EF Foto

Atrincherados en la Universidad de Nicaragua

Fred Ramos

 
Publicidad
La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua se encuentra bajo control de los estudiantes desde la mañana del 7 de mayo, cuando varios de ellos se tomaron el portón sur y llamaron a sus compañeros a organizarse. Ahora, alrededor de 300 jóvenes permanecen atrincherados y protegen los ingresos al recinto con barricadas de adoquines y bolsas de arena. Están armados principalmente con lanzamorteros, aunque también hay algunas cuantas pistolas y escopetas hechizas que utilizan para defenderse de los constantes ataques armados a los que han sido sometidos. Yaritza Mairena, miembro del movimiento llamado Coordinadora Universitaria, en el que se aglutinaron los atrincherados, asegura que no abandonarán las instalaciones hasta que recuperen la autonomía universitaria mediante nuevas elecciones de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), que en los últimos años se ha convertido en instrumento del régimen sandinista encabezado por Daniel Ortega. Policías y paramilitares han perpetrado frecuentes ataques en los ingresos al campus mediante ráfagas y francotiradores armados con fusiles AK-47. Cuatro jóvenes han fallecido y varias decenas resultaron heridos. "No vamos a regresar a clases impartidas por profesores que han querido matarnos", dice Mairena, adelantando ya algunos de los problemas que deberán resolver cuando esta crisis concluya.