Sobrevivir a la orilla de la carretera

 
Publicidad

Madre e hijas venden frijoles sobre el asfalto. Silvia Ramos, de 20 años, Mariana de Jesús Ramos, de 21, y María del Carmen, de 43, trabajan de lunes a domingo por más de diez horas al día. En jornadas malas venden solo cuatro libras de frijoles frescos, que equivalen a $4. En jornadas buenas venden unos $10. Ellas no cultivan, compran y revenden. No tienen suficiente dinero como para alquilar una parcela y cosechar. Con lo que ganan, alimentan al resto de su familia: otras cuatro mujeres que aguardan en su vivienda, a unos 800 metros de esta escena sobre el kilómetro 48 de la carretera que conduce de San Salvador hacia Sonsonate, en el cantón La Joya, del municipio de Izalco. No importa que llueva o que el sol escueza entre las 10:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde, ellas siguen ahí, diez horas cada día, a la orilla de la carretera. Por si fuera poco, una tarde, el contenedor de una rastra golpeó y derribó las ramas de un árbol que casi caen sobre Silvia, quien logró esquivarlas. Sobre esta carretera, estas mismas mujeres ondearon banderas blancas unas semanas atrás, pidiendo comida durante los días finales de la cuarentena obligatoria que el país vivió desde el 21 de marzo. Fueron y son víctimas directas de la pandemia. Silvia y Mariana dejaron sus trabajos de empleadas domésticas para capacitarse en el manejo de maquinaria para la industria textil. Terminaron sus cursos en la Asociación Ágape de El Salvador, y luego se sometieron al proceso de selección de personal de Exportsalva, una zona franca en el municipio de Colón, en el departamento de La Libertad. La cuarentena obligatoria por la covid-19 detuvo el proceso, y cuatro meses después no tienen una respuesta sobre lo que ocurrirá. “En nuestra comunidad y en nuestra casa el virus no ha tocado la puerta. Eso nos alivia, pero nuestra esperanza es encontrar un trabajo cuando esto pase. Eso nos hará felices”, concluye María del Carmen, la madre de Silvia y Mariana. Al lado de la carretera, las mujeres hacen lo que han hecho durante los últimos meses: sobrevivir.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad