La Policía Nacional Civil montó retenes que impidieron el paso de buses a San Salvador en distintos accesos a la capital este domingo 17 de octubre, día en que diversos movimientos y organizaciones volvieron a convocar a miles de personas a manifestarse contra el gobierno de Nayib Bukele.  

Pese a los retenes, los manifestantes se reunieron en el parque Cuscatlán y caminaron unos tres kilómetros, sobre la 25 Avenida Norte y la Alameda Juan Pablo II, hacia la Plaza Barrios, en el centro de San Salvador.  No fue una marcha compacta: pasaron 45 minutos entre el primer bloque y el de jueces, por ejemplo, sobre la Alameda Juan Pablo II. La marcha llegó a la Plaza Barrios cerca de las 11 de la mañana y los participantes nunca ocuparon más de la mitad de la plaza.

Usando una herramienta de cálculo de densidad de multitudes, se necesitan unas 3,700 personas para llenar la mitad de la plaza, si cada una ocupa un metro cuadrado. Si se toma en cuenta que no todos los que marcharon llegaron a la plaza, un aproximado al número de manifestantes fue de unas cuatro mil personas. En esta marcha, convocada casi un mes después, la afluencia fue menor que en la protesta del 15 de septiembre, en la que El Faro calculó un mínimo de cinco mil personas y un máximo de 15 mil,  cifra mayor a la que el oficialismo intentó proyectar. El presidente Bukele tuiteó o retuiteó 33 mensajes el domingo, en la mayoría aludiendo a que se trataba de una marcha mínima o “fracasada”.

Los retenes

Uno de los retenes policiales retuvo a un bus en el cantón Tres Ceibas, Armenia. “Estamos detenidos solamente porque el bus está fuera de la ruta. Estamos haciendo un viaje exprés porque hemos pagado el viaje como excursión a la marcha”, dijo Jorge Canizales, un lisiado de guerra, en ese lugar. Un oficial de Policía dijo que se le impuso una esquela al conductor “por la falta 14 (sic), debido a que no carga el permiso para poder transitar en esta ruta”. Cuando el periodista Víctor Peña preguntó porque la retención había durado más de una hora, el policía le tomó una fotografía con su celular a Peña y se alejó, sin responder. 

En Tres Ceibas, la Policía hizo que las personas bajaran de los buses para revisar sus pertenencias. “Nos registraron a todos y no nos han hallado ningún ilícito”, dijo Canizales. Otro hombre que pasó por ese retén más temprano dijo que la Policía intentó decomisarle una herramienta de jardinería. “¿No sabés que este día no se puede traer nada?”, le dijo el policía, según el hombre, que no quiso identificarse por seguridad. A las 7:55 de la mañana, la Policía publicó en Twitter que había decomisado “peligroso material” y el noticiero del Ejecutivo lo describió como “una serie de objetos peligrosos y artefactos explosivos”. Ambas cuentas se referían a lo mismo: machetes y morteros, pólvora tradicional en protestas, fiestas patronales o de fin de año.

La PNC publicó información de sus retenes en El Poliedro (Colón, La Libertad) y Ahuachapán. Otros medios de comunicación también documentaron retenes en accesos a la capital desde Santa Ana y Chalatenango. El medio Focos publicó un memorando de la Policía, fechado el 16 de octubre, que contiene un protocolo para “vigilancia, monitoreo y registro de las manifestaciones”.  

La composición de la marcha fue muy similar a la diversidad encontrada un mes atrás. Veteranos de guerra, jueces, grupos feministas, activistas LGBTI,  ambientalistas y salvadoreños residentes en Estados Unidos, así como miembros de iglesias evangélicas. En la marcha participaron diputados de oposición (René Portillo Cuadra, de Arena, Johnny Wright Sol, de Nuestro Tiempo, y Dina Argueta, del FMLN) pero sin ejercer liderazgo y ni siquiera con distintivos de sus partidos. Las causas de los manifestantes eran igual de variadas: opositores de la imposición de la ley Bitcoin y la billetera gubernamental Chivo, justicia para las víctimas de la masacre de El Mozote, rechazo a la reelección presidencial, rechazo a los feminicidios, el número de personas desaparecidas, la privatización del agua, el nepotismo, los despidos en la Asamblea Legislativa, entre otras.

La falta de liderazgo o de una agenda común quedó patente al cierre de la marcha, cuando los grupos convergieron en la Plaza Barrios. La multitud se dispersó rápidamente, mientras algunos grupos cantaron canciones de protesta y dieron algunos discursos frente al Palacio Nacional.

*con reportes de Valeria Guzmán.

 

La Policía montó un retén en el cantón Tres Ceibas, del municipio de Armenia para revisar autobuses que se dirigían a la marcha. Los manifestantes bloquearon ambos carriles de la carretera, en protesta, después de una hora y media de estar retenidos. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
La Policía montó un retén en el cantón Tres Ceibas, del municipio de Armenia para revisar autobuses que se dirigían a la marcha. Los manifestantes bloquearon ambos carriles de la carretera, en protesta, después de una hora y media de estar retenidos. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

El cierre de la carretera en Armenia provocó congestionamiento en ambos carriles. Algunos conductores agredieron a los manifestantes. El vehículo, P338 877, rompió la cadena humana y estuvo a punto de atropellar a uno de ellos. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
El cierre de la carretera en Armenia provocó congestionamiento en ambos carriles. Algunos conductores agredieron a los manifestantes. El vehículo, P338 877, rompió la cadena humana y estuvo a punto de atropellar a uno de ellos. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Desde muy temprano el día 17, la Policía Nacional Civil estableció retenes en las principales vías de ingreso a la capital, para bloquear el paso a manifestantes. En la marcha, los ciudadanos también expresaron su descontento con las últimas acciones de la corporación policial. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Desde muy temprano el día 17, la Policía Nacional Civil estableció retenes en las principales vías de ingreso a la capital, para bloquear el paso a manifestantes. En la marcha, los ciudadanos también expresaron su descontento con las últimas acciones de la corporación policial. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Al final de la marcha, un grupo de ciudadanos prendió fuego a un muñeco de trapo con la figura del presidente Bukele, que se burló de la marcha a través de sus redes sociales. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Al final de la marcha, un grupo de ciudadanos prendió fuego a un muñeco de trapo con la figura del presidente Bukele, que se burló de la marcha a través de sus redes sociales. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

 

Sara Hanna, la asesora venezolana del presidente Nayib Bukele, fue también centro de críticas durante la manifestación. Un cartel hacía parodia sobre sus funciones en el Gobierno de El Salvador. 
 
Sara Hanna, la asesora venezolana del presidente Nayib Bukele, fue también centro de críticas durante la manifestación. Un cartel hacía parodia sobre sus funciones en el Gobierno de El Salvador. 

 

 

 

 

El Palacio Nacional volció a ser escenario de una marcha multitudinaria. La cantidad de asistentes fue mencionada y ridiculizada por el presidente Nayib Bukele y funcionarios allegados a él durante el día. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
El Palacio Nacional volció a ser escenario de una marcha multitudinaria. La cantidad de asistentes fue mencionada y ridiculizada por el presidente Nayib Bukele y funcionarios allegados a él durante el día. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Lady Drag, un artista que protesta políticamente como drag queen, participó de la marcha de este 17 de octubre. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Lady Drag, un artista que protesta políticamente como drag queen, participó de la marcha de este 17 de octubre. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

 

Las organizaciones realizaron la tercera marcha multitudinaria contra las acciones del Gobierno. Caminaron desde el parque Cuscatlán hasta concentrarse en la Plaza Gerardo Barrios. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Las organizaciones realizaron la tercera marcha multitudinaria contra las acciones del Gobierno. Caminaron desde el parque Cuscatlán hasta concentrarse en la Plaza Gerardo Barrios. Foto de El Faro: Víctor Peña.