Publicidad

Ministro de Defensa se envía a retiro y queda habilitado para optar a Presidencia

"Es una casualidad", dice Munguía Payés cuando se le hace ver la coincidencia entre su paso a retiro el 1 de junio pasado y el período de inhabilitación constitucional para los militares que aspiran a la presidencia. Lejos de desechar una eventual postulación presidencial para 2014, dice que "no es una posibilidad descabellada" y que "en esto no se descarta nada".

Daniel Valencia y Carlos Martínez / Foto: Mauro Arias

 
 

El ministro de Defensa, general David Munguía Payés, llega a la Asamblea Legislativa para atestiguar el informe de labores del presidente Funes. El gobernante anunció un plan de reclutamiento obligatorio para jóvenes en riesgo de sumarse a las pandillas.
 
El ministro de Defensa, general David Munguía Payés, llega a la Asamblea Legislativa para atestiguar el informe de labores del presidente Funes. El gobernante anunció un plan de reclutamiento obligatorio para jóvenes en riesgo de sumarse a las pandillas.

Dos días después de haberse retirado de la carrera militar, el ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, deja abierta la puerta para una posible candidatura presidencial en 2014. Aunque dice que por ahora una postulación no aparece en su horizonte, no niega su interés y considera que "no es una posibilidad descabellada".

Munguía confirmó vía telefónica, el jueves 2 de junio, que el 31 de mayo recién pasado firmó la orden general No. 06/011 por medio de la cual se ordena a sí mismo su transferencia a la "situación de retiro". Es decir, que Munguía Payés continúa como ministro de Defensa pero ya no está activo en la carrera militar.

La orden, de hecho, invoca los artículos de la ley de pensiones de la Fuerza Armada para que se le comience a asignar un salario en términos de pensionado según el rango que ostenta actualmente: general de brigada. Según el ministro, los términos "baja" y "retiro" significan lo mismo en la carrera militar.

La orden llegó justo a tiempo para salvar el plazo prohibitivo de la Constitución para aquellos militares aspirantes a la presidencia. La carta magna establece en el artículo 152 que no podrán ser candidatos a la presidencia los militares que hayan estado de alta en los tres años anteriores al inicio del período presidencial. Según Munguía Payés, su retiro y el inicio de ese plazo prohibitivo son una casualidad.

“Yo he cumplido los 32 años de servicio y por eso me voy al retiro. Que esto coincida con los plazos es una casualidad", dice el general, para explicar por qué se retira dos años después de que se reincorporara al servicio militar, en junio de 2009, cuando él ya estaba de baja y había terminado su carrera.

"Sé que no tengo mala imagen y por eso la gente especula cosas", dice, en alusión a los rumores que desde hace más de un año se vierten sobre su posible interés en postularse, supuestamente aprovechando que la gente aprecia el rol intensificado de la Fuerza Armada en tareas de seguridad pública y custodia de centros penales.

A la fecha, Munguía Payés es uno de los funcionarios más populares en el gobierno del presidente Mauricio Funes y su voz a veces parece pesar más que la del ministro de Seguridad, Manuel Melgar, en el tema del combate a la criminalidad. Desde 2009 el propio presidente le ha dado un espaldarazo a la Fuerza Armada para que tome un rol protagónico en el combate a las pandillas. El 1 de junio, en el discurso a la nación con motivo de los dos años de gobierno, Funes le dio a Munguía Payés y al ejército una tarea más en la prevención de la violencia, cuando anunció un plan para que 5 mil jóvenes en riesgo reciban entrenamiento militar sin armas para prevenir que se conviertan en pandilleros o para alejarlos de una posible victimización por parte de estos grupos delincuenciales.

Munguía Payés ya ha sido candidato a cargo de elección popular. Fue fundador en 2002 del partido Acción Popular, con el cual compitió por una candidatura a diputado en las legislativas de 2003. El proyecto, sin embargo, fracasó y desapareció paulatinamente al no alcanzar los votos necesarios para continuar con vida, según lo establecía en aquel entonces la ley electoral. Pero AP se mantuvo como movimiento "cívico-político" y formó una alianza de entendimientos con el FMLN que impulsó a Schafik Hándal a la presidencia en la elección de 2004.

En esa época, el entonces diputado -hoy vicepresidente- Salvador Sánchez Cerén, uno de los hombres más poderosos dentro del partido de izquierdas, dejó entrever que si el hoy desaparecido Schafik Hándal ganaba las presidenciales de 2004, el entonces coronel Munguía Payés sería el ministro de Defensa. Hándal perdió y Munguía Payés no fue ministro y desapareció del mapa político. Reapareció en 2008, cuando se incorporó al movimiento no partidario Amigos de Mauricio que promovió la candidatura de Funes. Una de las tareas del militar retirado fue convocar a otros militares en retiro a respaldar al ex entrevistador con el afán de generar confianza en que un posible gobierno del FMLN con Funes en la presidencia no sería una amenaza para la Fuerza Armada. Ganada la presidencia en marzo de 2009, Munguía Payés se convirtió el 1 de junio de ese año en Ministro de la Defensa.

Con el nombramiento como ministro, a Munguía Payés le vino el ascenso al grado de general, gracias a un controvertido proceso que supuso devolver al militar a la carrera de la que se había retirado en 2001 después de que el presidente Armando Calderón Sol le negó la promoción a general en 1998.

Dos años después, el ministro no descarta nada de cara a 2014. "No es una posibilidad descabellada, pero ahora no está en mi horizonte. En esto no se descarta nada, pero por lo pronto esta no es una opción realista. No tengo ni partido político", dice. En cada oración, sin embargo, mantiene una clara reserva: "ahora" y "por lo pronto", dice.

Munguía Payés fue ascendido de coronel a general de brigada  por el presidente Mauricio Funes entre 2009 y 2010 con una maniobra que sorprendió a propios y extraños dentro del ejército, debido a la peculiaridad de revivir su promoción de rango casi 11 años después de que otro presidente la hubiera rechazado.

Para lograr su ascenso, Munguía Payés fue llamado al servicio activo de la carrera militar casi ocho años y medio después de haber causado baja, en enero de 2001. Baja por la cual se le asignó, esa vez, una pensión en función de su rango: coronel.

La carrera militar ordena que causan baja y pasan a situación de retiro los militares que hayan cumplido 30 años de servicio. Munguía Payés los cumplió en 2001 y por eso fue pensionado.  

Dos años después de aquellas maniobras para elevarlo de coronel a general de división –primero- y luego a general de brigada, el máximo grado en el ejército, Munguía Payés se va a retiro por segunda vez.

"Es usanza entre los militares que aunque la carrera militar dura 30 años, podés prolongarla dos años más”, agrega, procurando explicar por qué se retira justo cuando la baja le permitiría optar a la candidatura presidencial en 2014.

El Salvador tuvo su último presidente militar el 15 de octubre de 1979, hace ya casi 32 años, cuando los militares jóvenes dieron golpe de Estado al general Carlos Humberto Romero. En la Constitución de 1983, los diputados incluyeron un artículo 85 que pretendía ser una vacuna contra el historial de golpes de Estado militares en El Salvador. La redacción pretende conjurar las posibilidades de que el ejército sea un vehículo -vía derrocamientos- para llegar al poder. "Los partidos políticos son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del gobierno", dice la Constitución.

Publicidad

 

Nelson Rauda, Andrés Dimas y Claudia Palacios

Publicidad

 CERRAR
Publicidad