La plaza Barrios por fin fue de San Romero

Víctor Peña, Carlos Barrera y Fred Ramos

 
Publicidad
Óscar Arnulfo Romero volvió, 38 años después, a convocar a una multitud al Centro de San Salvador, concretamente a la plaza Gerardo Barrios. La primera vez ocurrió el domingo 30 de marzo de 1980, seis días después de su asesinato, en su funeral. Decenas de miles acompañaron su cuerpo hasta Catedral, pero ráfagas de disparos contra la gente reunida en la plaza hizo que aquello terminara en desbandada, alrededor de 40 muertos y 200 heridos. Terminó en llanto aquella vez. Esta vez también, pero por motivos muy distintos. Esta vez, mucha gente lloró de alegría al escuchar la proclamación de su santo desde El Vaticano, la madrugada del domingo 14 de octubre de 2018. La plaza central del país fue de Romero y su gente, que en esta ocasión lo celebró hasta el cansancio, lo bailó, lo gritó y coreó su nombre sin temer que los masacraran.