Publicidad

La imagen de monseñor Óscar Arnulfo Romero ya está colocada entre las columnas de la parte frontal de El Vaticano, en la plaza de San Pedro, en Roma. El arzobispo de San Salvador, asesinado el 24 de marzo de 1980, se convertirá en santo de la Iglesia Católica este domingo 14 de octubre. En El Salvador será de madrugada, y los seguidores de Romero, desde entrada la noche del 13, abarrotan los alrededores de Catedral Metropolitana para escuchar el anuncio que han esperado durante 38 años.

Publicidad

 
Publicidad

 CERRAR
Publicidad