Este martes 12 de marzo, unos 500 feligreses organizados por el Arzobispado de San Salvador se reunieron para celebrar el 42º aniversario martirial del padre Rutilio Grande en el lugar donde fue asesinado. El lugar llamado Las Tres Cruces se encuentra en la carretera que conecta al municipio de Aguilares con El Paisnal. Cantaron, rezaron y, como cada año, realizaron un recorrido de cuatro kilómetros en caravana hasta el centro del municipio natal del sacerdote jesuita.

El padre Tilo, como le llaman de cariño, es considerado el primer mártir de la Iglesia Católica en El Salvador. La causa de beatificación del padre Grande fue presentada al Vaticano en agosto de 2016. Ayer, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, dijo que el proceso está "avanzado".  El pasado febrero, durante su visita a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud, el papa Francisco dijo que el proceso de beatificación y declaración de mártir de Rutilio Grande avanza "muy bien". "En la entrada de mi habitación hay un marco que contiene un trozo de tela sangrienta de (monseñor) Romero y las notas de una catequesis de Rutilio. Estaba muy dedicado a Rutilio, incluso antes de familiarizarme con la figura de Romero", dijo el pontífice, y se refirió al jesuita asesinado como "el profeta que convirtió a Romero".

Rutilio Grande fue asesinado en 12 de marzo de 1977 cuando se desplazaba sobre la carretera que conduce del municipio de Aguilares a El Paisnal. Fue emboscado y masacrado, junto a sus dos acompañantes, por un grupo de militares. Grande alzaba la voz contra las injusticias de la repartición de tierras, de los bajos salarios pagados a los campesinos y la represión de los gobiernos militares. Grande y San Romero mantenían una relación muy cercana. En la homilía donde se celebraba la misa de cuerpo presente del jesuita, el 14 de marzo de 1977, Romero dijo: "En momentos muy culminantes de mi vida él estuvo muy cerca de mí y esos gestos jamás se olvidan’’. Para muchos dentro de la iglesia, el asesinato de Grande fue el detonante que hizo a Romero convertirse en "la voz de los sin voz".

 

Hortensia Amaya tiene 80 años y vive en el municipio de Aguilares. Cada 12 de marzo asiste al lugar llamado Las Tres Cruces, donde fue asesinado el Padre Grande.
 
Hortensia Amaya tiene 80 años y vive en el municipio de Aguilares. Cada 12 de marzo asiste al lugar llamado Las Tres Cruces, donde fue asesinado el Padre Grande. "Yo asistía a las homilías que daba en El Paisnal en esa época. Así como hoy, caminábamos desde Aguilares solo para escucharlo.’’ dice.

 

 

 

 

 

Roberto Reina Sandoval tiene 70 años de edad y es originario de El Paisnal.
 
Roberto Reina Sandoval tiene 70 años de edad y es originario de El Paisnal. "Yo conocí al padre Rutilio porque él llegaba a nuestra casa y mi papá le prestaba un caballo para que pudiera recorrer los cantones. Siempre nos habló de la justicia social y de lo importante que era la lucha por un mejor país’", dice.

 

 

A la orilla de la carretera de Aguilares a El Paisnal se encontraban pequeñas ventas de cuadros con el rostro del padre Rutilio para los feligreses que aún le recuerdan. El precio por cada cuadro del padre Tilo era de dos dólares.  
 
A la orilla de la carretera de Aguilares a El Paisnal se encontraban pequeñas ventas de cuadros con el rostro del padre Rutilio para los feligreses que aún le recuerdan. El precio por cada cuadro del padre Tilo era de dos dólares.  

 

 

Denis Bautista vive en Apopa y tiene 26 años de edad. Viajó hasta Las Tres Cruces para conmemorar al padre asesinado En la imagen, canta El Corrido al Padre Grande. Parte de la letra dice:
 
Denis Bautista vive en Apopa y tiene 26 años de edad. Viajó hasta Las Tres Cruces para conmemorar al padre asesinado En la imagen, canta El Corrido al Padre Grande. Parte de la letra dice: "Con el padre Tilo (Rutilio) iban dos humildes campesinos, Manuel y Rutilio Lemus, a predicar el evangelio. El padre siempre decía: quien tenga más que reparta. La tierra que es de los ricos es porque al pobre le falta".

 

 

Un grupo de feligreses de la Arquidiócesis de San Salvador hacen un pasillo durante el recorrido de cuatro kilómetros de la caravana en conmemoración al 42 aniversario martirial del padre Rutilio Grande. 
 
Un grupo de feligreses de la Arquidiócesis de San Salvador hacen un pasillo durante el recorrido de cuatro kilómetros de la caravana en conmemoración al 42 aniversario martirial del padre Rutilio Grande. 

 

 

Rosa Molina tiene 63 años y vive en Guazapa.
 
Rosa Molina tiene 63 años y vive en Guazapa. "Aquí todos recordamos al padre Tilo. Los que estábamos jóvenes gustábamos de escucharle, porque nos motivaba a decir las cosas que estaban mal y a pensar en la incómoda situación de El Salvador. Yo no me pierdo los aniversarios. Seguiré asistiendo hasta que muera", dice.

 

 

Representación de la Santa Cena en una pared de la iglesia católica de El Paisnal, donde se incluye a Rutilio Grande y San Romero. En la mesa, pupusas, tamales, marquesote, frijoles con aguacate y un mango.
 
Representación de la Santa Cena en una pared de la iglesia católica de El Paisnal, donde se incluye a Rutilio Grande y San Romero. En la mesa, pupusas, tamales, marquesote, frijoles con aguacate y un mango.