El diputado no partidario sigue sin oficina en la Asamblea

Foto cortesía Asamblea Legislativa / Texto Carmen Valeria Escobar

 
Publicidad

Dos semanas después del inicio del periodo legislativo 2018-2021, la Asamblea Legislativa todavía no le ha asignado una oficina al primer diputado no partidario de El Salvador. Una semana después de la primera sesión plenaria de esta legislatura, el 7 de mayo, Leonardo Bonilla publicó a través de su cuenta de twitter su descontento. Pero Bonilla no es el único al que no le han asignado un espacio físico de trabajo: Juan José Martel, el único diputado de Cambio Democrático (CD), que ya había sido diputado en 1994, también ha denunciado a la Asamblea por esta omisión.

A sus 38 años, Bonilla es el primer y único diputado independiente electo en la historia de El Salvador. La hazaña de ganarse un espacio en el salón azul se debe, primero, a la unión de candidatos no partidarios en San Salvador, que sumaron sus esfuerzo para unificar las firmas individuales para obtener la cantidad necesaria que le permitieron postularse como candidato en las elecciones del 4 de marzo. Él ha dicho que estará vigilante de la buena conducta de sus 83 compañeros y que denunciará si detecta irregularidades. Por lo pronto, sus denuncias por la no asignación de una oficina parecen no estar siendo tomadas en cuenta.

Bonilla y Martel fueron los únicos diputados que se abstuvieron de votar para la conformación de la Junta Directiva durante la sesión plenaria de instalación el 1 de mayo, y en la que Arena decidió compartir la presidencia medio término junto a su viejo aliado, el PCN.  En esa sesión, a Bonilla tampoco le habían asignado una curul. Ambos llamaron a razonar el voto y justificaron su rechazo a la junta porque no habían sido invitados a las discusiones que dieron vida al protocolo de entendimiento creado por Arena, PCN y PDC.

En una conferencia de prensa que dio en los pasillos de la Asamblea Legislativa, Martel declaró “soy un diputado electo juramentado pero no instalado”. Para este lunes 14, tanto Martel como Bonilla seguían sin oficina.

Martel comentó a El Faro que la explicación que le han dado, tanto la Gerencia de Operaciones como el presidente de la Junta, el diputado Norman Quijano, es que al ser dos fracciones nuevas no se tenían los espacios para ubicarlos, por lo tanto deben de ser creados. La Gerencia le explicó que estaban esperando a que se desocupen las ofician que se vaciaron del FMLN para asignarlas a ellos.

Por el contrario, Bonilla no ha recibido mayor explicación. Él comentó a El Faro que el diputado Quijano le ha prometido un espacio y delegó en el secretario de la junta,   el diputado Alberto Romero, para gestionar la asignación. Aunque Bonilla dice que ya se contactó con Romero, aún no le han dado una oficina.

Luego de publicar la denuncia en sus redes sociales, Bonilla también hizo una convocatoria abierta en la Plaza Barrios, en el Centro de San Salvador para conversar con los ciudadanos sobre temas de interés. En una mesa plegable y en sillas de plásticos frente a Catedral atendió a quienes se le acercaban. Las mesas de la cafetería de la Asamblea Legislativa también han sido su espacio improvisado de trabajo mientras espera que le asignen un espacio formal.

Después de múltiples llamadas no correspondidas a la Gerencia de Operaciones de la Asamblea Legislativa, la recepcionista de esa área comentó a El Faro que “si no se les han proporcionado oficina es porque la Junta Directiva no les ha pasado nada. No han informado nada a la gerencia de operaciones. Por eso no le habían respondido”.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad