Deportado sin su hija

Fred Ramos

 
Publicidad

Arnovis de los Santos Guido llora en su casa en Usulután, mientras habla con su hija Meybelin Alison Guido, de 6 años, quien se encuentra en algún lugar de Estados Unidos, custodiada por agentes de migración. La imagen fue tomada este viernes 22 de junio.

Arnovis salió con su hija el 18 de mayo de 2018 rumbo a Estados Unidos. Atravesó México en un camión refrigerado junto a un centenar de migrantes más, durante unas 50 horas. En Reynosa, cruzaron el río Bravo. Nunca pretendieron cruzar como indocumentados. En Texas, Arnovis y su hija se entregaron a oficiales de migración, para solicitar asilo, pero lo separaron de su hija.

En los últimos meses, debido a una decisión de la administración del presidente Donald Trump, más de 2,000 menores, la mayoría centroamericanos, fueron separados de sus padres en la frontera. A Arnovis lo llevaron a la ciudad de Del Rio, en Texas; a su hija, no sabe adónde la llevaron. Durante tres semanas, Arnovis no tuvo ningún tipo de contacto con su hija, y asegura que fue presionado por oficiales estadounidenses para que firmara su deportación, le dijeron que si no la firmaba podía pasar hasta tres años detenido, y su hija vivir la misma situación. Ante la insistencia, firmó la deportación. En cuestión de dos días, fue deportado sin su hija. Le dijeron que en El Salvador le tenían que ayudar su abogados y su cónsul.

Debido a que los niños separados con sus padres son tratados como menores no acompañados, el sistema se encarga de ellos de forma muy distinta a como lo hace con los padres. Muchos padres han sido deportados en procesos expeditos, mientras sus hijos aún son procesados por un sistema que se aletargó desde que existe esta medida.

Arnovis ha hablado por teléfono dos veces con su hija desde entonces, pero su hija no le sabe decir dónde está exactamente.  Tiene apenas seis años. Meybelin pregunta a su papá por qué no se la llevó con él. Entre el llanto,  Arnovis le dice que el avión se arruinó y no la pudieron ir a traer, pero que cuando arreglen el avión papá va a ir por ella. 

Hasta la fecha, nadie del Gobierno de El Salvador se le ha acercado para ofrecerle una solución. Él asegura que, si es necesario, regresará a buscar a su hija a la frontera de México y Estados Unidos.  A pesar de que la semana pasada la administración Trump emitió un decreto para parar con estas separaciones, ya más de dos millares de menores fueron afectados. Ya algunos padres están a miles de kilómetros de hijos que les reclaman por qué los dejaron solos.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad