Publicidad
EF Foto / Desigualdad
La condena de esperar afuera del penal de Mariona
Carlos Barrera

Fecha inválida
Carlos Barrera

Todos los días, decenas de personas esperan de pie a que alguien salga del Centro Penal de Mariona con información acerca de los detenidos durante el Estado de Excepción. De esas personas, las que viven en San Salvador y su periferia se retiran cuando ya es de noche. Quienes llegan del interior de El Salvador se quedan a dormir en la calle.
 
Todos los días, decenas de personas esperan de pie a que alguien salga del Centro Penal de Mariona con información acerca de los detenidos durante el Estado de Excepción. De esas personas, las que viven en San Salvador y su periferia se retiran cuando ya es de noche. Quienes llegan del interior de El Salvador se quedan a dormir en la calle.

 

 

La tarde del 19 de mayo del 2022, Hugo Salomón y su esposa Carmina discutían acerca de quién se quedaría a dormir frente al penal de Mariona.
 
La tarde del 19 de mayo del 2022, Hugo Salomón y su esposa Carmina discutían acerca de quién se quedaría a dormir frente al penal de Mariona. 'Váyase usted, viejo, si no trabaja, ¿cómo vamos a comer?', le dijo la mujer a su marido. Desde hace 15 días, ambos viajan desde Chalchuapa, Santa Ana, para buscar noticias de su hijo Hugo, de 25 años, quien fue capturado en su día de descanso en la casa. Según dijo la pareja, Hugo padre y Hugo hijo se ganan la vida como jornaleros, trabajan en los cultivos de otras familias, por lo cual reciben un salario de $5 dólares cada uno al día. Para la familia, la captura del hijo mayor ha significado un golpe a la paz familiar y a la economía. Solo en transporte desde Chalchuapa gastan $7.60 entre los dos. A eso se le suma el gasto de comida, $1.50 dólares el plato. Por eso han optado por comer una vez al día.

 

 

Los árboles a la orilla de Mariona han funcionado como refugio para las familias que no pueden regresar a sus casas. Se quedan debido a que algunas entregas de los pocos reos que salen en libertad se realizan por la tarde y la noche, haciéndoles imposible realizar un viaje interdepartamental en autobús.
 
Los árboles a la orilla de Mariona han funcionado como refugio para las familias que no pueden regresar a sus casas. Se quedan debido a que algunas entregas de los pocos reos que salen en libertad se realizan por la tarde y la noche, haciéndoles imposible realizar un viaje interdepartamental en autobús.

 

 

Muchas de las familias llegaron al penal de Mariona sin la idea de quedarse a dormir, por eso no tenían sábanas para sus niños ni abrigos para pasar la noche. La tarde del 19 de mayo, un grupo evangélico llegó a dejar algo de ropa para las personas que esperan. De la ropa no quedó nada, cada quien agarró lo que pudo y regresó a su refugio.
 
Muchas de las familias llegaron al penal de Mariona sin la idea de quedarse a dormir, por eso no tenían sábanas para sus niños ni abrigos para pasar la noche. La tarde del 19 de mayo, un grupo evangélico llegó a dejar algo de ropa para las personas que esperan. De la ropa no quedó nada, cada quien agarró lo que pudo y regresó a su refugio.

 

 

Lizbeth González, con manto en la cabeza, abrazó durante minutos a Ana Turcios, quién estaba hundida en llanto debido a la noticia de que la noche de ese día su hermano sería liberado después de casi un mes de estar detenido en Mariona, a causa del Estado de Excepción.
 
Lizbeth González, con manto en la cabeza, abrazó durante minutos a Ana Turcios, quién estaba hundida en llanto debido a la noticia de que la noche de ese día su hermano sería liberado después de casi un mes de estar detenido en Mariona, a causa del Estado de Excepción.

 

 

Cuando un reo sale de Mariona la familia lo espera en la entrada y la multitud aplaude. En muchos casos, debido a la falta de información de los familiares, a algunos reos no los espera nadie, salen cen calzoneta e incluso descalzos. Deambulan por un momento hasta que alguien de entre quienes esperan ofrece ayuda para movilizarlos hasta su lugar de residencia. Para que no pase eso a sus familiares, muchas personas acampan fuera del centro penal.
 
Cuando un reo sale de Mariona la familia lo espera en la entrada y la multitud aplaude. En muchos casos, debido a la falta de información de los familiares, a algunos reos no los espera nadie, salen cen calzoneta e incluso descalzos. Deambulan por un momento hasta que alguien de entre quienes esperan ofrece ayuda para movilizarlos hasta su lugar de residencia. Para que no pase eso a sus familiares, muchas personas acampan fuera del centro penal.

 

 

En las orillas de la calle del penal de Mariona, alguna gente se queja de los militares y la Policía. Dicen recibir amenazas si están frente a la entrada del penal, por donde liberan a las pocas personas que salen.  
 
En las orillas de la calle del penal de Mariona, alguna gente se queja de los militares y la Policía. Dicen recibir amenazas si están frente a la entrada del penal, por donde liberan a las pocas personas que salen.  

 

 

Juana María Ramos, de 58 años, y Olinda Ramírez, de 47, se conocieron afuera de Mariona. Duermen juntas en la calle y se apoyan con la comida. Son madres solteras, las dos tiene a un hijo detenido en el centro penal. Aseguran que los dos jóvenes son campesinos y ellas amas de casa.
 
Juana María Ramos, de 58 años, y Olinda Ramírez, de 47, se conocieron afuera de Mariona. Duermen juntas en la calle y se apoyan con la comida. Son madres solteras, las dos tiene a un hijo detenido en el centro penal. Aseguran que los dos jóvenes son campesinos y ellas amas de casa. 'Aquí, sea quien sea el presidente, estamos jodidos, uno de pobre siempre tiene que partirse el cuero para comer, y mire el gobierno como nos paga', dijo Juana, que duerme en una bolsa plástica y una sábana. La noche del 17 de mayo, esa bolsa la salvó de mojarse durante la tormenta.

 

 

Desde hace semanas, decenas de refugios de plástico negro fueron levantados a un lado del muro perimetral del centro penal de Mariona. En ellas se refugiaban varias familias en las noches de lluvia. El miércoles 18 de mayo, mientras los familiares de los detenidos se alejaron de los refugios algunos metros para evitar los bloqueadores del penal y tener señal telefónica, los custodios de Mariona destruyeron los refugios. Dijeron que ese lugar era parte del centro penal y no podían estar allí.
 
Desde hace semanas, decenas de refugios de plástico negro fueron levantados a un lado del muro perimetral del centro penal de Mariona. En ellas se refugiaban varias familias en las noches de lluvia. El miércoles 18 de mayo, mientras los familiares de los detenidos se alejaron de los refugios algunos metros para evitar los bloqueadores del penal y tener señal telefónica, los custodios de Mariona destruyeron los refugios. Dijeron que ese lugar era parte del centro penal y no podían estar allí.
 

 

En las noches, algunas iglesias evangélicas entregan alimentos alrededor de Mariona. A pesar de que el plato de comida cuesta $1.50 en los comedores de los alrededores, para muchas personas es imposible costear los incluso dos tiempos de comida. Algunas personas no comen durante el día y esperan la llegada de los evangélicos por la noche, para ahorrar algo de dinero en comida.
 
En las noches, algunas iglesias evangélicas entregan alimentos alrededor de Mariona. A pesar de que el plato de comida cuesta $1.50 en los comedores de los alrededores, para muchas personas es imposible costear los incluso dos tiempos de comida. Algunas personas no comen durante el día y esperan la llegada de los evangélicos por la noche, para ahorrar algo de dinero en comida.

 

 

Jéssica Torres lleva 15 días durmiendo en la calle frente al penal de Mariona. Espera para recibir noticias de su esposo, quien según ella fue detenido injustamente en Usulután:
 
Jéssica Torres lleva 15 días durmiendo en la calle frente al penal de Mariona. Espera para recibir noticias de su esposo, quien según ella fue detenido injustamente en Usulután: 'No me puedo ir de aquí, porque imagínese si a él lo sacan una noche y no encuentra a nadie aquí, ese es mi temor, porque lo pueden volver a meter al penal', dijo después de terminar la oración de un servicio religioso que se realizó en la calle.

 

 

Mientras un pastor desgarraba su garganta arriba de un picop, las personas que acampan alrededor de Mariona buscaban en sus biblias la cita bíblica que el señor recitaba.
 
Mientras un pastor desgarraba su garganta arriba de un picop, las personas que acampan alrededor de Mariona buscaban en sus biblias la cita bíblica que el señor recitaba. 'Todo pasará, este momento va a pasar, esta noche veremos milagros, muchos serán liberados hoy porque así lo dice la palabra de Dios', decía el pastor. Esa noche, solo un hombre que había pagado una condena de 30 años salió de prisión. El pastor lo adjudicó a poderes divinos y asumió que el hombre había sido capturado durante el Régimen de Excepción.

 

 

Frente a Mariona, decenas de personas duermen a la orilla de la calle, en carpetas y al lado de una canaleta por donde corren aguas pestilentes. A lo lejos, el pastor de una iglesia gritaba por un megáfono el nombre de un detenido:
 
Frente a Mariona, decenas de personas duermen a la orilla de la calle, en carpetas y al lado de una canaleta por donde corren aguas pestilentes. A lo lejos, el pastor de una iglesia gritaba por un megáfono el nombre de un detenido: 'Walter Mejía, tenga esperanza, aquí está su madrecita', gritaba una y otra vez.

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.
Publicidad
Publicidad
Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.