Publicidad

El Salvador

“Necesitamos que (José Luis Merino) diga qué es lo que está pasando entre él y Bukele.”

Jaime Guevara es el jefe de la bancada legislativa del FMLN más irrelevante de la historia política de ese instituto político. Es el jefe de una diputada, ya que las otras dos efemelenistas tienen sus propia vocería. En esta entrevista, Guevara responde por algunos de los desaciertos de su partido, pero no termina en condenar las viejas prácticas que llevaron al FMLN a tener una bancada de cuatro diputados divida en dos y que ya no convoca a grandes mayorías. 

 
 

Jaime Dagoberto Guevara Argueta (diciembre de 1985) es originario de San Francisco Gotera, Morazán. Guevara es un diputado primerizo, nunca ha sido funcionario público. Llegó al FMLN en el 2006 y ha desempeñado cargos de dirigencia municipal y departamental. Es miembro del Consejo Nacional, la máxima autoridad del FMLN. Ha trabajado en la oficina departamental de la Asamblea en Morazán. En su biografía de Twitter se etiqueta como “constructor, artesano, obrero, campesino”. 

El incipiente jefe de fracción del partido que gobernó este país entre el 2009 y 2019 trata de matizar la evidente división de una bandera acostumbrada a mostrarse unida. Dos diputadas, Anabel Belloso y Dina Argueta, tienen una vocería distinta aunque siguen cobijándose en las cuatro letras del partido de izquierdas. En la práctica, Guevara es el jefe de otra diputada más, ya que las diputados Belloso y Argueta hacen sus propios pronunciamientos y no reconocen su liderazgo. Para Jaime Guevara “ellas están a favor de la clase dominante del país”. 

Es Ingeniero agrónomo. Ha sido atleta e instructor de artes marciales y ha trabajado en escuelas de Morazán con la Federación Salvadoreña de Karate Do. Guevara se considera un político que “promueve el libre criterio en el partido”. Algo novedoso viniendo de las filas del FMLN. El partido de izquierda históricamente ha votado en bloque, pero Guevara explica que esos tiempos terminaron. “ Esto es lo que el FMLN debió construir”, asegura. 

En esta entrevista, el diputado defiende la inocencia de José Luis Merino, conocido como Ramiro, el poder invisible detrás del conglomerado de empresas Alba y uno de los tres principales dirigentes del FMLN. Además resta crédito a las investigaciones de la Fiscalía y del Gobierno de Estados Unidos sobre Alba Petróleos, donde Merino tenía el cargo de asesor. Soslaya que Estados Unidos haya incluido a José Luis Merino en la lista Engel como uno de los personajes señalados por posible corrupción. Guevara dice que Merino es uno de los militantes que se ha apartado del partido para que las nuevas generaciones puedan tomar protagonismo. Solo reclama algo: su relación con el presidente Nayib Bukele. “Necesitamos que diga qué es lo que está pasando entre él y Bukele. Eso es lo que yo le cuestionaría”, dice Guevara. 

Según este efemelenista, “desligarse de Alba sería un error” porque gracias a esos fondos el FMLN pudo costear las campañas de dos candidatos a la presidencia que lograron el triunfo: Mauricio Funes, asilado en Nicaragua, y Salvador Sanchéz Cerén, nicaragüense nacionalizado. Además, ningunea que Alba haya tenido paraísos fiscales en Panamá. “¿Hubo errores? Si, está bien”, dice. Al ser cuestionado, el legislador esquiva las fallas del proyecto. “Desconozco. Son falsos. Muchos son falsos. ¿Por qué cuestionaría a Alba..?”, continúa.

 El 22 de julio la FGR de Bukele acusó a 10 exfuncionarios de la administración de Mauricio Funes, entre ellos el vicepresidente de ese entonces, Salvador Sánchez Cerén, de enriquecimiento ilícito, peculado y lavado de dinero. Nueve días después Sanchéz Cerén se nacionalizó como nicaragüense. Al ser cuestionado sobre esa decisión, Guevara responde de forma esquiva. “Esa fue una decisión personal del expresidente (...) es complicado querer enfrentar la justicia en El Salvador cuando está siendo selectiva”.

Guevara atiende esta entrevista en el tercer piso del ala derecha del edificio legislativo, sitio que había sido desalojado por riesgo de derrumbe. Hoy ocupan los espacios de las minorías.  En esta legislatura, el FMLN se suma al tupido espacio  de bancadas de un diputado, de los primerizos Vamos y Nuestro Tiempo, los dos nuevos partidos que ocupan una curul cada uno. 

Hace dos meses salió publicada la lista Engel, en donde involucran a José Luis Merino y a Sigfrido Reyes por corrupción o narcotráfico. ¿Por qué no hubo ninguna postura de su parte? 

Yo primero quiero decirle que yo no le doy credibilidad a esa lista. Yo no puedo considerar ese instrumento de Estados Unidos como para venir a basarme en esa lista y comenzar a condenar a todo mundo. 

¿Usted cree que está limpio José Luis Merino?

No, ahí voy. Yo no creo en esa lista, tampoco quiero desacreditarla. Desde hace más de 10 años viene apareciendo el hombre en esa lista. Por lavado de dinero, por vínculos con las FARC, el narcotráfico, etcétera. Por lo que he investigado y visto, parece ser que no hay pruebas. 

Él está vinculado a Alba y tiene un proceso abierto en Fiscalía, pese a eso ¿cree que está limpio?

Pero usted sabe que no solamente él está en Alba. Él era parte y entró ¿cómo entró? Él no era el único. En este caso, cuando el Alba entró  se configuró algo legal que era un consorcio entre alcaldes y dirigentes.

En 2019 Alba fue allanado por la Fiscalía. Por investigaciones periodísticas, se demostró que trasladaba millones a Panamá para no pagar impuestos. 

Bueno, pero a pesar de todo eso (Merino) no se ha desligado (de Alba). Y como le dije, no se puede decir que el hombre era dueño y señor de Alba. Además hay otros señalados. Señalemos a todos, pues, no solo a Merino. 

¿Usted cuestiona el proyecto Alba Petróleos? Porque exfuncionarios públicos, como Eugenio Chicas, han cuestionado ese proyecto. ¿Cree que el FMLN debería de desligarse de una vez de Alba?

No podemos, como FMLN nunca nos vamos a quitar esa viñeta del Alba porque Alba surgió a raíz de un acuerdo de máximos líderes de nuestro país. Como el comandante Hándal. Desligarnos del Alba Petróleos sería un error. ¿Hubo errores? Si, está bien.

Dentro de esos errores están los paraísos fiscales que Alba tiene en Panamá…

Desconozco. Son falsos. Muchos son falsos. ¿Por qué cuestionaría a Alba después que les regresó la vista a miles de personas? Tuvimos ese otro programa bondadoso en materia de producción agrícola. Lástima que por problemas internos ese programa se nos haya caído. Esos exdirigentes que hablan de Alba son los que más se beneficiaron del Alba. 

¿Quiénes se beneficiaron?

Muchos. Me reservo los nombres. 

Parte de resurgir, como ustedes dicen, es que el FMLN hable con transparencia. 

Yo sé, pero quisiera evitar problemas. 

¿Cuál es su valoración del actual fiscal? Tomando en cuenta que es un fiscal impuesto y que es un fiscal que fue empleado de Alba. 

Yo lo que puedo decir del fiscal es que la parte de su preparación no la puedo cuestionar. Uno porque no la conozco, pero sé que tiene su formación académica. La parte ética si la puedo cuestionar porque ellos bien saben que hay un proceso para elección. 

Días después de que saliera a la luz pública la lista Engel, las dos diputadas del FMLN, Dina y Anabel, hicieron un pronunciamiento y, de hecho, se filtró un comunicado no oficial, pero sí del FMLN, condenando a estos militantes. Incluso condenando a otros ex funcionarios del partido que tienen procesos pendientes. ¿Por qué usted y la diputada Marleni Funes no se sumaron al pronunciamiento?

Justamente porque no hay nada oficial. Una hoja la puedo dar yo o la puede dar la diputada mengana. Cualquiera puede dar su posición personal, pero una voz oficial no la hemos visto en el partido. 

¿No cree que le falta pronunciarse al partido? 

El partido siempre ha sido muy prudente. Además el punto es no caer en agendas, sino hacer una evaluación genuina y si hay elementos de causa pero en este caso yo creo que lo correcto que hizo el partido fue no caer en agendas por falta de pruebas contundentes. Y si el otro compañero está ahí (Sigfrido Reyes) y ya tiene un proceso, pues, nosotros aplaudimos eso. Con esto no quiero que se vaya a interpretar que estamos tapando corruptos. 

¿Qué procesos de posible corrupción condena que vinculen a militantes, exfuncionarios y exdirigentes del partido? Usted ya mencionó uno: Sigfrido Reyes. ¿Pero, a quienes más?

Hay una gran cantidad de compañeros y aliados que están vinculados a conductas inapropiadas. En temas de corrupción, yo como no tengo ninguna prueba de eso, vamos a seguir abrazando la anticorrupción. Tampoco puedo vertir juicio cuando tampoco hay elementos para una acusación algo solida. 

Nuevamente, ya mencionó a Sigfrido Reyes. ¿Pero, qué pasa con los exfuncionarios que fueron llevados ante la justicia  como Violeta Menjívar, Carlos Cáceres, Hugo Flores, y el resto? ¿También son condenables como Sigfrido Reyes? ¿Cree que es tiempo que se desliguen del partido?

A título personal yo no puedo decir que estos compañeros son corruptos, yo no lo puedo categorizar. Estaría siendo un mentiroso, lo que si nosotros insistimos es que si hay un militante dentro del FMLN o un exfuncionarios que cometió un indicio; no digo que no lo hay, seguramente lo hay. 

Hace un mes el expresidente Salvador Sanchéz Cerén se nacionalizó como nicaragüense.

Esa fue una decisión personal del expresidente y tiene que ver con lo que está ocurriendo en el país. Es complicado querer enfrentar la justicia en El Salvador cuando está siendo selectiva. 

Usted es parte del Consejo Nacional del FMLN, la máxima autoridad del partido, ¿Tenía conocimiento de que el expresidente iba a tomar esta medida?  

No, y tampoco fue consultado. Habría que conocer bien el caso. Porque por el tema de sobresueldos no es algo ilegal, es una irregularidad ética si.

¿Cómo se va a renovar el FMLN? ¿En algún momento se ven con colores diferentes, logo, figuras? La semana pasada la diputada Anabel Belloso lo vio como una posibilidad. Digo, para desligarse del pasado cuestionado del partido. 

¡No! No me lo imagino. El FMLN es hoy y siempre con lo que se constituyó un 10 de octubre del 80. Hablar de cambiar colores y del himno es hablar de lo que está haciendo la vieja derecha. 

¿Entonces qué va a hacer el partido para renovarse y desligarse del pasado?

Primero vamos a reconocer los errores. Los ex dirigentes tienen que reconocer los errores y una vez se reconocen hay que corregir. No se trata de maquillarnos y seguir siendo la misma cosa, se trata de regresar a los orígenes del FMLN.

Usted habla de que se tiene  que “reconocer errores” pero usted en ningún momento ha condenado lo del proyecto Alba con sus paraísos fiscales, o en ningún momento ha condenado el caso de posible corrupción de Mauricio Funes, y eso es parte también de no reconocer los errores. ¿No cree que está cayendo en una contradicción?

El principio filosófico aquí y en cualquier parte del mundo es que mientras usted no sea vencida en un juicio usted sigue siendo inocente. En este caso yo aplaudiría que haya una resolución y un dictamen final de los compañeros y compañeras que se han visto involucrados en casos de corrupción porque tampoco podemos condenar como partido.

¿Que los echen del partido entonces? 

Si los hallan culpables en primer lugar ellos deberían de hacerlo voluntariamente. Sino lo hacen debería de haber una postura de la dirección del partido, apartarlos y avanzar. 

¿Qué otras cosas haría para que el FMLN se renueve?

Debatir seriamente. Políticamente. Tenemos que pensar el rumbo que tenemos que darle al FMLN el papel que tenemos que asumir como militantes. Esa dirección entre funcionario y partido. Es decir, muchos compañeros se enfermaron de poder porque cuando venía un campesino y pedía audiencia con el funcionario, él lo que hacía era evitarlo. Se llenaron de los placeres del poder. Algunas cosas me avergüenzan. Dentro de poco tiempo haré un anuncio y vamos a revelarles algunas decisiones que hemos tomado. 

¿Este anuncio es consensuado con los cuatro diputados?

No, no es consensuado. Es en el papel que nos demanda la coordinación.

¿Por qué no es consensuado, solo son cuatro? 

Si, pero no hay coincidencia en algunas cosas. Por ejemplo, el tema de los salarios. Acá deben haber salarios modestos. No podemos tener una ordenanza que gane $1,500. 

¿Sus otras dos colegas, Dina y Anabel, están de acuerdo con que se sigan pagando salarios ostentosos? Eso es lo que me está dando a entender. 

Se siente la resistencia. Vamos a regular también que alguien tenga doble ingreso. 

¿Hay empleados dentro de la fracción del FMLN con doble plaza? 

Ha habido. Por lo menos ahorita que vamos empezando se ha regulado. 

¿En la legislatura pasada bajo la coordinación de Nidia Díaz había ese tipo de prácticas?

Si, había. 

Da la impresión que esta es la primera acción que va a tomar con contundencia como jefe de fracción porque durante estos últimos meses ha estado tímido, hasta ahorita no se ha visto nada.

No, no la ha habido. Yo vengo del campo, no he estado en la parte administrativa. No toco fondos pero si es mi tarea adecuar los recursos. Y a algunas personas no les gusta. Se ha venido una campaña mediática que soy de Nuevas Ideas, todo eso era tratar de detenerme. 

¿A nivel interno del partido y de la fracción parlamentaria, qué otras acciones tomará como jefe de fracción para dejar sentado su liderazgo? 

Vamos a hacer anuncios en el tema de estandarizar el tema de los salarios, el tema de los dobles ingresos, yo creo que quizás por ahí y tal vez plantear la dirección del partido que no tengamos diputados que vengan a hacer vida y que se jubilen de aquí. 

¿Cuál es la diferencia entre usted y el otro bando de la fracción del FMLN?

Todos somos un equipo. Diferencias sí hay. En el caso nuestro, estamos promoviendo el libre criterio. Esto es lo que el FMLN debió construir. En nuestros estatutos está establecido la libertad de criterio. Sí hay diferencias, por ejemplo, mi concepción ideológica es cambiar el mundo. Y pues  ellas están a favor de la clase dominante del país. Es decir, yo no quiero dejar de conectar del sentir y pensar de las bases. Ahí nosotros chocamos. Por ejemplo, las bases nos dijeron que les ayudaramos con el Fodes; y casualmente se da una votación de eso. Les dije a las compañeras… o sea no es que estamos como perros y gatos.

De 10 cosas, ¿en cuántas no coinciden?

No le sabría dar una respuesta, es una prueba un poco complicada. En números no me atrevo a dar una respuesta.

Por su respuesta, parecería que son más en las que no coinciden.

Pueda ser… o no. Por ejemplo, lo del Fodes. Yo les pregunté a las compañeras “¿Qué opinan, votamos? Eso se lo debemos a las bases. Nosotros tenemos 30 alcaldías y 30 regidores. Era tiempo de mandar un mensaje simbólico. ¿Sabíamos que era deuda? Sí. Pero para mi pesó más el criterio de que los alcaldes sepan que estamos con ellos. 

¿Por qué se tardaron en nombrarlo como jefe de fracción?

No nos podíamos poner de acuerdo porque habían algunas propuestas y eran propuestas bastantes cerradas. Una forma de desentrampar fue que una de las compañeras dijera “yo ya no voy” porque ponían algunos criterios que no son fuertes. “Por experiencia”, “tiene que ser Dina porque tiene más años”, decían. Pero nosotros creemos que no es un argumento válido porque todos tenemos una gran capacidad. 

¿Cuáles son las otras razones más allá de que ellas tenían más experiencia?

Sentíamos que había un interés de unos exdirigentes en continuar el viejo esquema. Nosotros éramos de la idea que cuando llegaramos a la Asamblea íbamos a cumplir la petición de las bases. Tampoco afirmamos que hay intereses de exdirigentes. 

Pero me acaba de decir que había interés de exdirigentes. 

No lo afirmo, pero especulamos que por ahí podrían haber intereses. Así como me señalaban a mí con unos exdirigentes.

¿Quiénes son esos exdirigentes?

Ha sido gente que ha estado aquí en la Asamblea y que han estado en la dirigencia del partido. Esa dualidad de cargos, han sido funcionarios y han sido dirigentes. 

¿Medardo Gónzalez?

Entonces… esa parte. Son varios. Me limito porque son muchos. 

¿Cuántos son?

Tampoco quisiera dar un número. Ahí es donde nosotros dijimos “no, bueno mantengámonos”. Y en esa resistencia, una de las propuestas dijo “yo me retiro”. Cuando salió mi nombre se quedaron un poco…. No entendí por qué. 

Así como hay voces que aseguran que hay exdirigentes detrás de Dina y Anabel, así hay otros miembros del partido que aseguran que también hay exdirigentes detrás de usted. Uno de esos exdirigentes es José Luis Merino, ¿usted tiene comunicación con este exdirigente?

Fíjese que a mí me cae bien, nunca he tenido una conexión directa. Es un compañero más; además no ha tomado una postura conflictiva, él no es de lo que les quita el protagonismo a los jóvenes. Él nunca ha salido a ensanchar los problemas del partido.  Además cuando ha salido a dar postura, él ha sido contundente y ha dicho que no tiene vínculo con Bukele porque ahí es donde lo relacionan. Partiendo  de eso yo digo “este hombre está actuando de manera prudente”. 

¿Cuándo fue la última vez que él opinó en el partido?

Creo que fue cuando él fue dirigente. Hay que aclarar que José Luis Merino no tiene nada que ver en el partido, es un militante más. No así vemos a otros dirigentes, que van a canales de derecha a atacar. 

¿Le agrada, entonces, la posición de Medardo González?

Si algo le voy a reconocer es el papel de combatiente, pero si hablamos de su papel como funcionario yo sí puedo cuestionarle que tuvo que ver la toma de decisiones importantes para este país y que él debió jugar un papel de dirigente. 

¿Eso quiere decir que la corriente de José Luis Merino fue mejor dirigente, según su criterio?

Sí, yo lo que le decía es que a mi me parece muy atinado su papel. En primer lugar porque no tiene ninguna incidencia, él reconoce que ahora hay una nueva dirección y no está figurando como lo hacen otros y otras. Por eso decía que el papel de él es hasta más decente, él entiende que hay un nuevo momento y en medio de esta crisis le corresponde a esta nueva generación tomar esta tarea. Nosotros como funcionarios pero también estos nuevos dirigentes.

Si ponemos en contexto, el liderazgo que Medardo Gónzalez llevó al FMLN a tener varios logros. Por ejemplo, mantuvo dos presidentes, en la Asamblea Legislativa mantuvo en mayor número de diputados  hasta  alcanzar la mayoría con alianzas claro. Vuelvo y pregunto, ¿Cómo puede defender que Ramiro fue un mejor líder si Medardo tiene estos logros dentro del partido? 

No le he dicho que fue mejor, le he dicho que Ramiro tiene el mejor papel ahora en su calidad de militante, para mí, lo tiene él. Su papel ha sido bastante reducido, no ha querido figurar en este periodo. Esas victorias de las que usted habla, las que Medardo logró, bueno esas victorias eran donaciones del Alba, de las ganancias del Alba. Muchos de esos fondos que pararon en la campaña eran fondos de Alba. 

¿Alba pagó las dos campañas presidenciales que ganaron?

Muchas de las campañas locales y nacionales Alba tuvo que ver. 

¿Gracias a Alba tuvieron dos presidentes?

No tanto gracias a Alba, sino por la militancia. Lo de Alba sirve, todo sirve. 

De estos dos militantes y exdirigentes, según usted, ¿quién hizo un mejor papel en el partido?

Eso sí yo no me atrevo a decir. 

Está siendo tibio. 

Yo no puedo comparar el papel de Ramiro con el papel de Medardo. Ramiro era de la dirección y Medardo era el secretario. Eran papeles muy distintos, con esto tampoco quiero desconocer los logros de Medardo porque sería un error mío también desconocerlo. Pero también su papel dentro de su liderazgo que le puedo cuestionar. 

¿Cuáles?

La preparación de nuevos cuadros, esa es una gran deuda. Teníamos líderes en las departamentales  que venían desde la firma de los Acuerdos de Paz, eso se lo puedo cuestionar así como también que eran secretarios departamentales pero también eran diputados. Ese papel de doble cargo de alguna manera impidió.

¿Qué acciones le cuestionaría a José Luis Merino?

A mi me gustaría que aclarara muchas cosas que se dicen de él y que hasta ahorita ha quedado a nivel de incertidumbre porque ante la ausencia de él….

¿Le cuestiona su ausencia en el partido?

Necesitamos que diga qué es lo que está pasando entre él y Bukele. Eso es lo que yo le cuestionaría. 

¿Le condena la injerencia que tuvo Medardo en la mala administración en los dos gobiernos del FMLN?

Condenarlo sería una palabra muy abrupta. Pero sí puedo señalar que no hizo el papel que debió hacer como dirigente. A Medardo le faltó temple. Nosotros ahorita estamos pagando la crisis de todos esos errores que se cometieron en el pasado. O, por ejemplo, en el tema de los aliados. Nosotros tuvimos que poner las reglas claras con nuestros aliados. 

¿De qué aliados habla?

Cuando el FMLN llegó al poder se les dio altos cargos como ministerios o instituciones importantes a gente que no era del FMLN. Era gente de la derecha. Tuvimos diputados que eran progresistas, que venían de la derecha. Este acumulado de todas esas decisiones que no fueron correctas a mi juicio es lo que nos tiene así ahorita. 

¿Condena la alianza con Gana?

Mmm no la condeno porque también son permitidas, pero creo que faltó una política de alianza firme.

¿Entonces fue un acierto?

Permitió conseguir algo para el bienestar del pueblo, pero en parte negativa acumulamos desaciertos porque por eso estamos como estamos. Si no hubiera sido por esas alianzas no hubiéramos logrado algunas cosas, aunque eso nos pasó factura. No puedo decir que fue un error pero si hubiera sido un acierto seguramente estaríamos en otras condiciones. Quizás todavía tendríamos el poder y ya no lo tenemos. 

¿Cree que jugó mal el FMLN la estrategia de aliarse con Gana?

Al aliarse no, el error fue no poner las reglas claras en el tema de las alianzas. En una alianza usted pone las reglas, el FMLN tuvo que poner reglas porque era Gobierno. 

¿Consideran tener nuevas alianzas en la Asamblea? Digo, para consolidarse como oposición. 

Si, pero no con partidos de derecha. 

Hay nuevos partidos que esta es la primera vez que ocupan una curul como Nuestro Tiempo y Vamos. 

No le puedo decir si o no, hay que esperar a ver qué dice la convención del FMLN. Yo no descarto eso pero es una decisión del partido. 

La legislatura va empezando, pero si a medida pasa el tiempo y usted se siente identificado con esas propuestas, ¿se sumaría a Nuevas Ideas?

Si hay algo positivo para el pueblo nosotros lo vamos a respaldar, y eso no significa que somos de Nuevas Ideas. Lo que sí es cierto es que a medida va avanzando la legislatura podríamos apoyar algunas iniciativas.

¿Serían dos nuevos diputados para Nuevas Ideas?

No, no, no. Esa es una afirmación abanderada por la derecha y apoyada por algunos simpatizantes. Hay algunos que dicen que este servidor pertenece a Nuevas Ideas. Eso es falso. 

Bueno, el escenario  que pertenece a Nuevas Ideas lo planteó usted.

Es porque así lo dicen. 

¿Quiénes son los miembros del partido que lo acusan de pertenecer a  Nuevas Ideas?

Eso es una estupidez. Mucha gente. Exdirigentes. Nombres no le voy a dar, pero hay algunos. 

¿Por qué no? ¿No es parte de ser transparente como usted dice?

Si, pero hay que ser prudente. 

¿Las otras diputadas del partido han hecho estos señalamientos?

No lo he escuchado directamente pero puede ser. 

Después de la debacle que ha sufrido el FMLN, ¿ve el escenario que el único partido de izquierda pueda desaparecer?

Que el FMLN desaparezca, así tan pronto, no. Si desapareciera del parlamento, eso no quiere decir que va a desaparecer del escenario político. 

Pasaron de tener el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa a estar a punto de desaparecer.

Nunca hemos tenido la Asamblea Legislativa, lo tuvimos a través de alianzas. El FMLN nunca ha tenido la mayoría simple y jamás nos acercamos al poder Judicial. 


Apoya el periodismo incómodo

Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Te necesitamos para seguir incomodando al poder.
¿Aún no te convences? Conoce más sobre cómo se financia El Faro y quiénes son sus propietarios acá.

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad