Publicidad

Bukele nombra ministro de Hacienda a un investigado por los contratos de la pandemia

Nelson Fuentes sale del Ministerio de Hacienda y el presidente Nayib Bukele cede el control de la cartera a José Alejandro Zelaya, el ex viceministro de Ingresos investigado por la Fiscalía por sus nexos con una empresa contratada por el Ministerio de Salud para proveer protectores faciales. Junto a Zelaya, otro fundador de Nuevas Ideas llega al viceministerio de Ingresos y Gustavo Villatoro, una sombra de Herbert Saca, asume la Superintendencia del Sistema Financiero. 

Jimmy Alvarado, Gabriel Labrador y Nelson Rauda*

 
 

El Gobierno de Nayib Bukele ha convertido en ministro de Hacienda al exviceministro de Ingresos José Alejandro Zelaya Villalobo, un funcionario investigado por la Fiscalía General de la República por su nexos con la empresa SYGM Asesores, S. A. de C. V., que vendió al Ministerio de Salud protectores faciales en $750,000 durante la emergencia por covid-19.

Zelaya, un hombre cercano al presidente Bukele y fundador del partido Nuevas Ideas, llega a sustituir a Nelson Fuentes, el único funcionario sobreviviente de los gobiernos del FMLN en la era Bukele. Junto a Zelaya, el Gobierno también nombró a Douglas Rodríguez como viceministro de Ingresos. Rodríguez, al igual que Zelaya, también es fundador del partido creado y dirigido por amigos, empleados, parientes y socios del presidente Bukele .

Los cambios en el gabinete económico fueron confirmados en la tarde de este 28 de julio por la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia. En las rotaciones, el Gobierno también movió de la dirección de Aduanas a Gustavo Villatoro, un exfuncionario del gobierno de Antonio Saca, hacia la presidencia de la Superintendencia del Sistema Financiero. El cargo que quedó vacante fue ocupado por su segunda, la abogada Samadhy Martínez.

A través de su cuenta oficial en Twitter, el presidente Bukele anunció que se esperan dos cambios más en un gabinete, que atraviesa por fuertes cuestionamientos por el uso de fondos públicos destinados a la emergencia por covid-19. Investigaciones periodísticas han revelado que el Ministerio de Salud dirigido por Francisco Alabí ha favorecido con contratos de cientos de miles de dólares a empresas de funcionarios del Gabinete, vinculadas a funcionarios de Gobierno o a sus familiares.

Un ministro bajo investigación

Uno de estos funcionarios investigados por la Fiscalía General de la República es el ahora ministro de Hacienda Zelaya. El 25 de abril, el Ministerio de Salud otorgó un contrato para adquirir protectores faciales tasados con un sobreprecio unitario de hasta 121% a SYGM Asesores, una empresa mercantil con apenas seis meses de vida, según reveló una investigación de Salud con Lupa. En otra investigación, El Diario de Hoy reveló que los representantes legales de esa empresa (R ogelio Cabrera y Jorge Alberto Vásquez Turcios) son al mismo tiempo empleados de SCI Audit Tax Advisory , una empresa fundada y dirigida por Zelaya. En su hoja de vida, de hecho, Zelaya destaca haber fundado SCI Audit Tax Advisory .

El Diario de Hoy reveló además que SYGM Asesores compartía oficina con SCI Audit Tax Advisory hasta en noviembre de 2019. Hace un mes, Zelaya acudió a la Fiscalía y escribió en su cuenta de Twitter “no soy socio de nadie que haya vendido al Estado” . El Tribunal de Ética Gubernamental estudia una demanda interpuesta contra el funcionario por su vínculo con la empresa que vendió insumos médicos al Estado. El 26 de junio, el fiscal general Raúl Melara también anunció que este caso sería investigado. Fuentes fiscales confirman a El Faro que está investigación se encuentra activa.

Tras las revelaciones de Salud con lupa y El Diario de Hoy, la comunicación oficial del Gobierno resaltó la figura de Zelaya en una campaña que, según las autoridades, busca cerrar huecos de evasión y elusión de impuestos a grandes empresas. En el último mes y medio, Zelaya ha entablado demandas por presunta evasión de impuestos en la Fiscalía contra diversas compañías.

José Alejandro Zelaya Villalobo, conocido por José Alejandro Zelaya Villalobos, es originario de El Triunfo, Usulután. Es licenciado en Contaduría Pública de la Universidad de El Salvador y trabajó como contador general y coordinador del departamento de Finanzas del Hospital San Francisco, en San Miguel. Inició su carrera como asesor en alcaldías del interior del país. Según su hoja de vida, posee maestrías en Dirección de Empresas y Relaciones Internacionales. Durante la gestión de Bukele en San Salvador, fue asesor de la Secretaría Municipal en la comuna. Es también uno de los fundadores del partido Nuevas Ideas. Él estampó su firma junto a otras decenas de familiares, socios, empleados y amigos en la escritura de constitución del partido, de fecha 11 de marzo de 2018. En el mismo documento, Zelaya quedó ratificado como secretario nacional de actas y acuerdos del partido en una junta directiva transitoria, y participó en la campaña presidencial que llevó a Bukele hasta el Ejecutivo.

El final del último ministro del FMLN

La llegada de Zelaya a la silla principal de Hacienda ocurre tras la renuncia de Nelson Fuentes. Su salida era una noticia cantada desde mayo. Ese mes el gobierno exigió a la Asamblea Legislativa que acelerara la incorporación de 389 millones de dólares al presupuesto, de un préstamo negociado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y como medida de presión amenazó con no pagar salarios de la Asamblea Legislativa y del Órgano Judicial. El Diario de Hoy publicó que el cargo de Fuentes estuvo en vilo cuando Fuentes contrarió ese discurso y llevó a cabo la transferencia para el pago de salarios a la Asamblea Legislativa , luego de una de las habituales confrontaciones protagonizadas por el Ejecutivo contra el Legislativo. Fue en esa semana que funcionarios del Ejecutivo participaron en una campaña en redes sociales en la que renunciaban a su salario, incluidos algunos funcionarios con cargos “ad-honorem”.

A mediados de julio, una fuente cercana al ministro y que habla con El Faro con la condición de anonimato aseguró que Fuentes ya había tomado una decisión de retirarse del cargo porque no se sentía “para nada cómodo” con las decisiones del Gobierno. El exfuncionario habría planteado su desencuentro y eso, según la fuente, no agradaba en Casa Presidencial. “Mi tiempo se termina aquí”, llegó a decir el exministro a través de un mensaje de texto a mediados de julio. Fuentes, además, no podía tener acceso, porque se lo impedían, al trabajo del viceministro Zelaya en Impuestos Internos ni de Aduanas, que entonces dirigía Gustavo Villatoro, desde hoy a cargo de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF).

Pese a las desavenencias, el exministro continuó al frente de Hacienda. El jueves 23 presentó su informe de rendición de cuentas al pleno de la Asamblea, y en su discurso omitió mencionar la opacidad en el manejo de los fondos de emergencia y el boicot que el Gobierno de Bukele propinó al Comité de Emergencia que iba a fiscalizar esos recursos.

Su última participación al frente de la cartera, de hecho, lo perfila como un funcionario leal a Bukele. Fuentes hizo lobby hasta el último momento a favor de las apuestas de gastos del Ejecutivo ante la Asamblea. El lunes 27, compareció ante la Comisión de Hacienda para dar explicaciones por el uso de 23.4 millones de dólares del Ministerio de Agricultura que fueron transferidos para comprar granos básicos. De ese monto, 7.7 millones tenía un destino en el presupuesto para el pago de salarios de la Dirección de Administración Institucional, Economía Agropecuaria, Sanidad Vegetal, Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego, Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura y Desarrollo Ganadero.

Por esa maniobra de los 7.7 millones, los diputados cuestionaron a Fuentes por el incumplimiento del artículo 43 de la Ley de Administración Financiera, dado que se habían comprometido recursos para suscribir contratos para comprar granos básicos que no estaban previstos en el presupuesto. “Prohíbese a cualquier titular (...) entrar en negociaciones, adquirir compromisos o firmar contratos que comprometan fondos públicos no previstos en el presupuesto. Tal prohibición se aplica específicamente, pero no exclusivamente al compromiso de fondos derivado de prestaciones y beneficios salariales no presupuestados y la negociación con proveedores de suministros o servicios”, dice la Ley AFI.

Los diputados amenazaron con dar aviso a la Fiscalía. Fuentes respondió a los diputados: “Cuando las modificaciones se dan al interior del gabinete las autorizaciones se dan al interior del Ministerio de Hacienda y de la Dirección General de Presupuesto”.

A esa sesión también estuvo citado el ministro de Agricultura, Pablo Anliker, pero este no asistió por segunda vez a la comisión.

El Faro intentó conocer los motivos de la renuncia de Fuentes a través de llamadas y mensajes a través de la aplicación de mensajería Whatsapp, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Adiós al técnico de confianza ante los organismos internacionales

En la tarde de este 28 de julio, antes de que el Gobierno hiciera oficial el cambio en Hacienda, los organismos financieros internacionales ya daban por hecho que Fuentes no iba más al cargo de la cartera. Su paso y su ascenso en Hacienda, desde su llegada en 2010, le había granjeado un aura de confiabilidad a nivel nacional e internacional. En el país, Fuentes ya era considerado como un técnico hábil por Arena, a pesar de que su carrera se blindó durante los gobiernos del izquierdista FMLN.

En el Gobierno Bukele, Fuentes fue una carta clave para gestionar 1,645 millones de dólares para el fondo de emergencia con organismos financieros internacionales: el Banco Mundial, el Banco Centroamericano de Integración Económica, el Fondo Monetario Internacional.

También fue el encargado de gestionar la colocación de títulos valores. En la negociación por un préstamo de 389 millones con el FMI, junto con el presidente del Banco Central de Reserva, Fuentes firmó una carta compromiso que implica que El Salvador tendrá un ajuste fiscal en el periodo 2021-2024 a través de nuevos impuestos y recortes en el gasto público.

La carrera de Fuentes en la administración pública inició en julio de 2010 cuando ingresó al Ministerio de Hacienda como Asesor de Despacho. Ganó la confianza como técnico del entonces ministro Carlos Cáceres, quien lo nombró director de Política Económica y Fiscal. Permaneció como uno de los asesores de confianza durante los últimos cuatro años de gobierno de Mauricio Funes y los primeros cuatro años de gobierno de Salvador Sánchez Cerén.

En abril de 2017, cuando El Salvador cayó en impago por no poder honrar sus compromisos con el fondo de pensiones, debido a la parálisis provocada por la falta de acuerdos entre el FMLN y Arena, Fuentes era la mano derecha de Cáceres que cabildeaba con la oposición acuerdos para encontrar salidas financieras a la crisis de ese año. En octubre de 2017, fue clave para lograr acuerdos para una reforma de pensiones que aumentó el porcentaje del salario que le descuentan a los trabajadores para financiar el pago de pensiones y darle un respiro a las finanzas del gobierno.

En marzo de 2018, Sánchez Cerén nombró a Fuentes como ministro de Hacienda para suplir la salida de Cáceres tras su nombramiento como embajador de El Salvador en México, como parte de una rotación de cargos en respuesta a la debacle del FMLN en las elecciones legislativas de ese año, que precedieron la salida del FMLN del Ejecutivo.

Con el triunfo de Bukele, Fuentes comenzó a ser perfilado como opción para ocupar el cargo de ministro de Hacienda ante la falta de perfiles con experiencia en las filas oficialistas para asumir esa responsabilidad, según relataron dos fuentes que conocieron el proceso de reclutamiento. Fue el único técnico de alto nivel que mantuvo su cargo tras el cambio de gobierno y el único ministro del gabinete económico ajeno a los círculos de amigos, empleados y familiares de los hermanos Bukele Ortez, el clan que gobierna con Nayib Bukele.

El 1 de junio de 2019, durante la toma de posesión, Ibrajim Bukele, hermano del presidente y uno de los reclutadores del gabinete económico y de las autónomas, dijo a El Faro que el nombramiento de Fuentes era temporal mientras evaluaban otros perfiles. “Hasta donde yo sé, su nombramiento es como interino”, dijo Ibrajim.

Días antes de la toma de posesión, El Faro reveló que el gobierno Sánchez Cerén duplicó el salario de Nelson Fuentes como ministro de Hacienda e intentó ocultarlo con un contrato de asesor. Esa maniobra le permitió cobrar $7,500, a pesar de que la Ley de Salarios estipula que un ministro puede cobrar como máximo $3,345. El gobierno de Nayib Bukele mantuvo el “otro salario” al ministro de Hacienda y permitió que continuara con el nombramiento de ministro ad-honorem y con el contrato de asesor. El gobierno de Bukele ha replicado ese mecanismo para que otros funcionarios puedan cobrar más de lo que dice la Ley de Salarios en sus respectivos cargos.

Bukele también potencia a una sombra de Herbert Saca

Junto a Zelaya de viceministro de Ingresos a ministro de Hacienda, el presidente Nayib Bukele también ascendió a Gustavo Villatoro, hasta este martes director de Aduanas, al cargo de presidente de la SSF.

Gustavo Villatoro ocupó el cargo de director general de Aduanas, una dependencia del Ministerio de Hacienda, desde el 12 de junio de 2019. Era el mismo cargo que mantuvo durante todo el quinquenio de Antonio Saca, entre 2004 y 2009.

Villatoro sustituye a Mirna Patricia Arévalo de Patiño, quien había sido nombrada en el cargo por Bukele en julio de 2019. Arévalo es una abogada con un posgrado en Derecho Administrativo y con experiencia en el sistema financiero. La SSF es la institución encargada de supervisar las operaciones de todas las entidades que componen el sistema bancario, las administradoras de fondos de pensiones, las bolsas de valores, los bancos cooperativos, las titularizadoras, todos los bancos estatales, entre otras instituciones.

A diferencia de la abogada Arévalo, que hizo carrera tanto en la SSF como en el Banco Central de Reserva, la trayectoria profesional de Villatoro tiene poco que ver con la supervisión de bancos y el sistema financiero. Villatoro es un abogado que llegó a ser jefe de la Unidad contra el crimen organizado en la Fiscalía General de la República y destacó como miembro de la unidad antisecuestros. Ha sido también asesor en seguridad y en trámites aduaneros.

A tono con el reemplazo del ministro de Hacienda, el nuevo superintendente también tiene un mayor bagaje político que la funcionaria a la que reemplaza . Hasta inicios de 2009, Villatoro fue ubicado por informes de inteligencia del Estado como un operador de Herbert Saca, el primo del expresidente Antonio Saca, en el quinquenio 2004-2009. Cercano al presidente Saca en actividades del partido Arena, Villatoro también fue amigo de Adolfo Torrez, otrora líder de Arena en la capital que falleció tras un disparo en el pecho que la Fiscalía catalogó como suicidio.

“Yo conocí al presidente Bukele en una presentación de mi aplicación Smart 912 -una plataforma móvil enfocada en la prevención del crimen-, como alcalde de Nuevo Cuscatlán”, dijo Villatoro, en junio del año pasado, cuando fue nombrado en Aduanas.

El Faro pidió una declaración al Secretario de Prensa de la Presidencia y a la Secretaria de Comunicaciones para conocer la razón de las sustituciones pero al cierre de la nota no hubo respuesta. Por la noche de este martes 28, la Presidencia publicó un comunicado en el que decía que los nombramientos buscaban generar “un dinamismo fiscal, tributario y aduanero”.

El Gobierno también juramentó como nuevo viceministro de Ingresos a Douglas Rodriguez Fuentes. Rodríguez es graduado de la Licenciatura en Contaduría y estaba a cargo de la Dirección General de Ingresos Internos del Ministerio de Hacienda. Además es miembro fundador de Nuevas Ideas, partido presidido por Xavier Zablah, primo del presidente Bukele. Dentro de la estructura partidaria, Rodríguez es el secretario de la Comisión Electoral Nacional desde que Federico Anliker, actual presidente de Cepa, era secretario general. En las internas del partido para elegir a los candidatos a diputados a alcaldes, a principios de julio, Rodríguez estuvo al frente de las conferencias de prensa informando sobre el proceso con la presidenta de la CEN, Karen González. Rodríguez también estuvo ligado a la administración de Bukele en la Alcaldía de San Salvador, donde se desempeñó como administrador general de cementerios y como jefe de la delegación distrital V, interino, un cargo que desempeñó ad-honorem a partir del 12 de octubre de 2015. Laboró en la alcaldía de San Salvador hasta el 31 de agosto de 2019 y también trabajó ad-honorem en la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán “hasta el año 2015”, según su currículum.

A cargo de Aduanas, el Gobierno colocó a Samadhy Martínez Cornejo como directora general. Martínez era la subdirectora de la entidad. Se ha desempeñado como asesora comercial de la Cámara Americana de Comercio de El Salvador. En enero de este año se convirtió en abogada, según lo registra el Diario Oficial.

*Con reportes de Roxana Lazo, Gabriela Cáceres, Sergio Arauz y Jaime Quintanilla.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad