Publicidad

FMLN prepara a sus bases para la ruptura con Nayib Bukele

La dirección efemelenista consultó a sus bases en todo el país sobre el plan de dar por terminada la relación con el alcalde de San Salvador. Al menos en la capital, el respaldo a la ruptura fue mayoritario, y según el secretario general, las 14 estructuras departamentales consultadas coincidieron en que es inaceptable seguir trabajando con un funcionario que irrespeta el partido. El cisma dejaría virtualmente sin posibilidad de reelección a uno de los políticos jóvenes más populares de las últimas décadas.

 
 

El partido FMLN consultó a las estructuras efemelenistas de los 14 departamentos de El Salvador su opinión sobre la inminente ruptura con el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, y el secretario general del partido, Medardo González, resumió este martes el resultado: "toda la militancia direccional" respalda a la dirección efemelenista para poner fin a una relación formal que ya sobrepasa los cinco años.

La consulta se produjo este domingo 17 de septiembre, 10 días después de que el alcalde Bukele y su partido protagonizaran el más reciente enfrentamiento en público, esta vez presuntamente originado en el bloqueo del FMLN a proyectos de recuperación del centro histórico de la capital, que fueron seguidos de una alegada agresión verbal de Bukele a la síndica de la alcaldía, Xóchilt Marchelli.

En la consulta correspondiente al departamento de San Salvador, en el pabellón 11 del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), casi 300 personas terminaron con una proclama que se escuchó hasta afuera del recinto: "¡Nayib fuera!" Si se concreta la salida de Bukele, quedaría virtualmente sin opciones de reelegirse en 2018.

Aunque formalmente este nuevo choque con Bukele es un asunto de incumbencia para las estructuras municipal y departamental de San Salvador, el partido decidió hacer una consulta a nivel nacional sobre una relación con uno de los políticos jóvenes más exitosos de los últimos años y que en el partido de izquierdas ya han considerado como un potencial presidenciable para 2019. Apenas en agosto pasado, Bukele fue nombrado como candidato del FMLN para la reelección en marzo próximo.

El último episodio, sin embargo, colmó la paciencia de los efemelenistas. "Las 14 asambleas departamentales, toda la militancia direccional, el aparato direccional ha cerrado filas con la dirección para decir que no vamos a permitir que alguien agarrándose del cargo que tiene ataque a nuestro partido", dijo el secretario general este martes en una entrevista en la Radio Maya Visión. Aunque no llegó a sentenciar como un hecho que el alcalde capitalino será expulsado, dejó pocas dudas de que la relación no tiene futuro: "Está denigrando al FMLN con los mismos argumentos que su adversario, en este caso de derecha, y ningún partido del mundo acepta eso", dijo Medardo González.   

También sugirió que el partido activaría una instancia que en el pasado sirvió para depurar a los disidentes. Dijo que la síndica de la alcaldía, Xochilt Marchelli, acudirá al Tribunal de Ética del FMLN para que este evalúe lo que el partido considera una agresión y una violación a la ley contra la violencia hacia las mujeres.

El Tribunal de Ética del FMLN es el organismo que en el pasado -2002 y 2003- aplacó movimientos reformistas que permitieron la consolidación de un ala radical del partido, que es la que 14 años más tarde sigue dirigiéndolo.

Las voces de las asambleas

En el interior del país, la dirigencia ventiló que lo conveniente es romper con Bukele aunque lo ideal, según ellos, es que él renuncie para así no victimizarlo. Y la opción de expulsarlo sigue en evaluación, según tres miembros del Consejo  Nacional consultados por El Faro y que han estado en el debate de los principales dirigentes del partido.

La pretensión de buscar que el alcalde renuncie también aparece en los testimonios de personas que estuvieron en la asamblea de militantes de San Salvador. En esta reunión, que se llevó a cabo a puerta cerrada, los dirigentes departamentales -y que son voceros de la dirigencia nacional- expresaron opiniones encaminadas a justificar la salida del alcalde capitalino.

“Nos dijeron que Nayib era una criatura convertida en monstruo por los Estados Unidos y que en las últimas visitas a otros países ha estado actuando diferente y atacando al gobierno y al FMLN”, dijo uno de los asistentes a la cita en CIFCO. Este militante hacía alusión, por ejemplo, a la visita que Bukele hizo a Washington D.C. a principios de septiembre, donde dijo que El Salvador hasta 2014 tuvo un presidente, "malo, pero presidente", y que ahora no lo tiene. Esta crítica al desempeño del presidente Salvador Sánchez Cerén fue uno de los puntos que para los efemelenistas significaron un exceso, y que llevaron a que el martes 12 de septiembre la directiva municipal de San Salvador discutiera el divorcio con el alcalde.

La dirección municipal del FMLN en San Salvador convocó a su militancia para discutir la expulsión del alcalde Nayib Bukele.
 
La dirección municipal del FMLN en San Salvador convocó a su militancia para discutir la expulsión del alcalde Nayib Bukele. "¡Nayib, Fuera!", gritaban los presentes al final de la sesión, desarrollada en uno de los pabellones del CIFCO el domingo 17 de septiembre de 2017. Foto: Gabriel Labrador

"Los gritos de "¡Nayib fuera!" eran porque la militancia está molesta. Muy molesta por el irrespeto y el ataque constante de él hacia el partido. Tomá en cuenta que había excombatientes, hijos de caídos a los que no les gustó para nada la comparación de que somos igual que Arena", dijo a El Faro otro de los asistentes al pabellón 11.

En la sesión de la capital, que duró de las 9 de la mañana a las 12 del mediodía, incluso se hicieron desfilar pruebas acusatorias contra Bukele con las que la dirigencia quería mostrar que había cruzado el límite de la tolerancia. "Se dijo que las últimas acciones del alcalde habían sido el colmo, lo que dijo en Estados Unidos y también la carta que subió ayer (sábado) en la que volvió a atacar al gobierno y al partido", añadió el segundo militante consultado por este periódico.

En la asamblea de San Salvador los dirigentes hicieron desfilar lo que parecían pruebas contra el alcalde: en los altavoces hicieron sonar las declaraciones que el alcalde brindó hace unos días en Washington, donde dijo que El Salvador carecía de un presidente.

A lo largo de tres horas de discusión, la posibilidad de expulsar al alcalde Nayib Bukele cobró forma cuando los dirigentes sometieron a consulta los apoyos al alcalde. Una tercera fuente dijo a este periódico que la secretaria departamental, Nery Bonilla, llegó a pedir que levantaran la mano los que estuvieran de acuerdo con que el alcalde se vaya del partido. Esto lo propuso después de que una militante propusiera votar sobre ese punto. "Victoria (Ramírez) fue la que dijo: levanten la mano los que quieren que se vaya Bukele". Debido a que muy tímidamente algunos la levantaron, pero no todos, Bonilla retomó el llamado y les instruyó: "Vaya, levanten la mano. Entonces, cuando Bonilla, habló, todos levantaron la mano", dijo este militante.

Después de la consulta de este domingo, la decisión de expulsar a Bukele es una atribución que corresponde a la dirección nacional, que puede proponer esa salida al Tribunal de Ética. "No es una decisión que podamos tomar nosotros solos, sino que debe discutirse con los demás en la dirección, tenemos una semana de estarlo discutiendo", recordó un dirigente que participó en la sesión del CIFCO.

Informalmente, sin embargo, todo apunta a que la cúpula efemelenista ya decidió cortar con el alcalde. El Faro reveló la semana pasada que en la sesión de la directiva municipal del martes 12 de septiembre, el secretario, Dagoberto Sosa, informó a sus compañeros que la dirección nacional había decidido ya "cortar definitivamente con Nayib Bukele".

En la sesión del CIFCO, luego de que los militantes levantaron la mano contra Bukele, varios se turnaron en el uso de la palabra y entraron en una catarsis. La mayoría coincidió en "el irrespeto" y en "los constantes ataques" que, según dijeron, el alcalde había evidenciado en los últimos 10 días. 

En las vísperas de esta asamblea, Bukele publicó en sus redes sociales un texto en el que, lejos de un tono conciliador, parecía poner más leña al fuego: enlistaba sus diferencias con el FMLN sin destacar ninguna coincidencia. "Lo único bueno que se puede decir de este gobierno, son los programas sociales, que por cierto empezaron con Mauricio Funes y que el actual está desmantelando, pagando tarde a los zapateros y pequeños talleres de uniformes", escribió el sábado a las 10:22 de la noche. "¿El FMLN continuará para tapar la corrupción evidente de decenas de funcionarios de este Gobierno y el anterior", añadió en un post titulado "Una golondrina no hace verano".

La reunión en San Salvador se llevó a cabo a puertas cerradas y no se permitió el acceso a la prensa. En la entrada, delegados del partido pedían a todos los militantes que depositaran sus teléfonos celulares, cámaras o cualquier dispositivo electrónico que pudiera grabar sonidos. Los aparatos les serían entregados tres horas después, al final del encuentro.

La disposición sobre los celulares se tomó para evitar una filtración de audio como la que publicó este periódico el miércoles 13 de septiembre. El audio revelaba que, según el dirigente municipal del FMLN en San Salvador, Dagoberto Sosa (su alias de guerra era “Lucio”), la dirección general del partido había decidido romper su relación con Bukele. “Si no renuncia, lo echamos”, se le escucha decir en el audio. Lucio dijo esas palabras el martes 12 de septiembre.

La asamblea en San Salvador fue presidida por los dirigentes del departamento de San Salvador y del municipio, Nery Bonilla y Dagoberto Sosa. Asistieron funcionarios como Benito Lara, asesor del Ministerio de Justicia y Seguridad; y Eduardo Linares, gobernador de San Salvador y exdirector del Organismo de Inteligencia del Estado. También asistió la diputada Jackeline Rivera quien, por ahora, está inscrita en la planilla de Bukele en calidad de candidata a síndica, con la cual se supone que competirá en marzo próximo. Rivera -si Bukele termina separándose del FMLN- es la sustituta natural para buscar un segundo gobierno en San Salvador que esté bajo la bandera del FMLN. “No tengo comentarios”, dijo la diputada, a su entrada al pabellón 11 del CIFCO cuando se le pidió una reacción sobre la posibilidad de que ella asuma la candidatura del FMLN. Al finalizar la asamblea, se fue por una puerta trasera sin dar declaraciones a la prensa, al igual que el resto de dirigentes.

Rivera ha tenido una mayor exposición mediática en las últimas semanas si se le compara con los tiempos en los que Bukele parecía el único candidato. La diputada Rivera incluso ha publicado en redes sociales sus propios spots.

El secretario de comunicaciones del FMLN, Raúl Llarul, declinó explicar los pormenores de la discusión que tuvieron los militantes en la asamblea.

—¿Puede comentar cuáles fueron las conclusiones de esta asamblea? -le preguntó El Faro al salir del encuentro.

—No.

—¿Por qué no?

—Porque no.—Pero usted es el secretario de comunicaciones del partido.

—Este es un asunto privado.

—Ustedes son un partido político, no una empresa privada.

—Y por eso tenemos asambleas, para que los miembros discutan.

—La política responde al interés público.

—Pero esto es privado.

El diputado Rolando Mata salió de la reunión y dijo que tampoco iba a hacer comentarios al respecto. “Hay temas más importantes que este”, dijo, a pesar de que la asamblea del partido fue convocada exclusivamente para tocar el tema de Bukele.

El Faro preguntó al alcalde de San Salvador si estaba pensando en renunciar al partido, tal cual lo expresan los voceros del partido o si iba a esperar que lo expulsen. El alcalde dijo que prefería no hacer comentarios.

Para el FMLN es estratégico que el alcalde de San Salvador renuncie por una razón: si él renuncia queda inhabilitado para participar en las próximas elecciones de alcaldes y diputados y con esto se asegura de que Bukele no se vuelva un contrincante más que robaría votos del sector izquierdo del espectro.

Para Nayib Bukele es estratégico que lo expulsen porque gana una carta legal con la que podría pedir un amparo ante de la Sala de lo Constitucional. Si es expulsado tiene argumentos para luchar por un camino para participar en las próximas elecciones y alegar que fue expulsado en un proceso en el que se le violó derechos. Un dirigente de la comisión política que habló con El Faro explicó que la dirección del partido ya ha discutido que si expulsa a Nayib Bukele lo convertiría en una víctima y eso dañaría la imagen del partido.  

La estrategia de preferir como primera opción que Bukele renuncie quedó registrada en la reunión dirigida por Dagoberto Sosa el martes de la semana pasada. Sosa dio a entender que aunque el FMLN ha optado por terminar la relación que comenzaron cuando Bukele fue el candidato a alcalde de Nuevo Cuscatlán en 2012, preferirían que este renuncie al partido. "Si renuncia es mejor, ¿veá? Pero si no renuncia va a haber que echarlo".

A seis meses de las elecciones municipales de 2018, el FMLN se debate si su carta seguirá siendo Bukele. Esta situación es parecida a lo que le ocurrió a Arena durante la campaña de 2015 cuando a seis meses de los comicios sustituyó de manera abrupta a su candidato más potable, Norman Quijano quien, pese a sus números favorables en las encuestas, no era del agrado de todo el partido. Quijano fue sustituido en octubre de 2014 por Edwin Zamora quien tuvo que arrancar de cero cuando faltaban cinco meses para las elecciones.

Al finalizar la asamblea municipal del FMLN en San Salvador, los dirigentes se fueron sin dar declaraciones a los medios de prensa.
 
Al finalizar la asamblea municipal del FMLN en San Salvador, los dirigentes se fueron sin dar declaraciones a los medios de prensa. "Hay temas más importantes de los cuales opinar", se limitó a decir el diputado Rolando Mata. Foto: Gabriel Labrador.

Publicidad

 

Nelson Rauda, Andrés Dimas y Claudia Palacios

Publicidad
 CERRAR
Publicidad