Publicidad

El Salvador buscó entrar al Consejo de Seguridad de la ONU y perdió 6 contra 185

La maniobra, sorpresiva, no logró debilitar la elección de San Vicente y las Granadinas, que ha declarado estar en contra de una intervención para solucionar la crisis de Venezuela. La Misión Permanente de El Salvador postuló a última hora una candidatura para ocupar la silla no permanente del Consejo de Seguridad que le corresponde a los países de América Latina y el Caribe. 

 
 

El Gobierno de El Salvador buscó sin éxito una de las cinco sillas no permanentes para integrar el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en una maniobra de último momento que fue incapaz de superar el consenso que había hacia la principal candidatura propuesta por la mayoría de países de América Latina y el Caribe.

Un día antes de la votación, la Misión Permanente de El Salvador ante las Naciones Unidas presentó sus intenciones para aplicar a una de las sillas no permanentes a través de un escrito enviado a la representación de República Dominicana, que preside el Grupo de Países Latinoamericanos y del Caribe (Grulac, por sus siglás en inglés). La sesión de votación había sido convocada para este viernes 7 de junio, y en ella se impuso San Vicente y las Granadinas con una mayoría de votos (185-6).  

La maniobra de El Salvador sorprendió dado que ya existía un acuerdo entre la mayoría de países del Grulac para apoyar a San Vicente y las Granadinas en reemplazo de Perú para el período 2020-2021 en el Consejo de Seguridad, cuya principal misión es buscar la estabilidad mundial. En la votación de este viernes también terminaron imponiéndose Estonia, Níger, Túnez y Vietnam.

Será la primera vez que Estonia, que hizo de la ciberseguridad su plataforma de campaña, forme parte del Consejo, al igual que San Vicente y las Granadinas, que se ha comprometido a impulsar la acción contra el cambio climático.

La elección llega en un momento de estancamiento diplomático en el Consejo, que no ha podido ponerse de acuerdo sobre una respuesta a varias crisis, desde Siria a Myanmar, Venezuela o Sudán.

"Creo que vamos a ver un grupo antioccidental bastante fuerte en el Consejo, lo que podría llevar a una diplomacia más ardua y dificultar que Estados Unidos y sus aliados presenten sus resoluciones en Nueva York", comentó a AFP Richard Gowan, director del Grupo Internacional de Crisis de la ONU.

"Es probable que Vietnam y San Vicente se pongan del lado de los chinos y los rusos en temas como Venezuela, como ya lo han hecho Indonesia y Sudáfrica este año", agregó.

Después de la votación, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, declinó opinar sobre las razones de El Salvador para incluirse a última hora en la contienda. Gonsalves celebró, en una rueda de prensa, que su país es la primera isla de ese tamaño en ingresar al Consejo de Seguridad. Un periodista entonces le preguntó si tenía claro por qué El Salvador había buscado la silla de manera extemporánea y si eso estaba vinculado con la política exterior de la isla hacia la crisis de Venezuela. "Quizás usted debería preguntar eso a su excelencia el presidente de El Salvador. No me gustaría especular ni hacer conjeturas", respondió Gonsalves. El periodista repreguntó si la incorporación de El Salvador desafiaba su política hacia Venezuela. "No a la interferencia, no a la intervención. [Promovemos] una solución negociada a la crisis, y apoyamos el diálogo que está en curso", respondió el primer ministro. 

El Faro buscó una postura de la misión permanente en Naciones Unidas a través de una llamada a las oficinas en Nueva York, sin embargo, no hubo respuesta. También se buscó una reacción en Casa Presidencial, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Dos cartas filtradas por el blog Inner City revelan que El Salvador hizo del conocimiento del Grulac su postulación el 6 de junio, un día antes de la votación. Inner City es un blog dirigido por el periodista independiente Matthew Lee, quien ha cubierto por más de una década las Naciones Unidas y es considerado por la revista Columbia Journalism Review como un "intrépido reportero".

Este es el tercer episodio relevante en cuanto a la política exterior del gobierno salvadoreño, cuyo nuevo presidente asumió las riendas del Estado el 1 de junio. Entre febrero y mayo, como presidente electo, Bukele visitó Estados Unidos para reunirse con sectores ultraconservadores y congresistas estadounidenses. En su última visita, en mayo,  dijo que El Salvador está "alineado con Estados Unidos".

El martes 4 de junio, apenas tres días de haber tomado posesión del cargo, Bukele visitó Guatemala para recibir la presidencia pro tempore de la Secretaría de Integración Centroamericana (SICA), para un período de seis meses. No obstante, Bukele no compareció a la ceremonia que se llevó a cabo el 5 de junio y en su lugar delegó a la nueva canciller Alexandra Hill. Voceros del Gobierno de Guatemala, sede de la cumbre, explicaron que Bukele había manifestado que por razones personales no había podido atender a la ceremonia de traspaso de presidencia. 

Los cinco países recién llegados al consejo se unirán al organismo en enero por un período de dos años, en reemplazo de Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil, Kuwait, Polonia y Perú.

Cinco países (Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos) tienen un asiento permanente en esta instancia de 15 miembros y disfrutan de poder de veto sobre cualquier decisión.

Los otros 10 miembros no permanentes son elegidos por períodos de dos años para servir en el cuerpo más poderoso de la ONU, encargado de abordar las amenazas a la paz y la seguridad internacionales.

Los otros tres países corrieron sin oposición, después de haber sido seleccionados como candidatos de su bloque regional. Vietnam obtuvo 192 votos, Níger y Túnez 191 votos cada uno en la asamblea de 193 miembros. Estonia ganó un asiento con 132 votos durante una segunda vuelta con Rumania, que recogió 58. 

*Esta nota fue construida con reportes de AFP. 

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad