Un nuevo éxodo empezó su huida al pie del árbol de Navidad

 
Publicidad
A Nelson, el dolor le rebalsa por los ojos cuando recuerda al hijo que deja; a Rudy, le dieron 22 puñaladas en pleno Centro de San Salvador. Huye. Idalia huye también con su hija de 13 años y su hijo de 10, escapa de la amenaza de muerte de un pandillero que la quiso covertir en su servidora sexual; un menor de 17 años se aleja de la pandilla que mató a su primo hace una semana. Más de 100 salvadoreños iniciaron la cuarta caravana con rumbo a Estados Unidos que sale del país en apenas dos meses. Este grupo se reunió la noche del sábado 17 de noviembre en la plaza Divino Salvador del Mundo, en medio de luces navideñas, un árbol gigante iluminado y 16 minutos de fuegos artificiales. Con la presencia de la embajadora de Estados Unidos, Jean Manes; y el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, muchos daban por inaugurada la temporada navideña. Otros, al pie del árbol, se reunían para huir. Siete fueron detendidos en la frontera con Guatemala, sin mayor explicación, y fueron retornados a San Salvador.