Publicidad

Bukele negoció con Eugenio Chicas una disculpa pública para evitar el juicio por calumnia

En una reunión privada con Eugenio Chicas celebrada en septiembre de 2018, Nayib Bukele admitió que cuando le denunció públicamente en TCS no tenía pruebas. Bukele habló de haber causado un “daño” y negoció una disculpa. Al final no hubo acuerdo.

 
 

La grabación de una conversación privada sostenida entre Eugenio Chicas y Nayib Bukele el pasado septiembre revela que el candidato a la presidencia y exalcalde de San Salvador no tenía pruebas ni información fiable cuando en octubre de 2017 acusó públicamente al exdirigente del FMLN de haber violado a una menor de edad, y recoge un intento de negociar un acuerdo privado con él para evitar ir a juicio por calumnia. En la conversación, una de cuyas copias está en poder de El Faro, Bukele y su abogada ofrecieron a Chicas enmendar lo que calificaron de “error” y “daño” al efemelenista mediante una disculpa pública, a cambio de que este retirara los cargos.

Si Bukele enfrentará un juicio por aquellas declaraciones es porque el acuerdo finalmente no se logró. Según se escucha en la conversación grabada, pese a mencionar expresiones como “el daño está hecho”, “hay cosas que yo no tengo como certeza”o “tu nombre no es que haya querido decirlo”, el candidato a la presidencia por Gana no accedió a los términos en que Chicas pidió que emitiera la disculpa pública, alegando que, estando en plena campaña electoral, le iba a “salir peor” que ir a juicio.

A finales de la semana pasada El Faro tuvo acceso a una grabación de una hora de duración, en la que hay pequeños pasajes inaudibles, que recoge aquella reunión privada, celebrada la mañana del 20 de septiembre de 2018 en el hotel Villa Margarita de la colonia San Francisco, en San Salvador. Tanto Chicas como Bukele confirmaron en público hace una semana la existencia de este acercamiento. Consultados esta semana por El Faro, ambos confirman también el contenido de la grabación, aunque Bukele insiste en que sus palabras aquel día de septiembre no implican que él se retracte de la acusación.

El audio, sin embargo, evidencia que hace cuatro meses sí se retractaba. En aquel encuentro, Bukele reconoció que había ocasionado un daño a Chicas y a su esposa Blanca Ayala, que actualmente tiene 21 años. El 16 de octubre de 2017 en el programa Frente a Frente de la Telecorporación Salvadoreña (TCS), Bukele dijo que un alto funcionario de Casa Presidencial violó a su hija de crianza y luego se casó con ella para evitar la cárcel”. Luego, ante una pregunta del entrevistador, Bukele dio un nombre: “Eugenio Chicas”, y dijo que este había usado un “subterfugio legal” para evitar la cárcel. Hasta agosto de 2017, un inciso del artículo 14 del Código de Familia avalaba que un hombre y una mujer, siendo menores, pudieran casarse si tenían un hijo en común. Este artículo era a menudo utilizado por jueces para permitir matrimonios entre hombres adultos y mujeres menores , como El Faro detalló en su investigación “Un paraíso para los violadores de menores” . El inciso que avalaba el matrimonio infantil fue derogado en agosto de 2017. Chicas y Blanca Ayala se casaron el 27 de octubre de 2017, una semana después de la denuncia de Bukele. Ayala tenía 20 años.

En su encuentro del pasado septiembre, un año después de aquella entrevista en TCS, Bukele le dijo a Chicas, en presencia de Ayala y de las abogadas de ambos políticos: “Si pudiera retroceder en el tiempo, no diría tu nombre, ni pondría ese ejemplo”.

Nayib Bukele y Eugenio Chicas durante el seguimiento al proceso por calumnia, en el Juzgado de Sentencia de Santa Tecla. 22 de enero de 2019. Foto: Víctor Peña. 
 
Nayib Bukele y Eugenio Chicas durante el seguimiento al proceso por calumnia, en el Juzgado de Sentencia de Santa Tecla. 22 de enero de 2019. Foto: Víctor Peña. 

Bukele se siguió disculpando y excusando: “Mucha gente quiere hacerte daño igual que a mí, hay un montón de gente del FMLN que dice: ‘Sí, jodelo’, y yo digo: ‘¿Por qué?’. Primero, como me pueden contar una verdad, me puede contar una mentira, una media verdad igual te pueden contar sobre mí; es decir, como puede ser verdad, puede ser una mentira, puede ser gente que le gusta desquitarse. Yo si pudiera regresar el tiempo… en el fondo yo no lo hice por dañarte, sino por defenderme de lo que me estaba pasando”, se escucha decir a Bukele en la grabación, en referencia a su enfrentamiento abierto con el partido FMLN.

En la reunión se discutieron las condiciones para que Bukele emitiera una disculpa pública a cambio de que Chicas retirara la demanda por calumnia que hoy se juzga en el tribunal primero de sentencia de Santa Tecla. Junto a los dos políticos en la reunión también estaba la abogada Bertha María Deleón (como representante de Bukele), Blanca Ayala, esposa de Chicas y Ruth López, amiga de la familia que hizo las veces de asesora legal al efemelenista, que fue secretario de comunicaciones de la Presidencia durante los primeros años del actual gobierno.

Para lograr un acuerdo, la abogada de Bukele, en presencia de su cliente, insiste al menos dos veces en que el exalcalde cometió “un error” o “una falta” al dar sus declaraciones en televisión: “Hemos buscado el acercamiento porque asumimos que el error está de nuestra parte. Eso es un hecho, y si no se ha dicho con las palabras claras y contundentes, de esa manera, es así, ¿verdad? Los hemos buscado y él está aquí y ha madrugado justamente porque asume que ha causado un daño. Son personas que no debieron haber salido”, dijo Deleón a Chicas y su esposa.

“Yo no vi que podía dañar a alguien”, se escucha decir a Bukele. Y en ese momento, Ayala comenta que probablemente entonces lo hizo “para desviar la atención”, a lo que Bukele responde que sí. “Sí, mi indignación era porque cómo es posible de que las personas que me están contando lo que, según ellos, sucedió, que no es para nada como dicen que pasó… Ante la insistencia de Moisés Urbina y al calor de la entrevista, pues, yo dije tu nombre, no es que haya querido decirlo, de hecho no lo dije inicialmente, hasta que me presionó, ¿eh? Y, pues, de eso deviene todo lo demás”, dijo Bukele.

En el audio también se escucha al exalcalde decir: “hay cosas que yo no tengo como certeza” en relación a su denuncia contra Chicas y “si nos damos cuenta por lógica, hay terceros, cercanos, que nos han engañado”.

El Faro preguntó a Bukele el miércoles 30 de enero, si esta frase no era un reconocimiento de que había recibido información falsa que luego replicó en TCS. “No, en lo absoluto”, responde, y asegura que cuando dijo que habían sido engañados se refería a que alguien había tendido una trampa a Chicas. “Esto último es subjetivo”, dice el candidato, “una posibilidad de que en el Frente hubieran visto una oportunidad para golpearme o dañarnos y convencieran a Chicas de poner la demanda. ¿A quién le beneficiaba? Obviamente al partido, si ganaban, y si perdían pues solo tiraban a Chicas a los leones, como hicieron el día que se reveló todo”, dice Bukele.

En el audio, no obstante, Bukele y su abogada parecen muy convencidos de su error inicial. A propuesta de Deleón, las partes discutieron la posibilidad de redactar una disculpa pública consensuada para luego ponerla a circular en periódicos, radio, televisión e internet. “Creo que debemos resolver las cosas, nosotros, sin intermediación judicial, y eso es lo valioso de este espacio, que ustedes pueden decir que han sido dañados y él pueda reconocer su falta”, propuso Deleón.

En la reunión, también se planteó la entrega de 100 mil dólares que servirían a Chicas para pautar el escrito en diversos medios, así como el pago de honorarios de su defensa. Desde el inicio del proceso, Chicas había pedido esa indemnización por los daños a su honor e imagen.

Cerca del final de la reunión Bukele se queja de las exigencias en cuanto al formato de la disculpa pública, pues, según dice, puede perjudicarlo. Chicas pedía que esta fuera pautada en redes sociales, prensa escrita y “todo donde fue noticia”, según planteó López. Bukele rechazó el acuerdo. Dijo que eso le iba a “salir peor”. “Lo siento que parezca pesado… la disculpa me va a hacer pautar por medios, no se te olvide que es una campaña completa. ¡No’mbre, me va a salir peor!”.

Para esos días, el candidato por el partido Gana ya lideraba las encuestas de intención de voto para la elección presidencial de este domingo.

El proceso judicial por difamación contra Bukele siguió su curso. El próximo 18 de febrero el juzgado Primero de Sentencia de Santa Tecla ha programado la audiencia de vista pública. La calumnia es un delito que conlleva una multa, sin cárcel, de entre 200 y 360 días de salario, dependiendo de la insistencia y publicidad con la que se difundió el mensaje calumnioso.

Consultado por sus palabras en el audio, Bukele dice ahora que nunca reconoció haberse equivocado. Cuando se le insiste en que según la grabación tanto él y su abogada dijeron textualmente que había cometido un error y ofrecieron una disculpa, el exalcalde dijo, a través de mensaje directo en Twitter, que para eso tenía dos respuestas. La primera, que se trataba de una estrategia de negociación con una joven de 20 años: “Yo trate de ser lo más amable posible por deferencia a ella. Ella es víctima y yo no iba a llegar a revictimizarla; por eso trataba de ir llevando la conversación suave. Si querés conciliar, no llegás peleando. Yo no iba a golpear, Bertha (su abogada) tampoco”, dice.

Su segunda respuesta fue que, al admitir que había cometido “un error”, se refería a la “forma de las declaraciones, y no al fondo”. “En el fondo todos sabemos que lo que pasó fue verdad. Yo trato de decirle que, si retrocediera el tiempo, tal vez no fue lo mejor decir el nombre”, dice Bukele.

Un contrataque al FMLN

Bukele admitió en la grabación que haber señalado a Chicas fue una estrategia para contraatacar al FMLN a seis días de haber sido expulsado del partido por “provocar división interna” y por “violar los derechos de las mujeres” por un altercado del entonces alcalde con la síndico municipal, Xochitl Marchelli, durante un pleno municipal.

Bukele le dijo a Chicas que no quiso afectarlo y que su declaración fue una defensa contra lo que él consideraba una “doble moral” del FMLN. En la reunión de septiembre, el exalcalde quiso justificar su acusación contra Chicas enumerando una larga lista de hechos que, según él, le estaban afectando la imagen. Mencionó cartas publicadas por el FMLN, por el Instituto de Desarrollo de la Mujer (Isdemu), y por organizaciones feministas. “Toda la maquinaria partidaria y gubernamental se me echó encima, y me preguntaba entonces ¿por qué a mí sí me agarran así y a otros no? Esa es una doble moral, esa era mi indignación”, argumentó Bukele.

Al mismo tiempo, Bukele y su abogada admitían que al momento de hablar en TCS el exalcalde no tenía certeza de si la información era correcta: “Como puede ser verdad puede ser una mentira, puede haber gente a la que le gusta desquitarse. En el fondo yo no lo hice por dañarte sino por defenderme de lo que me estaba pasando”, dijo Bukele a Chicas. En al menos dos ocasiones, en la grabación se escucha que Bukele se enteró del supuesto hecho en reuniones con gente del FMLN, pero nunca precisó qué tipo de información es la que recibió: “Una vez estamos en una reunión para ver si yo apoyaba a la candidata a alcaldesa [Jacqueline Rivera], y ahí me llevaron información y de ahí ella me dijo. ‘Mirá’, me dijeron, ‘no vayas a decir que yo te dije, pero tal y tal y tal’. Ahí estaba otra persona, se habló de un video, y se reunieron ya iniciado el juicio, se reunieron con la exesposa de Eugenio”, se escucha decir al candidato.

En el audio, Bukele y Deleón también plantean que la información contra Chicas habría sido proporcionada, entre otros, por la exsecretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, y miembros del partido que no identifica. Pignato y Bukele sostuvieron reuniones, según el exalcalde, para el diseño del plan de gobierno para la alcaldía de San Salvador, en 2017. Según se escucha decir a Bukele en la grabación, sus fuentes le dijeron que el Frente había decidido guardar silencio en el caso de Chicas para no dañar al partido.

En el audio, Deleón insiste las razones que provocaron las palabras de su cliente: “Hay gente que aseguraba que sí era. Claro que no debió él de haberlo tomado así, pues, pero estaba ahí encima… Porque de hecho yo le decía: ‘no, salite de esto, no’, pero por otro lado había gente que decía: ‘sí, es así, se puede probar’”, dice Deleón.

Consultada esta semana por la falta de certeza en la denuncia, Deleón afirma: “A Nayib varias personas le dieron esa versión. Hubo incluso exfuncionarias de alto nivel del gobierno del Frente que se lo dijeron. También amigos del señor Eugenio le aseguraron esto, todos coincidían que era secreto a voces en el partido y que por eso Nayib debía exponerlo, para evidenciar la doble moral”, insiste Deleón.

El Faro le preguntó por la admisión de culpa que se les escucha en el audio. “Creo que Nayib no tuvo que haberse complicado exponiendo ese problema [en TCS]. Además, la gente del Frente que le dio esa información, llegado el momento, se echaron para atrás y no iban a testificar. En mi opinión, Nayib no debía asumir ese litigio a largo plazo, no valía la pena”.

En el audio, la abogada López cuenta que Chicas y Ayala presentaron pruebas a la presidenta del Isdemu, Vanda Pignato, que desmontaban los rumores en su contra. Chicas facilitó una copia a El Faro de la partida de nacimiento de su esposa, y de la ficha médica de nacimiento del hijo que tuvieron en común. Este documento habla de un embarazo que comenzó siete meses después de que Ayala cumpliera 18 años. Según Chicas, estas son las pruebas que llevó a Pignato. Él insiste que su relación con Ayala comenzó casi tres meses después que ella alcanzó la mayoría de edad, es decir, en junio de 2015.

En un tramo de la conversación, la esposa de Chicas increpa a Bukele: “Pero usted dijo que él abusaba de mí”. Bukele se excusa en la información que le hicieron llegar terceros: “No, no, me refiero a la información que me dieron. Entonces si… Yo no, evidentemente, por simple lógica, yo no puedo haberme inventado (el caso)”.

De la disculpa a una nueva denuncia

Cuatro meses después del acercamiento entre Bukele y Chicas, el caso dio un giro. La defensa del candidato presentó ante el juzgado que tramita la denuncia por calumnia contra él una declaración jurada de Ana Lucía Ramírez, exesposa de Eugenio Chicas, en la que esta afirma haber presenciado que Chicas y Ayala “tuvieron relaciones sentimentales y sexuales cuando esta era menor de edad”.

La defensa de Bukele consiguió esa declaración jurada de Ramírez el 19 de enero de 2019, cuatro meses después del intento de negociación, 15 meses después de la denuncia en TCS. El escrito forma parte de la estrategia de la actual defensa de Bukele para hacerse de una atenuante que lo libre de la acusación por calumnia. El Juzgado de Sentencia de Santa Tecla decidió no admitir el documento como prueba, pero llamó a declarar a Ramírez en el juicio.

En una primera declaración pública tras conocerse el documento, Chicas negó la acusación de Ramírez y señaló que era la expresión de una “mujer dolida” por la ruptura de su matrimonio. Más tarde, en un escrito difundido en redes sociales, se disculpó por su comentario, expresado, se quiso justificar, “al calor” del momento. Según Chicas, lo afirmado por su exesposa es falso y responde a una motivación política. El exfuncionario renunció al FMLN el mismo día en que se presentó el escrito, pero insiste en que tiene pruebas –incluidos testimonios de los padres de su actual esposa y otros conocidos- que demuestran que su relación comenzó después de que Ayala alcanzara la mayoría de edad y no antes, como asegura Ramírez.

Desde el 22 de enero, el candidato de Gana ha arremetido contra Chicas, contra el FMLN y contra las organizaciones feministas en redes sociales: “Y el Frente Femenino Salvadoreño ya se pronunció?”, escribió en Twitter. “Parece que a la mayoría de organizaciones en pro de los derechos de la mujer, se les cayó el internet”, ironizó.

El 24 de enero, dos días después de haber presentado el escrito de la exesposa de Chicas, Bukele cuestionó a diputados del FMLN por haber acudido a la Fiscalía para pedir que se investigue si el candidato y sus empresas han evadido impuestos. “Cualquiera hubiera pensado que las diputadas y el diputado del Frente iban a la @FGR_SV a denunciar a Chicas. Pero no, fueron a pedirle que me investigue a mí. Y con full cobertura de los panfletos y los medios de “derecha””, escribió.

Según Eugenio Chicas, otra de las razones por las que la negociación del pasado septiembre no fructificó fue que el nuevo abogado de Bukele, Luis Mario Pérez Bennett, apareció en televisión una semana después de la cita en el hotel y sostuvo la acusación de que Chicas era un abusador.

En la reunión, Bukele admite: “El daño está hecho pero no, no… ya en lo personal, si el juicio va a seguir, le dije a Bertha, ni modo que siga pues”, Y después insiste: “En el sentido de la practicidad, ¿para nosotros es más costoso arreglar o seguir el juicio? Yo opto seguir”.

Escuche extractos de la conversación en estos enlaces:

Escuche el audio completo de la conversación en el siguiente enlance:

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad