Publicidad

Llueven quejas al Tribunal Supremo Electoral de Guatemala

La semana posterior a las elecciones generales en Guatemala ha dejado como saldo más de mil denuncias por anomalías en los resultados. A partir del lunes, el TSE cotejará las actas con los datos preliminares que han causado muchos reclamos. En el país, hay protestas callejeras, bloqueos de carreteras y concentraciones. Algunos gruposs, como en Oratorio, Santa Rosa, piden que las elecciones se repitan y aseguran que el alcalde reelecto compró voluntades. 

 
 

Habitantes de la aldea Las Cabezas, del municipio de Oratorio, en el departamento de Santa Rosa, se manifiestan el martes 18 de junio de 2019, por un presunto fraude cometido por el candidato del partido Prosperidad Ciudadana, Yovany Orozco, quien resultó reelecto en las elecciones, dos días antes. Foto: Carlos Barrera / El Faro
 
Habitantes de la aldea Las Cabezas, del municipio de Oratorio, en el departamento de Santa Rosa, se manifiestan el martes 18 de junio de 2019, por un presunto fraude cometido por el candidato del partido Prosperidad Ciudadana, Yovany Orozco, quien resultó reelecto en las elecciones, dos días antes. Foto: Carlos Barrera / El Faro

Cuatro días después de las elecciones generales en Guatemala aun no hay certeza de los resultados oficiales y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se enfrenta a una oleada de protestas, pues han comenzado a aparecer inconsistencias en los datos preliminares. Los partidos políticos dicen que los datos recabados en las más de 20,000 mesas receptoras de votos no coinciden con los ofrecidos por el TSE, a través de un sistema de divulgación por internet, entre la noche de domingo y la mañana siguiente.

Entre miércoles y jueves, el TSE reconoció que hay inconsistencias y llamó a tener paciencia mientras terminan los procesos de verificación. El director de informática, Gustavo Bonilla, dijo al programa de radio ConCriterio que las inconsistencias “sobre todo están en la elección de diputados”, aunque también aceptó que había errores en la elección presidencial. El domingo 16, los guatemaltecos votaron para elegir presidente, gobiernos locales, diputados de cada uno de los 22 departamentos, diputados de una lista que representa a todo el país (lista nacional) y Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Hasta el jueves, había 1,141 denuncias interpuestas ante el TSE. Para mostrar su inconformidad, al menos cinco de los 20 partidos que fueron a las urnas publicaron mensajes en redes sociales e hicieron eco de las diversas denuncias hechas por miembros de mesas. Pobladores de San José del Golfo, municipio del departamento de Guatemala, protestaron este miércoles por la mañana frente a las oficinas del TSE, al mismo tiempo que algunas marchas recorrían otros puntos de la capital. El martes por la tarde, pobladores del municipio de Oratorio, Santa Rosa, bloquearon la carretera que conecta con El Salvador porque señalan que el alcalde logró reelegirse gracias a la compra de voluntades.

Luis Enrique Arévalo, viceministro de seguridad, reportó conflictividad en siete municipios debido a inconformidades con los resultados.

Las dudas sobre los resultados son tantas que entre los inconformes está el partido del presidente Jimmy Morales, FCN-Nación, agrupación que fue denunciada por compra de voluntades durante la última semana de campaña. A sus candidatos, y especialmente al que competía para la Presidencia, Estuardo Galdámez, se le grabó en videos regalando cupones de alimentos y víveres del Ministerio de Agricultura y Ganadería (Maga), y fue denunciado ante el TSE por la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) por presunta compra de votos en campaña. Este miércoles, el candidato Galdámez pidió la intervención del FBI de Estados Unidos para investigar si los resultados son los correctos. Galdámez señaló que “Guatemala está por entrar a una dictadura impuesta por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)”, en alusión a la ganadora de la primera vuelta presidencial, Sandra Torres. Ella gozó del aval de diversas instancias judiciales pese a que el Ministerio Público (MP) pidió retirarle, en febrero pasado, la inmunidad debido a que salió implicada en un caso de financiamiento ilegal de la UNE por tres millones de dólares. La petición del antejuicio llegó un día después de que Torres ya había recibido inmunidad por ser candidata, en una movida cuestionable de la nueva fiscal general, Consuelo Porras.

Alarmados por la cantidad de cuestionamientos en redes sociales, el TSE convocó a un conferencia de prensa al mediodía del miércoles. “Muchos dicen la palabra fraude, cuando eso es algo que no es factible que exista”, dijo el magistrado presidente Julio Solórzano. Los partidos tienen hasta este próximo viernes 21 de junio para impugnar los resultados ante las juntas electorales departamentales (los delegados del TSE en el país) para que luego cada caso pase a estudio y se determine si hubo irregularidades o no. “A todos los ciudadanos les pedimos que si tienen denuncias que plantear, que lo hagan, pero que no se trate de agredir al sistema solo porque los resultados no me parecen a mí. Un acta puede tener un error, por supuesto, pero cuando se multiplica [en redes sociales] genera incertidumbre”, agregó Solórzano.

El centro de la discordia nacional son las actas transmitidas desde los 340 municipios guatemaltecos hacia el centro de transmisión del TSE, desde donde se proyectaron, entre domingo y lunes, los resultados preliminares. En cada una de las 21,000 Juntas Receptoras de Votos (JRV) se levanta un acta y se entrega una copia a cada representante del partido político contendiente. Luego, a través de un sistema de telecomunicaciones proveído por la empresa Telgua S.A., una copia del acta llega al Tribunal, pero además le llega información numérica digitada que luego sirve para proyectar los resultados preliminares.

“Se pudieron haber cometido errores al digitar, que no haya una identidad del 100% entre una y otra acta también es factible, pero para eso es la audiencia de revisión para que todos los datos sobre las cuales hay duda se cotejen ante la JED”, dijo el presidente del TSE en la conferencia. Las irregularidades correspondientes a la elección de alcaldes deben reportarse a la Junta Electoral Departamental (JED) y las que se detecten de las otras cuatro elecciones se remiten directamente al TSE.

Las audiencias de revisión culminan el viernes. Uno de los primeros partidos en desconocer los resultados fue el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), de corte indigenista, que obtuvo un 10% de la votación presidencial, en un hito histórico. Thelma Cabrera, candidata presidencial, brindó declaraciones en las que decía que el trato a su partido había sido desigual y que detectaron que la bandera del instituto no aparecía en las papeletas en algunas mesas receptoras de votos. El TSE descalificó los señalamientos este miércoles e invitó a Cabrera, una mujer maya mam, a que visitara el TSE junto con sus asesores para aclarar cualquier desavenencia.

Piden repetir elecciones

Cerca de 500 pobladores de la aldea Las Cabezas, municipio de Oratorio, Santa Rosa, en el occidente guatemalteco bloquearon por tres horas el tráfico sobre la carretera hacia El Salvador, a la altura del kilómetro 89 y medio. Quemaron neumáticos en protesta por lo que ellos consideran una elección irregular. Ellos ya han impugnado la elección donde resultó reelecto para su segundo período el alcalde Yovani Orozco, del partido Prosperidad Ciudadana (PC), por supuestamente haber comprado votos el día de la elección.

Marta Julia Soriano, de 36 años, habitante de esta zona rural con uno de los mayores índices de desigualdad, contó que el alcalde Orozco le dio 100 quetzales (13 dólares) cuando se desplazaba junto a la escuela de Oratorio, el día de la elección. Soriano contó a El Faro que ella no estaba registrada en el padrón electoral y se acercó al alcalde para pedirle dinero y comprar láminas. Según Soriano, el alcalde le extendió el billete pero además le dijo: “Va a votar por mí, ¿verdad?”.

El domingo de la elección, Soriano fue interpelada por vecinos que vieron la entrega del dinero y tomaron su testimonio en video, donde ella incluso mostró el billete de 100 quetzales y aseguró que el alcalde le había pedido votar por él. Un vocero de la municipalidad admitió a El Faro que el alcalde entregó el dinero pero no fue para comprar el voto, sino para que la señora pudiera comprar medicamentos. “Él es desprendido y generoso, y si la gente le pide ayuda, la da”, aseguró el encargado del departamento de relaciones públicas.

Algunos vecinos, enfurecidos, increparon a Orozco y lo intentaron detener para golpearlo, según relataron a este periódico el miércoles. La Policía impidió que eso ocurriera y trasladó al alcalde fuera de la zona. Según el conteo del TSE, Orozco ganó la eleección por 300 votos sobre el Partido Unionista, quien fue el que gobernó antes.

A la protesta del miércoles llegaron pelotones antimotines. Después de tres horas de bloqueo, la Policía y los pobladores acordaron la liberación de la carretera.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad