Publicidad

Arena oficializa candidatura presidencial de Quijano

El principal partido opositor celebró su fiesta de cumpleaños con la investidura del alcalde de San Salvador como el candidato presidencial para 2014. Quijano habló de un reparto de poder en la toma de decisiones de cara a la campaña. La postulación oficial, aunque se produjo en medio de las sospechas de inminente deserción de diputados areneros, transcurrió entre mensajes de unidad.

Sergio Arauz

 
 

Norman Quijano, junto a sus dos hijas, alza los brazos para la fotografía después de su primer discurso como candidato oficial a la presidencia 2014-2019. Foto Mauro Arias
 
Norman Quijano, junto a sus dos hijas, alza los brazos para la fotografía después de su primer discurso como candidato oficial a la presidencia 2014-2019. Foto Mauro Arias

Ante una multitud de unos 15 mil simpatizantes, el partido Arena hizo oficial este domingo la candidatura presidencial del alcalde de San Salvador, Norman Quijano, quien tiene como retos recuperar la más alta magistratura de El Salvador que el partido de derechas perdió en 2009 y unificar a una organización perturbada nuevamente por el fantasma del transfuguismo legislativo, después de la ruptura de hace tres años.

Quijano ya enfrentó dentro del partido a algunos sectores que cuestionaron su idoneidad como candidato y que intentaron zancadillar su camino a la postulación, pero después del anuncio del Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) en agosto pasado, las voces disidentes casi desaparecieron.

El alcalde de San Salvador aprovechó el lanzamiento en el Gimnasio Nacional de San Salvador para aclarar que las decisiones estratégicas de la campaña serían tomadas de la mano de los expresidentes del partido, haciendo un contraste con lo sucedido hace cinco años, cuando el expresidente Antonio Saca controlaba el partido mientras simultáneamente era el presidente del país.

Los expresidentes Armando Calderón, Alfredo Cristiani y Francisco Flores oficializan, con un levantón de manos, a Norman Quijano como candidato a la presidencia. Foto Mauro Arias
 
Los expresidentes Armando Calderón, Alfredo Cristiani y Francisco Flores oficializan, con un levantón de manos, a Norman Quijano como candidato a la presidencia. Foto Mauro Arias

"Voy a acompañarme de la experiencia de los expresidentes", prometió Quijano ante la miliancia arenera. Ese acompañamiento incluirá la decisión de quién deberá ser la persona que lleve la candidatura a la vicepresidente de la República. Será definida, por lo tanto, en consultas con al menos Alfredo Cristiani, Francisco Flores y Armando Calderón Sol. El plazo aún no está definido. Quijano habló de una especie de comando de campaña en formación del que no dio detalles, sin embargo subrayó que no centralizará la toma de decisiones. 

Hizo este énfasis a pesar de que este domingo la dirección nacional de Arena tuvo dos cambios para incorporar a personas de máxima confianza de Quijano. Al Coena se sumaron Manuel Arrieta y Ricardo Esmahan, dos políticos que han trabajado con Quijano en la alcaldía de San Salvador.

A pesar de los dedos acusadores del último mes y medio apuntados a algunos diputados de Arena que supuestamente han sido tentados con sobornos para que abandonen el partido, la asamblea general transcurrió con un muy bien disimulado temor a las deserciones. En la cita no hubo alusiones directas hacia legislador alguno, pero sí un llamado a la unidad que por lo general caracteriza este tipo de actividades. 

Los rumores de que algunos legisladores areneros podrían estar recibiendo ofertas de dinero para cambiar su voto o formar una minibancada independiente activaron las luces de alarma en Arena hace más de un mes. La posibilidad de una nueva división antes de cumplirse tres años de la fractura de 2009, y con ello el riesgo de perder la llave de la mayoría calificada en la Asamblea Legislativa, llevó a los diputados a meter el tema en agenda de la reunión de fracción legislativa del miércoles 29 de agosto.

Durante su discurso, Norman Quijano pidió a los diputados de Arena que se pusieran de pie para agradecerles su futura colaboración con su candidatura. A diferencia de otras asambleas, los diputados de Arena estaban dispersos entre los demás participantes. Foto Mauro Arias
 
Durante su discurso, Norman Quijano pidió a los diputados de Arena que se pusieran de pie para agradecerles su futura colaboración con su candidatura. A diferencia de otras asambleas, los diputados de Arena estaban dispersos entre los demás participantes. Foto Mauro Arias

Los diputados discutieron la posibilidad de que entre ellos algunos tengan intenciones de fugarse y empezar a votar diferente a la línea partidaria. A la mitad del mes, dos legisladores se distanciaron de la línea oficial y abrieron la puerta a votar diferente: Sigifredo Ochoa Pérez y David Reyes dijeron que en la Asamblea Legislativa votarán según sus convicciones.

Estos dos areneros han aclarado que su decisión de liberarse de lo que Arena decida apoyar o rechazar no incluye renunciar a la camiseta arenera, pero ambos argumentan que se deben a los votantes más que al partido.

A pesar de la inestabilidad y especie de tensión que levantó este temor, Arena sigue manteniendo el poder de veto en las decisiones de mayoría calificada, pues los 33 escaños que los votantes le otorgaron el 11 de marzo pasado les dan un colchón de seguridad de cuatro diputados. Con 28 sillas ya no tendrían posibilidad de vetar decisiones como ratificación de préstamos internacionales o elección de funcionarios como magistrados de la Corte Suprema de Justicia o fiscal general.

Quijano, un exdiputado, se negó a especular qué tan cierta o real es la posibilidad de una fuga de legisladores.

-Usted, que conoce muy bien la bancada del partido y que ahora es oficialmente el candidato presidencial, ¿qué tan cercana ve la posibilidad de una fractura en la bancada legislativa?

-No puede responder eso. No puedo especular. Puedo decir lo que le dije al partido y a los diputados: espero que sigan haciéndonos sentir orgullosos. 

Quijano, un odontólogo de 65 años, asumió en mayo de 2009 como alcalde de San Salvador y resultó reelegido hace siete meses con una campaña basada en el reordenamiento y la remodelación de la ciudad.

Dijo que esta semana iniciará un plan de acercamiento a las estructuras del partido en todo el país, y aclaró que dicha gira será realizada principalmente en las noches, pues en el día se dedicará a su trabajo como alcalde de la capital. Las próximas elecciones presidenciales están previstas para marzo de 2014 y el relevo para junio de ese año.

Noman Quijano junto a sus dos hijas ayer en el Gimnasio Nacional. Foto Mauro Arias
 
Noman Quijano junto a sus dos hijas ayer en el Gimnasio Nacional. Foto Mauro Arias

Cada 30 de septiembre, Arena celebra su natalicio. Este domingo cumplió 31 años y movilizó a simpatizantes de todo el país y del sector de militantes que residen en el exterior, principalmente de Estados Unidos. 

La Asamblea también sirvió para hacer oficial un par de cambios en la dirección del partido que el mismo candidato pidió al presidente del Coena, Alfredo Cristiani. Manuel Arrieta, ex presidente de ANDA, y Ricardo Esmahan, exministro de Economía en el último año de gestión del entonces arenero Antonio Saca, han sido parte del equipo de trabajo que formó Norman Quijano en la Alcaldía de San Salvador.

En una entrevista concedida a El Faro, Eduardo Zablah, ministro de Economía durante la gestión de Calderón Sol y secretario técnico con Antonio Saca, criticó la supuesta precipitación con que Arena optó por Quijano. Aseguró que un sector del partido está inconforme y que otros precandidatos denunciaron favoritismo hacia Quijano, aunque cree que la disciplina interna evitará el debate público. Dejó claro que considera que tanto Quijano como el candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, y el expresidente Saca, "carecen de la experiencia y la capacidad" para atender los retos que El Salvador afrontará a partir de 2014: “Hubo matonería en la forma de nombrar candidato a Norman Quijano”, dijo.

 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad