EF Foto

Una familia hambrienta camina por una canasta de comida

 
Publicidad

Esta familia caminó por tres horas este 14 de mayo. Recorrieron tres kilómetros para recoger una canasta de alimentos que les habían ofrecido. Fueron desde su vivienda, en la comunidad La Chacra, hasta la iglesia San Francisco de Asís, sobre la alameda Juan Pablo II, en San Salvador. Un retén de militares y policías les negó el paso sobre la Segunda Calle Oriente y la 10 Avenida Sur, donde inicia el cerco sanitario que estableció la Alcaldía de San Salvador el 20 de abril, y que abarca alrededor de 400 manzanas del Centro Histórico. La familia no se rindió, rodeó el cerco, caminó por la calle Delgado y la avenida Monseñor Romero hasta la iglesia. Había agravantes. Hugo Quintanilla, de 67 años, fue diagnosticado con diabetes hace una década. La enfermedad le ha dañado por completo su ojo izquierdo y una buena parte del derecho. Hugo es guiado por Katherine, de 20 años, una amiga muy cercana a la familia. Lourdes Quintanilla, de 35 años, quedó postrada en una silla de ruedas desde hace tres años. El 27 de noviembre de 2016, mientras trabajaba en una tienda de la comunidad Quiñónez, recibió cinco impactos de bala durante un tiroteo: dos en la espalda, uno en el brazo izquierdo, otro en el pie izquierdo y uno más en el dedo pulgar de su pie derecho. Lourdes tiene lesión incompleta de médula. Lourdes va en silla de ruedas. La acompaña su hija, Álison, de 18 años. A Hugo lo incluyeron en una lista de entrega de víveres en la iglesia. Les tocaba recoger este día y, por la falta de transporte público debido a las disposiciones del Gobierno, no tuvieron otra que caminar a recibirla. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad