Publicidad

Policías hondureños se suman a las protestas contra el Gobierno

A las violentas protestas de los gremios de médicos y profesores contra el gobierno de Juan Orlando Hernández se ha sumado esta semana el 10% de los policías hondureños, incluyendo unidades élite. Los policías piden mejores condiciones laborales y respeto a sus derechos, también el cese de la represión contra las protestas civiles. 

AFP / El Faro

 
 

Tegucigalpa, HONDURAS. Miles de ciudadanos bloqueaban calles la noche del miércoles 19 de junio en diferentes zona del país exigiendo la renuncia del presidente Juan Orlando Hernández, en un clima de tensión por un paro de policías y una huelga de transportistas.

La Policía asegura los agentes en huelga son un 10% de la escala básica, pero entre los elementos en paro también hay miembros de las fuerzas especiales, la mayoría antimotines, que reclaman por "hostigamiento laboral (..) y abuso de autoridad por parte de muchos jefes", según un comunicado enviado por ese grupo. 

Miembros del Comando Especial de Fuerzas Especiales, Comando Cobras, anunciaron una protesta de
 
Miembros del Comando Especial de Fuerzas Especiales, Comando Cobras, anunciaron una protesta de "fusiles caídos" contra el abuso de autoridad y el acoso laboral. Los Cobras también pidieron el cese de la represión del Gobierno hacia algunos sectores de la sociedad hondureña que desde mayo realizan protestas contra las privatizacioines de servicios públicos. 20 de junio de 2019 Foto: Orlando Sierra/ AFP.

Los policías se unen así al sector Salud y Educación, quienes protestan desde mayo por una mejora en ambos rubros. 

Galenos y docentes aseguran además que el Gobierno pretende privatizar la salud y la educación y hacer despidos masivos de empleados de ambos sectores. El 2 de junio, el Gobierno derogó los dos polémicos decretos que contenían medidas hacia la privatización e instaló un diálogo nacional al que los huelguistas no han llegado por considerarlo "falso". 

Según noticias de medios hondureños, desde enero la corporación policial pidió a la Secretaría de Finanzas del Gobierno un análisis para determinar la viabilidad de un incremento a los sueldos de los policías.

Los manifestantes de la Policía denunciaron que los mandan a misiones sin cubrir sus gastos, que se les niegan derechos laborales y aumentos salariales y que se les da "pésima comida". El comando de fuerzas especiales, "Cobra", mantiene una huelga en su cuartel central y han desobedecido la orden de desplegarse para reprimir las protestas ciudadanas.

En el cuartel, los huelguistas lanzaron gas lacrimógeno con la intención de provocar a sus compañeros para que se sumen a la huelga, según reportaron medios locales. 

En conferencia de prensa, dirigentes del movimiento cubiertos con  pasamontañas denunciaron que son enviados a reprimir las manifestaciones de protestas de médicos y docentes.

Ante las quejas, el Ministerio de Seguridad anunció en un comunicado que la dirección de la Policía "ordenó la revisión de las jornadas de labores", al reconocer que ha habido "duplicidad de turnos (..) para atender la situación que atraviesa el país" por las manifestaciones.

El conflicto se agravó cuando el jefe de la Policía, José Aguilar, visitó el lugar donde están atrincherados los huelguistas, y tuvo que huir porque le lanzaron una bomba de gas lacrimógeno, según dijo en rueda de prensa otro portavoz policial, Orlin Cerrato.

El portavoz policial, comisionado Jair Meza, dijo a la AFP que se registraban tomas de calles en diferentes zonas del país, pero que había "grupos de policías trabajando" para restablecer el orden, mientras continúa el paro de "brazos caídos" declarado por las fuerzas especiales de la Policía.

Meza sostuvo que grupos saquearon e incendiaron negocios en la capital, al tiempo que otros bloquearon calles con hogueras de neumáticos y piedras.

Añadió que la Policía recibe refuerzos de las Fuerzas Armadas para controlar a los grupos que, a su juicio, pertenecen a pandillas y opositores que exigen la renuncia del presidente Hernández.

Meza indicó que también continúa un paro de transportistas, quienes desde el lunes estacionaron sus camiones en diferentes arterias viales cercanas a la capital en demanda de un aumento en las tarifas que les pagan los empresarios que los contratan.

Ese paro causó un desabastecimiento de combustible en algunas zonas del país que provocó largas filas de vehículos en gasolineras, reconoció el portavoz.

 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad