Publicidad

Gobierno de EE.UU. cumple a medias el mandato judicial para reunir familias migrantes

Los niños menores de cinco años debían regresar este martes con sus padres. Diferentes fuentes indicaron que un poco más de la mitad de todos esos niños pudo reencontrarse con sus familiares. Mientras tanto, una nueva orden judicial detuvo los planes de la administración estadounidense de mantener encerradas a las familias por un tiempo indefinido por sus delitos migratorios. ¿Qué dice el mandatario de la nación más poderosa? “No vengan ilegalmente”.

El Faro | AFP

 
 

El segundo plazo que estableció una juez federal de los Estados Unidos para avanzar en la reunificación de los padres migrantes con sus hijos menores de cinco años venció el 10 de julio y el gobierno de Donald Trump no lo cumplió con precisión. Habían pedido una extensión o prórroga, pero el juez que ventila el caso, Dana Sabraw, no aceptó la petición.

Los chicos de este grupo habían sido separados de sus padres en la frontera sur de los Estados Unidos, como parte de la política de “Tolerancia Cero“ que impulsa Trump en su presidencia. Eran 102 menores de edad, pero al final del día, el gobierno daba por hecho que reunirían a 54 niños de ese grupo de edad, detalló Sarah Fabian, abogada del gobierno estadounidense, citada por AFP. Los encuentros de los padres que trascendieron en los medios ocurrieron en poblaciones de Arizona y Michigan.

En tanto, medios digitales como Vox, que ha mantenido una amplia cobertura sobre los migrantes, advirtió que otros 12 —aparte de los 54 que se han mencionado— no pueden volver con sus padres porque éstos todavía están bajo custodia de la policía (no de las autoridades de migración) por cargos criminales; de ellos, ocho están sujetos a leyes estatales y, desde ese punto de vista, podría ser que el gobierno central no reciba la noticia de cuándo los han liberado. Finalmente, Vox consignó que nueve niños más enfrentan un panorama más complejo, porque sus padres ya han sido deportados. El Washington Post mencionó una cifra similar, al establecer que unos 20 niños menores de cinco años todavía tenían pendiente la reunificación con sus padres, porque las autoridades todavía trabajan en identificarlos.

El siguiente plazo establecido por el tribunal vendrá el 26 de julio. Esa fecha, todos los menores de edad que están lejos de sus padres por la aplicación de la política antiinmigrante de Trump tendrán que volver con su familia. 

El gobierno argumenta que necesita más tiempo para verificar y confirmar las identidades, incluso con pruebas de ADN, que ya se han puesto en marcha.

Alrededor de 3,000 niños y adolescentes fueron separados de sus familias desde mayo pasado y alojados en centros administrados por el Departamento de Salud (HHS). La mayoría de sus familiares están bajo custodia de las autoridades migratorias, aunque hay excepciones. En total, unos 11,800 menores migrantes están actualmente retenidos por las autoridades estadounidenses tras haber atravesado ilegalmente la frontera. Cerca de 80 % son adolescentes que llegaron solos al país y la amplia mayoría, de acuerdo a datos oficiales de EE.UU. proviene del Triángulo Norte de Centroamérica.

Antes de partir a Europa en una misión oficial, Trump celebró una breve conferencia de prensa. Los periodistas le preguntaron cómo pensaban abordar el atraso en cumplir la orden judicial de reunir a las familias migrantes. “Bueno, tengo una solución. Díganle a la gente que no vengan a nuestro país de manera ilegal. Esa es la solución”, respondió el mandatario.

En la misma línea, la secretaria de Seguridad Nacional, Kristjen Nielsen, pidió a los centroamericanos evitar la migración por puntos ciegos, o fuera de los puertos oficiales de entrada. La funcionaria se reunió en la capital de Guatemala con los cancilleres de México, Guatemala, Honduras y El Salvador en busca de soluciones a la oleada migratoria a Estados Unidos.

"Voy a continuar alentando a aquellos que están tomando ese camino (de migrar), por favor háganlo por la vía legal", señaló Nielsen. La secretaria de seguridad agregó que Estados Unidos puede aceptar a quienes provengan del denominado Triángulo Norte de Centroamérica toda vez que lleguen al país por medio de una solicitud formal de asilo. "No hay necesidad de romper la ley estadounidense para buscar el abrigo", afirmó.

La reunión se realizó en seguimiento a la visita a Guatemala, el pasado 28 de junio, del vicepresidente estadounidense Mike Pence, para discutir sobre la tormenta política desatada por la separación de más de 2,000 niños migrantes de sus padres detenidos al pasar la frontera.

Prohibido mantenerlas encerradas por tiempo indefinido

Una jueza de Los Ángeles falló el lunes contra una solicitud del gobierno estadounidense para detener indefinidamente a niños migrantes junto con sus representantes, mientras son procesados por entrar ilegalmente al país, y así no separarlos.

Frente a la orden que emitió Sabraw, el Departamento de Justicia solicitó a la jueza Dolly Gee que revisara el acuerdo de Flores de 1997, una decisión judicial que impide a las autoridades retener a un menor indocumentado por más de 20 días.

La solicitud llegó a finales de junio, luego que el presidente Donald Trump prohibiera la muy criticada separación de familias en la frontera.

El gobierno argumentó que estos juicios duran más de 20 días, por lo que pedía autorización para mantener a los niños detenidos con sus padres por el tiempo que lleve el proceso.

Gee catalogó la solicitud del gobierno como un "cínico intento" para "trasladar la responsabilidad al sistema judicial tras más de 20 años de inacción del Congreso y por una orden ejecutiva poco meditada".

"Lo cierto es que los niños que se benefician de las protecciones del acuerdo de Flores, y que ahora están bajo custodia son inocentes", indicó la magistrada. "Están sujetos a las decisiones que toman adultos sobre los que no tienen control. Al implementar el acuerdo, sus mejores intereses deben ser lo principal".

El DOJ lamentó el fallo e indicó en un comunicado que continuará "haciendo esfuerzos de buena fe que nos permiten no solo hacer cumplir la ley, abordar la crisis de inmigración ilegal en nuestra frontera y proteger a nuestra nación y sus ciudadanos, sino también proteger la seguridad de los niños bajo custodia".

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad