“Las unidades de los partidos ya no son tan graníticas”

Los 15 votos que consiguió la iniciativa de Nayib Bukele en la Asamblea Legislativa para derogar el préstamo por el nuevo edificio legislativo son la primera "prueba" de cómo conseguir una bancada de diputados antes de 2021, cuando hay nuevas elecciones de alcaldes y diputados. Esa es la postura de Aldo Álvarez, secretario nacional de comunicaciones del partido en formación Cambio Democrático, y Javier Milián, secretario general adjunto del partido.

"Un presidente electo no empieza a tratar de encontrar correlaciones hasta que llega a la presidencia. Prueba- error. Esta fue una primera prueba. Van a venir más temas y se puede ir ajustando la estrategia para ver de qué manera se puede ir conformando más correlación", dijo Álvarez, en la entrevista de El Faro Radio de este 21 de febrero. Para Milián, pese a que la propuesta no pasó, es un logro de Bukele, y "el revés lo está teniendo la forma tradicional de hacer política”.

Bukele hizo un primer intento de reorientar un préstamo para la construcción del nuevo edificio legislativo hacia la construcción de 50 escuelas. Acumuló 18 diputados que apoyaron la propuesta en público: los 10 de Gana, el partido con el que obtuvo la presidencia; pero también cuatro diputados de Arena (Felissa Cristales, Milena Mayorga, Arturo Magaña y Gustavo Escalante), uno del PDC (Reinaldo Carballo), una del PCN (Eileen Romero), el diputado de Cambio Democrático (Juan José Martel) y el diputado no partidario Leonardo Bonilla.

Los números todavía se quedan cortos ante los 43 que requiere una mayoría simple para aprobar leyes en la Asamblea; sin embargo, es un número mayor que el que se esperaría si a Bukele solo se le suman los 10 votos del partido con que ganó las elecciones. "Bukele está queriendo ponerle número. Hoy ya tiene número. Antes pensábamos, ¿cuántos diputados va a tener? 10 de Gana, 11 talvez con Martel. Ya le podés poner un número", dijo Álvarez. "Si querés meterte a analizar para qué le sirve ese número o si se puede aumentar, eso va a depender de lo que venga después", agregó.

Álvarez considera que "las unidades graníticas de los partidos, excepto el FMLN en esta coyuntura, no ha sido tan granítica como parece". Y eso conlleva que "esto podría ser el principio de un desgranamiento posterior en otros temas que vengan", según el secretario de comunicaciones del CD.

Milián agregó que la presión social será clave también para mover a los diputados en torno a las propuestas del presidente Bukele. Álvarez coincide en esa visión. "Esa masa crítica tiene que servirle, ante una realidad en la que no tenés una bancada legislativa con que contar, para construir nuevas correlaciones. La estrategia para construir nuevas correlaciones no la podés desvincular de la masa crítica social", dijo Álvarez . "Me refiero a que el diputado tome conciencia que no se debe a la cúpula de su partido, sino a sus electores, a quienes van a evaluar", añadió.

Esa visión, no obstante, chocará con la institucionalidad de los partidos. Arena, por ejemplo, citó a sus cuatro diputados que apoyaron la propuesta de Bukele para que dieran explicaciones ante el COENA por votar distinto al bloque. Rolando Alvarenga, vicepresidente de ideología de Arena, adelantó en El Faro Radio que el hecho de que diputados voten diferente a la fracción podría incluso ser considerado transfuguismo, una práctica prohibida por una sentencia de la Sala de lo Constitucional.

El CD fue el partido al que Bukele se inscribió primero, cuando admitió en público que el tiempo no le bastaba para correr por las elecciones con su propio partido político, Nuevas Ideas. Sin embargo, el CD fue cancelado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), por no haber tenido suficientes votos en 2015, pese a que obtuvo un diputado en 2018. Eso dejó en una situación peculiar al diputado Martel, electo por el CD, pero ahora con un partido en formación. El movimiento del CD también trastocó los intereses de Bukele, que luego se inscribió en Gana para participar en las elecciones. Pese a la cancelación del partido, las autoridades del CD insisten en que la alianza con el presidente electo persiste, y afirmaron que Bukele les apoyara en la campaña de recolección de firmas que necesitan para ser, nuevamente, un partido político.

 
Publicidad

 CERRAR
Publicidad