Publicidad

El Salvador

“Vender caretas al Gobierno fue una novatada de mi hija que nos está costando”

“Koky” Aguilar, el primer señalado por los contratos de la pandemia que favorecieron a empresas de funcionarios del gobierno Bukele, reconoce el contrato con Insema y culpa a su hija por el negocio con el Ministerio de Salud. En esta entrevista, se contradice respecto a su vínculo con la empresa y con una extraña seguridad dice que regresará, con solvencias, a su cargo. Aguilar se desliga de las empresas dirigidas por familiares que ganaron contratos por $2.2 millones con el MAG, aunque es fundador de una y comparte domicilio con la otra.

 
 

Tres empresas de la familia de Jorge “Koky” Aguilar, quien hasta junio de 2020 fue presidente en funciones del Fondo Ambiental de El Salvador (Fonaes), ganaron en conjunto 2.5 millones de dólares en contratos de la pandemia con el gobierno de Nayib Bukele.

Entre el 15 de abril y el 12 de junio, Insema vendió caretas protectoras al Ministerio de Salud (Minsal); e Idecafez y Trade Winds paquetes de alimentos al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). En las primeras dos, Aguilar ha sido fundador, accionista y miembro de la junta directiva. Con Trade Winds, una empresa dirigida por su hermana y su cuñada, Aguilar comparte el mismo domicilio.

Esta es la primera vez que Aguilar da una entrevista, luego de que en junio, una investigación periodística de la plataforma Salud con Lupa revelara que Insema, una recicladora fundada por él, vendió 100 mil protectores faciales a 2.50 dólares cada una, con un sobreprecio del 121%. Tres meses después, Aguilar reconoce el contrato, y aunque asegura que en junio de 2019 había vendido sus acciones “por ética”, en esta entrevista se contradice: "Acordate que es mi empresa, no he dejado de tener comunicación con ella", dice, además de insistir en que él sigue manejando el “Know how”. En papeles, Insema está bajo el control gerencial de su hija, María Fernanda.

¿Cómo es que Insema terminó contratada por Salud para proveer caretas que él anduvo promocionando a través de donaciones al Ejecutivo? Aguilar dice que nunca se enteró de las operaciones, y da dos versiones sobre los prolegómenos del contrato: en una versión, el equipo de ventas de Insema promociona el producto, este llegó a oídos de Salud y una “novatada” de su hija los puso en aprietos. “La fuerza de venta se dio cuenta y como ella, desconocedora del tema político, lamentablemente cometió esa novatada que hoy por hoy nos está costando”, dice. En la otra versión, el Ministerio de Salud invitó a Insema a participar.

Jorge
 
Jorge "Koky" Aguilar, durante una entrevista con El Faro, el 17 de septiembre de 2020, en la que asegura que saldrá bien librado de las investigaciones la Fiscalía, Corte de Cuentas y Tribunal de Ética Gubernamental. Foto: Gabriel Labrador / El Faro.

Las empresas de los Aguilar multiplicaron ganancias en la cuarentena

Idecafez, dedicada al tostado y molido de café, vendió 140,000 canastas alimentarias al MAG por 1.59 millones de dólares, según reveló El Diario de Hoy el 26 de agosto, con base a un informe presentado por el ministerio a la Asamblea Legislativa. Según el Registro de Comercio, Koky Aguilar fue administrador único suplente de esa empresa hasta el 11 de septiembre de 2019, cuando fue sustituido por su sobrina Ana Aguilar López. El hermano de Aguilar, Daniel, es el propietario.

Aguilar dice que ayudó a fundar Idecafez hace casi 30 años, pero que en la práctica se alejó, aunque fue hasta el 2019 que formalizó su retiro ante los registros públicos. “Me desligué, primero, porque nunca fungí dentro de la misma, entonces creo que lo correcto era retirarme”, dice.

Esta empresa encontró la manera de hacer negocios con el Estado durante la pandemia y duplicó las ganancias de un solo año con un solo contrato. Los 1.59 millones de dólares por las canastas de alimentos representan casi el doble de las ventas totales reportadas por Idecafez al Registro de Comercio en 2018 ($804,761.4). En 2017, las ventas no llegaron al millón y se quedaron en $936,282.

Trade Winds, una empresa minorista que reporta como giro “la venta de calzado y otros productos” también vendió 91,800 paquetes de alimentos entre mayo y junio al MAG por 655 mil dólares. Una de las propietarias y actual directiva es la cuñada de Aguilar, Adela López (casada con Daniel Aguilar) y la dirección de la empresa también es el domicilio de la empresa Nedecaza, de la cual Aguilar fue representante legal, según una matrícula del 2 de mayo de 2007.

El contrato con Trade Winds también aparece en el informe presentado por el MAG a la Asamblea, según una investigación de La Prensa Gráfica del 16 de septiembre. Sobre la coincidencia entre la dirección de las empresas, Aguilar dice que eso es porque ahí creció con su familia de pequeño. “Ese domicilio está desde que ahí era una casa. Después se botó y se construyeron oficinas. Yo no he quitado ese domicilio de mi DUI”, dice.

En el caso de Trade Winds, el contrato con el MAG por 655 mil dólares es un monto seis veces por encima de las ventas anuales de 2018 y 2017 de la empresa. En esos años, Trade Winds reportó ingresos por “venta de mercadería” por $127,882 y $91,439.11, respectivamente.

Koky Aguilar dice que de “las otras empresas no te puedo dar números”, y minimiza el contrato con Insema, la empresa que dirige su hija. “Insema factura al año 15 millones y con ese contrato obtuvo 250 mil dólares de una compra. Paremos de contar. No es representativo (la venta)”, dice. Los balances de 2018, 2017 y 2016, los últimos disponibles, reflejan que Insema tuvo ventas anuales en esos años por $8,516,403, $9,777,216 y $8,692,530, respectivamente.

Desde junio, cuando se conoció el contrato de las caretas, Bukele separó a Aguilar de su cargo en el Fonaes, pero ahora él reconoce que no ha sido despedido y que incluso fue él quien pidió que no le depositaran los salarios. El partido Nuevas Ideas también retiró su precandidatura por la Alcaldía de Santa Tecla para los comicios del 2021. Según dice, a él ya no le interesa la política. “Mi familia me ha ahorcado y no vuelvo a participar”. Sobre su futuro, demuestra una extraña confianza. “Estoy dejando trabajar a la institucionalidad. Voy a recibir todo lo que han hecho Fiscalía, TEG, Corte de Cuentas. Con esas solvencias yo regreso y me siento en el puesto nuevamente”, dice.

Aguilar recibe a El Faro en las oficinas de su abogado, quien también participó en la entrevista.

Si uno solo lee la lista de contratos del MAG, sale con la conclusión de que su familia hizo negocios por 2.5 millones de dólares con el Estado

Ja, ja. Fuera millonario

Es una figura pública. Cualquiera puede decir que tuvo un beneficio económico y es natural que llame la atención. ¿Qué reflexiones saca de esos 2.5 millones otorgados por el MAG y Salud?

Para que estemos claros, Insema factura al año 15 millones de dólares y obtuvo 250 mil dólares. Paremos de contar. No es representativo. De las otras empresas no te puedo dar números porque no los sé. Insema creció de la nada.

¿Cuál es su relación con Insema?

Tiene unos veintitantos años de haber sido fundada. Por ética me aparté de todas las sociedades, incluyendo Insema, porque me iba a dedicar a la función pública. Mi pretensión era mi precandidatura y luego la candidatura para la alcaldía de Santa Tecla. Me aparté de todo lo empresarial y me dediqué a la función pública. Estoy pagando carísima esa decisión, hasta de enemigo me eché a mi hermano…

¿Por qué?

Porque no querían que entrara a la política. No teníamos necesidad. No hemos venido a querernos beneficiar de una pandemia o de una emergencia. Si investigan los rubros de cada una de las empresas, se dedican desde hace 20 años a hacer lo mismo. Entonces no hay ningún efecto sorpresa, no creé una empresa para beneficiarme.

¿Abandonó una empresa tras 20 años? ¿Dejó de tener absoluta comunicación con las sociedades?

Absoluta comunicación, no, porque, obviamente, acordate que es mi empresa.

La empresa es casi una hija suya.

Tú lo has dicho. Tengo el "know how", pero legalmente me aparto para no afectar a las empresas familiares. Esas empresas tienen que seguir generando.

Usted menciona que tiene el "Know how". Parecería, con esa frase, que usted siguió asesorando a Insema.

No, eso ya camina solo. Digo "Know how" porque fui el fundador, acordate. Pero eso ya caminaba solo.

Usted ha dicho que se separó de las empresas el 8 de junio de 2019.

Sí, correcto. El nombramiento de Fonaes fue el 11.

¿Cómo llega Insema a obtener el contrato con el Ministerio de Salud?

Uno, las caretas “full face” eran producto único en Centroamérica y no las tenía más nadie. Por eso, claramente, la primera que sale cuestionada es Insema, por el hecho que fue la primera que hizo esa venta directa al Minsal.

¿Ya había hecho ventas de ese tipo?

Hacia fuera del país sí; al Estado, no.

¿Cuándo incorporó a su línea de producción las caretas con resina de plástico?

Uy, ahí me agarrás en curva, porque la fecha no la tengo en mente, porque no estoy al tanto. Pero sí, la publicación fue en marzo, fue exactamente cuando entró la pandemia, si no me equivoco.

Entonces, antes de esto no las hacía.

No, acordate que esto ha sido... hacíamos artículos de plástico.

Entonces, usted tuvo la habilidad empresarial de...

Yo no.

La empresa tuvo la habilidad empresarial de ubicarse en el rubro a tiempo.

El que no se reinventó, el que no se acomodó a los cambios, fracasó. La empresa no se salió de su rubro porque esas caretas "full face" son elaboradas con material 100 % reciclable. Y esa venta fue de 250 mil dólares, cuando esa empresa factura 1 millón mensual. ¿Qué ganó la empresa? Bastantes elementos negativos que han deteriorado hasta mi relación familiar. Esa venta fue por emergencia y fue una pérdida. Los doctores estaban con bolsas plásticas porque no venían los insumos médicos que les estaban trayendo, creo, de otros países. Y, si tú te acordás, no habían insumos porque la pandemia había agarrado al país de un día para otro. ¿Ya? Esta empresa ya le vendía a México y a Boston caretas "full face". No habíamos pensado, nadie, que se le iba a vender al Gobierno. Lamentablemente, nunca se habló de cuántas vidas salvaron las caretas o de que solicité una donación de un promedio de casi 40 mil, así como gestioné con otras empresas trajes de seguridad para donarlos a cuerpos de socorro, alcaldías, centros de salud.

¿Todas las caretas que usted donó salieron de Insema?

Yo las solicité, así como solicité a otras empresas, de las que no doy el nombre por cuestión ética, trajes de seguridad para los doctores.

Imagen de Aguilar en un evento celebrado en abril en el que anunció una donación de caretas al Instituto Nacional de los Deportes. 
 
Imagen de Aguilar en un evento celebrado en abril en el que anunció una donación de caretas al Instituto Nacional de los Deportes. 

¿Cómo se explica el sobreprecio de las caretas vendidas por Insema?

Hoy por hoy hablamos de que una careta vale 2.50 dólares. No existía en ese momento una careta full face que valiera menos. En el mercado, te puedo asegurar, no hay una “full face” que valga 2.50. Fue una noticia tendenciosa. La empresa perdió porque fue el primer pedido que se trabajó y los costos, aparentemente, salieron totalmente disparados y se perdió, pero es parte del conocimiento que vas desarrollando en una empresa.

¿Cómo se estableció el precio en 2.50 de dólar?

Con los costos y todo. Acordate que era un producto que nunca se había fabricado. Se hubiera podido vender en 7 dólares y el cliente, el Gobierno, o cualquier otro lo hubiera tenido que pagar, porque las necesitaban. Insisto, no vas a encontrar ahorita una full face de 2.50.

Según las cotizaciones que Insema envió al medio Salud con Lupa, el precio nunca debió ser mayor a 1.80 de dólar.

No sé de dónde viene la información. Afuera vendimos hasta a 4 dólares. No a gobiernos; a empresas embotelladoras le vendimos a uno y algo porque existía la relación comercial.

Leo el artículo: “Salud con Lupa pidió a Parque Industrial Verde cotizaciones para la venta de las caretas. El detalle decía que cada unidad costaba 1.82 dólares cada una, es decir, 0.62 centavos menos que el precio por unidad al que le vendieron al Ministerio de Salud, que compró 100 mil unidades”.

Sería interesante entender esa diferencia. Pero 60 centavos nunca va a ser un sobreprecio. Había unas con empaque y otras sin. Había pequeñas y grandes. Hay otros factores que pueden explicar la diferencia de precios. Con el Minsal hubo costos externos porque fue la primera venta. Ahora están a 80 y 60 centavos. Hubo ventas de dos, tres, cuatro dólares. Ese lote vendido al Minsal pudo tener más o menos costos. Esa es una decisión eminentemente empresarial. Al final, el gobierno compró a 2.50. No sé qué costos tuvo ese lote. Era un producto nuevo.

Repregunto: ¿cómo llegó a obtener el contrato la empresa?

Cuando me retiré de ser accionista tampoco esperábamos que iba a haber pandemia. Tú mencionaste el 8 de junio, ahí está la explicación, no tengo ningún problema legal. El producto se entregó porque el pago se recibió.

¿Usted tuvo en sus manos información privilegiada para compartir con la empresa?

Yo no estaba, andaba haciendo mi función de servidor público en Ahuachapán. No me di cuenta de la venta que estaba sucediendo. Ahí están los documentos abiertos donde el Ministerio de Salud le envió a Insema que participara en esa venta porque eran los únicos productores en Centroamérica.

A partir de que usted se desvincula de la empresa, ¿quién queda a cargo?

Ahí tengo... en la sociedad está mi hija, que es la que estaba gerenciando en ese momento, y hay varios elementos en la sociedad que son personas fuera de la familia.

Supongo que serán cercanos con su hija. ¿Ella no le comentó nada? (Salud con Lupa reveló que Maria Fernanda Aguilar envió las cotizaciones a ese equipo periodístico).

Ella solo me comentó que habían llegado del Minsal a querer comprar máscaras. Hasta ahí toda la plática. Cuando nos vinimos a dar cuenta, ya se había vendido, porque esas caretas se vendieron de un día para otro, no tardó ni tres días. Lamentablemente, ya la venta estaba hecha cuando me comentó y, tristemente, ni modo, tendremos que asumir consecuencias. Cabe mencionar, y esto es bien importante decirlo, Minsal necesitaba muchísimas más caretas, pero por una cuestión altamente ética en ese momento... porque independiente de que estábamos dentro de lo legal y de la ética, la parte moral obligaba a no venderle más al Minsal. Y claramente no se le vendió más al Minsal.

Abogado: Aunque legalmente estabas cubierto.

Aguilar: Ajá, legalmente estábamos cubiertos... éticamente también porque yo no estaba en la institución.

Abogado: Ni el contacto se había generado por una llamada entre Koky y el ministro, sino que fue porque el ministerio, la UACI del Ministerio, empieza a contactar a las empresas que producen artículos de plástico y cae la llamada.

Aguilar: ¿Y por qué? Porque nosotros... bueno, la empresa, comenzó a vender al país entero, comenzó a publicitarlo y así fue como la contactaron. Tenemos una fuerza de ventas y en eso muchos fueron a meter las caretas (para venderlas). De eso se trata, es una empresa tiene que generar.

¿Su hija se enteró de que se iba a abrir esa venta en el Minsal?

La fuerza de venta se dio cuenta y como ella, desconocedora del tema político, es que lamentablemente cometió esa novatada que hoy por hoy nos está costando.

¿Pero fue el Minsal quien los buscó o fue “la fuerza de venta”?

Fue la fuerza de venta. Me imagino que un vendedor llegó a ofrecerlo y dijeron sí, se hizo el conecte y fue rápido, en cuestión de un día.

Abogado: Pero eso no me atrevería a asegurarlo.

Aguilar: No, por eso, no lo estoy asegurando, pero así se manejan todas la conversaciones.

¿Su hija no fue contactada directamente por nadie de la UACI del Minsal?

Toda esa parte, te mentiría si te lo digo.

Al mismo tiempo que el Minsal compraba las caretas, usted gestionaba donaciones. Cualquiera preguntaría: ¿por qué el Minsal tiene necesidad de comprarle a la empresa de la familia Aguilar si esta empresa le está donando las caretas?

El giro de la empresa es generar. Cualquier empresa iba a vender. Yo hacía mi función como funcionario público y lo hice con muchas empresas: que me entregaran insumos para repartirlos. Yo quería ayudar, la verdad, pero como dicen, por persignarme me arañé. Eso es exactamente lo que pasó.

Dice que las caretas las vendió antes a Boston y a México.

A Honduras y Nicaragua también.

¿Cuándo fueron esas ventas?

Uy, no te puedo dar el dato porque no estoy al día a día. Pero tuvo que haber sido en el mes ese, quizás un poquito antes.

¿Sabe los nombres de los clientes?

No.

¿Fue a gobiernos?

No, fueron empresas privadas. Todo mundo necesitaba esos insumos. Donald Trump le pidió a Budweiser que elaborara alcohol gel.

¿De dónde salió el plástico para las caretas?

¿Por el Reto Recicla querés ir? Buenísimo, me encanta porque lo quiero dejar en claro para que lo sepan transmitir a la población. El Reto Recicla lo organiza ANDA por el desabastecimiento de agua; ANDA se fue a proveer agua embotellada. De ahí nace, con el Ministerio de Medio Ambiente y Cifco, elaborar una campaña de recolección de esas botellas por el tema medioambiental. Después, me incorporan a mí porque se dan cuenta que tengo el expertise, porque me he dedicado a eso toda mi vida, a dar charlas medioambientales, a trabajar el tema medioambiental desde hace más de 20 años. ¿Sabés cuántas botellas se recogieron? 2 millones y medio de unidades. Eso son aproximadamente 190 mil libras. Insema, como tal, exporta 1 millón 500 libras al mes. Económicamente, esas 200 mil libras, si lo ponemos a precio de mercado, y eso lo podés ir a buscar, lo están pagando a 12 centavos la libra. Pero como entró la pandemia… Lamentablemente, nuestra posición desde el Fonaes era vender el plástico a través de la Bolsa de Productos de El Salvador (institución que promueve la venta de productos a través de subasta) para que fuera transparente. Por cierto, me encontraba afuera cuando dijeron: "Señores, aquí va un hospital, saquen esa basura, notificaron ahora a los recolectores”. Pueden llegar a pedir toda la información, que ya se dio a la Fiscalía, a la Corte de Cuentas, al TEG también. Si lo ponemos en dinero: en ese momento se les pagó a 8 centavos la libra, porque como había que embolsar ese material, debido a que estaba completamente contaminado... fueron como 15 mil dólares los que recibió Fonaes por el plástico vendido.

¿Fue esto un negocio para la empresa Insema?

Ja, ja, ja. ¿Con 15 mil pesos? La empresa factura un millón de dólares mensuales. Por eso te digo que es risible cuando han sacado esas notas tendenciosas, es ridículo. Te puedo dar nombres de empresas para que te digan cuánto cuesta la libra hoy y cuánto valía en ese momento. El precio cayó por el tema del petróleo.

Veamos: Fonaes y otras instituciones organizan el Reto Recicla y la gente llega a dejarles 190 mil libras de plástico. Llega la emergencia, y el Gobierno anuncia que ahí en el Cifco donde tienen el plástico se construirá el Hospital El Salvador y que, por tanto, el plástico debe irse de ahí lo más pronto posible. Llegan compradores de plástico y pagan 15 mil dólares. Luego Insema, la empresa que usted fundó y que dirige su hija, vendió caretas de plástico al Estado por 250 mil dólares. ¿La empresa no usó el plástico del Reto Recicla para hacer las caretas?

Ustedes quieren hacer una línea de tiempo para entender que el plástico fue utilizado para hacer caretas y que las caretas fueron vendidas al Ministerio de Salud y que esta empresa, en la que participé en su momento, es la que se benefició de ese plástico. Vuelvo e insisto: ahí está todita la documentación y también pueden ir a preguntar a los señores a dónde lo vendieron, porque eso es algo que a mí no me corresponde. Aquí hay como cuatro empresas que compran plástico. A mí me dio curiosidad saber a quién se le vendió y me dijeron los nombres. Ellos te pueden contestar. Entonces, estoy dejando en claro que si bien es cierto en un mapa en grueso pareciera que yo me... bueno, que la empresa se benefició, pero no, ahí está toda la documentación a quiénes le vendieron esos proveedores. Eso es muy rollo de cada quién, pero que quede claro: la empresa no recibió ni un dólar del Reto Recicla.

¿Por qué prefirió que Fonaes recibiera el pago por el plástico en especie y no en dinero?
En Fonaes no quería tocar dinero por lo mismo que no quería tener problemas absolutamente con nadie. Y vuelvo a decir, ahí está todo respaldado.

¿Puede explicar más a detalle ese mecanismo?

Estoy separado, mientras se resuelve esto de la mejor manera, entonces podés contactar con el Director Ejecutivo, con Alfredo. Él te puede dar la información.

Pero usted mencionaba ahorita que tiene toda la documentación.

Él la tiene.

¿Y usted?

No, eso es de la institución, no es mía.

¿Usted sí estaba consciente de que había un riesgo de faltar a la ética siendo presidente de Fonaes y a la vez empresario de reciclaje?

Pedir especies y no cobrar los 15 mil dólares a quienes compraron el plástico lo hice para curarme en salud, totalmente. Por 15 mil dólares yo no me iba a hacer ni más rico ni más pobre, yo no quería problemas.

¿No era mejor abstenerse?

Estábamos en una emergencia. Había que limpiar las bodegas de Cifco, porque el presidente tardó mucho en llegar a tomarse la foto y eso ya era un cuquero, ¡un olor que daba miedo! Eran cosas usadas, que llegaban con refresco… Ahí llegaron hasta pampers, solo faltó tener perros muertos ahí, era una asquerosidad. Nos dijeron que teníamos tres días para sacar eso. Nuestra intención era venderlo en la Bolsa de Productos, pero nadie esperaba una pandemia, una emergencia, entonces se realizó transparentemente. En Fonaes está toda la información.

¿Insema no usó plástico del Reto Recicla?
Vuelvo e insisto, ahí en los documentos está todo, los insumos, las cantidades, vehículos.

¿Se refiere al portal de Transparencia de Fonaes?

Creo que ya lo subieron porque fue una actividad de Fonaes. No me beneficié de ninguna manera, es falso que me haya beneficiado. Es más, yo ni estuve porque no quería ser ni juez ni parte, por lo mismo, no quería cuestionamientos.

Hablemos de Idecafez, una empresa relacionada a su familia y, por cierto, la que más vendió al Gobierno.

Idecafez es más vieja que Insema. Tiene 25 o 30 años de haber sido fundada. La fundamos con mi hermano porque como ustedes sabrán, cuando tenés veintitantos años y fundás una empresa siempre conseguís socios de entre la familia, independientemente seás parte o no de la empresa, para cumplir un requisito legal.

¿Su hermano le pidió que fuera su socio?
Sí, pero técnicamente nunca operé en dicha sociedad. En la parte legal tenemos [los documentos] donde yo me retiré de la parte accionaria, adonde me retiré de la junta directiva.

¿Por qué se desligó?

Porque primero nunca fungí dentro de la misma, entonces creo que lo correcto era retirarme. Eso es fácilmente puede ser comprobable si yo en algún momento tuve un cheque, uno, por lo menos, de algún ingreso por parte de la sociedad Idecafez.

Abogado: Nunca ningún miembro de la familia de Koky ha sido funcionario ni el éxito de estas compañías ha sido por negocios con el Estado. Entonces, cuando Koky toma posesión del cargo dice: "Ok, listo, me retiro de esto porque no quiero afectar mi empresa ni la de mi hermano y no me quiero meter en este rollo, no quiero que vaya a haber ningún impedimento legal por cualquier cosa que pueda suceder”.

Volviendo a Idecafez…

Ahí no puedo decir absolutamente nada. No estoy en esa empresa.

¿Cómo comprueba usted que ya no está vinculado a esa empresa?

Aguilar: Eso fue hace 30 años y por un requisito legal participé.

Abogado: Se inscribió todo un día después o la semana después de desligarse. Tenemos todos esos documentos. Si quieren verlos, se los podemos mostrar. Al final del año presentas a Hacienda tu declaración. Ya en la declaración presentada a Hacienda, Koky no aparece en el listado de accionistas. En diciembre de 2019 ya no aparece como accionista.

¿Idecafez es es un importador neto o compra a productores locales?

No lo sabemos. Es cuestión interna de cada empresa.

¿Todavía está vinculado a la empresa Nedecaza?

He renunciado a todas. Pero Nedecaza no le ha vendido nada al gobierno. Puedo estar en otras sociedades pero no le han vendido al gobierno.

¿Cuándo se desvinculó de Nedecaza?

Creería que hace años. Desde hace años no tengo relación con esa empresa.

¿Dónde está ubicado Trade Winds?

De Trade Winds no tengo ningún conocimiento.

En Trade Winds está su hermana y su cuñada.

Correcto. Esas son cosas bien personales de ellas.

El domicilio de Nedecaza es el mismo de Trade Winds, que también vendió canastas al gobierno.

Esa propiedad es de la familia desde hace 40 años. Fue la casa de habitación de nosotros. Ahí nos criamos. Se desarrolló como oficina. Ahí se fueron incorporando las empresas del grupo familiar. Tomé mi camino. Me dediqué al tema de medio ambiente. Después se botó y se construyeron oficinas. Yo no he quitado ese domicilio de mi Dui. Nací ahí. Eso es verificable. Es el mismo domicilio de toda la vida y nunca lo he cambiado.

Ellas reportan que Trade Winds se dedica a la venta de calzado. El giro de la empresa eran las bombas hidráulicas y luego cambió a venta de calzado.

Abogado: Trade Winds nace en 2008, si no me equivoco. En 2010, Adela [Mercedes López de Aguilar, cuñada de Koky] compra Trade Winds. Ella no la fundó. La compró a dos personas que ya habían montado un negocio y la sociedad. Lo compra porque esas dos personas se tenían que ir del país.

Era un brasileño el dueño.

Abogado: Sí. Trade Winds tiene la representación de una empresa brasileña que trae productos varios. Sí tiene experiencia en el rubro de las canastas. Salió una publicación en Héroes Covid. El Mag pidió a la gente que se inscribieran si querían ser proveedores. La plataforma ya no está habilitada. Tenemos el correo de recepción en el que les dicen: “ok, gracias, ha sido incorporada a la lista.”

¿Usted cómo está enterado de todo esto?

Abogado: Porque me ha tocado averiguar para verificar si había un posible ilícito o incumplimiento.

¿Llegaron las caretas a Salud? ¿Llegaron todas las canastas alimentarias al Mag? Ninguna institución de manera voluntaria ha publicado las actas de recepción de los productos.

No tengo nada que ver. No puedo opinar.

¿A través de su familia podemos tener copias de esas actas de recepción?

Abogado: Lo que sé es que la información la han declarado reservada. Eso se lo han comunicado a la Corte de Cuentas, hasta que terminen las auditorías. Con esa declaratoria no se puede tener acceso de parte oficial a los expedientes de contratación que tiene el ministerio.

¿Qué institución?

Abogado: El MAG ha comunicado la reserva de la información a la CCR. No sé si también el Minsal. Esa reserva está vigente hasta que concluyan las auditorías de la CCR. Hace tiempo, antes de que comenzarán las auditorías, determinaron la reserva.

Aguilar: Todos los medios de comunicación me buscan a mí cuando yo no tengo nada que ver con el tema empresarial. Estoy fuera de las empresas. A los funcionarios deberían de ser las consultas porque ellos fueron los que compraron.

¿Es posible que su familia nos manden las actas de recepción de los productos?

Sin ningún problema. Vamos a preguntar y se las vamos a enviar.

Acláreme algo, ¿en qué fecha lo separaron oficialmente?

No me han separado oficialmente. De momento estoy dejando trabajar a la institucionalidad. Voy a recibir todo lo que han hecho Fiscalía, TEG, Corte de Cuentas. Con esas solvencias yo regreso y me siento en el puesto nuevamente.

¿Le ha dicho algo al presidente Bukele?

No me he acuerpado de nadie. Voy a demostrar mi inocencia. Antes de que el presidente pusiera el tuit separándome, hablé con él. Me hizo la pregunta: “Koky, ¿tenés algo que decir?...” “Absolutamente nada, presidente”. “Entonces vos te sentís satisfecho como para enfrentar…”. “Totalmente, no debo nada a nadie y lo puedo totalmente resolver yo solo. Es lo que he hecho hasta ahorita”. Luego a mí nunca se me suspendió el sueldo, algo que me han cuestionado. Por ética, envié una carta diciendo que no se me paguen salarios. No me interesaba tocar dinero del pueblo, cuando realmente... Hey, conste que estaba llegando porque teníamos mucho trabajo atrasado, pero no recibí ninguna paga desde que el presidente dijo "no". Y eso también está en los documentos.

¿A qué atribuye el tuit del presidente?
Hubo presión.

¿Por qué cree que el presidente lo apartó?
Es que yo fui el primero... Koky sale con precandidatura, ADN tecleño y a los tres días el primer bombazo. Las redes las reventaron. Fue mediáticamente sonado. La empresa que vendió, la primera, vendió porque no había insumos.

Para el partido Nuevas Ideas usted ya es culpable. Lo sacaron del proceso de internas.

En el país uno es culpable hasta que se compruebe lo contrario, aunque la Constitución lo dice diferente. Nos dan una muerte. A las empresas que no tienen relación conmigo les están cerrando las cuentas por notas tendenciosa como las de EDH. “Koky Aguilar vendió”, dice el titular. Eso es falso, pero así salió en el titular grande. ¿Qué piensa el banco? Qué Koky Aguilar vendió. Eso es jodido. Mi hermano no me puede ni ver ahorita. Es delicado. Yo lo puse en Twitter. Estoy en mi casa esperando a la Fiscalía, a la Corte de Cuentas, al Tribunal de Ética. No estoy escondiendo nada.

¿Va a hablar con el presidente de Nuevas Ideas para que reconsidere su expulsión?
¿Para qué? A mí ya no me interesa la política. Mi familia me ahorca si vuelvo a participar.

¿Y la Cicies también ya llegó a entrevistarlo?
No me ha entrevistado a mí. Yo ya no estaba en Fonaes cuando la Cicies llegó. Fue a verificar el Reto Recicla y técnicamente debería haber ido al Ministerio de Salud, no a Fonaes. Es con los funcionarios que hicieron esas compras. No tengo nada que ver en esto. Las empresas vendieron con todos los protocolos establecidos en el estado de emergencia. Vendieron y les pagaron. Es un proceso totalmente legal y transparente.

En buena parte de los casos de corrupción, los protagonistas nunca son los funcionarios. Son sus redes de confianza, familiares, algún prestanombre. ¿Qué garantías puede dar de qué no ha habido conflicto o flujo de información para darle ventajas indebidas a su familia?
Por eso no he dado declaraciones hasta que Fiscalía y la institucionalidad competente resuelva. Cada quien hace su trabajo. Que ellos digan si la debe o no la debe. No había ninguna careta en ningún lado para ese entonces. Los doctores atendían con bolsas plásticas. Luego de la emergencia quedaron los cuestionamientos y esas noticias han tenido consecuencias. La empresa trabaja con Coca Cola Internacional. Ya la mandaron a cerrar. De las demás no tengo ningún conocimiento. Es la misma secuela. Trade Winds con el Pricesmart. Me imagino que ya la van a mandar a cerrar. ¿En base a qué? Ni Fiscalía ni TEG van a encontrar nada. Nada se hizo fuera del marco legal. Venimos de una pandemia. Todo esto es consecuencia de eso.

Foto de portada: Carlos Barrera, archivo El Faro.


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad