Publicidad

Sin Insulza, la OEA promociona la tregua y las pandillas advierten de su peso electoral

El foro internacional organizado por la OEA para vender los logros del “proceso de paz” iniciado en marzo de 2012 no contó con la asistencia del Secretario General, José Miguel Insulza. Pero los asistentes visitaron dos comunidades de Ilopango controladas por el Barrio 18 y la MS-13. Después, las pandillas leyeron un comunicado conjunto en el que dicen que tendrán en papel activo en las elecciones presidenciales de febrero: “Nos proponemos para ese día ser los primeros en abarrotar los centros de votación”.

Carlos Mario Márquez (AFP) / Roberto Valencia (El Faro)

 
 

Esta es la panadería ubicada de la urbanización San Bartolo, Novena Etapa, que la Alcaldía de Ilopango (ARENA) entregó a miembros del Barrio 18. Foto archivo El Faro.
 
Esta es la panadería ubicada de la urbanización San Bartolo, Novena Etapa, que la Alcaldía de Ilopango (ARENA) entregó a miembros del Barrio 18. Foto archivo El Faro.

Pandilleros de la pandilla Barrio 18 en proceso de rehabilitación compartieron el pan que elaboran con sus manos con diplomáticos y funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ocurrió este viernes 20 de septiembre en Ilopango, en el área metropolitana de la capital, una de las once alcaldías que forman parte de la iniciativa 'Municipios libres de violencia', en el marco del proceso de pacificación entre pandillas auspiciado por el Gobierno salvadoreño desde marzo de 2012.

El periodista de la Agencia France-Presse (AFP) presente en el multitudinario evento cifró en 500 los pandilleros que acudieron a las distintas actividades, que incluyeron también la visita a una comunidad controlada por la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) y que se realizó en un ambiente tenso.

Con presencia de un nutrido contingente policial, la jornada se inició en la urbanización San Bartolo, Novena Etapa, donde el Barrio 18 abrió para los visitantes las puertas de la panadería que les construyó la Alcaldía de Ilopango, y que ahora es una de sus fuentes de ingreso económico.

“La panadería tiene más de un año de funcionar y seguimos luchando por mantenerla funcionando, porque es parte del proceso de reinserción social que emprendimos”, explicó José Ángel Echegoyen, un expandillero que coordina el centro de trabajo.

Como una muestra de que su trabajo “es en serio”, durante el acto, celebrado en una cancha de baloncesto contigua a la panadería, los pandilleros comenzaron a repartir el pan entre los diplomáticos, encabezados por el secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell, quien se ha convertido en el principal supervisor internacional del proceso de distensión.

Bajo un toldo blanco, ubicado en uno de los extremos de la cancha, mujeres familiares de los pandilleros mostraban diferentes y coloridas artesanías que elaboran como parte de PATI, un programa de ayuda gubernamental que les proporciona 100 dólares al mes.

La llamada tregua, que se inició con el aval gubernamental el 9 de marzo de 2012 bajo la mediación del vicario castrense Fabio Colindres y el excomandante guerrillero Raúl Mijango, es considerada por Blackwell como un “verdadero proceso de paz”.

“Es un paso de largo plazo en la construcción de la paz (...) sigan con este esfuerzo aunque es difícil, porque hay detractores”, comentó Blackwell en un breve discurso.

El pandillero Echegoyen agradeció el apoyo de la OEA y reconoció que la “confianza” de la comunidad se la ganarán “paso con paso”.

El alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, del partido ARENA, reconoció los esfuerzos de los pandilleros por rehabilitarse, tras lamentar el reciente asesinato de cuatro de ellos por parte de opositores a la tregua.

En cancha de la MS-13

Tras el evento en San Bartolo, el grupo se dirigió a la comunidad Alaska, siempre en Ilopango, controlada por la MS-13. También se recibió a la misión extranjera a ritmo de cumbia, pero luego la presencia de policías provocó zozobra en el lugar.

En los alrededores, la PNC montó un operativo en el que se obligaba a todos los jóvenes presentes a pararse frente a una pared para hacerles un registró en el cuerpo y descartar que estuvieran armados.

“En Ilopango estamos construyendo la paz. No es fácil, pero al final de este recorrido lo lograremos”, se podía leer en una pancarta que la MS-13 colocó en el estrado principal. Uno de los pandilleros, identificado como Marvin González, al dirigirse a los extranjeros les explicó el escenario de violencia que en el pasado vivieron las comunidades de Ilopango.

Al finalizar el acto en la Alaska, policías encapuchados procedieron a interrogar a uno de los pandilleros de la MS-13, lo cual generó un ambiente de tensión que dejó solas las calles.

Ilopango, una ciudad con poco más de 100,000 habitantes, fue la primera de las once ciudades en sumarse a la iniciativa 'Municipios libres de violencia'.

Nuevo comunicado conjunto

La jornada se cerró en Ciudad Delgado, otro municipio libre de violencia en la periferia de San Salvador, donde las seis pandillas y un colectivo de privados de libertad civiles se comprometieron a seguir con el proceso de pacificación, según señalaron en un comunicado común (puede leer el comunicado entero pulsando aquí).

“Nuestra voluntad de continuar con este proceso de paz es inquebrantable, ya que estamos convencidos de que no hay otra salida a la grave situación de violencia que afecta a toda la nación”, consigna el texto.

Las pandillas aseguran que si la Asamblea aprueba una ley transitoria, están dispuestos a la entrega “voluntaria” de más armas en noviembre y diciembre. Además, adelantan que acudirán a votar en los comicios presidenciales del próximo 2 de febrero. “Nos proponemos para ese día ser los primeros en abarrotar los centros de votación”, se lee en el comunicado, el primero que las pandillas hacen público desde el 18 de mayo.

“Estamos analizando el contenido de las propuestas programáticas que están presentado, principalmente las relacionadas con el tema de seguridad”, aseguran.

El comunicado incluye también una invitación a la sociedad salvadoreña a apoyar este proceso: “Hacemos un llamado a toda la sociedad salvadoreña a no alarmarse por las dificultades que en su desarrollo el proceso enfrenta, la tarea que hemos emprendido para resolver este problema de violencia no es nada fácil, ya que, de serlo, hace años otros lo hubieran resuelto. Por nuestra parte estamos haciendo todo lo humanamente posible para dar nuestra contribución a la solución”.

“Reiteramos al pueblo salvadoreño que no le defraudarermos”, finaliza el comunicado.

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad