Publicidad

Ortega cancela organizaciones de derechos humanos

Un día después de que el gobierno estadounidense anunciara sanciones para el régimen orteguista para los involucrados en violaciones a los derechos humanos, el Estado nicaragüense anunció la cancelación de la personería jurídica de Cenidh, una de las instituciones locales con mayor trayectoria en la defensa de los derechos humanos. En menos de cuatro semanas, la dictadura de Daniel Ortega ha cancelado las personerías jurídicas de cuatro organizaciones.

Wilfredo Miranda Aburto (Confidencial)

 
 

La cancelación de la personería jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) tomó por sorpresa a todos los miembros de ese organismo la mañana de este miércoles 12 de diciembre. Quienes estaban en la sede de la organización se engancharon a la transmisión del canal legislativo a seguir la discusión en el Parlamento, que culminó con una votación decidida por la aplanadora orteguista: 70 votos a favor para despojar del registro legal a la institución que, desde hace 28 años, ha liderado la defensa y la denuncia de las violaciones a los derechos humanos en el país.

“Nos han golpeado, pero no nos duele”, declaró desafiante la doctora Vilma Núñez, presidenta del Cenidh. “A un organismo serio de derechos humanos no lo disuelve, ni tampoco nuestro compromiso ni acompañamiento al pueblo de Nicaragua, una resolución de órganos sin autonomía e independencia”, sentenció.

Núñez siguió la transmisión legislativa en su frugal oficina. La acompañaban representantes del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cenidh). La veterana defensora de derechos humanos salió de su espacio de trabajo para dirigirse a la prensa nacional e internacional a denunciar que el Cenidh fue víctima de una “cancelación exprés” de su personería jurídica.

Contrario a otras oenegés a las que el Ministerio de Gobernación ha citado antes de que la Asamblea Nacional les anule sus personerías jurídicas, en esta nueva etapa de cancelación de organismos no gubernamentales críticos a la dictadura Ortega-Murillo, el Cenidh fue atacado por sorpresa. Núñez dijo que ni siquiera les dejaron tiempo para rebatir los argumentos usados para cancelarles el registro legal como organización sin fines de lucro.

“El Cenidh utilizó el esquema organizacional para gestionar, recibir, canalizar y facilitar fondos para alterar el orden público y realizar acciones para desestabilizar el país”, alegó el diputado sandinista, y ahora convertido en verdugo de las oenegés en el Parlamento, Filiberto Rodríguez. El presidente de la Comisión de Gobernación y la diputada Auxiliadora Martínez aseguraron que el organismo defensor de derechos humanos “desnaturalizó” su personería jurídica y cometió delitos.

“Los diputados que actúan como francotiradores porque se dividen los roles. A determinados diputados les asignan el ataque, y en este caso fue Auxiliadora Martínez la que llevaba la consigna de atacar e imputar delitos. Una situación de verdadera aberración al imputar delitos a una persona jurídica, porque una persona jurídica por ley no puede cometer delitos”, explicó Núñez, jurista de profesión. “Quieren imputarnos delitos haciendo afirmaciones que no pueden probar. Y estamos dispuestos a comparecer a quien tenga la posibilidad legal para investigar esta situación”, agregó la defensora de derechos humanos.

La dictadura de Daniel Ortega ha cancelado en menos de cuatro semanas las personerías jurídicas de cuatro organizaciones. Primero fue el Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), cuya directora Ana Quirós fue expulsada del país donde se había nacionalizado desde 1997; luego congelaron en secreto las cuentas del Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas (Ieepp), y cancelaron su personería jurídica al día siguiente; el tercero fue el organismo Hagamos Democracia, cancelado este miércoles, minutos antes que al Cenidh, por la misma Asamblea orteguista.

Además, el Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), el Instituto para la Democracia (IPADE) y la Fundación Popol Na, fueron citadas a comparecer ante el Ministerio de Gobernación. “Todas las organizaciones deben estar preparadas. Van en serie. Es parte del ‘Vamos con todo’ de Rosario Murillo”, advirtió Núñez.

Gobernación alega que el Cenidh es “acéfalo”

El documento de cancelación de la personería jurídica aprobada por la bancada oficialista expone como argumento principal que el Cenidh “se encuentra acéfalo y en incumplimiento ante el ente regulador”, ya que su Junta Directiva está vencida desde el 25 de abril de 2018, y no reportaron sus estados financieros del periodo 2017, violentando lo establecido en la Ley General sorbe Personas Jurídicas sin fines de lucro.

La petición de la anulación del registro legal la ejecutó Gustavo Sirias Quiroz, Director del Departamento de Registro y Control de Asociaciones del Ministerio de Gobernación. No obstante, la presidenta del Cenidh señaló como los verdaderos culpables de este “acto perverso” a Daniel Ortega y Rosario Murillo. “Gustavo Sirias es mentiroso, un delincuente. Un sumiso ejecutor de actos ilegales”, espetó Núñez.

Núñez explicó en el programa Esta Noche que su Junta Directiva sí está constituida, y aunque debían elegirla el 23 de abril, no pudieron debido a la explosión de las protestas sociales contra el régimen Ortega-Murillo.

“Puse una constancia dentro de nuestros archivos señalando que se posponía la asamblea para elegir a la Junta Directiva por razones de fuerza mayor. Las calles estaban paralizadas por las protestas. La asamblea se realizó el 8 de agosto y los documentos se enviaron a Gobernación con todos los requisitos”, explicó Núñez.

El 30 de noviembre la oficina de Registro y Control de Asociaciones no quiso recibir la documentación del Cenidh, alegando que había nuevos requisitos que cumplir. La encargada del Cenidh tomó los requisitos para llenarlos y el proceso de renovación de la carta de legalidad quedó abierto.

“Ortega y Murillo tienen odio especial contra el Cenidh”

Pero por debajo de la excusa legal para anular la personería jurídica al Cenidh, la doctora Núñez sostiene que hay una motivación política y de venganza de la pareja presidencial que opera en El Carmen, muy cerca de las instalaciones del organismo atacado.

“El Cenidh es una paja en el ojo de Daniel Ortega y Rosario Murillo desde el momento en que fuimos el único organismo de derechos humanos que se atrevió a respaldar, acompañar y a demostrar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que la denuncia de Zoilamérica, víctima de violación desde sus 11 años, era cierta”, sostuvo Núñez.

La presidenta recordó que al Cenidh llegaba la misma Rosario Murillo a tratar de disuadirla para que no acompañara la denuncia de Zoilamérica Ortega Murillo, quien acusó de violación a Daniel Ortega en 1998.

“A esta mesa venía Rosario Murillo a pedir que no nos hiciéramos cargo. Además de eliminar todo aquello que critica la perversidad de su represión, tienen un odio especial contra el Cenidh. Así como pudimos documentar el caso de Zoilamérica ante la CIDH, también somos la organización que desde 2014 viene denunciando otra violación cometida por Daniel Ortega en contra de otra menor”, afirmó Núñez.

El equipo del Cenidh asistió la misma tarde de este miércoles a la sede del Ministerio de Gobernación a reclamar por lo que consideran una “ilegalidad”. Nadie recibió a los defensores de derechos humanos. En vez de encontrar funcionarios, encontraron decenas de policías antimotines armados que rodeaban la institución pública.

“Vamos a seguir. Nuestra lucha va a ser defender al Cenidh. Y para defenderlo vamos a hacer uso de los recursos que la ley establece. No porque tengamos muchas expectativas de que vayan a ver resoluciones favorables, pero sí para dejar documentado el involucramiento de más instituciones del Estado en esta persecución perversa que se está desarrollando”, expresó Núñez en el programa Esta Noche. “Vamos a seguir trabajando. Nos dieron 15 días para entregar las cuentas, los libros de actas… Seguiremos trabajando normalmente. Para sacarnos del Cenidh me van a tener que sacar arrastrada”, agregó la defensora de derechos humanos.

Condena mundial y solidaridad

Pocas horas después de la cancelación de la personería jurídica del Cenidh, las principales organizaciones defensoras de derechos humanos del mundo se solidarizaron con la doctora Núñez y su equipo.

“Indignado por la cancelación de la personalidad jurídica del Cenidh y de Hagamos democracia (personería cancelada en la misma sesión parlamentaria). Mi apoyo a todas las organizaciones de derechos humanos que trabajan en contextos restrictivos”, externó Michel Forst, Relator Especial de Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos. “Silenciar a la sociedad civil no puede acabar con las legítimas aspiraciones de miles de personas en Nicaragua”, añadió.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió varios mensajes sobre la anulación del registro legal del Cenidh, y remarcó que la libertad de asociación es una herramienta esencial para la existencia y funcionamiento de una sociedad democrática.

“Resulta especialmente preocupante que se cancele la personería jurídica del Cenidh y CISAS, organizaciones defensoras de derechos humanos que cumplieron un rol fundamental en la crisis que enfrenta Nicaragua”, lamentó la CIDH.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas llamó la mañana de este miércoles a la sede del Cenidh, de acuerdo a la doctora Núñez. Mientras que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, criticó en su Twitter al Parlamento ortegusita.

“Inaceptable la decisión de la Asamblea Nacional de Nicaragua de anular la personería jurídica de organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la sociedad civil como Cenidh y Hagamos Democracia. Silenciarlas es propio del autoritarismo”, expresó Almagro.

Por su parte, Amnistía Internacional declaró que resulta “extremadamente alarmante” que las organizaciones con la trayectoria y la legitimidad de Cenidh “estén siendo perseguidas”. “Al cancelar su registro, el Gobierno deja a la gente de Nicaragua indefensa, impidiendo que las organizaciones representen a las víctimas o luchando por sus demandas de justicia y responsabilidad. Hoy es un día muy triste para la defensa de los derechos humanos en la región”, zanjó Amnistía Internacional.

“Hay Cenidh para rato”

Ante la disolución de la personería jurídica, Núñez dijo que seguirán trabajando en la “defensa del Cenidh y los derechos humanos”. La presidenta del Cenidh dijo que durante la época de las atroces dictaduras del Cono Sur y las dictaduras militares del Triángulo Norte de Centroamérica, los defensores de derechos humanos no necesitaron personalidad jurídica para ejercer la defensa de los derechos humanos.

“Hay Cenidh para rato”, prometió Núñez. “Hay un compromiso de todos y cada uno de defensores del consejo directivo, de los miembros fundadores, y, sobre todo, del equipo que a diario se enfrenta a la discriminación y estigmatización de la dictadura de Daniel y Rosario. Yo me voy a ir de aquí (el Cenidh) hasta que ya no pueda. Hasta que mis fuerzas físicas me lo permitan. A mis 80 años tengo toda la fuerza de seguir”, dijo la veterana defensora de derechos humanos.

Este texto fue publicado originalmente por Confidencial.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad