El ciclón Eta dejó decenas de muertos, más de 50 de ellos en Guatemala, en su devastador paso por América Central, donde dejó también una estela de inundaciones, deslaves y casas soterradas.

El ciclón golpeó con furia el Caribe Norte de Nicaragua el martes como huracán categoría 4 (de las 5 que cuenta la escala Saffir Simpson), y este jueves abandonó Honduras convertida en depresión tropical, confirmó el organismo de protección civil hondureño.

La región, azotada desde marzo por el coronavirus y una crisis económica provocada por las cuarentenas, ahora se enfrenta a un escenario con miles de damnificados por las inundaciones y derrumbes, sobre todo en Nicaragua, Honduras y Guatemala. El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, dijo a periodistas que la mayor parte de los muertos en su país se dieron en una aldea indígena del departamento norteño de Alta Verapaz, donde un deslave dejó al menos 25 casas soterradas. "En la mañana teníamos cuatro muertos, ahora la cifra es arriba de los 50 muertos", dijo el mandatario en una improvisada rueda de prensa durante un vista este jueves a la localidad caribeña de Puerto Barrios (noreste), golpeada por inundaciones.

Las intensas lluvias provocadas por el ciclón causaron desprendimientos de tierra en el departamento noroccidental de Huehuetenango, donde dejaron unos diez muertos, según Giammatei.

Previamente, el organismo de protección civil informó la mañana de este jueves de cinco muertos por deslaves, tres en el departamento de Quiché (noroeste) y dos en el poblado de Chinautla, cercana a Ciudad de Guatemala. Entre ellos había dos niños de 11 y 2 años. 

Organismos de socorro informaron que 30 familias fueron evacuadas por el ejército en la aldea Creek Zarco de Morales, Izabal, debido al desborde del río Motagua y fueron albergadas en una escuela.

En el poblado costero de Puerto Barrios, en el Caribe guatemalteco, un habitante, Mynor Mejía, dijo a la AFP que era la "primera vez" que la calle cercana a su casa se inundaba por completo, lo que obligó a varios de sus vecinos a buscar resguardo en sitios altos.  

Estela de muerte

En Honduras, este jueves se informó de la muerte de dos menores en el departamento noroccidental de Santa Bárbara, cuando una casa fue soterrada por un deslave. Otros dos menores murieron el miércoles en derrumbes en el norte de Honduras.

En Costa Rica 1.361 personas estaban este jueves albergadas por inundaciones, especialmente en el litoral Pacífico, informó la Comisión Nacional de Emergencias (CNE). Un estadounidense de 71 años y su esposa costarricense, de 51, murieron en un derrumbe que sepultó su vivienda en el cantón sureño de Coto Brus, fronterizo con Panamá, mientras que dos mineros fallecieron en inundaciones en el Caribe Norte de Nicaragua.

La Defensa Civil del Ejército de Nicaragua informó que siete unidades militares fueron devastadas por Eta en el Caribe Norte, entre ellas las ubicadas en los Cayos Miskitos. El huracán causó también severos destrozos en las casas e infraestructura de Bilwi, cabecera del Caribe Norte nicaragüense, sobre todo en comunidades costeras. Las comunidades más afectadas son Wawa y Karata, al sur de Bilwi, donde viven 4.000 personas. Todas las casas de esas comunidades "desaparecieron", comentó Kevin González, un voluntario socorrista.

Los indígenas miskitos de la zona viven de la pesca y la agricultura y se teme que haya desaparecidos, según el gobierno regional. 

En Panamá murieron cinco personas, incluyendo tres niños, por derrumbes que sepultaron dos viviendas en la provincia de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica, informó el Sistema Nacional de Protección Civil.

Territorio inundado

El valle de Sula, el más productivo y capital industrial de Honduras, estaba convertido en una enorme laguna al desbordarse los ríos Ulúa y Chamelecón. Las calles estaban cubiertas de agua y las casas parecían islas, desde donde algunas personas, que treparon al techo, pedían ser rescatadas.

El presidente Juan Orlando Hernández envió helicópteros y lanchas militares a esa zona para rescatar a los pobladores en riesgo de ser arrastrados por correntadas.

La hondureña Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) dijo que las lluvias asociadas a Eta dejaron 338.563 personas afectadas, 2.764 evacuadas y 2.675 albergadas.

En El Salvador, donde seguían las lluvias que provocaron 26 derrumbes en carreteras, la comisionada presidencial jefa de gabinete, Carolina Recinos, informó que se habían evacuado 1.190 personas y 20 fueron trasladadas a albergues. 

El cambio climático produce un aumento de temperatura en las capas superficiales de los océanos, lo cual genera huracanes y tormentas más poderosos y con mayor cantidad de agua, constituyendo una amenaza más peligrosa para las comunidades costeras, según estudios del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). 

 

Un hombre se lamenta tras los daños causados ​​por el paso del huracán Eta en Puerto Cabezas, Nicaragua, el 4 de noviembre de 2020. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) indicó que al entrar a las aguas cálidas del Caribe, Eta podría volver a fortalecerse a tormenta tropical en su camino a Cuba. Foto de Inti Ocón /AFP
 
Un hombre se lamenta tras los daños causados ​​por el paso del huracán Eta en Puerto Cabezas, Nicaragua, el 4 de noviembre de 2020. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) indicó que al entrar a las aguas cálidas del Caribe, Eta podría volver a fortalecerse a tormenta tropical en su camino a Cuba. Foto de Inti Ocón /AFP

Un hombre cruza un área inundada en
 
Un hombre cruza un área inundada en "La Bocana" en Bilwi, Nicaragua. Foto de Inti Ocón /AFP

Un niño y un hombre salvan sillas de una casa inundada debido a las fuertes lluvias en Puerto Barrios, Izabal, 310 km al norte de la Ciudad de Guatemala el 5 de noviembre de 2020. Foto de Johan Ordoñez / AFP.
 
Un niño y un hombre salvan sillas de una casa inundada debido a las fuertes lluvias en Puerto Barrios, Izabal, 310 km al norte de la Ciudad de Guatemala el 5 de noviembre de 2020. Foto de Johan Ordoñez / AFP.

Vista aérea de un área inundada debido a las fuertes lluvias causadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en el pueblo de Machaca Puerto Barrios, Izabal 277 km al norte de la Ciudad de Guatemala. Foto de Carlos Alonzo / AFP
 
Vista aérea de un área inundada debido a las fuertes lluvias causadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en el pueblo de Machaca Puerto Barrios, Izabal 277 km al norte de la Ciudad de Guatemala. Foto de Carlos Alonzo / AFP

Vista de una grieta que bloquea una carretera en El Progreso, departamento de Yoro. Foto de AFP
 
Vista de una grieta que bloquea una carretera en El Progreso, departamento de Yoro. Foto de AFP

Una mujer vadea cargando un equipaje por una calle inundada tras el desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de Orlando Sierra / AFP
 
Una mujer vadea cargando un equipaje por una calle inundada tras el desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de Orlando Sierra / AFP

Una mujer anda en bicicleta en una calle inundada debido a las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en Puerto Barrios, Izabal 310 km al norte de la Ciudad de Guatemala. Foto de Johan Ordoñez / AFP.
 
Una mujer anda en bicicleta en una calle inundada debido a las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en Puerto Barrios, Izabal 310 km al norte de la Ciudad de Guatemala. Foto de Johan Ordoñez / AFP.

Policías hondureños ayudan a evacuar a personas tras el desborde del río Ulúa por las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en la ciudad de El Progreso, departamento de Yoro, 260 kms al norte de Tegucigalpa. Foto de Orlando Sierra / AFP
 
Policías hondureños ayudan a evacuar a personas tras el desborde del río Ulúa por las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en la ciudad de El Progreso, departamento de Yoro, 260 kms al norte de Tegucigalpa. Foto de Orlando Sierra / AFP

Bomberos rescatan a pobladores locales luego del desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro. Foto de Orlando Sierra / AFP
 
Bomberos rescatan a pobladores locales luego del desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro. Foto de Orlando Sierra / AFP

Niños juegan en una calle inundada en el barrio de Palermo en El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de AFP.
 
Niños juegan en una calle inundada en el barrio de Palermo en El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de AFP.

Un hombre rescata a sus cerdos tras el desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de Orlando Sierra / AFP
 
Un hombre rescata a sus cerdos tras el desborde del río Ulúa en el municipio de El Progreso, departamento de Yoro, Honduras. Foto de Orlando Sierra / AFP

Una niña descansa en un albergue temporal luego del desborde del río Bambito debido a las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en Bambito, provincia de Chiriquí, 450 km al norte de la ciudad de Panamá, el 05 de noviembre de 2020. Foto de Luis Acosta / AFP
 
Una niña descansa en un albergue temporal luego del desborde del río Bambito debido a las fuertes lluvias provocadas por el huracán Eta, ahora degradado a tormenta tropical, en Bambito, provincia de Chiriquí, 450 km al norte de la ciudad de Panamá, el 05 de noviembre de 2020. Foto de Luis Acosta / AFP