"Voy a votar por Nuevas Ideas, que el presidente tenga el control de todo", así encara las elecciones una estudiante universitaria decantada por el partido de los seguidores de Nayib Bukele. Todas las encuestas de centros estadísticos reconocidos en el país apuntan a que Nuevas Ideas se consolidará como la mayor fuerza política de El Salvador en las elecciones del próximo 28 de febrero. Esa percepción flota en las calles, entre la gente. Sin embargo, diferentes organizaciones de la sociedad civil y páginas editoriales de los medios de comunicación se han referido a esta campaña como un período estéril en cuanto a propuestas concretas. La actividad proselitista ha girado en torno a Bukele. Su partido se presenta como "el de la N de Nayib", aunque él no compita directamente este 28 de febrero. Algunas vallas publicitarias en carreteras del interior y calles capitalinas dejan claro el espíritu personalista de esa campaña: son enormes rectángulos celestes sobre los que solo se muestra una enorme N blanca. El partido Gana, "el de la golondrina", con el que Bukele llegó a la Presidencia, ha intentado sacar tajada de eso y confundir al electorado haciéndose pasar por el partido del presidente, y dejando atrás toda la imagen con la que nació en 2010. Hace apenas un par de años, Gana aún era un partido anaranjado y en el centro de su bandera estaba su nombre. Ahora, es cian y en el centro de su bandera hay una golondrina, como aquella que se hizo ícono del movimiento que apoyó a Bukele en su contienda presidencial en 2019. En sus estertores, Arena y el Fmln se dedican a distanciarse de Bukele, a venderse como la única oposición viable. Esta campaña se define por un señor que no aparece en la papeleta que los salvadoreños marcarán el 28 de febrero. "La Asamblea repleta de diputados de Nuevas Ideas es lo mejor que pueda pasar para que se apruebe todo lo que el presidente quiere para el país", dijo Miguel Sánchez, un comerciante del Centro Histórico, y quizá su frase resume el espíritu de decenas de miles de votantes de ese partido: quieren que el presidente tenga todo el poder. Cuando se les pregunta por qué o qué propuesta de alguno de los 84 candidatos a diputados de Nuevas Ideas les gusta más, la respuesta vuelve a incluir el nombre del presidente y poco más. Este fue un ejercicio modesto para recoger algunas de esas opiniones. Durante un recorrido por el Centro de la capital, se preguntó a diez salvadoreños que aseguraron que votarán por Nuevas Ideas por qué razón lo harán. Ninguno conocía a los candidatos a diputados, a ninguno de ellos. Todos, a su manera, argumentaron que su razón era una: Bukele. Esto respondieron. 

 

 
"El presidente ha hecho grandes cosas. Por ejemplo, ver muchos militares en las calles nos da seguridad y por eso lo vamos a apoyar votando por Nuevas Ideas, ahora es nuestra oportunidad para castigar a los mismos de siempre y que Nayib Bukele tenga todo el liderazgo que necesita para dirigir a este país", Marvin Vega, 31 años, barista y administrador de un restaurante en San Salvador.

 

 

 
"Aquí no nos demos paja, a los candidatos (a diputados) casi nadie los conoce, pero eso no es lo importante, lo importante es que debemos votar por la bandera de la N de Nayib. Cada voto para Nuevas Ideas es un voto para el presidente", dijo Mardoqueo Machuca, 54 años, vendedor en el Centro Histórico y residente en el municipio de Santo Tomás.

 

 

 
"Nosotros, los votantes de Nuevas Ideas, somos como las aguas del mar, somos movidos fuertes por el viento llamado Nayib Bukele. A mí no me pregunten de diputados y sus propuestas, ya que mi casa y yo votaremos por el partido del presidente que Dios quiso que tuviéramos", Ana Cortez, 49 años, ama de casa. 

 

 

 
"Yo antes votaba por el Fmln, pero en tanto tiempo no hicieron nada, ahora mire el caso del presidente que en tan poco tiempo ha hecho tanto. Tampoco hay corrupción, ya que las cosas que dicen de él son inventos de la prensa. A mí nunca me habían dado una bolsa con alimentos y Nayib me mandó cinco veces. ¿Cómo negarle el voto?", Rogelio Mendoza, 57 años, vendedor de lotería en el Centro Histórico. 

 

 

 
"Voy a votar por Nuevas Ideas, que el presidente tenga el control de todo. En la Universidad lo apoyamos totalmente, más ahora que la U va a ser gratis. El 28 de febrero va a ganar el presidente", dijo Carolina Roque, 22 años, estudiante de mercadeo internacional en la Universidad de El Salvador.

 

 

 
"¿Cuándo se había visto que un presidente diera comida a los más pobres? Eso nunca había pasado. Yo creo que el pueblo debe volcarse para darle los votos a nuestro presidente, lo que él ha hecho vale la pena, para que tenga sus diputados en la Asamblea", Jaime Fabián, 45 años, zapatero a un costado del mercado San Miguelito, San Salvador.

 

 

 
"En el 2019 voté para que Nayib llegara a ser presidente, y ahora darle el poder es prioridad para que él siga aprobando leyes a favor de nosotros, ya que la Asamblea actual lo ha bloqueado en todo, pero el 28 van para afuera", Gabriela Espinoza, 24 años, vendedora en el mercado San Miguelito de San Salvador. 

 

 

 
"Muchos dicen que darle todo el poder al presidente va a ser una dictadura. Entonces será una dictadura buena. Con todo lo que ha hecho por el pueblo merece tener una Asamblea que apruebe todo lo que él pida. Todos los de mi casa vamos a votar por Nayib Bukele", Álex Perdomo, 23 años, zapatero en uno de los portales a un costado del parque Libertad, en el Centro Histórico de San Salvador.

 

 

 
"Yo voy a votar por Nuevas Ideas, ya que si alguno de ellos llega a cometer un acto de corrupción lo primero que hará el presidente es meterlo preso. Él no se anda con rodeos para decirle la verdad a los corruptos, y por eso yo no voy a marcar rostros, yo voy por el partido que tiene la letra de nuestro líder", Rogelio Marroquín, 84 años, vendedor ambulante.

 

 

 
"La Asamblea repleta de diputados de Nuevas Ideas es lo mejor que pueda pasar para que se apruebe todo lo que el presidente quiere para el país. Nuestro deseo es que los partidos tradicionales desaparezcan y exista una sola fuerza popular, y eso se va a empezar a hacer realidad desde el 28 de febrero. Ustedes (los periodistas) también deberían desaparecer, solo sirven para contradecir al presidente", Miguel Sánchez, 32 años, comerciante en el Centro de San Salvador.