EF Foto / Desigualdad
Las mujeres que buscan entre el Régimen
Carlos Barrera

Fecha inválida
Carlos Barrera y Víctor Peña

Decenas de personas llegan todos los días a las cercanías del penal de Izalco para intentar tener información de sus familiares detenidos durante el Régimen de Excepción. La mayoría de las personas que esperan durante horas, bajo del sol y lluvia, son mujeres que buscan a sus hijos, esposos, padres, nietos, hermanos. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Decenas de personas llegan todos los días a las cercanías del penal de Izalco para intentar tener información de sus familiares detenidos durante el Régimen de Excepción. La mayoría de las personas que esperan durante horas, bajo del sol y lluvia, son mujeres que buscan a sus hijos, esposos, padres, nietos, hermanos. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

Ella prefiere no identificarse, como lo hacen otras muchas mujeres frente al penal La Esperanza, en Mariona. Tiene 59 años y es vendedora de calzado en los pueblos cercanos a Puerto El Triunfo, en el departamento de Usulután. El 11 de abril capturaron a Óscar Armando Lozano, su hijo de 33 años, cuando regresaba de cobrar su pago por una semana de trabajo en la hacienda El Tercio. Desde entonces, ella hace guardia frente al portón de la cárcel para tener información de su hijo. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Ella prefiere no identificarse, como lo hacen otras muchas mujeres frente al penal La Esperanza, en Mariona. Tiene 59 años y es vendedora de calzado en los pueblos cercanos a Puerto El Triunfo, en el departamento de Usulután. El 11 de abril capturaron a Óscar Armando Lozano, su hijo de 33 años, cuando regresaba de cobrar su pago por una semana de trabajo en la hacienda El Tercio. Desde entonces, ella hace guardia frente al portón de la cárcel para tener información de su hijo. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Cada mañana, decenas de mujeres llegan a las oficinas de la Procuraduría General de la República a buscar información de los procesos de sus familiares detenidos, y también para conseguir el apoyo de un abogado público que defienda su caso. La mayoría tomó el primer transporte público y llegó desde muy temprano en la mañana. En ese grupo de nueve mujeres hay quienes viajaron desde Cojutepeque, San Vicente, Ilobasco y Usulután. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Cada mañana, decenas de mujeres llegan a las oficinas de la Procuraduría General de la República a buscar información de los procesos de sus familiares detenidos, y también para conseguir el apoyo de un abogado público que defienda su caso. La mayoría tomó el primer transporte público y llegó desde muy temprano en la mañana. En ese grupo de nueve mujeres hay quienes viajaron desde Cojutepeque, San Vicente, Ilobasco y Usulután. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Las mujeres se acercaban al nuevo sector de celdas del penal de Mariona para intentar comunicarse con sus familiares, veían hacia las ventanas donde los detenidos asomaban su cabeza. Las autoridades de la Dirección General de Centros Penales ordenaron cerrar las ventanas con lámina y un sello de soldadura. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Las mujeres se acercaban al nuevo sector de celdas del penal de Mariona para intentar comunicarse con sus familiares, veían hacia las ventanas donde los detenidos asomaban su cabeza. Las autoridades de la Dirección General de Centros Penales ordenaron cerrar las ventanas con lámina y un sello de soldadura. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

María González, de 65 años, ha ido cuatro días continuos hasta el penal de Izalco con la esperanza de que liberen a su hijo, el cual fue detenido el 30 de marzo en los alrededores del Parque Infantil, San Salvador. Por seguridad, omite el nombre de su hijo:
 
María González, de 65 años, ha ido cuatro días continuos hasta el penal de Izalco con la esperanza de que liberen a su hijo, el cual fue detenido el 30 de marzo en los alrededores del Parque Infantil, San Salvador. Por seguridad, omite el nombre de su hijo: 'Mi hijo es el sostén de la casa, él se dedica a las estructuras metálicas y ahora mismo estamos pasando con los ahorros que tenía, esto es una gran injusticia', dijo antes de llamar a la pareja de su hijo para decirle que estaban a punto de liberarlo. Al final del día, ni un detenido durante el Régimen de Excepción fue liberado. Foto de El Faro: Carlos Barrera

 

 

 

“Les voy a dar información, pero me hacen el favor de desalojar”, exigía un custodio a quienes se acumularon frente al portón de la cárcel de Mariona. “Yo les recomiendo que vengan dentro de 15 días a preguntar. Ustedes me pueden dar el nombre, pero eso no significa que les voy a resolver. Son miles de internos. Mi recomendación es que esperen y que tengan paciencia”. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
“Les voy a dar información, pero me hacen el favor de desalojar”, exigía un custodio a quienes se acumularon frente al portón de la cárcel de Mariona. “Yo les recomiendo que vengan dentro de 15 días a preguntar. Ustedes me pueden dar el nombre, pero eso no significa que les voy a resolver. Son miles de internos. Mi recomendación es que esperen y que tengan paciencia”. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Entre este grupo de mujeres estaba Roxana Peña. Buscaba a su hijo e intentó ubicarlo en un microbús que trasladaba a unos internos desde el penal de Mariona hacia su audiencia en el Centro Judicial Isidro Menéndez, en San Salvador. Roxana es empleada de un comedor en la colonia Santa Lucía de Ilopango. Dejó su trabajo de lado para hacer todos los trámites que el abogado ha pedido. Roxana ha gastado más de $300 en documentos, y la primera parte del pago del defensor de su hijo, del que no da nombre porque tiene miedo de que las autoridades arremetan contra él.  Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Entre este grupo de mujeres estaba Roxana Peña. Buscaba a su hijo e intentó ubicarlo en un microbús que trasladaba a unos internos desde el penal de Mariona hacia su audiencia en el Centro Judicial Isidro Menéndez, en San Salvador. Roxana es empleada de un comedor en la colonia Santa Lucía de Ilopango. Dejó su trabajo de lado para hacer todos los trámites que el abogado ha pedido. Roxana ha gastado más de $300 en documentos, y la primera parte del pago del defensor de su hijo, del que no da nombre porque tiene miedo de que las autoridades arremetan contra él.  Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

Gloria Marina Flores López, de 64 años, vive en una casa de láminas y madera en la comunidad Gerardo Barrios, cantón Cantarrana, Santa Ana. Gloria es madre de Marvin Alexander Flores, de 29 años de edad, estudiante becado de licenciatura en trabajo social de la Universidad Luterana y graduado de la Escuela de Formación Política de la UCA en 2019. Marvin es el sostén económico del hogar, lograban subsistir gracias a la beca universitaria y a su trabajo como fotógrafo de eventos. El 24 de abril, Marvin fue detenido en la colonia La Esmeralda de Santa Ana mientras visitaba a su novia. Fue esposado y, junto a su cuñado, llevado a la Delegación policial de Santa Ana para luego ser enviado al penal de Mariona. Debido a eso, Gloria se quedó sola. Está lesionada de una de sus rodillas, lo que le impide movilizarse con libertad y depende únicamente de la ayuda que sus vecinos puedan darle. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Gloria Marina Flores López, de 64 años, vive en una casa de láminas y madera en la comunidad Gerardo Barrios, cantón Cantarrana, Santa Ana. Gloria es madre de Marvin Alexander Flores, de 29 años de edad, estudiante becado de licenciatura en trabajo social de la Universidad Luterana y graduado de la Escuela de Formación Política de la UCA en 2019. Marvin es el sostén económico del hogar, lograban subsistir gracias a la beca universitaria y a su trabajo como fotógrafo de eventos. El 24 de abril, Marvin fue detenido en la colonia La Esmeralda de Santa Ana mientras visitaba a su novia. Fue esposado y, junto a su cuñado, llevado a la Delegación policial de Santa Ana para luego ser enviado al penal de Mariona. Debido a eso, Gloria se quedó sola. Está lesionada de una de sus rodillas, lo que le impide movilizarse con libertad y depende únicamente de la ayuda que sus vecinos puedan darle. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

En la calle que lleva al penal de Izalco,
 
En la calle que lleva al penal de Izalco, 'los rumores corren rápido', dice un policía. 'Aquí uno por más que le diga a estas mujeres que no vengan, siempre van a estar aquí, uno trata de entenderlas porque una madre y una esposa es lo que hacen por un hombre, pero nosotros aquí no les podemos ayudar en nada', dijo mientras las mujeres se abalanzaban a una patrulla al saber que la noche del 28 de abril ni uno de sus familiares sería liberado. Foto de El Faro: Carlos Barrera

 

 

 

La noche del 27 de abril fueron liberados del penal de Izalco cuatro hombres que habían sido capturados en diferentes puntos de El Salvador durante el Régimen de Excepción. Uno de los liberados, aún con el uniforme blanco y de nombre Julio, caminó abrazado de su pareja y bajo la lluvia después de que la mujer, con cinco meses de embarazo, esperó durante dos días en el mismo lugar a que él fuera liberado. Foto de El Faro: Carlos Barrera
 
La noche del 27 de abril fueron liberados del penal de Izalco cuatro hombres que habían sido capturados en diferentes puntos de El Salvador durante el Régimen de Excepción. Uno de los liberados, aún con el uniforme blanco y de nombre Julio, caminó abrazado de su pareja y bajo la lluvia después de que la mujer, con cinco meses de embarazo, esperó durante dos días en el mismo lugar a que él fuera liberado. Foto de El Faro: Carlos Barrera

 

 

 

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, durante la noche del 27 de abril en la zona occidental llovió como en ningún otra zona del país. Izalco fue uno de los lugares que registró la mayor cantidad de lluvia acumulada. Allí, decenas de mujeres acompañadas de niños, algunas embarazadas, esperaron bajó el sol  y la lluvia nocturna  a que uno de sus familiares fuera liberado. Algunas de las mujeres llegaron desde San Miguel, Usulután y San Salvador, la mayoría provenientes de familias a las que se les hace imposible costear un transporte. Muchas mujeres hicieron alianzas para pagar entre diez una pieza de $30 para dormir y cubrirse de la lluvia esa noche. Foto de El Faro: Carlos Barrera
 
Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, durante la noche del 27 de abril en la zona occidental llovió como en ningún otra zona del país. Izalco fue uno de los lugares que registró la mayor cantidad de lluvia acumulada. Allí, decenas de mujeres acompañadas de niños, algunas embarazadas, esperaron bajó el sol  y la lluvia nocturna  a que uno de sus familiares fuera liberado. Algunas de las mujeres llegaron desde San Miguel, Usulután y San Salvador, la mayoría provenientes de familias a las que se les hace imposible costear un transporte. Muchas mujeres hicieron alianzas para pagar entre diez una pieza de $30 para dormir y cubrirse de la lluvia esa noche. Foto de El Faro: Carlos Barrera

 

 

 

Eran las 7:30 de la noche del 27 de abril y los cuatro liberados ese día ya había sido entregados a sus familias. Noelys González seguía parada a la orilla de la calle de barro que lleva al penal de Izalco, bajo la tormenta, desde lejos observaba si aparecía su hermano, un motorista que fue detenido el 7 abril en Juayúa, Sonsonate. Ella no tenía idea de cómo iba a regresar a su casa esa noche:
 
Eran las 7:30 de la noche del 27 de abril y los cuatro liberados ese día ya había sido entregados a sus familias. Noelys González seguía parada a la orilla de la calle de barro que lleva al penal de Izalco, bajo la tormenta, desde lejos observaba si aparecía su hermano, un motorista que fue detenido el 7 abril en Juayúa, Sonsonate. Ella no tenía idea de cómo iba a regresar a su casa esa noche: 'No sé si me iré caminando o si me voy a quedar a dormir aquí en la calle. Hoy tenía la esperanza de que saliera mi hermano, y aquí voy a esperar, tal vez sale'. A diario, decenas de mujeres llegan a esa misma calle con la esperanza de que su familiar salga libre. La mayoría, como Noelys, terminan el día frustradas y vapuleadas por el calor y la lluvia de la época en Izalco. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.