Los diputados van a Tacuscalco

Foto Fred Ramos / Texto Jimmy Alvarado

 
Publicidad

Diputados de todas las bancadas evalúan si reivindican la denuncia del Ministerio de Cultura contra la constructora Inversiones Fénix, del grupo Salazar Romero, por la destrucción de un sitio arqueológico o si la descartan. Los diputados de la Comisión Especial que estudian el caso Tacuscalco visitaron la urbanización Acrópolis, lugar en el que los arqueólogos mostraron a los políticos los vestigios de viviendas que corresponden a estructuras prehispánicas.   

El arqueólogo Marlos Escamilla mostró una vivienda construida por Inversiones Fénix y comentó a los políticos que ahí antes existía una estructura prehispánica. De inmediato, la abogada de la constructora Silvia González, señaló que antes ese terreno había sido ocupado para cultivos de caña. "Si antes hubo una estructura prehispánica en ese lugar, los que cultivaban caña la destruyeron. Cuando construimos no había nada ahí", respondió.

Los diputados Emilio Corea y Silvia Ostorga, de Arena;  Antonio Almendáriz, de PCN; Adelmo Rivas, de Gana;  y a Leonardo Bonilla, el no partidario, escucharon la denuncia de la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl. Ella explicó que Fénix no contaba con los permisos para construir la urbanización, que por eso la constructora había tratado de gestionar ese permiso de nuevo en marzo de 2018. Los trabajos de terracería de la urbanización comenzaron en septiembre de 2017, según la directora de evaluación y cumplimiento Celina Monterrosa. A la fecha, lleva un avance de construcción del 90 %.

Los diputados Ostorga, Almendariz y Rivas evitaron pronunciarse por el tema. "No voy a adelantar criterio. En la comisión daremos a conocer nuestras conclusiones", dijo Almendáriz, que preside la comisión que estudia el caso Tacuscalco. "En la  primera reunión de la comisión después de las vacaciones discutiremos nuestras conclusiones", dijo Ostorga.

El único que habló con claridad es el diputado no partidario. Para Bonilla, sí existen indicios de que la constructora había actuado de forma irregular tras desobedecer órdenes de parar la obra. "Hay indicios de vestigios pero por la construcción todo ha quedado cubierto. A mi criterio debe protegerse el área que no ha sido construida. La empresa debió parar obra cuando Medio Ambiente y Secultura lo ordenaron".

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad