Publicidad

El Ágora

Secultura separa del cargo a dos gerentes de la DPI

A 72 horas de haber hecho oficial la renuncia de Ramón Rivas como director de Patrimonio Cultural, la Secultura confirma la salida de Pablo Menacho y Ricardo Campos, dos gerentes de la estructura de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI). Suman seis personas de puestos claves que se van de la institución en 21 días de la nueva administración.

María Luz Nóchez y Élmer L. Menjívar

 
 

Róger Lindo, a la derecha, director de la DPI, junto a Pablo Menacho el 6 de enero de 2012. Foto El Faro
 
Róger Lindo, a la derecha, director de la DPI, junto a Pablo Menacho el 6 de enero de 2012. Foto El Faro

Hace menos de 2 meses Héctor Samour, entonces secretario de cultura, presentó su último fichaje para la institución: el escritor Róger Lindo fue repatriado para liderar la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI). En una entrevista próxima al nombramiento, Lindo habló con El Faro de la conformación del equipo con el que trabajaría: "Conmigo llegan Ricardo Campos, al frente de la Gerencia de Mercadeo y Ventas, rediseñada con un concepto ofensivo, y Janeth Lemus, en la Gerencia Administrativa, con quienes estamos revisando todo para poner la maquinaria junta. Además de la gente nueva tenemos gente que conoce, como Pablo Menacho (gerente editorial), que es un gran soporte, un cuadro fundamental en esta operación. Por eso hablamos de una nueva era, es un poco atrevido decir eso pero como le digo, no solo soy yo". En esta entrevista Menacho fue la segunda voz de Lindo. 

Dos de los aludidos como parte fundamental de los planes de Lindo fueron separados de sus cargos por la nueva secretaria de cultura, Magdalena Granadino. El Faro confirmó con tres fuentes de la DPI y Secultura que Pablo Menacho y Ricardo Campos habían sido despedidos. Las fuentes pidieron que no se revelaran sus nombres.

El Faro se comunicó ayer jueves con el director de la DPI para confirmar los despidos de Menacho y Campos, pero Lindo solo respondió que no tenía nada que comentar, y que cualquier información sería divulgada únicamente por la gerencia de comunicaciones y prensa de la Secretaría. Al contactar a la oficina de prensa de Secultura, no negó ni confirmó la información, solo indicó que sería vía comunicado de prensa que reaccionarían en cualquiera de los casos. 

Al final de la mañana de hoy viernes se hizo llegar un comunicado básico en el que se omite el nombre de los cesantes, explicando que los cambios corresponden al objetivo de "mejorar los procesos y llevar a feliz término los proyectos a favor de la población". En el mismo texto se agrega que la intención es dar un giro positivo para mejorar la ejecución del proyecto que Lindo lidera desde el cinco de enero, que busca fortalecer la institución y atraer a escritores jóvenes.

El comunicado no se extiende en los detalles de razones de los despidos y tampoco da nombres nuevos para las gerencias mencionadas.

Estos despidos se suman a los "movimientos estratégicos" en las cabezas de cuatro de las cinco direcciones nacionales que implicaron la salida de la institución de Rebeca Dávila (Formación en Artes), Luis Monterrosa (Relaciones Internacionales) y Ramón Rivas (Patrimonio Cultural), así como la promoción de Astrid Bahamond (Artes) a la plaza de Asesora de las Direcciones. También renunció la coordinadora de planificación Marily Ávila. Todos estos cambios han ocurrido en febrero, durante los 21 días de la nueva gestión de Granadino.

Cuando El Faro abordó con Granadino los primeros tres movimientos, ella insistió en decir "No habrá despidos, y aquí se acabaron los movimientos. Necesito trabajar en paz y avanzar con el trabajo". Sin embargo, a estas declaraciones le han seguido 2 renuncias y dos despidos.   

En sus 18 meses como Gerente editorial, los quehaceres de Menacho consistieron en coordinar a los encargados de manipular el texto antes de la impresión: corrección de estilo, diagramación, corrección de prueba, pre prensa. Pablo Menacho es un escritor panameño que reside en El Salvador hace varios años. Tiene estudios de Ingeniería Civil y Diseño Gráfico en el Instituto Politécnico de la Universidad de Panamá. Ha sido miembro del consejo de redacción de Letrabierta (Carta de Poesía), del colectivo de escritores La otra columna y del consejo editorial de la revista Littera. Fue jefe del Departamento de Diseño Gráfico del Instituto Nacional de Cultura de Panamá y Editor Cultural del diario El Panamá América.

Por su parte, Campos, quien se estrenó en la DPI al mismo tiempo que su actual director, se habría encargado de potenciar las ventas a nivel nacional de los textos producidos por la casa editora del Estado, a través de un concepto “agresivo”, como lo describiera Lindo a pocos días de haber tomado posesión. Hasta enero de este año, Campos estuvo frente a la Gerencia de Planificación de la Secultura, que depende de la Dirección ejecutiva, cargo al que sirvió solo cuatro meses.

La DPI fue fundada el 15 de enero de 1953 como Departamento Editorial del Ministerio de Cultura, dirigido por Reynaldo Galindo Pohl, ministro en aquel entonces. Para septiembre de ese mismo año Hugo Lindo, encargado de la institución, le trasladó el departamento a Ricardo Trigueros de León, quien estuvo a la cabeza hasta 1965.

La editorial del Estado sobrevivió a la desaparición del ministerio en los años 60 y en 1991 fue adscrita al Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura) y desde 2009 forma parte de la Secretaría de Cultura de la presidencia. De ella dependen la Red de Bibliotecas Públicas y la Biblioteca Nacional, luego de que en 2011 la Subdirección de plan de lectura y bibliotecas se convirtiera en una dirección hermana de la DPI.


Lea también:

Entrevista con Róger Lindo: "Todavía hay muchas cosas que desatascar para que la maquinaria funcione bien"

Secretaría de Cultura repatria a Róger Lindo para dirigir la editorial del Estado

Los 10,000 libros que casi le cuestan una demanda a la DPI

Tres de cinco directores nacionales de Secultura dejan sus cargos 

Ramón Rivas: "Renuncié porque hay muchas cosas que van en contra de mis principios"


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad