Publicidad

Hugo Martínez: “Lo que te podría decir es que no se ha hecho lo suficiente”

El candidato presidencial del FMLN ha sido el primero en presentar un plan de gobierno por escrito y en él habla de erradicar a las pandillas, a tono con la política del actual Gobierno. Hugo Martínez intenta distanciarse de los malos pasos en las dos administraciones del Frente, pero termina aceptando con una metáfora que en la campaña le toca responder aquello que el Frente no consiguió. En el futuro del partido hay que renovar liderazgos, dice, y él  se apunta para estar entre los que guíen este proceso.

 
 

Hugo Martínez, excanciller de la República y candidato a la presidencia del FMLN. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
Hugo Martínez, excanciller de la República y candidato a la presidencia del FMLN. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

Hasta inicios de diciembre, la campaña de Hugo Martínez podría resumirse en un querer pero no poder. Su carta buscó ser el giro que la militancia del Frente necesitaba para olvidar la derrota electoral en las municipales y legislativas de marzo, pero ha sido insuficiente. Su campaña promete un cambio en la forma de hacer gobierno y política partidaria (que corrija las malas prácticas de los dos gobiernos del Frente), pero su mensaje tampoco ha calado en la percepción de la población, según las encuestas. A dos meses de la votación, es el primero en presentar un plan de gobierno por escrito, en una campaña con mucho ruido y pocas propuestas, pero eso tampoco le da réditos. Vende su fórmula como la que acumula mayor experiencia en administración pública, pero sigue de tercero. Él dice que se avanza aunque “no al ritmo que quisiéramos”.

En las últimas mediciones de dos casas encuestadoras que compararon la intención de voto respecto a las mediciones de agosto (LPG Datos del 30 de noviembre y UFG del 19 de noviembre), el Frente, lejos de subir, bajó. LPG Datos cifra la caída en un 1. 7% y UFG plantea un descenso del 11 % al 7 %. Aunque su destino pareciera estar sellado, Martínez no se da por vencido, asume el reto con optimismo y dice que todavía no es momento de hablar de alianzas en una eventual segunda vuelta.  

En esta entrevista, Martínez explica apuestas clave de su programa de gobierno pero confiesa, entre risas, que se siente cuestionado por lo que no se logró en estos diez años. “A los católicos a veces nos ocurre que, cuando vamos a misa, escuchamos el sermón por los que no han llegado. Entonces empieza el sacerdote a decir 'y estos que no han venido, etcétera, etcétera'. Así siento que me pasa a mí en la campaña”, dice.

Reta a los candidatos y a los partidos para que se apliquen reformas serias a favor de la transparencia y contra la corrupción, pero carga con el peso de una Presidencia (la actual) que se rehúsa a permitir auditorías a los gastos reservados. “Si eso ocurriera así como lo estás planteando, se tiene que eliminar”, dice. En otros temas, pareciera que quiere ser más crítico, pero no termina de atreverse, como cuando se distancia de la promesa incumplida de Sánchez Cerén para llevar la inversión en Educación al 6 % del PIB. “Yo no soy el mismo candidato”, dice, para luego plantear que sus propuestas parten de escenarios realistas. En materia de seguridad, evita pronunciarse sobre las negociaciones que sostuvieron líderes de su partido con las pandillas para las presidenciales de 2014, pero sí descarta la vía del diálogo con pandilleros, la opción que impulsó el primer gobierno del FMLN. "¿Dialogarías con una persona que carga con 20 homicidios?", dice.

Tuve la oportunidad de asistir a la presentación de tu plan de gobierno y te escuché decir que esta era la fórmula más preparada y con más experiencia para gobernar. Si damos esto por cierto, ¿cómo te explicás que vas en tercer lugar en las encuestas?

Las encuestas son la fotografía de un momento y esa fotografía ha ido cambiando gradualmente, no al ritmo que quisiéramos, pero va configurándose una nueva situación.

Con las encuestas hay una realidad global: todas predijeron que no iba a ocurrir el Brexit y ocurrió; el No en Colombia y ocurrió. Estamos frente a una situación en la que se deben revisar los instrumentos para lograr mayor certidumbre en los resultados. Pero hay que aceptarlo: venimos de momentos difíciles tras las elecciones legislativas y municipales donde el FMLN tuvo uno de sus peores resultados en los últimos años. Fue un resultado adverso también para Arena y el sistema político. Entonces, el problema es de todo el mundo. Y aquí tenemos dos caminos: o tratamos de cambiar el sistema político y los partidos desde dentro, o tumbamos el sistema político. Lo que ha pasado en otras latitudes, es que cuando la gente estaba cansada, molesta, y decidió tumbar a los partidos y al sistema político, el remedio fue peor que la enfermedad.

Efectivamente, el agotamiento de algunos modelos tradicionales y el surgimiento de los outsiders que comandan la simpatía de un electorado disgustado es un fenómeno global. En El Salvador ocurre algo similar. La última encuesta de Fundaungo dice que más del 70% de los salvadoreños no quiere que el FMLN y Arena vuelvan al poder. En esas condiciones, todo parece indicar que estás pagando las facturas del desgaste de los dos gobiernos de tu partido. ¿Por qué no cambió el FMLN? Si estás pagando esa factura, ¿por qué no te has tomado el partido?

El objetivo de participar en las primarias no era tomarse el partido; era ser electo candidato a la presidencia. Hay un segundo momento en el cual se realizarán elecciones internas y en ese momento es que la militancia decidirá cuál será su dirección de ahí en adelante. El Frente ha tenido una gran capacidad de adaptación y de cambio (cuando empezó eran organizaciones sociales, luego era una fuerza político-militar, después una fuerza política); pero también es cierto que llegando al gobierno la gente nos reclama deficiencias, que hemos debilitado los vínculos con los movimientos sociales, la democracia interna del partido. Yo trato de encarnar esa voz de la gente. Si te fijas en las primarias, ese fue mi eje discursivo y no lo abandono, pero tampoco me puedo seguir viendo solo el ombligo en una campaña electoral, hablando solo de las cosas internas, si tenemos una propuesta programática que presentar a nuestra gente.

¿Cómo convence al electorado que usted no representa al FMLN que castigaron el 4 de marzo, a ese FMLN que lastra los errores de los últimos 10 años?

Estoy planteando un cambio en la forma de gobernar y un cambio también en el FMLN. Y quiero liderar ese cambio, tanto en la forma de gobernar como en la forma de hacer política de un partido. Y lo quiero hacer porque creo en las instituciones y porque las personas que se cansaron en otros países de las instituciones y de los partidos y no trataron de cambiarlo, dieron un salto al vacío. Yo no quiero un salto al vacío para mi país. Las instituciones, que son jóvenes, nos costaron mucho. Me da mucho preocupación que por ese salto al vacío se eche a perder todo.

¿Esos cambios en un futuro gobierno parten también de repensar lo que el partido ha hecho en estos últimos años?

Claro que sí. Hay que cambiar la forma de gobernar y la forma de hacer política de los partidos, incluido el FMLN. Ahora, si tú me preguntas si el FMLN debe cambiar sus principios y sus valores originales, te diría que no. Incluso, una de las cosas que nos reclama la gente es que de alguna manera, por la inercia, hemos sido menos cercanos a nuestros principios originales. En cuanto a principios y valores, el FMLN debe ir a sus orígenes, pero en cuanto método y estilo de trabajo y formas de hacer política, debe hacer cambios importantes y debe modernizarse.

El secretario general del FMLN, Medardo González, levanta la mano a Hugo Martínez, vencedor de las elecciones internas del FMLN para elegir candidato presidencial.  Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
El secretario general del FMLN, Medardo González, levanta la mano a Hugo Martínez, vencedor de las elecciones internas del FMLN para elegir candidato presidencial.  Foto de El Faro, por Víctor Peña.

Hablemos de esos cambios que propone en un eventual gobierno. En su propuesta hay una inspectoría especial para el respeto a la juventud. ¿Esto es un reconocimiento a la estigmatización y al abuso policial y militar que ha ocurrido en los territorios?

Es una señal de alerta que no debemos de permitir que crezca la estigmatización que se da en la sociedad. La mayoría de los jóvenes de este país no tienen la culpa de lo que está pasando, son jóvenes honrados que quieran salir adelante pero que no cuentan con las oportunidades para hacerlo. Entonces, por un lado voy a combatir la estigmatización y por el otro le voy a llevar las oportunidades a sus territorios. Este es el otro problema: el desarrollo es concebido y concentrado en San Salvador, pero si tú llevas la educación, la salud, oportunidades de inversión, los créditos a los territorios, no sólo vas a estar dando oportunidades, sino que también vas a estar garantizando seguridad porque vas a evitar que grupos criminales tomen control.

En la plataforma se habla de una derrota al crimen y del despliegue territorial del Estado, una acción que este Gobierno prometió en el plan El Salvador Seguro. ¿Debemos entender que ofrece continuidad de lo que ha venido haciendo el gobierno?

No, es que si se hubiera hecho completo... Yo estoy hablando de la presencia permanente del Estado en los territorios. No estoy hablando de que vamos a reparar una escuela, vamos a hacer esto, y después: bueno, chao, nos vemos. La gente nos dice: nos gusta cuando vienen, nos agrada que vengan, que hagan intervenciones, pero cuando se van los grupos criminales regresan más furiosos. La gente nos pide que todas las expresiones del Estado estén presentes, pero no sólo en el campo social. Tienen que estar ahí la banca estatal para ofrecer créditos a jóvenes emprendedores, CONAMYPE, las casas de la cultura, el ministerio de economía…

¿Falló este gobierno al no implementar eso por completo?

Bueno, esa es una hipótesis extrema que estás planteando porque fallar sería que no hubiera reducido los homicidios. Ha habido una reducción en los homicidios y en las extorsiones. Entonces, cuando uno dice: falló algo, falló el motor de un avión, se cayó. Esa es una afirmación extrema. Lo que te podría decir es que no se ha hecho lo suficiente. Y que la población está reclamando que hagamos algo más y que le entreguemos resultados concretos.

Entre las cosas que hizo el gobierno del FMLN y el partido, por las que además nunca respondieron, fueron los pactos con las pandillas. Ha sido documentado el ofrecimiento de dinero a pandilleros hecho por Benito Lara y Arístides Valencia a cambio de favores electorales para las presidenciales de 2014. El partido no dijo nada y Arístides Valencia tampoco fue removido de su cargo. Nunca se pagó el costo de un delito cometido. ¿En tu campaña y en tu administración, renunciarás a estas artimañas?

Estamos en contra de cualquier movimiento que se haga al margen de la ley. No sólo estamos en contra sino que lo condenamos. No he estudiado la prueba documental que tú dices, pero siempre he dicho algo: si una persona es investigada cumpliendo los dos preceptos constitucionales de presunción de inocencia y debido proceso, y esa persona es encontrada culpable, le debe caer todo el peso de la ley independientemente de quien sea. Y cada quien debe responder por sus actos. Yo estoy en contra de que un partido político, una empresa, un gremio, apañe a una persona y trate de cobijarla con ese manto institucional para defenderla. Cada persona tiene que responder por sus actos y esa es mi regla de oro.

Pero fueron actos hechos a nombre del partido.

¿Por qué esa prueba que ustedes han presentado no se lleva a las entidades encargadas de la investigación, y se deduce si es una responsabilidad individual o de un partido? Eso se tiene que hacer. Es como cuando me dicen: “es que no podemos enjuiciar al partido Arena porque fueron a parar a sus arcas los fondos de Taiwán o los fondos equis que dos expresidentes confesaron haberle pasado”. Aquí somos muy dados a declarar culpables. Si se aportan pruebas, si se condena a alguien, estoy totalmente de acuerdo en desvincularme y dejar que le caiga el peso de la ley a esa persona.

Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Martínez dijo que no hay posibilidad de diálogo con pandillas en su plataforma de gobierno. Foto: Omnionn/ El Faro
 
Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Martínez dijo que no hay posibilidad de diálogo con pandillas en su plataforma de gobierno. Foto: Omnionn/ El Faro

¿Usted no se enteró de que había personeros del partido, a nombre del partido, negociando con las pandillas para la anterior campaña presidencial?

Yo estaba en el Sistema de lntegración Centroamericana. No estuve en ninguna reunión, en ninguna actividad de campaña porque no lo podía hacer. No se me permitía como secretario general de un organismo internacional (donde están representados los ochos países miembros del sistema) participar activamente o pasivamente en la campaña. Fue hasta después de las elecciones, cuando el presidente Sánchez Cerén me pide que lo acompañe como Ministro de Relaciones Exteriores, que yo comienzo a tener reuniones...

Más que hacerte corresponsable, que no es eso, nos dimos cuenta en el camino que en varios partidos políticos esto se había convertido en una práctica habitual.

Yo rechazo esa práctica. Y los partidos que le apuestan a eso podrán tener una victoria pírrica a corto plazo, pero podrán tener una derrota en el largo plazo porque no le están apostando al Estado de derecho, a la democracia.

¿No hubo al menos dentro del partido una discusión sobre estos hechos que se denunciaban en el reportaje?

No sé si has escuchado lo que acabo de decir....

Sí, lo he escuchado, pero...

¿Cómo quieres que te diga si hubo o no una discusión si no estaba presente y tampoco tenía una pertenencia a ninguna estructura orgánica del partido, porque así lo demandaba mi cargo internacional?

Seguía formando parte del partido.

Claro, como miles de personas, 100 mil personas. No creerás tú que se hace una asamblea con 100 mil personas y se les dice: “vayan, vengan, le vamos a comunicar esto y esto”. Hay estructuras de dirección para eso, y en ese momento yo no fui miembro de ninguna estructura del partido.

El reportaje fue publicado a finales de 2016, no en el momento de la campaña.

Pero eso se dio en la campaña y ustedes me están preguntando: ¿usted se dio cuenta si ocurrió eso y estuvo informado…? Yo les digo categóricamente: no, porque estaba en otra responsabilidad de carácter internacional.

¿De llegar al gobierno, hay posibilidades de diálogo con pandillas en su plan de seguridad?

¿Tú te pondrías a dialogar con un tipo que tiene 20 asesinatos tras de su espalda? ¿Tú te sentirías cómodo? ¿Le confiarías tu carro para que te lo maneje, o tu moto o tu bicicleta? No creo que pueda haber un nivel de confianza en eso. Aquí hay algunos cabecillas de esos grupos criminales que ya no están tan jóvenes y que han hecho del crimen una industria. Si esa persona te dice: quiero dialogar, pero quiero que me reduzcan las penas o que me pongan en libertad, ahí estás violando la ley. Hay una sentencia de un juez y esa sentencia se tiene que cumplir a menos que se aplique un indulto. Yo estoy dispuesto a dialogar con los jóvenes de este país, los que son víctimas, extorsionados, amenazados y que, muchas veces, por esas amenazas, por falta de oportunidades, se ven involucrados en problemas de crimen. En lo que no estoy de acuerdo, y creo que la mayoría no está de acuerdo, es que le entreguemos las llaves de nuestra casa o de nuestro carro a alguien que ha asesinado a 20, 25 personas y vive de eso.

 

Hablemos de educación. Salvador Sánchez Cerén prometió invertir el 6 % del PIB en educación, pero no cumplió con la meta. En tu plataforma no vemos una reiteración de esa promesa, pero ahí dice que la educación es prioritaria.

Porque efectivamente lo es. No solo hablamos de ampliar más escuelas, el número de docentes, sino también a apostarle a la educación inicial que ha estado tradicionalmente abandonada. Hasta 2009 se comenzaron unos proyectos piloto de la educación inicial. Ahora, ¿de dónde van a salir los recursos para eso? Hay por lo menos 1,800 millones de dólares anuales que se evaden en este país. O se eluden. Eso significa casi el 33 % del presupuesto nacional del otro año, que será de seis mil millones de dólares. De ahí vamos a sacar los recursos. Mi proyección es ir con un crecimiento gradual que será determinado por esos recursos que recaudemos con el combate a la evasión y la elusión; y con la readecuación o reasignación de otros recursos de otras áreas que quizá no sean tan urgentes.

¿Es decir, renunciamos a ese 6 % de PIB para educación en el próximo quinquenio?

No he dicho eso. Lo que he dicho es que debemos de llevar un crecimiento gradual. Puede ser el 6 %, puede ser cercano al 6 % o más. A mí no me gusta casarme con una cifra en particular, me gusta hablar más de una proyección, pero que por supuesto va a superar las cifras que tenemos en este momento. Lo que sí es imperdonable y ya no puede seguir sucediendo es que sigamos con esos niveles de inversión en educación tan bajos.

¿Cómo se puede convencer con que esta vez 'la educación sí será una prioridad' a aquellos que en 2014 escucharon esa misma promesa, y con una meta del 6% del PIB que no se cumplió?

Primero, no es el mismo candidato. Yo no soy el mismo candidato. Y segundo, no sé si te ha ocurrido... ¿Tú eres católico?

Ja, ja. No

No, perdón, no es que te esté interrogando. A los católicos a veces nos ocurre que, cuando vamos a misa, escuchamos el sermón por los que no han llegado. Entonces empieza el sacerdote a decir 'y estos que no han venido, etcétera, etcétera'. Así siento que me pasa a mí en la campaña.

Ja, ja, ja. Pero usted fue parte de este gobierno.

Claro, pero revisá mi trayectoria, revisá lo que hice. Puede haber errores, por supuesto, soy humano, pero siempre traté de cumplir las cosas que había prometido. Lo que estoy poniendo en esta plataforma es porque he hecho cálculos y sé cómo lo voy a cumplir en un escenario optimista, en un escenario moderado o en un escenario pesimista. Hasta dónde podré llegar, eso es un asunto diferente. Por eso insisto: muchos candidatos se quedan en la primera pregunta, qué vamos a hacer, pero no explican cómo ni con qué.

Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Martínez intenta distanciarse de un partido impopular pero sigue sin crecer en las encuestas a dos meses de la elección. Foto: Omnionn/ El Faro
 
Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Martínez intenta distanciarse de un partido impopular pero sigue sin crecer en las encuestas a dos meses de la elección. Foto: Omnionn/ El Faro

Aprovechando para hacer la transición de educación a economía, porque creo que en esta parte van pegadas. En este país, lo poco que invierte el Estado en educar, mucho termina yéndose por una alcantarilla porque sufragamos la educación de gente que termina yéndose del país, porque aquí no hay oportunidades. A mí me ha llamado mucho la atención, negativamente he de decir, que con una caravana de las dimensiones que hemos tenido, no he escuchado declaraciones contundentes de ninguno de los cuatro candidatos.

Me llama la atención también que mis planteamientos no sean lo suficientemente seguidos. Yo hice un Facebook live específicamente sobre el tema de la migración y la caravana. No quisiéramos tener esa caravana de migrantes, pero también hay que completar la ecuación. Las mismas autoridades de Estados Unidos han reconocido que el único país que ha reducido la migración hacia los Estados Unidos es El Salvador y no dos personas, han hablado del 60 %.

La mejor forma de reducir los flujos migratorios es mejorando las condiciones en los lugares de origen de la población migrante. Se tiene que invertir más en eso, pero se tiene que cambiar el modelo de educación y el modelo de desarrollo. Ahorita mismo, las universidades se dedican a producir profesionales en masa, pero no nos estamos preguntando si esos profesionales son los que se están necesitando afuera, si hay demanda en el mercado de acuerdo a un modelo de desarrollo. Por eso le doy vuelta con los polos de desarrollo y digo: la potencialidad de Usulután es la parte agrícola y agroindustrial, la parte turística, la parte comercial y la parte logística. Entonces, sobre esa base habrá necesidades de técnicos, pero también de gente que se gradúe de carreras de grado y de posgrado en esas áreas, pero allá. Necesitamos llevar la formación allá y generar las oportunidades de inversión allá. Y no solo grandes empresas.

Después de meses de declaraciones, de insultos, de acusaciones, de infamias del presidente de Estados Unidos contra los salvadoreños, a mí me gustaría escucharte responder.

Mi estilo no es su estilo. No soy una persona de insultos, de acusaciones. Pero en su momento siendo canciller le pedí respeto al presidente de los Estados Unidos para los salvadoreños y salvadoreñas. Y lo voy a seguir haciendo.

Si tuviera que hablar de uno o dos proyectos estratégicos de desarrollo, ¿cuáles serían?

La apuesta es los polos de desarrollo, que no es un megaproyecto en todo el país en particular sino la integración de los diferentes enfoques para el desarrollo. Mi modelo en el territorio combina por lo menos tres factores: generación de empleo y crecimiento económico, que lo veo junto, el tema de los programas sociales y el tema de la seguridad. Cuando yo le doy una beca a un joven, lo estoy preparando para ir a un primer empleo, que será un empleo junior. Pero ese joven con esa salida lateral ya sale al mercado de trabajo y puede seguir estudiando en alternancia, como dicen los franceses. Ese primer empleo es lo mínimo. Así mezclo seguridad: cada oportunidad de empleo que le das a un joven, lo estás sacando de esa área de exclusión donde van a pescar los grupos criminales.

Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, habla con habitantes de la playa Barra Salada, en el departamento de Sonsonate, zona afectada por las lluvias que azotaron a El Salvador en los primeros días de octubre de 2018. Foto: cortesía FMLN.
 
Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN, habla con habitantes de la playa Barra Salada, en el departamento de Sonsonate, zona afectada por las lluvias que azotaron a El Salvador en los primeros días de octubre de 2018. Foto: cortesía FMLN.

La pregunta es cómo. ¿Quién los va a generar esos empleos en un país donde no hay inversión?

Es una mezcla de la apuesta del sector público, del sector privado y de los emprendedores. El tema es ubicar los nichos de oportunidades y dar un valor agregado a ciertos productos que nos permitan ir ampliando. Te pongo el ejemplo de turismo y lo agrícola, rapidito: el turismo ha estado creciendo sostenidamente y hay una proyección del crecimiento del 10 % anualmente. Eso significa por lo menos unos seis mil empleos nuevos, Pero tenés que diversificar. El joven técnico en turismo tiene que hablar inglés perfectamente. Buscamos meter el inglés desde el primer grado. En el tema agrícola, incluso yo que soy ingeniero agrónomo, fuimos educados para aumentar la productividad del campo pero no fuimos educados para agregarle valor a esos productos. El café es un ejemplo clave. Hay países que han colocado y venden mejor su café, no voy a decir nombres, pero es un café ácido, que da gastritis. Nuestro café es un café de súper calidad, pero no lo empacamos bien, no lo promocionamos bien. Y ahí reconozco una autocrítica, que no hemos hecho lo suficiente como gobierno. Hemos hecho un acuerdo con el presidente de la asociación cafetera para hacer un compromiso, ojalá de todos los candidatos, para trabajar en la promoción del café salvadoreño.

Para que no sienta que está yendo a la misa por alguien más...

Ja, ja, ja

Queremos preguntarle por política exterior. Lo que está sucediendo en Nicaragua...

Eso no está en la plataforma ja, ja, ja.

No, claro, pero si fuera presidente tendría que posicionarse. Este gobierno está solidarizado con el régimen de Daniel Ortega, incluso desde que usted era canciller. ¿Daniel Ortega es un tirano que ha reprimido al pueblo o un defensor de un país democrático que está bajo el acecho de golpistas?

La política exterior que acuñé fue sin ataduras ideológicas. Si yo hubiera llevado una política exterior diciendo que solo me voy a relacionar con los países que no violan los derechos humanos, me hubiera relacionado con muy pocos o quizá con ninguno, porque siempre hay problemas de derechos humanos en todos los países, en unos más, en otros menos. Y eso es lo que digo: No debemos de tener un doble estándar. Debemos mantener siempre una sola posición. Estoy en contra del uso de la violencia y de la fuerza en los estallidos sociales. Estoy a favor de que se investigue independientemente a las personas que han sido responsables de asesinatos o de personas que han fallecido en un país determinado, pero no me gusta cuando la tendencia es solo preguntar por A o por B. Ocurren cosas parecidas en otro país y no se me pregunta. No se pregunta qué pasa que al día de hoy con los niños y niñas que fueron separados de sus madres y no han podido ser reunidos en los Estados Unidos. Tres meses después, ¿y eso es una violación a los derechos del niño o no? Unicef dijo que sí… O con la corrupción. En la corrupción pareciera ser que están los nuestros y los vuestros. Entonces, cuando preguntan de los nuestros, 'ah, esa es persecución política'. Pero cuando preguntan de los vuestros: '¡qué bueno la lucha contra la corrupción, métanlos presos a todos!'.

¡Híjole! ¿Y Mauricio Funes no es perseguido político entonces?

Él tiene que responder por sus hechos. Uno no tiene por qué arropar ni con una institución ni con un gremio a nadie.

¿Usted no lo arropa?

¡Pero lo he dicho un montón de veces! Es que ustedes no me siguen. Te voy a dar seguir en Twitter y tú me sigues también.

Ja, ja, ja. Claro que lo sigo, pero queremos que lo diga claramente. En su plataforma propone una ley de transparencia fiscal. Dice que es "una propuesta que impide un regreso a la antigua partida secreta y a la oscuridad del pasado en la administración financiera del Estado". ¿Esa oscuridad del pasado incluye también a los expresidentes Funes y Sánchez Cerén?

Bueno, la partida secreta se eliminó en la administración anterior.

Por orden de la Sala de lo Constitucional

Como sea, se eliminó. Esa es una vieja práctica cultural que nunca debió haber ocurrido y que se debió frenar desde un primer momento. ¿No se frenó? Bueno, hay que hacerlo.

Sigue habiendo gastos secretos. Conversamos recientemente con el secretario privado de la Presidencia, Manuel Melgar, y dijo a El Faro que hay fondos actualmente que no pueden auditarse porque son reservados. ¿Eso no tiene que cambiar en un próximo gobierno?

No sé, no he escuchado las declaraciones de Melgar.

Ya ves que no nos seguís...

Si eso ocurriera así como lo estás planteando, se tiene que eliminar. Sé que hay aprovisionados fondos para el organismo de inteligencia del Estado, para el tema de la soberanía. Yo no le puedo decir a un país, a través de publicar un gasto, a dónde estoy apuntando mi estrategia en mi disputa sobre el tema soberano con ese país. Lo digo por ese tema. En la propuesta voy más allá de la ley de responsabilidad fiscal. Además de todo el tema de la corrupción, estoy planteando tres medidas clave en la parte punitiva: Que no prescriban los delitos de corrupción; que se aumenten las penas a los que cometen un delito de corrupción; y que la ley de extinción de dominio se aplique y se le dé dientes para que alguien que se ha quedado con dinero del pueblo, independientemente quien sea, se le incauten los bienes. Porque hoy vienen a decir: 'no tengo el dinero', a saber qué se hizo. Hay que incautarle los bienes, hay que subastarlo y hay que recuperar ese pisto.

Esto de que no prescriban los delitos de corrupción me parece importantísimo, pero esto lo aprueba la Asamblea. Esto quiere decir que lo tienen que aprobar, para empezar, los de tu partido. ¿En tu partido hay esta misma voluntad política?

Yo lo puse en la plataforma y que den un paso adelante los diputados de mi partido que no van a apoyar estas medidas. Vamos a ver. Y vamos a ver hasta dónde llega la voluntad de los otros candidatos. Yo les digo: hagamos ya un pacto contra la corrupción y aprobemos esto. No esperemos hasta las elecciones. Digamosle a nuestras bancadas: okay, aprobemos ya que no prescriban los delitos contra la corrupción. Aprobemos ya penas más altas para los que cometen delitos contra la corrupción y démosle más dientes a la ley de extinción de dominio.

Hugo Martínez, excanciller de la República y candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Foto: Omnionn/ El Faro
 
Hugo Martínez, excanciller de la República y candidato presidencial del FMLN, durante la entrevista en El Faro Radio, el 29 de noviembre de 2018. Foto: Omnionn/ El Faro

En una entrevista reciente, Pablo Benítez, que ha estado vinculado al partido FMLN, y acompañó la elaboración de esta propuesta de gobierno, nos decía que "es mejor perder y recomponer la izquierda que hacer una alianza con Bukele". ¿Usted piensa lo mismo?

Esa es una opinión de él y él no forma parte de ningún organismo de dirección del partido. A él se le pidió que colaborara, estuvo apoyando en la moderación de algunas reuniones, pero la opinión de él bajo ninguna circunstancia representa mi opinión como candidato. No tengo voceros, yo hablo por mí.

¿Usted no piensa en alianzas?

Esta mañana firmé una alianza con los micro, pequeños y medianos empresarios

Alianzas con los candidatos...

Tranquilo, tranquilo... Las candidaturas están configuradas para una primera vuelta. ¿Qué vamos a hacer si ocurre una segunda vuelta? Hay tres cosas que nuestra militancia tiene que decidir: sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia; su programa, en base a una consulta nacional; y tercero, cuándo, cómo y con quién nos vamos a aliar. Todavía no estamos en ese momento. Cuando llegue ese momento, haremos la consulta.

Independientemente del resultado electoral, ¿gente como tú y Gerson Martínez se ven a sí mismos como el relevo en el liderazgo del partido?

No puedo hablar por Gerson. Yo soy una persona que tiene una línea de pensamiento alrededor de fortalecer las instituciones, y los partidos políticos son instituciones. Creo que es importante fortalecer al FMLN, modernizarlo. Sí me estoy viendo como una persona que quiere liderar ese proceso ahora mismo, desde ahora mismo, pero tampoco tengo complejo de mesías como el que pudieran tener otros candidatos. El proceso en el FMLN siempre fue y siempre debe ser una construcción colectiva. Yo soy una persona que puede contribuir, pero no soy la única. Hay más personas ahí que pueden contribuir y espero que lo hagan en el momento que sea necesario.

Escuche la entrevista completa en El Faro Radio:

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad