Columnas / Violencia
La represión es popular, pero no resuelve el problema de las pandillas
Pensar que el Gobierno va a obtener resultados diferentes empleando la misma mano dura contra pandilleros, una y otra y otra vez, es una fantasía.
Carlos Barrera

Fecha inválida
Tony Zúniga

 

Por años, diferentes gobiernos han intentado erradicar el problema de las pandillas sin resultados duraderos. El principal enfoque que los gobiernos han adoptado para controlar las pandillas ha sido a través de políticas de represión, el encarcelamiento y el fortalecimiento de los cuerpos de seguridad. Algunos gobiernos también han tratado de manejar las estadísticas de homicidios atribuidos a pandillas a través de treguas y acuerdos con esos grupos.  Sin embargo, las alarmantes cifras de homicidios y el acoso que ha sufrido la población por décadas demuestran que todas esas medidas miopes no han erradicado el actuar de las pandillas que continúan atemorizando la población. No importa cuánto se consagre el uso de la fuerza como el cáliz sagrado en la lucha contra las pandillas, estas no van a desaparecer únicamente con más represión y encarcelamiento. Y esto está comprobado.

Sea debido a la militarización de la sociedad por el Estado, a la normalización de un vivir y un pasado violento, o a la demonización de los jóvenes envueltos en pandillas, buena parte de los salvadoreños creen que la única manera de erradicar el problema de las pandillas es a través de la represión. A pesar de los fracasos de medidas extremas, como las políticas populistas “mano dura” del presidente Flores y “super mano dura” del presidente Saca, se continúa creyendo en el mito de que el problema solo se puede solventar con el uso de la fuerza y el encarcelamiento. Las medidas represivas implementadas por la actual administración bajo el régimen de excepción son contraproducentes y perjudiciales, ya que se basan en ese mito e ignoran alternativas más efectivas. 

Varios estudios han demostrado que el encarcelamiento tiene cero efectos o un efecto muy limitado sobre la reincidencia criminal. En otras palabras, no importa a cuántos pandilleros encarcelen. Sin rehabilitación, la mayoría volverá a delinquir después de cumplir sus condenas. El otro mito es pensar que sentencias de prisión más largas van a persuadir a los pandilleros para dejar de cometer crímenes. Eso, según investigaciones, es falso. De hecho, hay estudios que demuestran que alargar las sentencias de reos incrementa su riesgo para delinquir.

Es más, al encarcelar a jóvenes con bajo riesgo de reincidir, ellos salen de la cárcel con valores criminales más arraigados. Es decir, si el joven previamente no participaba o no estaba involucrado de lleno en la pandilla, después de ser arrestado y encarcelado junto con otros pandilleros de alto riesgo, él va a presentar un mayor riesgo para delinquir al ser liberado. Además, hay estudios que demuestran que el hacinamiento en las cárceles puede incrementar la reincidencia criminal. Si este problema ya existía en las cárceles con decenas de reos durmiendo en hamacas colgando del techo y amontonados en una celda, ahora con los arrestos masivos, el problema de la reincidencia criminal se podría empeorar. Tomando en cuenta esas realidades, las actuales medidas de represión contra pandillas bajo el régimen de excepción probablemente van a causar más crimen en lugar de reducirlo.

El problema de las pandillas no va a desaparecer únicamente con más represión y encarcelamiento, sino que requiere una mayor inversión en la juventud y en comunidades vulnerables. Algo así fue prometido por el actual gobierno en la “Agenda País Joven” a través del INJUVE, que incluía políticas para la participación juvenil, prevención de la violencia, educación, y recreación. Sin embargo, hasta ahora no se han implementado a fondo políticas que se enfoquen en la raíz del problema. Pensar que el Gobierno va a obtener resultados diferentes empleando la misma mano dura contra pandilleros, como lo hicieron pasadas administraciones una y otra y otra vez, es una fantasía. Si en el pasado el Gobierno ha reportado que un 10 % de la población está involucrada en o se beneficia de actividades criminales, entonces se trata de un problema socioeconómico sistémico que va a requerir un esfuerzo colectivo y una fuerte inversión. Encarcelar a ese 10% o a 640 000 salvadoreños, como pareciera que se está intentando hacer, solo resultará en la criminalización de sectores vulnerables, en más delincuencia y en más víctimas. Por lo tanto, el problema se debe abordar no solo combatiendo el crimen sino también con grandes inversiones en programas sociales, educativos y económicos que deben incluir la prevención, la rehabilitación y programas de reinserción, que son principios comprobados para la reducción del crimen y la violencia.

Después de trabajar en el sistema penitenciario canadiense por más de una década, me he dado cuenta de que la mayoría de reos, incluyendo pandilleros, quieren cambiar su manera de actuar. Muchos de ellos han logrado cambiar sus vidas al completar con éxito programas cognitivos de rehabilitación durante su sentencia. Los arrestos arbitrarios e indiscriminados de pandilleros, el maltrato, el encarcelamiento en condiciones inhumanas y la violación de sus derechos humanos y civiles, no son la manera de convencerlos de los beneficios de modificar su manera de pensar. El trato agresivo ejecutado por los cuerpos de seguridad no reduce la delincuencia, sino que la incrementa, según expertos.

Hasta ahora ningún gobierno ha dado la prioridad debida a programas de prevención de violencia, de rehabilitación, y de reinserción de pandilleros. Dichas alternativas han sido ignoradas, mal financiadas o abandonadas por varios gobiernos. Aparentemente es más fácil y popular satanizar y arrestar a jóvenes pandilleros que invertir en programas para su rehabilitación y para la prevención del crimen. Nadie niega que dichos grupos han causado muchas muertes, mucho dolor y mucho temor a la población, por lo que muchos los odian, los estigmatizan, los marginan y los quieren ver en la cárcel. La justicia y el encarcelamiento son, en muchos casos, necesarios para la protección de la ciudadanía. Pero el odio y la demonización por parte de la sociedad no lo son y solo generan más odio en los jóvenes. El ciclo vicioso de la violencia nunca se va a romper con ese pensar. Para un mejor El Salvador es imperativo librarse de la mentalidad del odio contra jóvenes pandilleros quienes, se quiera o no, representan el presente y futuro de la nación y que, en vez de la marginación, exijamos y creemos programas efectivos para que eviten y abandonen una vida violenta y destructiva.

El peso de la justicia se debe aplicar a quienes quebrantan la ley, pero como ha sido documentado en investigaciones, un gran número de ellos son jóvenes vulnerables de nuestras comunidades que necesitan rehabilitación y oportunidades para ser ciudadanos de bien. Ese tipo de pensar no es fácil, pero es consistente con valores salvadoreños como aquellos ejemplificados en el libro de Mateo que nos invita a ser pacificadores, a ser guías y luz para necesitados, a perdonar a nuestros enemigos, a bendecid a quienes nos maldicen, y a orar por los que nos hacen daño.


*Tony Zúniga tiene una licenciatura en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia Británica (UBC) y está cursando una maestría en Psicología en Consejería en la Universidad de Yorkville. Ha trabajado para el sistema penitenciario de Canadá desde 2010, donde se ha desempeñado como agente de libertad condicional. En los últimos cuatro años ha trabajado como facilitador de programas de rehabilitación.

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.