Publicidad

Arena arranca con desánimo su campaña para 2021

Un reducido grupo de militantes llegó al parque Bicentenario en San Salvador para lanzar oficialmente la campaña arenera para los comicios del 2021. Entre muchos areneros hay una sensación de desánimo. Conscientes de que probablemente no puedan crecer en preferencias, los tricolores apuestan por quitarle apoyos a Bukele. Aunque desde la tarima sonaba música, suficientes señales entre el público permitían interpretar que el ánimo no era festivo entre varios de los presentes. 

 
 

Este ha sido un arranque de campaña excepcional. No solo por la pandemia, que obliga a pocas aglomeraciones y a mantener distancias, sino también porque muchos diputados y alcaldes de las tradicionales fuerzas políticas, como Arena, se enfrentarán por primera vez en las urnas a un partido que sin haber participado en elecciones previas ya parece indiscutible vencedor de febrero próximo, el partido Nuevas Ideas, hecho a medida del presidente Nayib Bukele. Hoy en día, el gran debate electoral entre la oposición no parece ser quién ganará, sino quién perderá menos. La noche de este 27 de diciembre, durante el lanzamiento de la campaña arenera, ese realismo desconcertante se hizo presente.

Arena –según las más recientes encuestas- no ha dejado de perder popularidad desde las elecciones de diputados y alcaldes de marzo de 2018, y este domingo decembrino, a dos meses exactos del día de la votación, el partido parecía consciente de que va próximo a estrellarse con su mínimo histórico. Ese conocimiento no es nuevo. “¿Qué querés que te diga? El partido está muerto”, me dijo un diputado del interior del país, de esos con varios períodos en sus espaldas, a mediados de año, cuando pregunté sobre sus verdaderas proyecciones para el 2021.

En el mejor escenario, según los cálculos internos de algunos candidatos y diputados, Arena alcanzaría una cantidad entre los 17 y 22 diputados. Eso es varios escaños menos que el mínimo histórico de 2003, 27, cuando perdieron la llave de la mayoría calificada y permitieron que el FMLN se aliara con el PCN para gobernar el órgano legislativo. “¿Que va a estar difícil? Va a estar difícil. Que Bukele va a la cabeza no lo podemos negar, pero consideremos que la campaña va iniciando, y falta mucho por recorrer”, dijo el diputado Emilio Corea alejado de la tarima para poder conversar.

Miembros del Coena y el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, fueron recibidos en el parque Bicentenario por una militancia reducida a unas decenas de personas la noche de este domingo 27 de diciembre de 2020. Foto de El Faro: Carlos Barrera
 
Miembros del Coena y el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, fueron recibidos en el parque Bicentenario por una militancia reducida a unas decenas de personas la noche de este domingo 27 de diciembre de 2020. Foto de El Faro: Carlos Barrera

Para 2021, no obstante, la debacle parece tan inminente que la noche del domingo 27, mientras decenas de candidatos y militantes se reunieron en el parque Bicentenario de la capital para dar el banderillazo de salida al proselitismo permitido por ley, dos candidatos al Parlamento Centroamericano se sinceraban conmigo sobre la tormenta que se avecina:

–La moral está baja en el partido. No solo es por el resultado sino por el tema financiero, los donantes no están aportando por la deuda que dejó Carli –dijo uno de los dos personajes.

Se refería a los gastos de campaña para la elección presidencial de febrero de 2019, donde el multimillonario Carlos Calleja, vicepresidente de la cadena de Súper Selectos, perdió contra Bukele. La deuda es de varios millones, según denunció el influyente Sector Empresarial del partido.

La otra candidata entró en la conversación y dejó claras sus expectativas.

–¿Cómo has visto el territorio? –le preguntó el primer candidato a la recién llegada.

–Estos días me ha ido bien. Creí que me iban putear, pero hasta ahora no me han puteado. ¿A vos nadie te ha puteado?

–No, bueno, solo en redes sociales –respondió el candidato.

–Yo por eso en redes solo he estado pautando publicidad para mayores de 35 años. Con los jóvenes no se puede, no tienen filtros y están embobados.

Entonces llegó un colaborador de campaña que manejaba un dron con el que tomaba videos del acto inaugural. El colaborador mostró las imágenes a los dos candidatos y estos, después de observar la grabación, quedaron mudos. El corto video, en realidad, mostraba un parque Bicentenario con poca afluencia. “Muy poca gente se ve, ¿verdad?”, preguntó el colaborador, y los dos candidatos asintieron. El colaborador decidió marcharse a seguir intentando obtener mejores tomas.

Detrás de la poca afluencia es difícil saber si hubo una decisión consciente o si se trató de efectos colaterales de la pandemia o la apatía de los areneros. El partido organizó la reunión en el Bicentenario, supuestamente, para hilvanarlo con el aniversario número 200 de la República, que también se celebra en 2021. Asistieron correligionarios del Gran San Salvador y la idea era que llegaran en pequeños grupos, en vehículos, para estacionarse en un descampado donde la Alcaldía de San Salvador habilitó durante la pandemia un autocine. En años anteriores, fieles a una tradición con la que conmemoran el aplacamiento de la presunta amenaza comunista de 1932, la concentración del partido siempre se celebró en Izalco, Sonsonate. Pero esta vez, lo único que ocurrió allá fue una misa mañanera a la que asistió la dirigencia y pocos invitados más.

El lanzamiento de campaña de Arena fue planificado para guardar el distanciamiento físico de las personas que llegaran en vehículo. La gran mayoría llegó en buses y picop. Foto de El Faro: Carlos Barrera
 
El lanzamiento de campaña de Arena fue planificado para guardar el distanciamiento físico de las personas que llegaran en vehículo. La gran mayoría llegó en buses y picop. Foto de El Faro: Carlos Barrera

El contraste con la algarabía de años anteriores no terminó en aquella conversación mustia entre los candidatos y el colaborador. En el evento también hubo mucho menos simbolismo arenero para un partido que en cada ceremonia repite hasta el cansancio su marcha e impone sus tres colores en chalecos, sombreros y gorras que todos suelen vestir. La marcha, esa que resume el surgimiento de los nacionalistas durante la guerra civil salvadoreña, la que repite que El Salvador será la tumba donde los rojos terminarán, sonó varias veces menos como fondo musical y solo fue cantada una vez, para ser exactos. Hubo además pocas banderas tricolores entre la muchedumbre y era difícil encontrar un chaleco, esa indumentaria infaltable en las campañas anteriores y herencia del fundador Roberto d’Aubuisson. Arena quería parecer otra cosa, muy a tono con la estrategia de comunicación que ha adoptado, por ejemplo, el alcalde de San Salvador Ernesto Muyshondt. Entre el azul, blanco y rojo tradicional ahora también caben colores como el naranja que el alcalde capitalino ha ocupado en vallas publicitarias en la ciudad.

Muyshondt fue la estrella de la noche del domingo. Se tomó la tarima junto a la dirigencia del Coena y fue el primero en dar su discurso, antes que el presidente del partido, Erick Salguero. Decenas de militantes corearon su nombre y reventaron pólvora cada vez que tomó la palabra. Camisa blanca, jeans azul. Nada cercano al tricolor que alguna vez fue fuerte.

“Los partidos, la bandera de Arena, tiene un desgaste de imagen que no podemos negar”, reconoció al pie de la tarima Emilio Corea, diputado de San Salvador que busca su primera reelección.

Muyshondt es el personaje político con mayor exposición de todo el partido. Alcalde desde 2018 y diputado antes que eso, Muyshondt ha optado por desdibujar su raigambre arenera y perfilarse más como un funcionario sin partido que está dispuesto a entablar diálogos con todo mundo, incluyendo Bukele, a quien considera su amigo, según dijo en octubre. El partido lo criticó por su cercanía con el Ejecutivo y Muyshondt, fiel a su estilo, respondió: “Me vale sorbete”. Aún después de que Nuevas Ideas lanzara a su candidato a la alcaldía, el ex ministro de Gobernación Mario Durán, y que Muyshondt tuviera intercambio de declaraciones con él y otros funcionarios del actual Gobierno, el alcalde capitalino optó por mostrarse chocando codos con Bukele en sus vallas publicitarias. La figura de derecha en estas elecciones no ha visto conveniente mostrarse como un arenero de hueso duro, y eso lo deja claro el predominante naranja de su anuncio; también ha creído conveniente mostrar sus buenas relaciones con Bukele para buscar repetir en su alcaldía. No solo los aspirantes de Nuevas Ideas han necesitado de la figura del presidente para impulsar sus candidaturas. 

En Arena y en la Alcaldía no son pocos los que hablan de Muyshondt como el candidato arenero natural para la presidencia de 2024. El camino hasta ahí aún se mira lejano y depende del resultado electoral del próximo año, aunque también –y quizás en mayor medida- del proceso judicial donde es investigado por haber entregado dinero a las pandillas a cambio de que estas influyeran en las presidenciales de 2014.

En su discurso del domingo, Muyshondt ya dejó entrever parte de la asesoría de comunicación que está haciendo un consultor que ha sido contratado por el partido de cara a los comicios de febrero. El consultor se llama Xavier Domínguez, según dos diputados que hablaron con El Faro, y la estrategia que impulsa parece basarse en la idea de que Arena, como bandera de la política tradicional, no puede crecer mucho más en los próximos meses. Y por tanto, la estrategia, según explicaron las fuentes, será quitarle la mayor cantidad de seguidores a Nuevas Ideas.

Domínguez ha trabajado en varias campañas de Latinoamérica desde hace más de una década. Uno de sus mensajes clave suele ser que “la comunicación no busca soluciones para mañana, sino que apunta a los culpables de hoy ”. Muyshondt fue enfático en señalar a lo que él denominó “los mismos de siempre”. “Esos políticos reciclados que ahora aparecen con una nueva bandera: ¡esos son los mismos de siempre!”, dijo Muyshondt. El diputado Corea también aseguró que esa es la estrategia de comunicación que van a implementar de ahora en adelante: “Nosotros les vamos a decir a las personas 'hey, reflexionen, la gente que les están vendiendo es la gente que hundió al país'”.

Candidatos a alcaldes y diputados del partido Arena durante el lanzamiento oficial de la campaña para las elecciones del 2021 en el parque Bicentenario la noche del 27 de diciembre de 2020. Foto de EL Faro: Carlos Barrera
 
Candidatos a alcaldes y diputados del partido Arena durante el lanzamiento oficial de la campaña para las elecciones del 2021 en el parque Bicentenario la noche del 27 de diciembre de 2020. Foto de EL Faro: Carlos Barrera

El discurso que, después de Muyshondt, pronunció el presidente de Arena, Erick Salguero, también fue en ese sentido: buscar culpas afuera, incluso cuando se trata de hablar de areneros del pasado. “También tuvimos una tercera etapa como partido, un cuarto gobierno… un gobierno que no era arenero, un gobierno con una serie de secuaces que ahora o están presos o están en otros partidos políticos como Gana y Nuevas Ideas”, dijo Salguero, en alusión al expresidente del país y del partido, Antonio Saca, que purga una pena de 10 años por peculado y asociación ilícita .

El diputado Corea mencionó algunos nombres de quienes, a su juicio, entran en esa categoría de “los mismos de siempre”, y donde caben exefemelenistas, pero también exareneros. Mencionó a Saúl Meléndez, exmilitante del FMLN en Mejicanos que ahora busca la alcaldía de ese municipio por Nuevas Ideas; también a Mario Durán, ex ministro de Gobernación de este Gobierno y exconcejal del FMLN en San Salvador durante la gestión capitalina de Bukele; y a Walter Araujo, exdiputado y expresidente de Arena. “Hoy, por el simple hecho de cambiarse de camiseta, quieren venderse como los grandes redentores del país. La gente tiene que despertar y de eso nos vamos a encargar nosotros”, dijo Corea.

–¿Qué pasa si ese mensaje no funciona? –pregunté a Corea

–La población tendrá que asumir las consecuencias. El Salvador estaría terminado si esto llega a ocurrir. Dice un adagio: el que por su gusto muere, aunque lo entierren parado…

A diferencia de Corea, hay otros personajes como la alcaldesa Milagro Navas que no dan crédito a las encuestas que ponen a Nuevas Ideas arriba.

–Bueno, los resultados de las encuestas dependen de quién las haya hecho –respondió la alcaldesa más veterana del partido, quien gobierna en Antiguo Cuscatlán.

Navas, suegra del diputado disidente de Arena Gustavo Escalante, insinúó que las encuestas mienten: "Por ejemplo, a mí nunca me han encuestado. El verdadero resultado de la elección está en manos de nuestro creador".


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad