Publicidad
EF Foto / Violencia
Entre el Régimen de Excepción y las pandillas
Carlos Barrera

Fecha inválida
Carlos Barrera y Víctor Peña

Desde que se declaró Régimen de Excepción por los diputados de la Asamblea Legislativa, el domingo 27 de marzo, los habitantes de colonias como el Distrito Italia en el municipio de Tonacatepeque viven con seguridad perimetral ejercida por la Fuerza Armada las 24 horas del día. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Desde que se declaró Régimen de Excepción por los diputados de la Asamblea Legislativa, el domingo 27 de marzo, los habitantes de colonias como el Distrito Italia en el municipio de Tonacatepeque viven con seguridad perimetral ejercida por la Fuerza Armada las 24 horas del día. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

La mayoría de los capturados por la PNC fueron llevados a las bartolinas conocidas como
 
La mayoría de los capturados por la PNC fueron llevados a las bartolinas conocidas como 'El Penalito', en las cercanías de la Fuerza Naval, San Salvador. Durante la primera semana del Régimen de Excepción, los detenidos fueron enviados al Penal de Izalco Fase 1. A la salida de 'El Penalito', cuando eran trasladados en autobuses hacia las prisiones de pandillas, los familiares se abalanzaban para poder cruzar algunas palabras o al menos ver a su familiar. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

El interior de la Comunidad 22 de Abril parece un lugar abandonado durante estos días de régimen. Nadie se atreve a hablar con periodistas y, cuando lo hacen, es apenas para saludar. Cuando los militares patrullan los angostos pasajes que parecen un laberinto, es normal que las personas cierren puertas y ventanas. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
El interior de la Comunidad 22 de Abril parece un lugar abandonado durante estos días de régimen. Nadie se atreve a hablar con periodistas y, cuando lo hacen, es apenas para saludar. Cuando los militares patrullan los angostos pasajes que parecen un laberinto, es normal que las personas cierren puertas y ventanas. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

En la comunidad San José del Pino, de Santa Tecla, cualquiera es sospechosos frente a las barricadas que han colocado los militares que custodian las tres entradas.
 
En la comunidad San José del Pino, de Santa Tecla, cualquiera es sospechosos frente a las barricadas que han colocado los militares que custodian las tres entradas. 'Yo todas las mañanas salgo a vender tortillas a la entrada de Villa del Mar. Tengo que mostrar mi DUI (Documento Único de Identidad). Si no, no me dejan entrar ni salir de la casa', dice Blanca Martínez, de 68 años, después de ser interrogada al salir de su colonia. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

La mañana del 2 de abril, un agente de la PNC subió a una patrulla y, con megáfono en mano, advirtió:
 
La mañana del 2 de abril, un agente de la PNC subió a una patrulla y, con megáfono en mano, advirtió: 'Todos los familiares de los nombres que voy a mencionar pueden irse, aquí ya no pueden hacer nada porque ellos ya fueron trasladados al penal de Izalco Fase 1'. Con evidente frustración los familiares se retiraron del Penalito. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

Emely, de siete años, hace sus tareas escolares en un traspatio, al final de la 22 de Abril, una de las comunidades más violentas, ubicada entre el límite de los municipios de San Salvador y Soyapango. El miércoles 30 de marzo, la Fuerza Armada y la Policía Nacional Civil realizaron un operativo dedicado a revisar casa por casa, como parte del Régimen de Excepción que la Asamblea Legislativa aprobó después del alza de homicidios. Ingresar a estas colonias bajo control criminal solo es posible en momentos como este, cuando hay un despliegue de fuerzas de seguridad. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Emely, de siete años, hace sus tareas escolares en un traspatio, al final de la 22 de Abril, una de las comunidades más violentas, ubicada entre el límite de los municipios de San Salvador y Soyapango. El miércoles 30 de marzo, la Fuerza Armada y la Policía Nacional Civil realizaron un operativo dedicado a revisar casa por casa, como parte del Régimen de Excepción que la Asamblea Legislativa aprobó después del alza de homicidios. Ingresar a estas colonias bajo control criminal solo es posible en momentos como este, cuando hay un despliegue de fuerzas de seguridad. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

En gran parte de los casos, son mujeres las que llegan en busca de su familiar detenido por la PNC. Llegan desde temprano para entregar desayunos y pasan el resto del día porque deben dejar el almuerzo y cena. Cada día que pasa se acercan con la esperanza de que su familiar sea liberado pasadas las 72 horas que regularmente son permitidas para la detención provisional. Su desconsuelo se hace evidente al enterarse de que el régimen permite hasta 15 días de detención provisional, y también cuando ven salir un autobús hacia el penal de Izalco Fase 1. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
En gran parte de los casos, son mujeres las que llegan en busca de su familiar detenido por la PNC. Llegan desde temprano para entregar desayunos y pasan el resto del día porque deben dejar el almuerzo y cena. Cada día que pasa se acercan con la esperanza de que su familiar sea liberado pasadas las 72 horas que regularmente son permitidas para la detención provisional. Su desconsuelo se hace evidente al enterarse de que el régimen permite hasta 15 días de detención provisional, y también cuando ven salir un autobús hacia el penal de Izalco Fase 1. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

 

En muchas áreas de San Salvador, el Régimen de Excepción es imperceptible. El Centro Histórico está militarizado desde hace al menos dos años. Ante el régimen, solo se aumentó la presencia militar. Decenas de personas llegan cada día para convivir en sus parques. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
En muchas áreas de San Salvador, el Régimen de Excepción es imperceptible. El Centro Histórico está militarizado desde hace al menos dos años. Ante el régimen, solo se aumentó la presencia militar. Decenas de personas llegan cada día para convivir en sus parques. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

En días normales, la calle principal de la comunidad 22  de Abril es muy concurrida por sus habitantes y vendedores ruteros. Esta semana estuvo vacía y bajo el control del Ejército. Un taller mecánico, la escuela, una tortillería, una tienda y un comedor son los únicos espacios abiertos, mientras soldados y policías se pasean por sus callejones. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
En días normales, la calle principal de la comunidad 22  de Abril es muy concurrida por sus habitantes y vendedores ruteros. Esta semana estuvo vacía y bajo el control del Ejército. Un taller mecánico, la escuela, una tortillería, una tienda y un comedor son los únicos espacios abiertos, mientras soldados y policías se pasean por sus callejones. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

El Reparto La Campanera en Soyapango ha sido por años un territorio con marcada presencia pandillera. Desde hace un año, hay un retén de la Fuerza Armada en la entrada principal, y algunos habitantes hablan sobre una reducción notable de la violencia. Desde el 26 de marzo, el día más violento de lo que va del siglo, las autoridades agudizaron el control en la calle principal y los alrededores. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
El Reparto La Campanera en Soyapango ha sido por años un territorio con marcada presencia pandillera. Desde hace un año, hay un retén de la Fuerza Armada en la entrada principal, y algunos habitantes hablan sobre una reducción notable de la violencia. Desde el 26 de marzo, el día más violento de lo que va del siglo, las autoridades agudizaron el control en la calle principal y los alrededores. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

Un expandillero bajo un programa de reinserción, trabaja durante la mañana del 31 de marzo en la panadería de la iglesia Eben Ezer, dentro de la colonia Dina, de San Salvador. Aquí llegan algunos después de cumplir sus condenas en una cárcel salvadoreña, para seguir con su readaptación social. Esa misma mañana, la Policía capturó a uno de los usuarios del programa que cuidaba la tienda de la iglesia. Los encargados de la iglesia temen que ocurran más arrestos durante los operativos que realizan las autoridades, a pesar de que quienes ahí trabajan no están ocultándose y llevan en el mismo sitio desde antes del Régimen de Excepción. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Un expandillero bajo un programa de reinserción, trabaja durante la mañana del 31 de marzo en la panadería de la iglesia Eben Ezer, dentro de la colonia Dina, de San Salvador. Aquí llegan algunos después de cumplir sus condenas en una cárcel salvadoreña, para seguir con su readaptación social. Esa misma mañana, la Policía capturó a uno de los usuarios del programa que cuidaba la tienda de la iglesia. Los encargados de la iglesia temen que ocurran más arrestos durante los operativos que realizan las autoridades, a pesar de que quienes ahí trabajan no están ocultándose y llevan en el mismo sitio desde antes del Régimen de Excepción. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

En el Distrito Italia, Tonacatepeque, nadie se escapa de la revisión militar, desde el más joven hasta el anciano, de día o de noche.
 
En el Distrito Italia, Tonacatepeque, nadie se escapa de la revisión militar, desde el más joven hasta el anciano, de día o de noche. 'Aquí todos son sospechosos de poder llevar algo', dijo un militar mientras esperaba la llegada de un bus con pasajeros residentes del Distrito. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

 
'Hasta aquí puede llegar, tenemos órdenes de no dejar pasar a ningún vendedor', dijo un soldado a los repartidores de agua que intentaban ingresar a la comunidad San José del Pino, en el municipio de Santa Tecla, el martes 29 de marzo, tres días después que la Asamblea aprobó el Régimen de Excepción que está vigente durante 30 días. Los vendedores estacionaron el camión frente a la barricada y repartieron el agua con ayuda de una carretilla. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

El lunes 4 de abril, en medio del Régimen de Excepción, el presidente Bukele, junto al ministro de Defensa, juramentó a 1,450 nuevos miembros de la Fuerza Armada, en la cancha de fútbol de la Escuela Militar, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad. En esa misma actividad, Bukele acusó a las ONGs de no velar por los derechos humanos, y también acusó a la comunidad internacional, sin brindar ninguna prueba, de lucrarse del baño de sangre que provocan las pandillas en El Salvador. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
El lunes 4 de abril, en medio del Régimen de Excepción, el presidente Bukele, junto al ministro de Defensa, juramentó a 1,450 nuevos miembros de la Fuerza Armada, en la cancha de fútbol de la Escuela Militar, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad. En esa misma actividad, Bukele acusó a las ONGs de no velar por los derechos humanos, y también acusó a la comunidad internacional, sin brindar ninguna prueba, de lucrarse del baño de sangre que provocan las pandillas en El Salvador. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

Durante las noches, las personas que regresan de sus trabajos al Distrito Italia, en Tonacatepe, tienen que hacer largas filas para poder ingresar a su zona de residencia. En la entrada al lugar, los militares revisan las pertenencias y piden los documentos personales para verificar que la dirección de su identificación indique que la persona es residente del lugar. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Durante las noches, las personas que regresan de sus trabajos al Distrito Italia, en Tonacatepe, tienen que hacer largas filas para poder ingresar a su zona de residencia. En la entrada al lugar, los militares revisan las pertenencias y piden los documentos personales para verificar que la dirección de su identificación indique que la persona es residente del lugar. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

 
'Vas a hacer fotos cuando yo te diga, porque después ustedes publican y todo se mal interpreta', ordena un militar, postrado en la entrada norte de la comunidad San José del Pino, en Santa Tecla, el martes 29 de marzo. 'Qué se puede mal interpretar si publico una fotografía y digo que ustedes registran a todas las personas que entran y salen de la comunidad', preguntó El Faro. 'Imaginate, si vos publicás esa foto de la señora con sus cosas en el suelo y agachada mientras la registramos, luego la gente va a malinterpretar; va a decir que la estamos golpeando. Así que podés hacer tu trabajo y tomar fotos, pero cuando yo te lo indique', sentenció el militar. A un costado de la conversación estaba su almuerzo y el de sus compañeros, frente al mural de la imagen. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Publicidad
Publicidad
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.