Publicidad

Centroamérica

Condenan por narcotráfico al hermano del presidente de Honduras

El exdiputado Antonio Hernández fue declarado culpable de cuatro cargos relacionados al tráfico de 200 mil kilogramos de cocaína a Estados Unidos. Según los testimonios que escuchó un jurado en una corte federal de Nueva York, el Gobierno de Juan Orlando Hernández garantizó impunidad y protección a los constantes envíos de droga que ocurrieron entre 2004 y 2018.

Catherine Triomphe y Noé Leiva (AFP) / El Faro

 
 

NUEVA YORK, Estados Unidos. Antonio Hernández, hermano del presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, fue declarado culpable de narcotráfico, este viernes, por un jurado de Nueva York y quedó probado que ganó millones de dólares por sus negocios con narcotraficantes en Colombia, Honduras y México para llevar cocaína a Estados Unidos. 

Tras dos semanas de juicio y menos de dos días de deliberaciones, los 12 jurados declararon a Juan Antonio "Tony" Hernández culpable de los cuatro cargos de los que lo acusaban, entre ellos tráfico de cocaína, falso testimonio y posesión de armas de fuego, indicó la oficina del fiscal federal de Manhattan. 

El hermano del presidente, un exdiputado de 41 años que fue detenido en el aeropuerto de Miami en noviembre de 2018, conocerá su pena durante una audiencia prevista para el 17 de enero de 2020. Podría ser condenado a cadena perpetua. Los abogados defensores han dicho que apelarán la resolución.

El jurado escuchó 11 testigos que vinculaban al exdiputado Hernández con el tráfico de cocaína, y cinco de ellos, eran testigos que también eran parte de la red criminal. Según un comunicado de la Fiscalía de Estados Unidos, desde 2004 hasta 2018, Tony Hernández ayudó a procesar, recibir, transportar y distribuir cargamentos de varias toneladas de cocaína que llegaban a Honduras a través de aviones, helicópteros y lanchas rápidas. El cálculo es que estuvo implicado en la importación de 200 mil kilogramos de cocaína (unas 440 mil libras) a Estados Unidos.

Según la Fiscalía, Hernández también controlaba laboratorios en suelo hondureño y colombiano, y a veces participaba o coordinaba en la provisión de armamento pesado para el transporte de droga a través del país. Para ello a veces contaba con el apoyo de personal de la Policía Nacional.

Una Corte de Estados Unidos encontró culpable al hermano del presidente de Honduras por cargos de narcotráfico. Antonio Hernández, exdiputado, es hermano del mandatario Juan Orlando Hernández. La foto fue tomada en 2016 a su llegada al aeropuerto internacional de Honduras después de un viaje a Estados Unidos. (Foto de Orlando Sierra /AFP)
 
Una Corte de Estados Unidos encontró culpable al hermano del presidente de Honduras por cargos de narcotráfico. Antonio Hernández, exdiputado, es hermano del mandatario Juan Orlando Hernández. La foto fue tomada en 2016 a su llegada al aeropuerto internacional de Honduras después de un viaje a Estados Unidos. (Foto de Orlando Sierra /AFP)

Juan Orlando Hernández ("JOH") denunció de inmediato un fallo "basado en testimonios de asesinos". Él no ha sido acusado formalmente pero sí ha sido señalado como alguien que garantizaba impunidad a la estructura que también incluía al ministro de seguridad hondureño. 

"En nombre de mi familia, y personalmente, recibo con gran tristeza las noticias del fallo en Nueva York", posteó el presidente en Twitter. "¿Qué se puede decir sobre la condena basada en testimonios de asesinos confesos?", agregó.

"En nombre del gobierno de Honduras y de sus instituciones se rechaza cualquier falsa e irresponsable versión que busca manchar el nombre de Honduras a raíz de este fallo", recalcó en la misma red social. También recordó que Estados Unidos ha descrito a Honduras como un aliado estratégico en la región. 

Por el contrario, el líder opositor y expresidente de izquierda Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado en 2009, saludó el fallo. La "justicia de Norteamérica desenmascara red de narcotráfico y corrupción que dirige el Estado de Honduras", escribió también en Twitter. Zelaya convocó a una movilización nacional para reclamar la renuncia del presidente.

En Miami, familiares de Tony Hernández que se hicieron presentes en la audiencia fueron abucheados a la salida del tribunal. "Fuera JOH", les gritaron los manifestantes", "Corruptos", eran parte de las consignas que les gritaban. Los manifestantes escoltaron a la familia hasta que estos se montaron en los vehículos para marcharse, a varias decenas de metros de la corte. 

"Impunidad total"

Durante el juicio, la fiscalía dijo, apoyándose en testimonios de exnarcotraficantes, que Hernández participó durante años del tráfico de cocaína, operando "con total impunidad" gracias a la protección de su hermano Juan Orlando y contribuyendo a la "putrefacción" de las instituciones de Honduras.

"El acusado está protegido por el actual presidente (de Honduras), quien ha recibido millones de dólares en sobornos de narcotraficantes, incluido (Joaquín) Guzmán 'El Chapo'", había dicho el fiscal en la apertura del proceso, el pasado 2 de octubre. Guzmán ahora enfrenta prisión de por vida en una prisión federal de Estados Unidos. Este jueves, la Policía mexicana intentó capturar a uno de los hijos de Guzmán, en Culiacán, Sinaloa (México), pero cuando las fuerzas de seguridad se vieron superadas en número por sicarios del Cartel de Sinaloa, lo volvieron a dejar libre. 

Pocos días más tarde, el excapo del narcotráfico y exalcalde hondureño Alexander Ardón declaró en la corte que presenció una reunión en 2013 en la que el jefe del cartel de Sinaloa entregó un millón de dólares en efectivo a Tony Hernández para la campaña electoral de su hermano. Según reportó el New York Times, Ardón explicó que a finales de 2013 Guzmán fue dos veces a Honduras y contribuyó con 1 millón de dólares para la campaña presidencial. 

El presidente calificó entonces esas declaraciones de "100% falsas, absurdas y ridículas", pero en su país tuvieron lugar manifestaciones en reclamo de su dimisión.

El abogado de la defensa, Omar Malone, cuestionó la credibilidad de los testigos de la fiscalía, en su mayor parte exnarcotraficantes condenados por asesinatos, y objetó la ausencia de pruebas materiales de los hechos reprochados a su cliente. "No hay evidencia. La evidencia son de bocas mentirosas, mataron a más de 100 personas, ellos no tienen respeto por la verdad", dijo uno de los defensores, a la salida de los tribunales. 

Sus argumentos, sin embargo, no convencieron a los jurados, que emitieron su fallo el viernes tras menos de dos días de deliberaciones. El fallo muestra el camino de cómo el crimen organizado ha permeado la política hondureña. 

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad