Publicidad

Bukele y Nuevas Ideas denuncian un fraude que ni Gana se cree

Un día después de que Nayib Bukele arengara a sus seguidores para protestar contra el TSE por un supuesto fraude contra Gana, su propio partido se desmarca de las denuncias y de la protesta que culminó con una irrupción a las instalaciones de una institución del Estado. Seguidores de Nuevas Ideas intentaron intimidar a periodistas de El Faro y La Prensa Gráfica que querían explicaciones del dirigente Federico Anliker.

 
 

Nayib Bukele candidato de GANA para las elecciones presidenciales del 2019. Foto de Carlos Barrera.
 
Nayib Bukele candidato de GANA para las elecciones presidenciales del 2019. Foto de Carlos Barrera.

Un grupo de manifestantes de Nuevas Ideas irrumpió en las instalaciones del Tribunal Supremo Electoral (TSE), ubicado en la Colonia Escalón, la noche del jueves 6 de diciembre. Unas veinte personas ingresaron al parqueo de la sede del organismo electoral, impidiendo la salida de los empleados que pasadas las siete de la noche laboraban en la institución. Uno de los hombres que manifestaba y alentaba al grupo era el vocero para La Libertad del partido fundado por el candidato presidencial Nayib Bukele, Pablo Salvador Anliker, primo de Federico Anliker, secretario general de Nuevas Ideas y amigo de infancia de Bukele. El máximo dirigente de Nuevas Ideas, aunque se desliga de la irrupción a las instalaciones del TSE, también estaba en la manifestación y también protestaba por un supuesto fraude denunciado en Twitter por el candidato presidencial. 

En un principio, la denuncia del "fraude" señalaba cambios radicales en la papeleta de votación que buscaban afectar al partido de Bukele, Gana. Al pasar los minutos, la denuncia recayó en un solo aspecto: un supuesto cambio en la tonalidad del pantone en la bandera de ese partido. Un día después, Andrés Rovira, presidente de Gana, se desmarcó de la denuncia y de la protesta. Gana ha dejado solo a su candidato en la que, según él, es una prueba más de un complot en su contra. 

"Nosotros nos desvinculamos como partido Gana de los incidentes del día de ayer, porque no ha sido gente nuestra ni yo he venido aquí al Tribunal a estar haciendo arengas. Nosotros somos gente responsable que mantenemos la serenidad y en ningún momento agarramos fuego por cualquier cosa”, dijo Andrés Rovira en una reunión con el organismo colegiado del TSE. 

Nayib Bukele es el candidato presidencial que puntea en todas las encuestas a dos meses de las elecciones presidenciales. Exalcalde de San Salvador por el partido de Gobierno, la ex guerrilla del FMLN, devino en Gana, un partido de derechas fundado por exdiputados de Arena. 

"Fraude fraguándose en estos momentos en el ", escribió Bukele a las 5:12 de la tarde. 20 minutos más tarde, compartió un tuit de la cuenta VoxBox ("Revista para Antisistematizar"). Según la página web de VoxBox, ahí se habla de "política, cultura, música y otras malas yerbas. También hablamos de sexualidad (sí, nos gusta el sexo)". El tuit que difundió el candidato Bukele decía: "Una fuente nos ha confirmado que el está cambiando aspectos importantes en la papeleta de votación del 3 de febrero como: Colores, ubicación y tamaño de la bandera de . El candidato presidencial ya inició una protesta en esta red social".

En un intercambio de mensajes de texto con El Faro, Bukele aseguraba que los partidos políticos de la coalición que respalda al candidato Carlos Calleja “quieren cambiar arbitrariamente los colores ya aprobados en la papeleta que firmamos todos los partidos políticos en el acto público que dice la ley”. Pasadas las seis de la tarde, Bukele añadió: “No existe ninguna ley que faculte al colegiado o a un técnico a cambiar la papeleta aprobada y firmada por todos los partidos políticos”.

Horas más tarde, decenas de simpatizantes llegaron hasta la sede del TSE para hacer de la protesta virtual una protesta física, que terminó con los portones abiertos de una institución pública. "Ahora nos cambian el color, cuándo van a parar", arengaba Bukele desde Twitter. Entre los manifestantes estaba un hombre alto de cabello castaño claro, cuerpo robusto y vestido con camisa marrón. Pablo Anliker estaba parado justo al frente del portón, con el puño alzado y alentando a los manifestantes, minutos antes de que irrumpieran en el recinto. Los hechos quedaron registrados en videos grabados por medios de comunicación y otros presentes que fueron publicados en Twitter.

Bukele nunca dejó de caldear los ánimos. “Si se consuma, nos vamos a la calle”, dijo en su cuenta. “Aquí no va a pasar lo que pasó en Honduras, no se confundan”, expresó en otro tuit esa misma noche.

Bukele incluso ironizaba con la cobertura que algunos medios hacían de la protesta: "Uy, cuánta violencia. Se pasan", escribió a las 10:33 de la noche, en respuesta a un tuit de El Diario de Hoy en el que consignó la irrupción a las instalaciones del TSE. Bukele nunca cuestionó que sus seguidores hayan irrumpido en una institución pública. "El Salvador: país donde indigna que se luche pacíficamente por defender la democracia", escribió.

El TSE respondió -por la misma vía y en horas de la noche- que no se había producido ninguna alteración y que las tonalidades y las posiciones de las banderas se mantenían tal y como habían sido aprobadas por los partidos políticos en contienda. Al mismo tiempo, el órgano electoral convocó a una rueda de prensa el día siguiente.

Esta no es la primera vez que Bukele hace un llamado a sus seguidores para consumar una protesta contra una institución del Estado. En febrero de 2016, Bukele retó al fiscal general Douglas Meléndez. En aquella ocasión, el entonces alcalde de San Salvador por el FMLN le dijo al fiscal que si proseguía con la investigación que lo vinculó a una serie de ataques en Internet a dos medios de comunicación, "este pueblo lo va a ir a sacar de la oficina”.

Al fondo de la fotografía, la papeleta de votación aprobada por el Tribunal Supremo Electoral con las banderas de los partidos políticos, sus pantones y sus posiciones. 
 
Al fondo de la fotografía, la papeleta de votación aprobada por el Tribunal Supremo Electoral con las banderas de los partidos políticos, sus pantones y sus posiciones. 

El color que aprobó Gana

El organismo colegiado del TSE dio una conferencia a las 10 de la mañana del viernes 7 en las instalaciones de PBS El Salvador, compañía responsable de la impresión de las papeletas. Un grupo de manifestantes de Nuevas Ideas se apostó en la acera del frente de la empresa, ubicada al final del Boulevard Santa Elena. Federico Anliker, secretario de Nuevas Ideas, lideraba la comitiva.

"Lo primero que quiero dejar claro es que nuestro llamado siempre ha sido a la protesta pacífica, no hemos llamado a la violencia ni al vandalismo. Unas cuatro o cinco personas sí ingresaron al parqueo, pero no a las oficinas como algunos medios han querido tergiversar", dijo, minutos antes de que los magistrados ofrecieran su versión de los hechos. Los videos muestran que era mucho más que cinco personas.

La mañana del viernes, al igual que Bukele, Anliker buscó amplificar la razón que inició la protesta argumentando que la condena a la actuación del TSE no sólo respondía al presunto cambio de colores en las papeletas. “Ya nosotros no nos estamos manifestando sólo por el color de la bandera. Pueden incluso ponernos una bandera color café, si quieren con los calcetines de colores de Nayib allí, porque saben que incluso con una bandera café le vamos a ganar en primera vuelta”, añadió después de enumerar los mismos argumentos de su candidato la noche anterior. 

Bukele había escrito en Facebook que “No estamos manifestándonos por una bandera, sino por una serie de atropellos, ilegalidades, actos arbitrarios y abusos de poder por parte de los mismos de siempre, tratando de hacer fraude electoral”.

Según la legislación nacional, un fraude electoral se comete cuando hay una vulneración de los procedimientos contemplados en la ley durante unos comicios para alterar los resultados de las votaciones. A dos meses de la elección, Bukele invocó fraude sólo a través de redes sociales y su partido Gana no hizo un pronunciamiento oficial. El partido naranja tampoco presentó algún escrito reclamando el cambio de los colores en la papeleta, según confirmaron fuentes del organismo electoral a El Faro.

“El fraude no necesariamente tiene que ser el 3 de febrero. El fraude se hace antes también. Como yo les decía, si respetamos la ley y se respetan los plazos, no hay problema. Pero si ellos están irrespetando lo que ellos mismos aprueban y le están dando vuelta, ese es el problema”, respondió Anliker al ser cuestionado sobre si no era irresponsable denunciar fraude electoral a dos meses de la elección y sin presentar mayores pruebas.

En la rueda de prensa, los magistrados del TSE insistieron que no hubo ningún cambio por parte del órgano electoral en los colores y posiciones de los emblemas de los partidos políticos en las papeletas. “Cuando vienen los partidos políticos a esta imprenta, los partidos comienzan a autorizar y a pedir justo sobre los colores y las intensidades de colores", dijo el presidente del Tribunal, Julio Olivo.

Los magistrados recordaron que a principios de septiembre el partido Gana solicitó el cambio de su bandera de color naranja por un color más parecido al de Nuevas Ideas. Después de una prevención que les solicitaron subsanar en el distintivo, el TSE aprobó la nueva bandera del partido  de derecha. Un emblema de color azul verdoso, específicamente el pantone 325C, y una seria de variantes dependiendo del tipo de publicación (impresa, televisión, etc). Después, el pasado 23 de noviembre, cada uno de los partidos ratificó su pantone en un acto público.

“Lo que pasa es que se hace una serie de pruebas con la imprenta. En la primera de ella, sólo firmó Democracia Salvadoreña, que estaba conforme con los colores. Hubo una segunda que la firmaron todos los partidos. Incluso, en esta segunda nosotros notamos que los colores eran distintos. No solo del partido Gana sino de otros partidos también. Luego, apareció una tercera petición del partido Gana donde van tirando un color más celeste. ¿Qué es lo que no podemos nosotros? Violentar lo que quedó inscrito en el registro electoral”, explicó el magistrado Fernando Argüello Téllez.

Los magistrados aseguran que después de suscrita la papeleta firmada por todos los partidos, un miembro de Gana acudió a la imprenta solicitando imprimir en un color diferente al pantone aprobado. Las autoridades no quisieron revelar su nombre y expresaron que dicho acto ya fue informado a la Fiscal Electoral.

"Es otro color, es otro color", insistía Federico Anliker finalizada la rueda de prensa. "Si ya mostraron la papeleta que es, qué bueno que la presión popular está haciendo efecto. Estos no son lloriqueos, desde que nació el partido nos han estado bloqueando". 

El magistrado Téllez también informó que denunciarán ante la Fiscalía el ingreso de los manifestantes a la sede del TSE y que esperan que no haya habido "ningun sorpresa o regalito" colocado en las inslataciones. Anliker rechazó ese señalamiento asegurando que eso no se había producido, que el ingreso fue "completamente pacífico".

Después de la rueda de prensa, los magistrados sostuvieron una reunión con representantes de los partidos políticos para confirmar una vez más los pantones autorizados por el TSE para sus banderas y la tonalidad final de la impresión de las papeletas. En ese encuentro, según un funcionario del organismo colegiado y un dirigente de Gana (ambos hablaron con El Faro con la condición del anonimato), el secretario general de Gana, Andrés Rovira, ratificó que se usara la bandera con el pantone 325C. Rovira, de acuerdo a estas mismas fuentes, se desentendió de los hechos acontecidos en las instalaciones del órgano electoral y dijo que ellos no habían participado en esa manifestación. En un video publicado por el órgano electoral la noche del viernes, Rovira aparece desvinculándose de las protestas: "Nosotros somos gente responsable que mantenemos la serenidad y en ningún momento agarramos fuego por cualquier cosa".

 

Simpatizantes de Nuevas Ideas intimidan a periodistas

Finalizada la rueda de prensa de los magistrados, un periodista de La Prensa Gráfica y una periodista de El Faro se acercaron al secretario general del partido Nuevas Ideas para solicitar su reacción a las declaraciones de los magistrados del órgano electoral. Anliker se encontraba ubicado entre los simpatizantes de Nuevas Ideas que, vestidos con camisas del color y logo de ese partido, llegaron a las afueras del edificio de la imprenta donde se produjo el encuentro con los medios de comunicación. "No al fraude" gritaban los manifestantes, que ante las preguntas de los periodistas los rodearon y los intimidaron. 

Los magistrados han informado que realizarán una denuncia formal ante Fiscalía para investigar el ingreso de los manifestantes de Nuevas Ideas a la sede del tribunal. 

Federico Anliker: Que la hagan entonces. No hay problema. Están en su derecho. 

¿Usted justifica el ingreso?

Federico Anliker: ¡Yo ya les dije! Yo no estaba allí. Mire, Fernando, Fernando: ¿Tú viste hasta que abrieron ellos el portón, verdad? 

Pablo Anliker, que está aquí a su lado, es uno de los que aparece frente al portón alentando al grupo. 

Federico Anliker: La gente entró pacificamente. Tú explicale...

Pablo Anliker: Sí, como tu has dicho. Ahí entramos, de ahí no pasamos (del parqueo).  

¿Usted también estaba dándole al portón? 

Pablo Anliker: Sí, estábamos afuera.

Federico Anliker: La gente entró pacificamente porque el mismo vigilante abrió. No se ha dejado ningún regalito como dijo Fernando Arguello Tellez. 

A pesar de que los periodistas siguieron haciendo preguntas, el secretario general de Nuevas Ideas se volteó y ya no quiso responder. El grupo de simpatizantes rodeó entonces a los periodistas, que tuvieron que levantar la mano y pedir calma para poder avanzar y alejarse del grupo. "¡Hey, calma!", pidió la periodista de El Faro. Uno de los manifestantes gritó: “¡Fuera, sinvergüenzas! ¿Ustedes quieren que los traten como niños con pañales?”. El grupo continuó: "¡vendidos, areneros!".

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad