Combate a la violencia contra la mujer, la deuda de los presidenciables

La situación de violencia contra las mujeres es un problema que ha activado las alarmas del gobierno este 2018, un año en el que la difusión de los feminicidios y delitos de violencia sexual provocó pronunciamientos contundentes desde la presidencia y la Asamblea Legislativa. El fenómeno, sin embargo, no es nuevo. Su reconocimiento como problema, sí. Incluso así, el tema permanece ausente de las propuestas de los candidatos a la presidencia.

Según la Encuesta Nacional de Violencia contra la Mujer 2017, 67 de cada 100 mujeres entrevistadas han vivido un hecho de violencia durante su vida; y 34 de cada 100 en los últimos 12 meses. “Tenemos una situación (de violencia contra la mujer) alarmante en nuestro país y esto no es novedoso”, dijo en El Faro radio Vilma Mejía, gerente de estadísticas de género de la Digestyc.

El estudio, realizado entre el 27 de marzo y el 27 de julio del año pasado, es parte de una estrategia que pretende medir los índices del tipo de violencia al que son sometidas las mujeres, así como tipificar a los agresores e identificar el ámbito en el que suceden estos hechos.

Entre 2016 y 2017, cuando fueron levantados los datos, el 8 % de las mujeres encuestadas dijeron haber sido foco de humillaciones, burlas, gritos y descalificaciones, tanto por parte de desconocidos como por parte de sus compañeros de trabajo o sus parejas.

La apuesta para un próximo gobierno, explicó Mejía, es que estos datos “Deberían focalizarse las acciones para poder actuar y atacar esta problemática". A dos meses para que se lleven a cabo las elecciones, sin embargo, solo una de las cuatro fórmulas presidenciales ha presentado su plataforma de gobierno, y esta tampoco tiene un plan de acción concreto para contrarrestar el problema.

“El plan de gobierno del FMLN no profundiza en la problemática, se queda muy superficial”, dijo Joshi Leban, activista y representante de la Colectiva Feminista. En él, el candidato propone la expansión de Ciudad Mujer, pero no una política y ni ley que garantice el respeto a los derechos de la mujer.

Sobre lo que sí se han pronunciado los candidatos, aunque no de forma voluntaria, ha sido el tema de aborto, mismo que en abril de este año tuvo su punto culmen de debate en la Asamblea Legislativa para incorporar la despenalización en dos de cuatro causales de este delito. Al respecto, Leban explicó que el FMLN sigue siendo muy ambiguo respecto al apoyo a esta reforma de ley, mientras que sí existe un consenso entre candidatos de derecha que se declaran provida y en favor de la familia. Nayib Bukele, precisó, ha sido el único en mencionar como excepción aplicable cuando la vida de la madre está en peligro.

Pese a que la postura de los partidos respecto al tema parece no ser negociable, 62 organizaciones feministas han unido esfuerzos para trabajar en un documento que amplíe sobre las razones por las cuales es importante debatir a nivel científico las razones para despenalizar el aborto por causales, basado en trabajo de campo. “Si los políticos vieran las cosas desde enfoques más de derechos y alejados de sus enfoques partidarios o sus creencias propias, podríamos tener un El Salvador más humano", concluyó.

 
 CERRAR
Publicidad