Publicidad

Mi once ideal de la primera fase

Carlos López Salamanca

 
 

Xavi Hernández, cerebro del mejor Barca de la historia y de la España campeona del mundo, dijo en una entrevista publicada en el periódico El País que cuando en el fútbol se encuentran lo técnico, lo físico y lo táctico, siempre gana lo técnico, el talento. Pero no se refería al talento para hacer malabares, sino para tomar buenas decisiones en poco tiempo y ejecutarlas. El fútbol bueno, no bonito, lo llamó.

Habiendo terminado la fase de grupos, y conociendo ya cómo juegan los 16 equipos que siguen luchando por alzar la copa, construí este once ideal a partir de lo visto en los tres partidos. El listado no apela a las trayectorias ni a las figuras por el hecho de serlo, sino que me baso estrictamente en lo presenciado en estos primeros quince días de Mundial, guiado siempre por el ‘criterio Xavi’.

Mi once ideal de la primera ronda jugaría con un 4-3-3, que en estos tiempos es lo más común, y los jugadores titulares serían los siguientes:

Portero: Kasper Schmeichel (DINAMARCA). El danés es quien mejor equilibra el número de atajadas realizadas en los tres partidos –catorce en total– con el número de goles recibidos: uno. Si por atajadas fuera, Memo Ochoa tuvo un partidazo contra Alemania, pero encajó tres contra los suecos. Y si bien Muslera de Uruguay no recibió ningún gol, el portero danés del Leicester City sólo recibió uno –de penalti– en un grupo más complicado que el de los charrúas. No es lo mismo defenderse contra Arabia Saudita y Egipto que contra Francia y Perú, y ahí radica el mérito de Schmeichel.

Lateral derecho: Kieran Trippier (INGLATERRA). Este Mundial no está destacando principalmente por el juego de los laterales, al punto que pareciera que están teniendo menos influencia en los resultados que en otros torneos. De todos los diestros, Trippier –quien sólo jugó dos partidos del grupo– destacó por su intervención en el juego, asistencias y mantener la puerta invicta, mientras estuvo en el campo, contra Panamá.

Defensa central: Diego Godín (URUGUAY). Godín tiene la suerte de que Uruguay juega muy parecido al Atlético de Madrid y, por tanto, lleva años de entrenamiento bajo un mismo estilo a nivel de clubes y selección. Tres partidos y cero goles encajados definen el sólido mundial de la defensa uruguaya hasta el momento, en la que Godín es el referente.

Defensa central: João Miranda (BRASIL). Brasil sólo encajó un gol que el VAR debió haber anulado por falta del delantero suizo. La plantilla carioca mete miedo por los nombres que conforman su media y su delantera, pero donde realmente ha destacado es en solidez defensiva, a pesar de la ausencia de Dani Alves. Miranda ha sido uno de los ejes, quizá sin tanto trabajo por el mismo respeto que los adversarios le tienen al pentacampeón, pero con total solvencia para evitar contragolpes y peligro en su área a balón parado.

Lateral izquierdo: Lucas Hernández (FRANCIA) . El absurdo marketing futbolero enfocado sólo en el Real Madrid y el Barcelona ha hecho que se califique el rendimiento de un lateral izquierdo en función de lo que en ofensiva aportan Marcelo y Jordi Alba. En Rusia, ninguno de los dos ha brillado, y el enfoque en este caso se ha puesto en un lateral que ha mostrado solidez defensiva. Ese ha sido el francés, sin mucho más que eso para destacar.

Medio defensivo: Ivan Rakitić (CROACIA). El croata se acostumbró a correr más que el resto durante la última temporada en EL Barcelona, para beneficio del equipo. Pues lo mismo ha hecho en Croacia que, con puntaje perfecto, quizá junto a Bélgica ha sido el equipo que mejor fútbol ha ejecutado en el Mundial. Además, también marcó un gol contra Argentina.

Interior derecho: Luka Modrić (CROACIA) . Después del partido contra Argentina, el defensa croata Dejan Lovren dijo que si Modrić fuera español o alemán, ya habría ganado el Balón de Oro. Dejando las teorías de la conspiración de lado, Modrić sin duda está siendo el mejor de este Mundial. Ha marcado goles, ha defendido, ha mantenido su portería invicta en dos partidos, ha dado asistencias y ha hecho que todos en las quinielas ya no le hagamos el feo a Croacia.

Interior izquierdo: Philippe Coutinho (BRASIL). Todo el márketing futbolero había puesto las esperanzas de Brasil sobre los hombros de Neymar, pero quien ha destacado sobre el resto ha sido Coutinho, con goles, asistencias y un mayor involucramiento en el juego colectivo.

Extremo derecho: Cristiano Ronaldo (PORTUGAL). Al portugués se le puede acusar de hacer goles mayormente de penal o por errores del contrario, pero no se le puede quitar mérito de que el empate con España fue prácticamente entera responsabilidad suya y luego dio el triunfo a Portugal contra Marruecos por su capacidad de desmarque y su potencia en el cabeceo. Sí, falló un penal contra Irán, pero también el mejor del mundo lo falló contra Islandia, ¿no?

Centro delantero: Harry Kane (INGLATERRA). El centro delantero de un equipo es el principal encargado de hacer goles, y nadie hizo más que #Hurricane en Rusia 2018. Gareth Southgate decidió reservarlo contra Bélgica, quizá por el interés en quedar segundo de grupo. A pesar de ello, Kane lidera la Bota de Oro del Mundial con cinco goles.

Extremo izquierdo: Eden Hazard (BÉLGICA). Los analistas del fútbol llevan años esperando que Hazard termine de explotar y se ubique en un ‘Top-3’ de los mejores jugadores del mundo. Parece que con lo hecho en Rusia –entre goles, asistencias y liderazgo de juego– va camino a liderar a Bélgica a algo grande.

Y ahora, lectores futboleros de El Faro, ¿alguno cree que se podría construir un mejor once tras lo visto en la primera fase?

Lionel Messi y Luka Modrić disputan un balón. Foto Wu Zhuang (Xinhua).
 
Lionel Messi y Luka Modrić disputan un balón. Foto Wu Zhuang (Xinhua).

Publicidad
Publicidad

 

 CERRAR
Publicidad