Publicidad

“Óscar y la niña se me ahogaron”

Un salvadoreño de 25 años y su hija de 21 meses huyeron de El Salvador el 3 de abril, permanecieron dos meses en un refugio para migrantes en México, y el domingo 23 de junio, cuando intentaron cruzar el río Bravo, fallecieron ahogados. 

El Faro / AFP

 
 

En una de sus últimas fotos, Óscar y su bebé, de entonces un año de edad, posan para la cámara del celular con una sonrisa tímida. Ella, con un gorrito rosado en la cabeza, está montada sobre una enorme abeja, un juego mecánico en algún centro comercial de San Salvador, mientras él, de entonces 24 años, la sostiene de las piernas y la abraza junto a su pecho. Una escena de familia. Un año después de esa foto, tanto Óscar como su pequeña niña corrieron la peor suerte del migrante. Fallecieron mientras intentaban cruzar el Río Bravo , la frontera que divide México y Estados Unidos, el domingo pasado, 23 de junio.

Sobreviviente de la tragedia es Tania Ávalos, de 21 años, la madre de la pequeña Valeria, y pareja de Óscar. Ella fue rescatada de la corriente por otro migrante que intentó jugársela junto con ellos. A los primeros reporteros en llegar, Tania les contó cómo vio a su familia ahogarse. La misma tarde de domingo habló a El Salvador para contar la tragedia a la familia. “Niña Rosa, no se vaya a poner mal, pero Óscar se me murió; Óscar y la niña se me ahogaron”, dijo, histérica, a la madre de Óscar. Y colgó rápidamente, no pudo hablar más y fue hasta el día siguiente que logró comunicarse nuevamente, con un poco más de tranquilidad.

Óscar había sido el primero en lanzarse al río, según narró Tania a La Jornada. Lo hizo colocándose a la bebé debajo de la camisa, para sujetarla bien, con la cabeza de ambos saliendo por el cuello de la camisa. Logró llegar a la otra orilla, dejó a la niña y regresó para ayudarle a Tania, pero en eso la bebé volvió a meterse al agua, aparentemente, al verse sola. Óscar entonces intentó rescatarla pero ambos fueron arrastrados por la corriente.

La Policía Estatal, los Bomberos y la Marina mexicana ayudaron en al búsqueda de los cuerpos y fueron encontrados hasta este lunes 24 de junio por la mañana. El cruce lo intentaron por la sección del río que corresponde a Tamaulipas, estado de Matamoros.

Veinticuatro horas después de la tragedia, la familia Martínez Ávalos se había convertido en un nuevo ícono del drama migrante que viven miles de centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos. Del hecho no solo hablaron el presidente Nayib Bukele, su canciller Alexandra Hill, sino también medios internacionales y periodistas como Jorge Ramos que comparaban la situación con lo vivido en Siria, en septiembre de 2015 cuando el pequeño Aylan Kurdi murió hogado intentando llegar a Turquía, con su familia. 

Óscar, Tania y Valeria habían salido de El Salvador el 3 de abril. Vivían en San Martín, dentro de una densa y enorme urbanización de microcasas llamada Alta Vista, según reportó El Diario de Hoy. Él tenía trabajo en una pizzería y ella recién había dejado un empleo como cajera en un restaurante de comida china. Huyeron de la pobreza y se entregaron al sueño americano. Según sus familiares, querían brindarle un mejor futuro a su hija.

El periódico La Jornada publicó que los tres habían permanecido en la localidad de Tapachula, en un albergue mexicano, antes de intentar el cruce en el Río Bravo. Desde ahí habían comenzado un trámite para solicitar asilo en Estados Unidos. Tenían una visa mexicana que les habilitaba para permanecer en el albergue sin problemas. Esperaron dos meses pero al ver pocas probabilidades de éxito cayeron en desesperación y decidieron cruzar.

Según El Diario de Hoy, familiares en El Salvador explicaron que la pareja se sentía presionada por las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto de los migrantes. Trump logró, hace un mes, que su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador endureciera su política migratoria hacia los centroamericanos en tránsito. 

México ha enviado a 6 mil soldados de la recién creada Guardia Nacional para contener el paso de migrantes en la frontera sur. Trump había amenazado a su vecino del sur con imponer aranceles a productos mexicanos si no endurecía su rol en la contención de migrantes centroamericanos hacia el norte. 

“Ellos decían que tenían miedo por cómo se estaba poniendo la situación con los migrantes con la presión de Trump; por eso decidieron cruzar el río. La idea de ellos era entregarse a la migración de Estados Unidos”, dijo a El Diario de Hoy la hermana de Óscar.

El lunes por la tarde, un familiar de la pareja escribió en Twitter una queja por los elevados costos de repatriación de los cuerpos. “Se me parte el alma, el ver a mi familia de esa manera, hemos pedido ayuda pero el costo para traer los cuerpos de mi primo y su pequeña hija que consideraba mi sobrina, son demasiados elevados! nos estan cobrando de $7,000.00 a $8,000.00”, escribió Enrique Gómez. El Faro confirmó que se trata de un familiar de las víctimas. Más tarde, el presidente Nayib Bukele ofreció costear la repatriación.

El martes, la canciller salvadoreña, Alexandra Hilla, solicitó a Estados Unidos que le permita demostrar que puede frenar la migración irregular de salvadoreños, aunque eso tomará tiempo. "Le estamos pidiendo al gobierno de los Estados Unidos que le permita al presidente Bukele demostrar que en este país la migración (irregular) va a parar", señaló Hill en una rueda de prensa.

No obstante, Hill recordó que la migración irregular es un fenómeno que se registra desde hace varias décadas y que "no puede parar en dos semanas de gobierno", en referencia a que Bukele asumió en el cargo el pasado 1 de junio.

Hill también dijo que su país trabaja con Estados Unidos para intentar detener la operación de búsqueda de familias que han recibido orden de deportación y cuyo inicio, previsto para el 23 de junio, fue retrasado por dos semanas por el presidente Donald Trump.

"Las medidas que el presidente Trump anunció han sido pospuestas. Estamos trabajando conjuntamente con la embajada americana (en San Salvador), con autoridades del Congreso, del Senado y de la Casa Blanca, para tratar de parar ésta situación (de las deportaciones)", sostuvo Hill.

La canciller salvadoreña consideró que esas redadas de búsqueda y posterior deportación de migrantes indocumentados "no es la salida a este problema, no es una alternativa viable".

Hill también anunció que en los "próximos días" visitará localidades ubicadas en la frontera mexicana junto a su par mexicano, Marcelo Ebrard, con el fin de verificar que se respeten los derechos de los migrantes irregulares que buscan llegar a Estados Unidos.

En tanto, el pasado 14 de junio, la salvadoreña María Escobar, murió en suelo mexicano en circunstancias que las autoridades salvadoreñas aún indagan, explicó Hill.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó que sus fuerzas armadas tengan la orden de detener a migrantes que estén cruzando la frontera hacia Estados Unidos, pero el jefe del ejército lo contradice y expertos aseguran que hace el "trabajo sucio" de Washington.

"No existe ninguna orden en ese sentido (...) no es nuestra función" la de detener a migrantes cruzando la frontera estadounidense, dijo este martes el mandatario mexicano.

El fin de semana, una fotógrafa de AFP capturó el momento en que dos mujeres y una niña fueron detenidas de forma violenta por miembros fuertemente armados de la Guardia Nacional, mientras intentaban cruzar el Río Bravo desde la mexicana Ciudad Juárez para llegar a la estadounidense El Paso.

La imagen causó indignación y encendidas críticas, que aseguran que la detención de estos migrantes por parte de autoridades mexicanas constituye un muro invisible, en alusión a la amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de hacer pagar a México por una nueva muralla fronteriza que frene la migración.

"Que México evite que los migrantes crucen a Estados Unidos es hacerle la labor" a Washington, estima Vicente Sánchez, profesor investigador del Colegio de la Frontera Norte, con sede en la limítrofe Tijuana. "México está haciendo el trabajo sucio", subrayó.

Pero para López Obrador "no es así (...) Si se dieron estos casos (de detenciones al ras de la frontera) no es esa la instrucción que tienen (los uniformados)".

Sin embargo, las declaraciones del mandatario contradicen las del secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, quien fue consultado el lunes sobre si, además de interceptar migrantes durante su trayecto por territorio mexicano, los uniformados también procederían a detenerlos cuando intentaran cruzar la frontera con Estados Unidos. El jefe militar respondió que "sí".

Un uniformado entrevistado bajo el anonimato por la AFP confirmó la versión de Sandoval. "Cuando vieron la foto nos dijeron que no podemos tocar a la gente, pero también nos ordenan que los detengamos y demos resultados", aseguró este miembro de la Guardia Nacional desplegado en Ciudad Juárez.

Una "improvisación" 

La injerencia en migración de la Guardia Nacional, creada recientemente y cuyo propósito era combatir el crimen organizado, ha sido duramente criticada, pues se trata de militares a los que sólo se les ha colocado una insignia de "GN" sin haber recibido la preparación que legalmente deben tener para intervenir en asuntos civiles o migratorios.

"Es una desgracia lo que pasa en términos de política migratoria, la ausencia de plan, es improvisado, no hay estrategia ni orientación", deplora Javier Urbano, profesor investigador en estudios internacionales de la universidad Iberoamericana.

Ante las familias de migrantes centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en sus países, "la reacción (de la Guardia Nacional) es la de una persona capacitada para enfrentar el crimen organizado", sin formación en derechos humanos o procedimientos administrativos, recalca Urbano.

Para el experto, esta estrategia pone a los migrantes en una situación más vulnerable, pues buscarán "otras zonas de ingreso más peligrosas y alejadas", mientras que "aumentará el rédito del crimen organizado" del tráfico de personas.

Publicidad

 

Carlos Martínez | Mónica González (fotos) | Gladys Serrano (vídeo)

Publicidad
 CERRAR
Publicidad