Publicidad

Carroza de homosexuales de Mejicanos: ¿una historia olvidada?

Amaral Arévalo

 
 

En la búsqueda de textos o documentos que abordaran temáticas sobre orientación sexual, identidad y expresión de género en la historia salvadoreña, encontré una imagen en la Revista Cultura N° 95 con el título de Coronación gay. La fotografía en cuestión muestra a un homosexual portando un cetro y una corona, haciendo una especie de desfile al interior de una cantina; por la ropa de los comensales y el estilo de peinados, se infiere que era a finales de los años 80 o inicios de la década de 1990. Este fue el primer contacto consciente que tuve con el trabajo de resguardo de la memoria de los márgenes sociales metropolitanos que realiza Francisco Campos por medio de las fotografías.

En 2017 lo entrevisté y sobre la fotografía anterior agregó: “[…] hubo una carroza de homosexuales que fue una tradición en el municipio de Mejicanos durante sus fiestas patronales, había personas que les lanzaban piedras cuando la carroza pasaba por las calles, y la policía tenía que escoltarla. En 1991 o 1992 tomé la fotografía de la Coronación Gay en un bar/prostíbulo frente al cementerio de Mejicanos. En esa ocasión la reina únicamente hizo un desfile nocturno. Aunque traté de obtener información sobre el origen de dicha coronación y carroza, él no me pudo dar mayores informaciones.

1950: Carroza de afeminados

Volviendo al caso del “Club de Afeminados”; en la información de los periódicos encontré una imagen interesante sobre la temática que estamos discutiendo. El pánico moral desatado tuvo tal repercusión a nivel social, que dicho acontecimiento, no pasó desapercibido por los jóvenes de Mejicanos. El punto más mediático del pánico moral coincidió con las fiestas patronales de Mejicanos que se realizan entre el 10 y el 16 de agosto de cada año. El 12 de agosto de 1957, un grupo de jóvenes organizó una carroza que representó a un supuesto “matrimonio de afeminados”. Por ser parte de una fiesta patronal, considero que esta representación es parte de lo que designo como travestismo patronal.

Carroza de Afeminados, 1957. Fotografía publicada por el periódico El Independiente, 13 de agosto de 1957. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.
 
Carroza de Afeminados, 1957. Fotografía publicada por el periódico El Independiente, 13 de agosto de 1957. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.

 

1960: Travestismo patronal

El travestismo patronal en el contexto salvadoreño lo defino como una estrategia de control y resguardo de las fronteras binarias del modelo heterosexual hegemónico; por medio de la utilización de la burla, la mofa y la risa a través de la representación de lo femenino de manera grotesca, los hombres hacen uso de ropas femeninas, máscaras y gesticulaciones femeninas exageradas. Un hombre puede utilizar indumentarias femeninas siempre y cuando sean bajo el contexto de causar risa a otros, para hacer mofa por medio de una representación grotesca de lo femenino, haciendo parecer que también puede ser la representación de un “homosexual”.

Rastreé en diferentes periódicos noticias sobre representaciones de travestismo patronal en las fiestas de Mejicanos. El siguiente registro que encontré fue la realización de una “alegre mascarada” que recorrió las calles de Mejicanos el 13 de agosto de 1965, siendo catalogado como un “desfile cómico”. Observemos que los disfraces son grotescos y nada estéticos. Desde ese año, no se volvieron a registrar en los periódicos de mayor circulación imágenes sobre mascaradas en la celebración de las fiestas de Mejicanos. Todo eso cambió después de una década.

Travestismo patronal. Foto publicada en Diario El Mundo, 14 de agosto de 1979. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.
 
Travestismo patronal. Foto publicada en Diario El Mundo, 14 de agosto de 1979. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.

1970: Elección de homosexuales

En 1978, durante las fiestas de Mejicanos se realizó la “elección de homosexuales”. Según la crónica periodística, 14 homosexuales, cada uno representando un departamento del país, participaron de un baile público para elegir a la “Reina de Reinas”.

La ceremonia [de coronación] contó además con la presencia de “invitados especiales” de barrios y colonias de San Salvador, quienes llegaron luciendo, según se informa, “elegantes” maxis y zapatos ante los asistentes. Los organizadores habían programado, además, un “show” desfile en traje de baño, lo cual fue suspendido porque el público, según se dijo, se aglomeró mucho en torno a las “candidatas” y éstas se negaron a actuar frente a espectadores que consideraron inapropiados (Diario El Mundo, 14 de agosto de 1978).

La persona que se llevó la corona en esa oportunidad fue Karen Kristel Quijano. Algunos de los nombres de las otras competidoras fueron: Iris Roxana Barillas, Sandra Soriano, Xiomara Reyes, Evelyn Fuentes o “La Monja Alférez”, Sonia Álvarez, La Única, Karla Lissette Sanders, Leticia Piche, Xiomara Elizabeth Meza, Lorena Velásquez e Iris Concepción Caminos. El texto además presentó a Lorena Velásquez como “la reina saliente”, lo cual abre la posibilidad que dicho evento se haya realizado desde un año antes o incluso desde más tiempo atrás, pero que únicamente se realizó un registro en los medios de comunicación hasta el año de 1978.

Como lo dicta la tradición, una reina electa al interior de una fiesta patronal debe realizar un recorrido por las calles del casco urbano en una carroza. Según la nota, esa tradición iba a ser respetada, ya que daba por hecho que Karen Kristel desfilaría al día siguiente por las calles de Mejicanos en una “elegante carroza”. Sin embargo, no encontré ningún registro fotográfico que lo compruebe.

Esta elección causó una serie de críticas y comentarios. Las posiciones en contra se originaban desde la creencia de que trastocaba la moral y las buenas costumbres de la fiesta patronal. Las voces a favor, por su parte, decían que era “parte de la libertad a que aspiran esta clase de personas en el mundo entero”.

1980: La carroza de homosexuales

Los periódicos de mayor circulación nacional en esa época -consultados en las hemerotecas- guardaron silencio sobre dicho evento. Para conocer más detalles sobre la carroza, intenté contactar a diferentes personas que comentaban la fotografía de la Coronación Gay de Francisco Campos en sus redes sociales. Ante mis diversas peticiones, Elliot Guzmán, oriundo de Mejicanos, aceptó conversar conmigo sobre la carroza:

Aquí en Mejicanos ha habido bastantes gays, transgéneros […]. Algunos que me recuerdo eran Susy, Gisela, Erika, Güicha, Chachita, Pola. Se reunían siempre en el Parque de Mejicanos un grupo de 8 a 10. Un comedor en el Mercado 1 era su punto de reunión. Este grupo era el que organizaba la carroza que salía el 16 de agosto. Casi siempre iba decorada con arcos con flores, usaban bastante la creatividad… tiraban dulces. Era de las carrozas más esperadas por la gente todos los años […] Recuerdo que después de la ofensiva de 1989 ya no volvieron a salir. La mayoría de ellas murieron.

Este relato da cuenta de que la carroza se presentaba cada año. Ese grupo de 8 a 10 homosexuales eran posiblemente quienes patrocinaban la elaboración y el desfile. Es interesante conocer que dicha carroza tenía un reconocimiento social, al ser una de las carrozas que la gente más esperaba cada año. Aunque el relato de Elliot contiene una narrativa consistente de la organización y existencia de la carroza, aún hacía falta una imagen para demostrar su existencia. Dediqué 20 días a la revisión de diferentes periódicos y textos en archivos institucionales. Mi búsqueda tuvo éxito.

 

Fotografía de la Carroza de homosexuales publicada en el periódico La Noticia, 18 de agosto de 1989. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.
 
Fotografía de la Carroza de homosexuales publicada en el periódico La Noticia, 18 de agosto de 1989. Foto cortesía de Amaral Gómez Arévalo.

En La Noticia, periódico de bajo costo y con una tendencia sensacionalista resguardo una fotografía de la carroza de 1989. En la breve descripción de la fotografía se logra confirmar la participación de la carroza durante varios años al interior de las fiestas patronales, tal vez desde 1978. Los habitantes de Mejicanos acompañaban dicha carroza como lo hacían con las otras que desfilaban en las fiestas patronales. Solamente no se logra confirmar los relatos de la protección que la policía daba a dicha carroza ni de los ataques a los que fue expuesta.

Reflexiones finales

En 1957 existió una carroza de afeminados en las fiestas patronales de Mejicanos, motivada por el pánico moral sobre un Club de Afeminados en San Salvador. Esta carroza no se transformó en tradición en dichas fiestas patronales, ya que únicamente se tiene conocimiento de una “mascarada” en 1965 con representaciones similares de la carroza de 1957.

En 1978, la realización de un evento público de elección, coronación y desfile de una reina de homosexuales pudo inaugurar la tradición de la carroza de homosexuales al interior de las fiestas patronales de Mejicanos. Esta elección la interpreto como un punto de quiebre del travestismo patronal. La importancia de esta carroza radica en que personas marginalizadas y discriminadas por ser homosexuales realizaron una representación de sí mismos; la connotación de degradación a sus cuerpos e identidades que el travestismo patronal promueve fue desterrada, diluida y transformada en una manifestación de orgullo ante la sociedad en general.

La participación pública de homosexuales en las fiestas patronales se constituyó en una demanda simbólica para ser reconocidos como ciudadanos pertenecientes a la misma comunidad social de Mejicanos. Sin embargo, en una sociedad machista que discrimina por orientación sexual, identidad y expresión de género, la otrora risa, mofa y burla, fueron transformadas en agresiones verbales, injurias, piedras, ataques físicos hasta culminar en crímenes de odio. Es por ello que pese a que no hay evidencias, aparte de lo mencionado por Francisco Campos, no sería una exageración afirmar que los ataques con piedras fueron reales y posiblemente se ejecutaron en los primeros años en que dicha carroza participó públicamente en las fiestas de Mejicanos.

Las 14 participantes en la elección y coronación de la “Reina de Reinas” de 1978,se conectan con otra historia: la masacre de mujeres trans de 1980. Gracias a la ayuda de AMATE El Salvador, pude revisar las transcripciones de las entrevistas realizadas por Nicola Chávez y Lester Feder sobre dicho caso. Algunos de los nombres que mencionan sus fuentes se pueden asociar a las participantes de esta elección como Kristy= Kristel Quijano, Sonia= Sonia Álvarez o Liset=Lissette Sanders. Al consultar a Karolina, mujer trans que conoció a las anteriores, me confirmó que dichos nombres fueron de las mujeres trans masacradas en el año 1980 por acción del ejército. El asesinato de las mujeres trans de 1980 podría haber sido parte de una estrategia para impedir la realización de un evento similar en ese año ya sea en Mejicanos o el propio San Salvador. Hipótesis abierta a la discusión.

Al pasar algunos años, dicha carroza se incorporó como un elemento “tradicional” de las fiestas patronales de Mejicanos, lo cual se puede confirmar por medio de relatos orales de los habitantes de este municipio y en un único registro fotográfico encontrado hasta el momento. Tomando como referencia la crónica periodística de 1978 y la fotografía de Francisco Campos con fecha estimada de 1992, la elección de una reina de homosexuales se realizó por 14 años.

En cuanto al desfile de la carroza de homosexuales por las calles de Mejicanos, este pudo haberse realizado entre 1978 y 1989. Este 2019 se cumplieron 30 años desde que la última carroza de homosexuales desfiló por las calles de Mejicanos.

Que la carroza se haya realizado en un período tan extremo como el conflicto armado de la década de 1980, la convierte en un símbolo de autorrepresentación, reconocimiento y resistencia que refutó distintas discriminaciones que padecieron las personas de la disidencia sexual y de género en esa época.

*Amaral Arévalo es salvadoreño y tiene un Postdoctorado Instituto de Medicina Social de la Universidade do Estado do Rio de Janeiro. Además, es doctor y máster Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo por la Universitat Jaume I, Especialista en Género y Sexualidad por la Universidade do Estado de Rio de Janeiro y Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad de El Salvador. Sus líneas principales de investigación son Cultura para la Paz, Violencias y Estudios LGBTI+ en el Istmo Centroamericano.
 
*Amaral Arévalo es salvadoreño y tiene un Postdoctorado Instituto de Medicina Social de la Universidade do Estado do Rio de Janeiro. Además, es doctor y máster Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo por la Universitat Jaume I, Especialista en Género y Sexualidad por la Universidade do Estado de Rio de Janeiro y Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad de El Salvador. Sus líneas principales de investigación son Cultura para la Paz, Violencias y Estudios LGBTI+ en el Istmo Centroamericano.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad