Publicidad

Candidato presidencial ofreció el control de Guatemala al Cártel de Sinaloa

El ocho de febrero de 2019, el candidato presidencial de Guatemala Mario Estrada Orellana creía que estaba reunido con dos narcos, pero en realidad estaba negociando con dos agentes encubiertos de la emblemática Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). El político les pidió 12 millones de dólares para financiar su campaña, a cambio prometió que el cartel de Sinaloa tendría vía libre para usar los aeropuertos guatemaltecos y hacer seis envíos mensuales de cocaína a los Estados Unidos. Estrada fue detenido en Miami.

AFP / El Faro

 
 

El candidato presidencial Mario Estrada Orellana ofreció el control de Guatemala al Cártel de Sinaloa a cambio de 12 millones de dólares para financiar su campaña electoral, según la acusación que la fiscalía del distrito sur de Nueva York presentó ante un tribunal de Manhattan, donde el político guatemalteco será procesado por conspiración para traficar cocaína y posesión de armas.

Estrada Orellana, de 58 años, fue diputado del Congreso en el período 2000-2007. Durante cuatro campañas ha participado como candidato presidencial, en la última representaba a la Unión del Cambio Nacional (UCN), un partido que no aparece como favorito en las encuestas. Según el periódico Prensa Libre, el candidato se definía como un empresario “exitoso de orígenes humildes” y en Jalapa, su departamento natal, financió la construcción de estadios y plazas de toros, bautizadas generalmente con su nombre.

Publicidad electoral del candidato presidencial de Guatemala, Mario Estrada. El candidato fue arrestado en Miami y acusado de conspiración para introducir cocaína a Estados Unidos.  (Photo by Johan ORDONEZ / AFP)
 
Publicidad electoral del candidato presidencial de Guatemala, Mario Estrada. El candidato fue arrestado en Miami y acusado de conspiración para introducir cocaína a Estados Unidos.  (Photo by Johan ORDONEZ / AFP)

Entre el seis de enero y el cinco de marzo de 2019, el candidato presidencial y su socio Juan Pablo González Mayorga participaron en ocho reuniones con supuestos representantes del cartel de Sinaloa. Los narcos no eran narcos, eran agentes encubiertos de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Los agentes CS-1, CS-2, UC-1 y CC-1 grabaron en audio y video todas las reuniones.

El fiscal de Manhattan, Geoffrey Berman, dijo que el candidato y su socio “conspiraron para pedir dinero al cartel de Sinaloa para financiar un esquema corrupto para elegir a Estrada como presidente de Guatemala. A cambio, los dos prometieron supuestamente ayudar al cartel a usar puertos y aeropuertos guatemaltecos para exportar toneladas de cocaína a Estados Unidos”.

El ocho de febrero de 2019, por ejemplo, el candidato presidencial creía que estaba reunido con dos narcos, pero en realidad se trataba de los agentes encubiertos CS-1 y CS-2. Estrada dijo que podría ganar las elecciones si el cartel de Sinaloa le apoyaba con 10 o 12 millones de dólares, cantidad que necesitaba para entregar a los 22 distritos electorales para asegurar los votos durante las elecciones. El agente CS-2 le respondió que a cambio del dinero querían el apoyo de Estrada para que el cartel de Sinaloa tuviera acceso a los aeropuertos. La conversación detalla que el cartel enviaría aproximadamente seis aviones cargados de cocaína por mes a través de Guatemala, cada uno de los cuales transportaría múltiples toneladas de cocaína. La DEA ofreció pagarle el 10 por ciento del valor aproximado de la cocaína, a lo cual el candidato asintió.

Según la acusación, Estrada también ofreció posiciones de alto nivel en su eventual gobierno a miembros del cartel mexicano de Sinaloa para que pudieran traficar droga más fácilmente.

El fiscal Berman aseguró que los detenidos fueron grabados coordinando el asesinato de rivales políticos. Ambos acusados identificaron blancos específicos por su nombre y acordaron suministrar a sicarios varias armas, incluidos rifles AK-47, para llevar a cabo los asesinatos. Según la DEA, el candidato y su socio eran investigados desde diciembre de 2018 por sus nexos con el narcotráfico.

Estrada Orellana fue arrestado el miércoles 17 de abril en Miami, y ya no podrá participar en las elecciones del 16 de junio de 2019. El arresto del candidato de la UCN podría no tener mayor impacto en el proceso electoral porque no era favorito en los sondeos. Las encuestas dan como favoritas a tres mujeres: la exprimera dama Sandra Torres, la exfiscal Thelma Aldana y Zury Ríos, hija del exdictador Efraín Ríos Montt.

El partido del candidato dijo que estaba sorprendido de la detención. "La situación del ingeniero Estrada es una situación individual y tiene que solventar los aspectos de justicia pero el partido continúa. Quiero dejar totalmente en claro que el partido Unión del Cambio Nacional nunca ha recibido un solo centavo de forma ilícita", dijo Javier Castillo, candidato a la vicepresidencia por UCN.

Según Castillo, el candidato presidencial había viajado a Estados Unidos por las vacaciones de Semana Santa. El político guatemalteco compareció ante un juez de Miami el jueves 18 de abril. “No me he podido comunicar (con su familia), a ver si me pueden apoyar con un abogado”, dijo. La audiencia contra Estrada está programada para el 23 de abril.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad