Publicidad

“Los anteriores fiscales se equivocaron al no investigar la corrupción de Arena”

Se declara provida y dice que no encuentra delitos que perseguir en las contrataciones de 12 parientes del diputado Guillermo Gallegos. Aceptó firmar un convenio con una Cicíes que no investiga y presume, con un año en el cargo, investigaciones por lavado contra las empresas Alba, el efemelenista Sigfrido Reyes y el exarenero René Figueroa. El fiscal general que llegó al cargo vinculado a Arena, ahora se atreve a cuestionar a sus antecesores por no haber investigado la corrupción de los gobiernos dirigidos por ese partido.  

 
 

En la sala de espera del despacho de Melara, están colgadas todas las fotografías de sus antecesores, pero no está la de Luis Martínez, exfiscal General (2012-2015), condenado por corrupción. Melara le contó a El Faro que ordenó retirar esa fotografía
 
En la sala de espera del despacho de Melara, están colgadas todas las fotografías de sus antecesores, pero no está la de Luis Martínez, exfiscal General (2012-2015), condenado por corrupción. Melara le contó a El Faro que ordenó retirar esa fotografía "porque Martínez no le hizo bien a la Fiscalía". Foto: Fred Ramos

En la sala de espera del despacho del fiscal general Raúl Melara están colgadas las fotos de sus antecesores, incluyendo la de su padre, Romeo Melara Granillo, que ejerció desde 1993 a 1996. Pero entre la gestión de Romeo Barahona (2009-2012) y la gestión de Douglas Meléndez (2015-2018) hay un salto. Ahí hace falta el retrato de Luis Martínez, condenado por revelar escuchas telefónicas, y procesado por una trama de venta de justicia para favorecer al empresario Enrique Rais. “Yo decidí quitar esa foto porque es un mal que le hizo a la Fiscalía”, asegura Melara, electo en diciembre de 2018, dos meses antes de que Nayib Bukele ganara la presidencia.

A juzgar por sus declaraciones a un año de haber asumido el cargo, el fiscal Melara bien podría redecorar el mural de exfiscales. Cuestionado tras su juramentación por sus vínculos con el partido Arena, ahora responde que sus antecesores se equivocaron al no haber investigado la corrupción durante las administraciones presidenciales dirigidas por ese instituto político (1989-2009). “Yo creo que sí”, responde. El único que se salvaría sería el anterior fiscal, Douglas Meléndez, que procesó y logró la condena –a través de un proceso abreviado- del expresidente Antonio Saca y la estructura que desvió 300 millones de dólares de Casa Presidencial.

Según Melara, en un año ha dado muestras de su independencia y si no, asegura, la historia lo juzgará. Sobre su vinculación con Arena, intenta matizarla diciendo que nunca trabajó para el partido sino para su amigo, el excandidato presidencial Carlos Calleja. Melara también intenta aclarar sus donaciones al partido: asegura que durante un año donó $100 mensuales pero no a Arena, sino a una oenegé que terminó donando el dinero al partido.

En  lo que va de su gestión ha acusado a exdirigentes de Arena involucrados en la trama de cheques de Taiwán, un caso que data desde 2001 y que, al final, un juez cerró porque el delito ya había prescrito el delito perseguido. “Ningún fiscal general se interesó realmente por investigar o por procesar este caso. Y fue hasta el año 2019, cuando yo llego, que se presenta”, dice.

En un año, además, ha abierto una investigación por lavado contra las empresas Alba del FMLN, otra contra el dirigente efemelenista Sigfrido Reyes y otra más contra el exdirigente arenero René Figueroa. También ha sido protagonista en el debate por la despenalización del aborto al defender acusaciones contra mujeres que, según la defensa, no están sustentadas. En esta entrevista él se define “provida”, aunque asegura que sus creencias no influyen en el trabajo de la institución.

A inicios de año, El Faro reveló que la Asamblea contrató a 12 parientes del diputado Guillermo Gallegos, y que 11 de ellos continúan laborando para ese órgano del Estado. Sobre este caso, Melara dice que no puede hacer mucho porque el nepotismo no está tipificado como delito. Al ser repreguntado sobre la posibilidad de abrir una investigación por el delito de tráfico de influencias, Melara responde: “Aquí no se trata de defender al diputado Gallegos, ni mucho menos, pero ese es un tema que hoy por hoy no está  tipificado y no lo hemos encontrado como indicio de delito”.

Raúl Melara, fiscal general,  cumplió un año al frente de la Fiscalía General de la República. Concedió está entrevista a El Faro, el jueves 9 de enero de 2020. Foto: Fred Ramos
 
Raúl Melara, fiscal general,  cumplió un año al frente de la Fiscalía General de la República. Concedió está entrevista a El Faro, el jueves 9 de enero de 2020. Foto: Fred Ramos

Usted ha dicho que su principal apuesta es combatir la corrupción, ¿cúal caso cree que destacó en 2019? 

Es difícil destacar uno caso sobre otro, porque todos mandan mensajes importantes. El primer caso que presentamos es el de China-Taiwán, uno que muchos creían que nunca verían en tribunales. También se ha procesado a un expresidente de la Corte de Cuentas, hemos presentado casos de enriquecimiento ilícito a funcionarios de todos los partidos. Hay alcaldes procesados, que están activos y que están prófugos. Y no hemos escatimado en el color político de los funcionarios, sino en los hechos que se han cometido. Pero hace falta ver más. Del caso del expresidente Funes no se conocen todos los detalles, y estoy convencido que saldrán más hechos reveladores de toda la trama de corrupción que se tenía durante esa administración.

¿Cómo cuáles hechos?

Eso no se lo puedo adelantar todavía.

¿Usted cree que sus antecesores hicieron nada, poco o mucho para perseguir la corrupción de los gobiernos de Arena? Un claro ejemplo es el caso de los cheques de Taiwán.

Es bien difícil juzgar los hechos por administraciones anteriores, sin conocer los detalles y los motivos por los cuales un caso se conoció o se dejó de conocer. En el caso de China-Taiwán ya había diligencias avanzadas cuando lo recibo y, al final, pues, se toma la decisión de presentarlo. No obstante, en la administración anterior no se presentó. La Cámara aduce que el caso está prescrito, pero eso, realmente, no es algo que se pueda imputar a esta Fiscalía. Han pasado equis cantidad de años en los cuales ningún fiscal general se interesó realmente por investigar o por procesar este caso. 

¿Entonces su evaluación sería nada, poco o mucho?

Lo que pasa que ese caso ha pasado por varios fiscales...

Pero no me refiero específicamente a este caso, simplemente era un ejemplo. Me refiero a los casos de corrupción ocurridos en los gobiernos de Arena. 

No se puede medir a todos los fiscales con la misma vara. Todos sabemos lo dañina que fue para el país la administración del exfiscal Luis Martínez. Con la llegada del licenciado Douglas Meléndez, como usted lo manifesta, hubo casos de corrupción que fueron procesados y condenados. Esta administración no será la excepción, se están presentando casos. Y hay más en camino.

Desde mi punto de vista, las anteriores administraciones hicieron poco en investigar la corrupción de Arena. Excepto Douglas Meléndez, aunque pidió proceso abreviado para lograr la condena de Antonio Saca. Entonces, le vuelvo a preguntar: ¿usted cree que se equivocaron los fiscales anteriores en no investigar la corrupción de Arena?

Yo creo que sí.

¿Por qué?

Porque la corrupción debe investigarse venga de donde venga. Hoy estamos viendo los resultados y vemos el cúmulo de dinero que se han robado todos estos años, en donde no hubo procesos contra los funcionarios de turno. Creo que eso mismo ayudó al hartazgo de la gente, y es por eso que los partidos políticos se encuentran buscando un nuevo camino, una nueva manera de poder subsistir. Resultado de eso es la elección de febrero de 2019.

Usted asumió con un señalamiento de falta de independencia por sus vínculos con Arena. ¿Cree que en 2019 logró quitarse los señalamientos?

Se han trabajado todos los casos con total independencia. Se han dado muestras de eso. La población al final juzgará y la historia es la que determinará si fui o no independiente, y si hice lo que pude. Son dos cosas distintas que no se haga el trabajo a que las investigaciones tarden. O sea, para hacer una buena investigación realmente cuesta… Los casos de corrupción son los más complicados, porque se trata de no dejar ningún rastro de huella. Gracias a Dios hay casos que se han destapado.

Para tener un poco más claro. ¿Cuál es su vínculo con Arena y Carlos Calleja?

Con el partido Arena ninguno. Jamás he tenido…

¿No donó dinero?

No, no, eso se manejó de manera incorrecta. Doné dinero a un movimiento de la sociedad civil, y entiendo que en su momento ellos donaron al partido Arena, pero jamás he realizado ninguna donación directa al partido.

¿Y con Carlos Calleja?

Carlos Calleja es mi amigo. Jamás lo oculté. Le ayudé dentro de la interna cuando él ni siquiera era candidato. Una de las condiciones que conversamos, para poder apoyarlo, era que si resultaba candidato me apartaba, y que ya fuera su partido el que lo siguiera respaldando. Mi ayuda, mi apoyo, hacia Carlos fue hasta el día que salió electo como candidato. No más.

¿Cuánto dinero entregó a este movimiento?

Creo que habrá sido un aporte de $100.00 mensuales como por un año. No tengo presente. Y habrá sido allá por el 2013, quizá. Fue por un periodo. Creo que el aporte no pasó de $1,200, en total y fue  mensualmente.

¿Y por qué dejó de seguir contribuyendo?

Simplemente decidí que era el momento de parar el apoyo

¿O fue por cuestiones políticas?

Motivos personales.

Usted es el primer fiscal general que acepta que la FGR es incapaz de contrarrestar la corrupción, ¿porque aceptó que se ejecutara una Cicíes que solo servirá como asesoría?

Eso no es cierto.

¿Por qué no?

Jamás he dicho que la Fiscalía es incapaz de combatir la corrupción. Lo que he dicho, y lo mantengo, es que tenemos limitados recursos; que la corrupción es un mal endémico y complicado de perseguir; y que si tenemos una ayuda, de la que sea, la adoptaremos para profundizar el combate a la corrupción. O sea, hay que ver la realidad. La Fiscalía no tiene los recursos que tienen otras fiscalías del mundo. Ni siquiera tenemos nuestro propio cuerpo investigativo y dependemos al 100 % de las diligencias de la Policía Nacional Civil. Falta mucho por fortalecer, y si tenemos experiencia internacional, y si tenemos recursos, y si tenemos un apoyo, lo tomaré. Eso no quiere decir por ningún motivo es que la Fiscalía sea incapaz. Lo que sí tenemos que admitir es que tenemos recursos limitados.

Detalle de las manos de Raúl Melara, fiscal general,  durante la entrevista a El Faro, el jueves 9 de enero de 2020. Foto: Fred Ramos
 
Detalle de las manos de Raúl Melara, fiscal general,  durante la entrevista a El Faro, el jueves 9 de enero de 2020. Foto: Fred Ramos

Romero Barahona, por ejemplo, decía que era un error pensar que la FGR no era capaz de investigar por sí sola la corrupción, cuando Funes pedía una Cicíes. ¿Se equivocaron los antecesores en no hacer un análisis de sus debilidades como institución?

Totalmente. Creo que para fortalecer la institución debe conocerse las debilidades y ver cuál es el camino correcto. Parte del problema endémico de la Fiscalía es que el periodo del titular es demasiado corto. Tres años es un periodo corto para que alguien pueda venir y empaparse y procesar los casos. Muchos de los casos que hoy han estado saliendo durante mi administración, la mayoría son procesos iniciados desde la época de Luis Martínez y Douglas Meléndez. Los procesos judiciales tardan una gran cantidad de años. Por eso  es importante poder ampliar el periodo. Tenemos a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que duran nueve años. En otros países el fiscal general dura entre siete o nueve años, pero no existe ninguno que el periodo sea tan corto.

¿La Cicíes solo servirá como una asesoría, fiscal?

No. No solo va a servir como una asesoría. Va a servir como un aporte de recursos.

¿Cómo un aporte de recursos?

Por ejemplo, la Fiscalía carece de pericia financiera. No tenemos perito financiero. La Cicíes está en la capacidad de aportar peritos financieros. La Fiscalía puede carecer de algún tipo de software o de equipo tecnológico que nos impide ahondar con la rapidez que quisiéramos en algunas investigaciones. La Cicíes está a la disposición, la OEA como tal, está en la disposición de aportar esos recursos. Ese es el tipo de asistencias que nosotros tendremos en colaboración con la Cicíes, en el entendido de que siempre será la Fiscalía la que dirigirá las investigaciones. La Cicíes hará un aporte, un recurso, una asistencia para la labor que hace la Fiscalía.

En Guatemala y  Honduras investigaban y querellaban.

Sí. Yo la entiendo, pero esto es porque la constitución así lo permite. La Constitución de El Salvador es bien clara y establece que el único, el que tiene monopolio de la investigación es la Fiscalía. Para poder tener una identidad que presente requerimiento e investigue como tal, debería realizarse  modificaciones constitucionales que hoy por hoy no las tenemos.

Fiscal, pero si sabía sobre el impedimento, ¿por qué aceptó este convenio con la OEA y apoyar al gobierno de Nayib Bukele? 

Porque el error es cerrarme y no de ver las debilidades que puede tener una institución por un tema de ego. Aquí los egos no importan. Aquí lo que importa es que se cumpla la ley,  y hacer prevalecer el Estado de derecho. Y si esos recursos no los tengo, y alguien me los aportará, ¿por qué no los recibiré, si lo que el país necesita es que se combata realmente la corrupción? Es importante darle un compás de espera al trabajo que hará la Fiscalía con la Cicíes. Hay que ver cuáles son los resultados. Ni hemos comenzado a trabajar.

 ¿Cuándo comenzarán?

La próxima semana enviaré el primer requerimiento de asistencia para unos casos que estamos determinando entre hoy y mañana.

¿Pero entonces la Cicíes tendrá acceso a la información de los casos?

No necesariamente, porque las investigaciones siguen siendo de la Fiscalía.

¿Usted se atrevería decir que la Cicíes funcionará como la Secretaría de Transparencia?

No lo sé. No lo sé realmente. No me atrevería a decir eso, porque desconozco cómo funcionaba la Secretaría de Transparencia. Le puedo decir de la relación que OEA-Cicíes y Fiscalía tendrá será una relación de colaboración estrecha.  Más allá no puedo emitir comentario al respecto.

¿Cómo evaluaría el trabajo de Douglas Meléndez? 

Creo que fue un buen trabajo.

¿A pesar de que priorizó el uso de testigos criteriados, que al final eso hizo que perdiera algunos casos?

Este es un tema complicado.  Ese fue el criterio que el licenciado Meléndez ocupó para poder sacar adelante sus casos. Yo varío un poco en esa modalidad. Para que un testigo criteriado realmente pueda ser utilizado, hay que tener otros elementos alrededor que corroboren lo que él está diciendo. 

¿Qué lo diferencia a usted de esa gestión?

Creo que estamos utilizando menos el testigo criteriado. Estoy convencido de ello. Lo estamos utilizando cuando tenemos otros hechos que nos permiten garantizar la efectividad de sus testimonio, para que nos dé resultados positivos, y hasta hoy creo que ha sido lo más importante. Hay que pasar de probar los procesos, los casos, de una declaración de un testigo a tener otros elementos adicionales.

Melara sostiene que nunca tuvo vínculo con Arena, pero sí entregó $100 mensuales a través de una oenegé que llevó el dinero hasta el partido político. El fiscal general, sin embargo, aceptó que Carlos Calleja es su amigo y lo asesoró cuando era precandidato a la Presidencia de la República. Foto: Fred Ramos. 
 
Melara sostiene que nunca tuvo vínculo con Arena, pero sí entregó $100 mensuales a través de una oenegé que llevó el dinero hasta el partido político. El fiscal general, sin embargo, aceptó que Carlos Calleja es su amigo y lo asesoró cuando era precandidato a la Presidencia de la República. Foto: Fred Ramos. 

Algo que también caracterizó a esa administración fueron los allanamientos y capturas masivas mediáticas, con 425 procesados. Hay jueces que incluso piden reformas para regular la cantidad de imputados en procesos. ¿Piensa continuar con ese mecanismo que ha venido desde el 2009?

Lo que pasa es que la estructura de la pandilla es sumamente dispersa. No podemos estar diciendo: ‘bueno hoy vamos a procesar a 10 y después a 30’. Si contamos con los elementos para procesar a 200 a 300 (imputados), ni modo, lo seguiremos haciendo. Entiendo a los jueces, pero nosotros no nos estamos quejando, verdad, y lo estamos procesando. No vamos a cambiar la manera de operar.

Siempre van...

Si tenemos la oportunidad de sacar de circulación a una estructura delincuencial, lo seguiremos haciendo.

El caso de Luis Martínez evidencia que la corrupción ha estado también en la FGR.  ¿Ya se limpió la FGR?

Todas las instituciones tienen la obligación de irse autodepurando. No puedo decir que la Fiscalía está exenta de corrupción. De hecho, he procesado fiscales por hechos de corrupción o por estar involucrados en hechos delictivos. Lo que hice al llegar  fue realizar una serie de cambios con los cuales creí que se podía realizar un trabajo de manera objetiva y técnica.

Y los casos de los fiscales que llevó a tribunales son lo que están en Corruptela. ¿A ellos se refiere?

Sí.

¿Hay nuevo fiscales o son los que Douglas Meléndez procesó?

No. Son los mismos fiscales.

¿Cree que Douglas Meléndez comenzó a hacer esta limpieza?

No. No lo creo. 

¿Considera que usted comenzó a hacer esta limpieza?

No. Realmente no lo sé, porque las cosas administrativas que pueden pasar en el periodo de cada fiscal no son del conocimiento del que llega. Hay una Ley de la carrera fiscal que protege. Lo que puedo decir es que estamos muy pendientes del actuar de los fiscales. Hay una unidad de auditoría fiscal sumamente rigurosa, que trabaja con autonomía inclusive del fiscal general y que determina quiénes son los empleados de la institución involucrados en algún tipo de irregularidades.

¿Esa unidad ya tiene antigüedad?

Es creada desde 2008, más o menos, y está instaurada por ley y está instalada en la estructura organizativa de la fiscalía.

Pero igual esa unidad dejó pasar toda la corrupción de Luis Martínez

Lo que pasa es bien difícil darse cuenta de los actos de corrupción como tal, de cualquier persona, e imagínese del fiscal de turno. Recordemos que el fiscal Martínez tenía una red de colaboradores en el interior de la institución que también le facilitaba estar cometiendo estos actos.

 
"Yo soy provida" dijo Melara a El Faro luego de ser cuestionado sobre los caso de aborto. Sin embargo, asegura que creencia religiosa no interfiere en las investigaciones. Si no hay pruebas en contra de las mujeres, se encargará de retirar los cargos en su contra, aseguró. Foto: Fred Ramos.

Sé que anteriormente hemos platicado sobre su fiscal adjunto, Allan Hernández. Él aparece mencionado en el expediente judicial del caso Corruptela porque viajó en los aviones del prófugo Enrique Rais. Si sabía sobre este antecedente, ¿por qué lo mantiene a su lado?

En el caso corruptela se menciona de personas que viajan en los aviones de Enrique Rais. En primer lugar, a parte del fiscal general, que era Luis Martínez, los demás eran empleados que obedecían. Si un fiscal le dice: mañana nos vamos y tiene que estar en tal lugar y a tal hora, pues los fiscales obedecen y van. Eran labores de trabajo. No es que en el caso del licenciado Allan Hernández hubiese tomado el avión de Enrique Rais para hacer labores personales ni de placer ni mucho menos. Eran labores de trabajo asignados por el fiscal general.

Por otro lado, esta investigación de caso corruptela recordemos que la hace el mismo Douglas Meléndez y es él quien decide no presentar ningún tipo de requerimiento en contra del licenciado Hernández. Es muy difícil que solo con un testigo pueda corroborar que un hecho es cierto, porque hay que tener los elementos periféricos que nos permitan obtener la cereza de que alguien está involucrado en un acto delictivo o no. En ese caso, el señor Allan Hernández no ha sido uno de ellos. Inclusive Jorge Cortez, que fue el jefe del grupo contra la Unidad de la época de Douglas Meléndez, viajó muchas veces en los aviones de Enrique Rais. Y a él no se le menciona, o sea, no se le cuestionó, y yo tampoco dudo de que eso lo haya hecho en carácter laboral.

¿Usted cree totalmente que Allan Hernández viajó solo por cuestiones laborales?

No tengo otros elementos que me digan lo contrario. Y no es que les crea que eran cuestiones laborales, es que así consta en los viajes que hicieron. Hay declaraciones, hay evidencia, dada no por ellos,  sino por otros testigos de que cual era el motivo del viaje al que iban. No es que iban solos, verdad.

Cambiando de tema, fiscal, la violencia contra las mujeres va en aumento, según el informe preliminar de la CIDH, que también se ha pronunciado, preocupada, por la persecución de mujeres por sospechas de aborto. Hay un debate jurídico sobre la despenalización del aborto. La CSJ ha demostrado en dos años ceder y señalar que se han condenado a mujeres sin pruebas. ¿La FGR por qué pareciera que no quiere meterse a ese debate?

Al contrario. ¿En cuál debate?

Por ejemplo, en Twitter, con el caso de Himelda, en el que todo apunta a que no hay pruebas, pero usted sigue presionando que sí las hay.

¿Quién dice que no hay pruebas? Jamás voy a actuar sin pruebas. Vaya, mire, estos casos son utilizados por ciertos grupos para sus propias agendas. En este caso nosotros estamos acusando por homicidio, verdad. Y lo vamos a seguir haciendo cuando tengamos la evidencia necesaria para hacerlo. Aquí no se trata de victimizar a nadie ni de perseguir injustamente. Soy el primero en oponerme a una persecución donde no hay pruebas. De hecho, ya lo he hecho. Ya ha sucedido. Han existido dos ocasiones en que personas han sido acusadas por error injustamente sin ninguna evidencia.

¿En tema de aborto?

No. No. En otros temas. Son delitos por igual. Aquí no se trata de que si es aborto o  no es aborto. Estamos hablando de personas que han sido injustamente procesadas. Este no es un tema ideológico. No es un tema... Es más un tema de hacer lo que la Constitución nos manda. Y si la Fiscalía no es capaz de defender el bien más preciado que tiene el ser humano, que es la vida, entonces no estamos haciendo nada.

Entonces en estos casos de aborto, por ejemplo, no hay pruebas sufici...

¡No son abortos, son homicidios!

Bueno... casos de homicidio. Si no hay pruebas usted va hacer lo mismo: ¿Quitará la acusación?

Totalmente. Si no existen pruebas, no tengo ningún reparo en dar un paso atrás y reconocer que nos hemos equivocado.

¿Pero no hay una concepción religiosa o un bloque que le impida hacerlo, fiscal?

Mis concepciones religiosas son muy distintas a lo que... son muy aparte. Mi concepción religiosa no tiene absolutamente nada que ver con el actuar de la FGR. La Constitución dice que la vida se garantiza desde el momento de la concepción y eso es lo que estoy haciendo. Cuando un bebé nace y es abandonado en una letrina, y se encuentra la placenta y hay muestras de que el bebé ha respirado, eso no es un aborto ni es un parto extrahospitalario, es un bebé que nació y se dejó morir.

¿Usted es provida, fiscal?

Totalmente. Totalmente.

¿Y está seguro que sus creencias no...?

…Y soy provida en todos los casos. Soy provida en estos casos, soy provida en los casos de desaparecidos, soy provida en los casos de violencia contra la mujer, contra la niñez, contra los sectores más desprotegidos. ¡Claro que soy próvida!

Ok. Volveré a hacer la pregunta. Está seguro que su creencia religiosa no se interpone en los casos de aborto u homicidio, como para verificar nuevamente las pruebas y asegurarse de que...

He pedido a varios fiscales que reciben las pruebas que garanticen de que estamos en la vía correcta. ¿Sabe por qué? Para que las convicciones no vayan a nublar juicio ni a entorpecer procesos, porque esto no puede influir solo en el fiscal general, puede influir en cualquiera de los fiscales. Entonces, pedimos distintas opiniones para saber que estamos actuando de la manera correcta.

¿Qué fiscal necesita El Salvador? Uno que se preocupe más por el caso de Andy (el joven separado del Desfile de las rosas), o uno que no se pronuncie por un caso tan escandaloso como las contrataciones de 11 parientes del diputado Gallegos?

Son dos cosas distintas. En el caso de este joven, lo que se habla es de supuestas estafas, y de llevar personas de manera ilegal y dejarlas en Estados Unidos. Eso es un supuesto tráfico de personas. Por eso me pronuncio y digo: si esto es cierto y alguien se siente ofendido, llamo a que denuncien.

¿Eso aplica para el caso de Gallegos?

En el caso del diputado Gallegos es un tema totalmente distinto. Muchas veces quisiéramos que la FGR se pronunciara por todo, pero no le compete pronunciarse por todo: le compete pronunciarse cuando hay indicios del cometimiento de un delito. Y hoy por hoy el delito de nepotismo no está tipificado en el código penal. Se quejaron de que la FGR no se pronunciaba al respecto, pero ¿cuál fue la acción que tomaron algunas personas? Ir al Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) a poner su denuncia. Es decir, están conscientes de que esa es la vía adecuada. En este sentido, me pronunciaré cuando haya indicios del cometimiento de un delito.

¿Y no hay otra alternativa? Yo no soy experta, no soy abogada, pero consulté con expertos y  me dijeron que la FGR podría iniciar una investigación a través del delito de tráfico de influencias, pero se necesita contar con un testigo al menos para que el caso avance. ¿Han considerado esta posibilidad?

Hasta el momento no se está analizando. 

¿Lo han dejado a un lado por completo?

Pues, mire, ¿quién es la persona responsable de contratar? Y aquí no se trata de defender al diputado Gallegos, ni mucho menos, pero ese es un tema en el que hoy por hoy no está  tipificado y no lo hemos encontrado como indicio de delito.

El fiscal Melara, luego de la entrevista, pidió dar una postura más sobre los casos de nepotismo en instituciones del Estado, una que reitera que la Fiscalía está de brazos cruzados para atajar casos como el de Guillermo Gallegos. “Con el tema del nepotismo vale la pena cerrar diciendo que es totalmente cuestionable en cualquier institución del Estado. La importancia realmente es analizar y promulgar una ley de la función pública para que  todos estos vacíos se llenen, y que exista una normativa que regule el ingreso, el actuar, inclusive la depuración de todos los empleados públicos”, dijo. 

¿Y los otros casos de exdiputados en plazas fantasma como el de Cristina López, denunciado por El Diario de Hoy? 

Vamos a investigar el tema porque no es posible que funcionarios públicos estén devengando salarios si ni siquiera presentarse a trabajar. Esto es atentar contra el Estado y contra el dinero de los salvadoreños.

Usted ha iniciado la investigación por lavado contra Alba. ¿Cómo va ese caso?

La investigación que está en curso. Si recuerda, el 31 de mayo del año pasado, allanamos a 27 o 28 empresas del Grupo Alba, algo que nadie creyó que pasaría. A mi juicio fue inédito porque determinamos que habían indicios de cometimiento de lavado de dinero. Entenderá que es un proceso largo. Hay una cantidad importante de documentación y de equipo que fue recopilado y se tiene que ir analizando poco a poco.

¿Los funcionarios del anteriores Gobierno, y los funcionarios del gobierno actual que recibieron dinero de Alba están siendo investigados? Los ministros de Agricultura y Hacienda, el propio presidente Bukele?

En el caso del ministro Fuentes tengo entendido que él recibió un préstamo. De hecho el compareció a la Fiscalía y presentó los documentos de un préstamos que había realizado y había cancelado en su oportunidad.

¿Y Nayib Bukele también compareció a la Fiscalía?

No.

¿Y lo van a llamar en algún momento?

No. Lo que pasa es que en el caso del ministro Fuentes, es un préstamo mercantil que pueda obtener cualquier persona. Ahí no lo veo como un delito que se vaya a perseguir hoy por hoy. 

¿Y Nayib Bukele?

¿Qué pasa con Nayib Bukele?

Lo van a llamar a la Fiscalía para que justifique...

Es que no hemos llamado al ministro Fuentes. Él se apersonó a dar la información.

El fiscal Melara dijo que ha sido el único que se atrevió a llevar a tribunales a exdirigentes de Arena involucrados en la trama de cheques de Taiwán, un caso que inició en 2001, pero no avanzó en tribunales porque el delito ya había prescrito.  Foto: Fred Ramos.
 
El fiscal Melara dijo que ha sido el único que se atrevió a llevar a tribunales a exdirigentes de Arena involucrados en la trama de cheques de Taiwán, un caso que inició en 2001, pero no avanzó en tribunales porque el delito ya había prescrito.  Foto: Fred Ramos.

Ya tengo poco tiempo y he dejado fuera muchos temas, pero quiero preguntarle por otro personaje importante y es Herbert Saca.

Ajá.

Revista Factum reveló audios en los que se comenta una conspiración para afectar al expresidente Francisco Flores, y para inclinar la balanza en la Asamblea a través de sobornos.

Sí, sí, sí.

¿Lo investigará? 

Para poder determinar la autenticidad del audio tenemos que contar con el equipo necesario, para ver que sea auténtico y no haya sido alterado. Estamos en esas diligencias de poder autentificar que ese audio es de quién es y dice lo que dice; y al final deberemos de buscar otros elementos alrededor para determinar si el señor Herberth Saca es responsable de los hechos que se le imputan. Ahora bien, se han citado a varios diputados que en el pasado manifestaron que el señor Herberth Saca había entregado o había ofrecido dinero, y cuando fueron citados por la Fiscalía no hubo mayor información.

¿Fueron citados el año pasado con su administración o con cuál?

En esta administración

¿Quiénes son los diputados?

Hijole, no recuerdo.

¿Me puede decir, al menos, de qué partido son?

No, no, no recuerdo.

¿Arena...?

Le mentiría. Creo que fueron de Arena, no me recuerdo, pero sí le puedo decir que no obtuvimos mayor información. No dijeron nada. 

 ¿O sea que los diputados negaron que Herbert Saca les hubiera entregado dinero?

Sí. La verdad es que no hubo mayor información. No conozco el contenido, pero al pedir el informe los fiscales me dijeron que no se había portado mayor información.

 Entonces Herberth Saca, por el momento, porque no hay testigos, ni pruebas suficientes, ¿no será investigado?

No es que no sea investigado, es que la investigación de los audios continúa.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad