillas...

Junto al balón oficial del Mundial de Rusia, una réplica del trofeo que los campeones levantarán el 15 de julio. Contrario a la creencia popular, la copa que se lleva el equipo ganador a su país es también una réplica. Foto cortesía FIFA.
 
Junto al balón oficial del Mundial de Rusia, una réplica del trofeo que los campeones levantarán el 15 de julio. Contrario a la creencia popular, la copa que se lleva el equipo ganador a su país es también una réplica. Foto cortesía FIFA.

“Hubo 53 propuestas procedentes de todo el mundo, pero nosotros éramos los únicos en haber hecho un modelo, un producto físico, aunque no estuviera terminado. El hecho de tenerlo delante de los ojos, no solamente un dibujo, jugó a nuestro favor, porque es un objeto bello”, sonríe.

Cada cuatro años, ese “objeto bello” de 37 centímetros y poco menos de 14 libras de oro de 18 quilates, con incrustaciones de malaquita, regresa a casa.

La FIFA es la única propietaria del trofeo original, pero entre un Mundial y el siguiente confía a Bertoni y a sus expertos el cuidado del mismo para que brille y luzca como el primer día.

“Durante cuatro años, es transportado, expuesto. Se daña un poco. Nosotros le devolvemos su estado”, explica Pietro Brambilla, uno de los ocho obreros especializados del taller. A Pietro, paradojas de la vida, el fútbol no le procura “ninguna emoción”, admite, pero sí cuando ve al capitán del equipo campeón recibiendo ese trofeo. “En ese momento se me escapa una lágrima. Ha estado entre mis manos y sé la emoción que brinda. Es un sentimiento increíble. Pocas personas en el mundo pueden decir, como nosotros, que hemos tenido esa copa entre las manos”, dice.

Réplicas “a ojo”

Además de la restauración del modelo original, Bertoni se encarga de fabricar para cada torneo una réplica única, que el equipo vencedor podrá conservar. Esa réplica no es de oro sino de latón. Una vez fundido y moldeado, el trofeo se somete a diferentes tratamientos antes de su baño en oro de 24 quilates.

“Lo hacemos a ojo. Cuando vemos que está bonito, lo sacamos”, explica Ahmed Ait Siti Abdelkader, otro de los trabajadores de Bertoni, antes de poner un barniz que protegerá la copa del frío y del calor, y que le permitirá conservar el brillo durante casi diez años.

“La Copa del Mundo es diferente. Aquí fabricamos muchas cosas, para África, para el golfo Pérsico, Europa, Centroamérica... Pero esta tiene un efecto excepcional, diferente a todas las demás”, asegura.

El 15 de julio de 2018, Neymar, Messi, Sergio Ramos u otro futbolista alzará el trofeo desde el Estadio Luzhnikí al cielo de Moscú, pero unos meses más tarde estará de regreso en Paderno Dugnano.

“Es un trofeo tan deseado que cuando los jugadores lo conquistan, lo miman y aprovechan. Quizás en exceso. A veces vuelve con un poco de trabajo por hacer”, cuenta Valentina Losa. ¿Algún equipo campeón se pasó en sus celebraciones con el trofeo? “Digamos que en 2006 los italianos lo celebraron mucho”, apunta.

© Agence France-Presse


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad