A principios de la década de los 2000 los planes Mano Dura y Mano Súper dura de los gobiernos de ARENA contemplaban el encierro parcial o total al interior de las cárceles del país como medida de presión en contra de las pandillas. El Salvador ha sufrido constantes estados de emergencia debido al incremento de homicidios atribuidos a las maras, o motines dentro de los mismos centros de reclusión, que han llevado en distintas etapas a tomar medidas en las cuales los regímenes de seguridad dentro de las cárceles se arrecian.

Para el año 2004 ya había penales asignados a pandillas específicas, y la cárcel se consolidó como un espacio de autoridad para las pandillas. Durante esta época, tanto la Mara Salvatrucha-13 como el Barrio 18 fortalecieron sus estructuras nacionales de mando, con capacidad de coordinar acciones en todo el país. El cambio de gobierno en el 2009 trajo nuevas formas de operar en el sistema de seguridad: nació la tregua en la que los pandilleros recibieron múltiples beneficios dentro del sistema penitenciario, beneficios que se fueron extinguiendo a medida que la tregua iba siendo abandonada por el gobierno entre los años 2014 y principios del 2015.  El resultado fue el aumento en los índices de los homicidios hasta alcanzar los 103 asesinatos por cada cien mil habitantes, el promedio más alto del hemisferio. Para el 2016 el gobierno encabezado por Sánchez Cerén proponía una cura: medidas extraordinarias en la cárceles, que se traducían, entre otras cosas, en encierro total de los pandilleros en las celdas. Los líderes nacionales de las pandillas fueron sometidos a un régimen especial , en el sector 6 del penal de Zacatecoluca, un pabellón con celdas de aislamiento total. Desde entonces en algunos penales como el de Ciudad Barrios (asignado a la Mara Salvatrucha-13) y Quezaltepeque (con dos sectores separados asignados a la facción Revolucionarios del Barrio 18 y a la MS-13), los internos pasan 23 o 24 horas encerrados y hacinados, con el espacio mínimo para permanecer inmóviles durante días. El nuevo gobierno, encabezado por Nayib Bukele, ha presentado el encierro total como una novedad de su estrategia y ha ordenado que se generalice para todo el sistema penitenciario, incluyendo aquellas cárceles que no tienen presencia de pandilleros.

 Las fotografías que se presentan fueron tomadas en abril de este año y retratan las condiciones de encierro de los penales de Ciudad Barrio y de Quezaltepeque. 

 

William Aguillón, pandillero de la facción 18 Revolucionarios, alias Little Boy, después de 3 días de encierro total en el calabozo del penal de Quezaltepeque. El lugar no tiene ventilación ni luz, allí debe orinar y defecar en un sanitario improvisado. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019.
 
William Aguillón, pandillero de la facción 18 Revolucionarios, alias Little Boy, después de 3 días de encierro total en el calabozo del penal de Quezaltepeque. El lugar no tiene ventilación ni luz, allí debe orinar y defecar en un sanitario improvisado. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019.

 

 

El ala más grande del sector donde solía funcionar una panadería, con unos 200 pandilleros de la Mara Salvatrucha-13, es una de las celdas más hacinadas del penal de Ciudad Barrios, San Miguel. Los reos sólo pueden salir de la celda una hora, tres veces por semana. En el lugar hay poco espacio para moverse, los reos deben colgar sus cosas con cintas que bajan desde la reja que protege el techo de la jaula. Aquí los reos no reciben visitas de sus parientes desde el 2016, año en el que se implementaron las medias extraordinarias. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019.
 
El ala más grande del sector donde solía funcionar una panadería, con unos 200 pandilleros de la Mara Salvatrucha-13, es una de las celdas más hacinadas del penal de Ciudad Barrios, San Miguel. Los reos sólo pueden salir de la celda una hora, tres veces por semana. En el lugar hay poco espacio para moverse, los reos deben colgar sus cosas con cintas que bajan desde la reja que protege el techo de la jaula. Aquí los reos no reciben visitas de sus parientes desde el 2016, año en el que se implementaron las medias extraordinarias. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019.

 

 

 

Quezaltepeque. Dentro hay 10 pandilleros en una celda destinada para 5. Al asomarse por la ventanilla se puede sentir el vapor que sale del interior. Aquí pasan encerrados durante 24 horas los siete días de la semana. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019
 
Quezaltepeque. Dentro hay 10 pandilleros en una celda destinada para 5. Al asomarse por la ventanilla se puede sentir el vapor que sale del interior. Aquí pasan encerrados durante 24 horas los siete días de la semana. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019

 

 

Pandilleros de la facción 18 Revolucionarios del penal de Quezaltepeque permanecen suspendidos en hamacas, a dos metros del piso, durante 24 horas. La celda fue diseñada originalmente para 40 personas, hasta el 25 de abril unos 140 dieciocheros permanecían en el lugar. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019
 
Pandilleros de la facción 18 Revolucionarios del penal de Quezaltepeque permanecen suspendidos en hamacas, a dos metros del piso, durante 24 horas. La celda fue diseñada originalmente para 40 personas, hasta el 25 de abril unos 140 dieciocheros permanecían en el lugar. Fotografía tomada el 25 de abril del 2019

 

 

 

El sector de la ex panadería del Penal de Ciudad Barrios se divide en dos, la celda con menor capacidad contiene a más de 70 emeeses. Aquí los reos pasan 48 horas seguidas encerrados. Tres días a la semana tienen derecho a salir una hora diaria a tomar sol. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019
 
El sector de la ex panadería del Penal de Ciudad Barrios se divide en dos, la celda con menor capacidad contiene a más de 70 emeeses. Aquí los reos pasan 48 horas seguidas encerrados. Tres días a la semana tienen derecho a salir una hora diaria a tomar sol. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019

 

 

LLa Comisión de Seguridad Pública y Combate a la Narcoactividad de la Asamblea Legislativa aprobó en agosto del 2018 que las medidas extraordinarias y transitorias se establecieran de forma permanente para mantener el orden en los centros penales. El centro penal de Ciudad Barrios fue unos de los que mantuvo las medidas, la principal es el encierro total, 23 horas diarias. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019
 
LLa Comisión de Seguridad Pública y Combate a la Narcoactividad de la Asamblea Legislativa aprobó en agosto del 2018 que las medidas extraordinarias y transitorias se establecieran de forma permanente para mantener el orden en los centros penales. El centro penal de Ciudad Barrios fue unos de los que mantuvo las medidas, la principal es el encierro total, 23 horas diarias. Fotografía tomada el 23 de abril del 2019

 

 

 

Andy Serrano de la clica Modelos Locos de Santa Ana. El pandillero de la MS cumple condena por asociaciones ‘’terroristas’’. Según los custodios el mal comportamiento del miembro de la Mara Salvatrucha lo envió al encierro total en una celda de 1 por 2 metros en el sector de aislamiento del penal de Ciudad Barrios, 23 de abril del 2019.
 
Andy Serrano de la clica Modelos Locos de Santa Ana. El pandillero de la MS cumple condena por asociaciones ‘’terroristas’’. Según los custodios el mal comportamiento del miembro de la Mara Salvatrucha lo envió al encierro total en una celda de 1 por 2 metros en el sector de aislamiento del penal de Ciudad Barrios, 23 de abril del 2019.