Publicidad

¿Quién es Ivan Rakitić?

Entre Suiza, país en el que nació, y Croacia, la patria de sus padres, Ivan Rakitić tomó una difícil decisión en 2007 que le ha permitido jugar 11 años después la final de una Copa Mundial de la FIFA. Con el equipo nacional suizo incluso llegó a jugar en la categoría juvenil, pero prefirió los colores de la patria de sus padres.

Eric Bernaudeau (AFP) / El Faro

 
 

Lausana, SUIZA. El fútbol suizo ha crecido mucho gracias a jugadores con orígenes muy diversos, con casos llamativos dentro de una misma familia como en casa de los Xhaka, donde Granit decidió jugar con Suiza y su hermano Taulant con Albania, el país de sus raíces familiares.

Rakitić nació en Rheinfelden, en el cantón de Argovia, cerca de Basilea. Creció en Möhlin, pequeña ciudad de 11 000 habitantes, donde su padre, huyendo de la guerra en Yugoslavia, había creado en 1993 el club NK Pajde Möhlin, donde Ivan empezó su camino.

Después se unió al Basilea, antes de pasar a los 19 años al alemán Schalke 04. En la Federación Suiza de Fútbol seguían siempre de cerca su evolución.

Ivan Rakitić, mediocampista de Croacia. Foto Attila Kisbenedek (AFP).
 
Ivan Rakitić, mediocampista de Croacia. Foto Attila Kisbenedek (AFP).

“El potencial estaba ahí, no había dudas sobre ello en las selecciones suizas. Luchamos para que se quedara con nosotros”, dice Bernard Challandes, entonces seleccionador juvenil del país helvético.

Únicamente en amistosos

En aquella época, el reglamento era diferente y un jugador que disputaba un partido oficial con una selección juvenil no podía luego optar por defender a otro país.

“Siempre fue claro y explicaba que no había tomado todavía su decisión. Así que se le convocaba únicamente para partidos amistosos”, explica Challandes, que es ahora seleccionador de Kosovo.

En septiembre de 2007, Rakitić debutó finalmente con Croacia y desde entonces ha defendido a ese país en dos Eurocopas y dos Mundiales.

“Sé de dónde vengo. He crecido en Suiza, estoy orgulloso de haber jugado con Suiza en juveniles”, explicaba recientemente Rakitić en una entrevista al diario suizo Le Temps.

“Estaba decidido en favor de jugar con Croacia y no de Suiza”, añadió. Por ello, en su día decidió primero comunicárselo al seleccionador suizo de entonces, Köbi Kuhn, y al croata, Slaven Bilic.

Rakitić, de 30 años, está casado hoy con una mujer andaluza que conoció durante su etapa en el Sevilla y “ha llevado su carrera de manera muy inteligente”, buscando siempre cómo progresar, hasta llegar al F. C. Barcelona y a su madurez como jugador, estima Challandes.

Tiene todo y nada”

En lo que se refiere al juego, “es un futbolista que lo tiene todo y nada: no es especialmente rápido, no es especialmente fuerte físicamente, no es un goleador... Pero por contra lo hace todo bien, es una especie de Zidane que percibe y ve todo antes que los demás y que es muy bueno técnicamente”, apunta el entrenador.

En este Mundial de Rusia 2018, Rakitić marcó un único gol, en la victoria 3-0 sobre Argentina.

El mediocampista del Barcelona consiguió “un muy buen Mundial, ya que desde el principio ha sido lo que es: un jugador indispensable, que no ganará nunca el Balón de Oro porque no hace bicicletas u otros detalles técnicos, pero que juega de manera tan fácil que la gente a veces tiene problemas para notar lo importante que es. Su papel lo cumple a la maravilla”.

Rakitić es la estrella de esta selección de Croacia junto a Luka Modrić. “La clave del partido está en la recuperación física. ¿Los croatas se van a recuperar de sus esfuerzos, con un día menos de recuperación? Si es así, entonces la decisión podrá venir de jugadores excepcionales como Rakitić, Modrić o Perisić, pero también de Mbappé o Griezmann”, valora Challandes.

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 

Texto Nelson Rauda Zablah / Fotos Carlos Barrera y Xinhua

 

Foto Yuri Cortez (AFP) / Texto Roberto Valencia

 

 CERRAR
Publicidad