Publicidad

Fiscalía: Presidencia Funes financió la segunda campaña presidencial de Saca

El fiscal general se basa en el testimonio de dos testigos criteriados para decir que la Presidencia de Mauricio Funes financió, entre 2013 y 2014, el movimiento Unidad, para que el expresidente Elías Antonio Saca compitiera en las elecciones de 2014. El monto entregado, según dijo, fue de casi $6 millones. Los partidos que conformaban Unidad eran Gana, PCN y PDC. El diputado Antonio Almendáriz, del PCN, aceptó que su partido y los otros dos de la alianza recibieron dinero, pero aseguró que desconoce el origen. 

 
 

La Fiscalía General de la República (FGR) tiene el testimonio de dos testigos con criterio de oportunidad que aseguran que la Presidencia de Mauricio Funes (2009 -2014) financió la campaña presidencial del movimiento Unidad, creado por Elías Antonio Saca en 2013. "Eso es lo que nos han dicho dos testigos, que se dieron seis millones para administrar ese partido (sic)", dijo el fiscal general Douglas Meléndez este viernes 10 de agosto, un día después de que Saca confesara en juzgado que había cometido enriquecimiento ilícito y peculado durante su mandato (2004-2009). 

Meléndez hizo alusión a dos testigos cuya identidad no puede ser revelada, porque gozan de un régimen de protección otorgado por jueces. Sus testimonios fueron obtenidos por la Fiscalía en la investigación por peculado y lavado de dinero contra el expresidente Mauricio Funes, quien tiene una orden de captura desde el 27 de junio de 2018, y quien se encuentra asilado en Nicaragua, bajo el argumento de que sufre persecución judicial. El Faro tiene en su poder las declaraciones de ambos testigos. Uno de esos testigos aseguró que ambos presidentes le confiaron que Funes había facilitado el dinero de la partida secreta de Casa Presidencial. El otro testigo dijo a los fiscales que escuchó cuando Funes y Saca conversaban sobre ese dinero que el movimiento Unidad recibió por parte de Funes. De momento, la Fiscalía no ha hablado de pruebas de otro tipo, sino solo de lo dicho por los dos testigos.

El fiscal general dijo que habían sido $6 millones los que se acordó entregar a Unidad, pero que al final solo se desembolsó un 93 % de ese monto, algo que fue confirmado por uno de los testigos criteriados. 

Tony Saca y Mauricio Funes se saludan durante la ceremonia de traspaso de gobierno. San Salvador 1 de junio de 2009. Foto: Yuri Cortez / AFP
 
Tony Saca y Mauricio Funes se saludan durante la ceremonia de traspaso de gobierno. San Salvador 1 de junio de 2009. Foto: Yuri Cortez / AFP

Unidad era una alianza compuesta por PCN, Gana y PDC. Esta lanzó a Saca, su candidato, en un evento público en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones el 25 de febrero de 2013. Decidieron llamarle "movimiento", aunque, en términos electorales, aquello era una alianza entre partidos para llevar a un solo candidato. Incluso diseñaron su propia bandera para competir en la elección de febrero de 2014. "Si me eligen como presidente, mi gobierno será abierto a la contraloría ciudadana y habrá permanente rendición de cuentas”, prometió Saca ante un auditorio donde había exfuncionarios de los gobiernos de Arena, como el exfiscal Félix Garrid Safie; y el exviceministro de Seguridad Ciudadana, Ástor Escalante. También estaba el expresidente de la Corte Suprema de Justicia,  Agustín García Calderón; y personajes como Jorge Hernández, exdirector de noticias de Telecorporación Salvadoreña, quien fue detenido el 3 de noviembre, acusado de lavado de dinero. 

Unidad fue una alianza que dividió a la derecha salvadoreña. Los dos partidos con más años, PCN y PDC, solían hasta entonces ser aliados de Arena, al menos en la mayoría de sus decisiones legislativas. Gana, por su parte, y Saca en particular, habían conseguido llevarse a una buena cantidad de notables personajes areneros que participaron en el gobierno de ese político. El concurso de Unidad en las elecciones de 2014 beneficiaba las pretensiones del FMLN de mantener el Ejecutivo.  

Este viernes, el fiscal general aseguró que han abierto nuevas investigaciones a raíz de lo dicho por los dos criteriados. "No puedo dar más detalles", se excusó el fiscal. 

Sin embargo, los hechos que narran los dos testigos entrevistados por la Fiscalía constan en el expediente judicial del caso Funes.

Los dos testigos son personas que recibieron un "sobresueldo" de los presidentes de turno que gobernaron entre 2004 y 2014 bajo las banderas de Arena y FMLN. Uno fue un exdirector de autónoma del gabinete de Mauricio Funes que recibía una compensación de $10,000 mensuales, y el otro es un experiodista que, en ambos gobiernos, el de Saca y el de Funes, admite haber recibido $10,000 mensuales libres de impuestos para asesorar en temas de medios. Ambos testigos eran del círculo cercano de Funes, y ahora gozan de un régimen de protección a cambio de la información que brindaron a la Fiscalía.  

El relato más claro es el del experiodista de televisión. En su declaración, este testigo dice que Saca y César Funes, exsecretario de Juventud (2004-2006), procesado actualmente junto a Saca y quien fungió como el jefe de campaña de Unidad, fueron sus fuentes. El testigo asegura que ambos le confirmaron que "el expresidente Mauricio Funes tuvo un rol protagónico en financiar la segunda campaña electoral del expresidente Saca en 2013, en el sentido que había aportado $6 millones en efectivo para la campaña de Saca, los cuales probablemente provenían de la partida secreta, porque no tenía capacidad económica para eso". 

Este testigo, según documento judicial, aseguró que en 2014, en una fecha no identificada entre enero y junio, "Saca se quejó, porque Funes no había terminado de cubrir todos los gastos, y a él le tocó asumir esos gastos, y esto se lo confirmó el jefe de campaña, quien le manifestó que Funes 'les quedó mal', porque no terminó de cubrir todos los gastos, quedando pendiente alrededor de $150,000". 

El relato de este testigo consigna en un par de líneas que el expresidente Funes también le confirmó el financiamiento que dio a Unidad. "Luego, Mauricio Funes le había dicho que fueron $6 millones lo que le costó financiar la campaña de Saca", se lee en el documento.

El testigo asegura que se enteró de este tema del financiamiento a Unidad y la deuda que supuestamente no honró Funes porque "habían comenzado a tener más reuniones en forma seguida con los expresidentes Funes y Saca, y cuando este último quedó en tercer lugar en las elecciones, se siguieron reuniendo igual y ahí ese tema salía recurrentemente". Las reuniones, según el testigo, ocurrían en una casa de alta plusvalía en Cumbres de Cuscatlán, en Antiguo Cuscatlán. En esa colonia, Saca tenía al menos tres viviendas, según confesó el jueves 9 de agosto ante un tribunal de sentencia donde se le procesa por lavado de dinero y peculado. Uno de los testigos asegura que Saca le vendió una de esas viviendas a Funes. En agosto de 2016, en una casa de dicho vecindario, propiedad de Mauricio Funes, los fiscales encontraron pistolas y fusiles. En marzo de 2016, El Faro reveló que Funes tenía una colección bastante grande de armas

El expresidente Saca durante un acto político, como candidato a la presidencia por el Movimiento Unidad, el 12 de octubre de 2013, en el parque central de la ciudad de Santa Ana. Foto: Archivo/El Faro.
 
El expresidente Saca durante un acto político, como candidato a la presidencia por el Movimiento Unidad, el 12 de octubre de 2013, en el parque central de la ciudad de Santa Ana. Foto: Archivo/El Faro.

"El testigo notaba que la relación que tenían ellos dos era de dos [personas] que se tenían mucha confianza, que tenían coincidencia política, amistad", dice el relato judicial, redactado por la Fiscalía. "Pudo constatar esa amistad en la última etapa de la Presidencia de Funes (...). El expresidente Saca visitaba recurrentemente al presidente Funes en Casa Presidencial, lo anterior lo sabe debido a que el presidente Saca se lo mencionaba, y lo primero que le mencionó es que Funes le había financiado la segunda campaña política". 

El segundo de los testigos que declaró ante la Fiscalía es un exdirector de una autónoma durante el gobierno de Funes, que confesó también que recibía un cuantioso sobresueldo y que viajaba frecuentemente con el presidente. Igual que el otro testigo, este iba a la Secretaría Privada en Casa Presidencial cada fin de mes, para recoger el dinero en efectivo. 

Este testigo asegura que escuchó una conversación entre ambos mandatarios en torno a la venta de una casa en la avenida Xochiquetzal, de la colonia Cumbres de Cuscatlán. La casa, según el testigo, la número 76, se la compró Funes a Saca, y la puso a nombre de Miguel Menéndez, su principal testaferro, según la acusación fiscal. Sobre esa casa, relató el testigo, estaban hablando los dos exmandatarios en una fecha no determinada entre 2013 y 2014. "La casa, el señor Saca, se la entregó al expresidente Funes antes que se la pagara, pero escuchó cuando Tony Saca le dijo que había decidido (sic), diciéndole el expresidente Funes [a Saca] que no le podía pagar esa cantidad [por la casa], que le había sobrado dinero de la campaña presidencial, y que le diera la casa a cambio de ese dinero, y una cantidad adicional, es decir, la diferencia", dice el relato de este segundo testigo. Haber escuchado esto, según contó a los fiscales, le hizo entender que Funes había financiado al movimiento Unidad entre 2013 y 2014. "Por lo que entendió que el dinero que Tony Saca había recibido para su campaña presidencial había provenido de Casa Presidencial, lo cual puede afirmar porque Menéndez Avelar 'Mecafé' se quejaba que demasiado dinero se le estaba dando a los partidos". 

El diputado del PCN, Antonio Almendáriz, no negó el hecho. "Como militar me enseñaron a no negar las cosas, pero sí todos los partidos recibimos dinero. Lo que no sé es de donde venía", dijo Almendariz el viernes 10 de agosto al ser abordado por medios de comunicación. 

En 2013, los partidos Gana, PCN y PDC recibieron un financiamiento privado por $1,036,761. Un año más tarde, los tres institutos recibieron $1,741,134, según la información de donantes de la Secretaría de Transparencia.  En cuanto a la deuda política, en el año 2014, Gana, PCN y PDC recibieron la misma cantidad: $524,975, según un reporte del ministerio de Hacienda.  Un año antes, el único de esos partidos en recibir financiamiento estatal fue Gana, cuando obtuvo $1,139,000, según el reporte correspondiente a ese año.

El financiamiento de un partido político estatal solo puede efectuarse mediante la llamada deuda política, que es el dinero que el Ministerio de Hacienda autoriza entregar a cada partido que compite en una contienda electoral. El Estado no puede entregar más dinero que ese. No obstante, si un partido recibe dinero del Estado fuera de la deuda política, no incurre en ninguna falta, sino que la responsabilidad penal solo es exigible al funcionario que proporciona el dinero al instituto político. 

Las declaraciones del fiscal causaron reacciones de inmediato en la Asamblea. El diputado Mario Tenorio de Gana se desligó y dijo que, en todo caso, Saca se había inscrito en el partido PCN para competir. "Gana no tuvo mayores situaciones en cuanto a administración de recursos se refiere. Desconocemos sobre esos recursos que llegaron al movimiento de Unidad en ese momento", dijo Tenorio, según consigna una nota de La Prensa Gráfica del 10 de agosto. 

 

 

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad