Bukele estrecha manos con el PCN para entrar a la Asamblea

 
Publicidad

Tras meses de un pleito permanente con la Asamblea Legislativa, el presidente Nayib Bukele invitó a Casa Presidencial al recién juramentado Mario Ponce (PCN), y dijo que esto abre “una nueva era” de colaboración entre su Gobierno y ese órgano del Estado. “Definitivamente el liderazgo ha dado un giro de 180 grados”, dijo Bukele. “Ahora tenemos un presidente de la Asamblea Legislativa que es propositivo, está preocupado por los temas del país, y preocupado por la pronta aprobación del presupuesto 2020”, agregó.

Ponce devolvió a Bukele las palabras amables. Reconoció que el gobierno está teniendo “resultados positivos” en seguridad, y se hizo una pregunta retórica: “¿Cómo no acompañar, cómo no hacer un esfuerzo?”. En la conferencia estuvo presente Manuel Rodríguez, secretario general del PCN. Francisco Merino, hijo del diputado del PCN homónimo, se encargó de recibir a Ponce en Capres, ya que es el encargado de protocolo.

Ponce preside el Órgano Ejecutivo desde el 1° de noviembre de este año. Llegó como parte de un protocolo de entendimiento firmado entre su partido y Arena, en mayo de 2018, que vaticinaba una legislatura 2018-2021 dominada por los partidos de derecha, con Arena a la cabeza. La última alianza entre Arena y el PCN incluyó una coalición con Arena en la presidencial de 2019. Tras el triunfo electoral de Bukele en las presidenciales, esa alianza (en la que también participaba el PDC) comenzó a tambalear, y en octubre Arena buscó romper el pacto con el que siempre ha sido, al menos con contundencia entre 1989 y 2009, su eterno aliado. 

El PCN es un partido de tradición militar y, en la posguerra, fue el tradicional partido bisagra que permitió a Arena impulsar la Ley de Amnistía en 1993 (declarada inconstitucional en 2016); dolarizar el país y aprobar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. En campaña, Bukele se refería a todos sus contrincantes políticos como "los mismos de siempre". Cuando Carmen Aída Lazo se inscribió al PCN para ser la candidata a la vicepresidencia de la coalición, Bukele se mofó. "Ya me imagino si yo hubiera llegado hoy a inscribirme en el PCN. Se les estallan los dedos escribiendo críticas a los que ahora callan o hasta felicitan. Ya perdieron toda vergüenza", tuiteó.

En 2014, el PCN fue el partido al que Antonio Saca se inscribió para buscar la presidencia del país por segunda vez. El acercamiento de Bukele al PCN supone que ahora cuenta entre sus aliados a dos de los partidos de esa alianza llamada Unidad: el PCN y Gana, el partido que cobijó a Bukele en su elección presidencial. El presidente ignoró todos esos antecedentes al darle la bienvenida a Ponce.

“Gracias a Dios se fue un presidente que obstaculizaba el diálogo y viene un presidente que pone el diálogo y la concertación como un punto básico y fundamental en esto”, dijo Bukele, en alusión a Norman Quijano, el diputado de Arena que presidió la Asamblea en los últimos 18 meses. Bukele ha presionado a los diputados para que  aprueben un préstamo de 91 millones de dólares para financiar su plan de seguridad.

“Nos alegra que tenemos un presidente de la Asamblea Legislativa que quiere trabajar en pro del gobierno salvadoreño”, dijo Bukele. Ponce quiso matizar esas declaraciones. “El compromiso del Órgano Legislativo de tener una relación armoniosa no va encaminado a ser un órgano sumiso al presidente”, dijo Ponce, un experimentado político que prometió ser “un facilitador” para la construcción de acuerdos.

Tanta fue la armonía que Bukele y Ponce hasta parecieron ponerse de acuerdo, delante de las cámaras de televisión, en la cesión de instalaciones del Ejecutivo a la Asamblea.  La Asamblea ha pedido al Ejecutivo que se le adjudique el edificio de CEL, en el centro de gobierno. 

Según Ponce, esa movida permitirá a la Asamblea ahorrarse unos $800 000 al año en alquileres de edificios y parqueos adicionales al edificio legislativo. Bukele contestó que le darán las instalaciones. Luego ambos políticos coincidieron en decir que ese dinero ahorrado en el presupuesto legislativo se reorientará a la compra de medicinas para el hospital de niños Benjamín Bloom. “Esto sirve para demostrar que se pueden construir acuerdos entre órganos cuando hay un entendimiento, un diálogo sincero”, dijo Ponce.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad